Coordenadas 7960

Fecha de subida 7 de febrero de 2018

Fecha de realización diciembre 2017

-
-
3.550 m
2.025 m
0
13
25
50,35 km

Vista 720 veces, descargada 18 veces

cerca de Mosca, Puntarenas (Republic of Costa Rica)

La época de transición es eso, no se le puede exigir un día totalmente despejado y azul a 360°, aunque eso quería yo.

---

Nosotros pagamos 14 mil al parque cada uno (por 4 días y 3 noches), 6 mil de dos comidas en Tres Colinas (pero eso fue voluntario) y 41 de guía cada uno (Fuimos 4 personas). Luego 13 mil de gasolina y yo al menos gasté otros 13 de comida comprada. 87.000 salió la broma.

---


Día 1
La idea de ir al Kamuk nació cuando nos enteramos que pronto se pondrá más caro el asunto. Que ya de por si representa un buen poco de plata en comparación a las rutas usuales que son gratis…

El viaje inició el 25 de diciembre a las 9:45pm cuando salimos hacia 3 colinas.
Llegamos allá a las 2:15am del 26, yo les había dicho que quizá llegábamos a las 2am socándole, para iniciar cuanto antes. Pero no estaban listos con el desayuno y yo sentí la vibra de “no van a poder subir al campa 3”.
Le dije al que nos recibió que despertara al guía y me contestó que no, que el guía estaría listo a las 4am… mala vibra de nuevo.

Luego de desayunar nos dieron “chante” amablemente para dormir unos 45 minutos, eso fue bien positivo para el viaje, a las 4am estábamos listos y subimos en el carro como 1 km de piedras sueltas, lo cual es una salvadota especialmente a la hora de bajar. Yo me caí ahí como 100 veces cuando salí del Kamuk hace 6 años.

Al iniciar a las 4:20am, el guía don Hugo nos sugirió hacer una oración y se mandó la propuesta de que somos “una familia”, lo cual no le dio mucho fruto.

Manifestó claramente que él quería dormir en campamento 2, yo le dije que el plan era ir al 3 pero que lo iríamos evaluando en el camino.

Empezamos a caminar, yo iba tratando de rebasar al guía que iba super lento, ya en un toque lo pasé y empecé, según yo, a jalar al grupo, pero el guía no los dejaba pasar.

Yo pegaba gritos “vamos equipo, vamos vamos… velocidad campo 3”, luego ellos me dijeron que solo oían gritos pero no se entendía y parecían venir de abajo.

Al rato de caminar paramos, aún los 5 juntos. El guía dijo que parábamos por 10 minutos para descansar porque venía un cuestón. A mi en particular me parece que uno se puede enfriar mucho y luego vimos que la cuesta era pura paja…

Ese descanso fue el último momento en el que vimos a uno del grupo que se lesionó.

Antes de los famosos 10 minutos, empecé a caminar, rápidamente vi a 2 compañeros de trás de mí. Le dimos con ganas, pasamos el “gracias a Dios” y el Bekom en pura carrera, a las 8:20am estábamos en campamento 1 (km 9.1). Esperamos un rato y como no llegaban, decidimos darle de nuevo a la caminata.
El inicio son unos columpios, luego si hay una cuesta pero igual leve y con columpios hasta llegar al Gracias a Dios que corresponde con la fila de la Cordillera de Talamanca. De ahí al campamento 1 son columpios poco pronunciados.

Salimos del campamento 1 hacia el primer tresmil del viaje, el cerro Nai, ubicado en el km 14,2 de la ruta. Del campa 1 al Nai es bastante plano, al final se sube el Nai y se siente un poco, pero no tanto. A las 11:15 am llegamos al Nai y nos quedamos un gran rato ahí. A eso de las 12 medio día seguimos el viaje y bajamos el Nai rumbo a campamento 2. A la 1 pm estábamos ahí en un campamento muy acogedor, en el km 16,2 de la ruta.
Comimos y dormimos, esperamos hasta las 2:20pm cuando tomamos la decisión de seguir.

Yo no quería, estaba muy averiado por no haber dormido nada, pero luego de la siesta acepté la locura de salir hacia campa 3 a esas horas y en ese estado de cansancio y trasnochamiento.

Saliendo del campa 2 se inicia la subida del Dudu, el segundo 3000 del viaje, está en el km 17,9 de la ruta, estábamos ahí a las 3:15 pm con un clima malísimo. Seguimos a lo que llamamos “la curva” en el km 19, que es donde se hace literalmente una curva casi de 90° para salirse de la línea divisoria de aguas o división continental y tomar rumbo al nor-este, hacia el Kamuk en una línea casi recta.

En ese punto más o menos inicia el famoso “serrucho” que yo antes conocí como “Las 27 colinas”, es una turbera bien complicada de pasar, un barreal, columpios y más columpios interminables, en ese intermedio se pasa por el Apri, el tercer 3000 del viaje.

Ibamos muy averiados y el clima fatal. Rezábamos cada uno en el interior que pasara algo y efectivamente pasó. Se despejó, vimos el Kamuk a lejos impresionantemente, salió el sol y un atardecer espectacular.

En el Apri estábamos a las 5:30pm cuando ya era obvio que caminaríamos un poco de noche, esto en el km 21 de la ruta.

Luego del Apri siguen los columpios… en realidad el Apri es uno de más de los interminables picos del serrucho…

En el km 21,9 termina el serrucho y empieza el ascenso hacia el campamento 3, el cual es algo serruchoso también. Ahí ya íbamos de noche, con los focos y algo de frío, pero como que el atardecer nos motivó mucho a todos para seguir adelante. Ya era fijo que el otro compañero y el guía no llegaban al campamento 3. La fe era al menos llegar nosotros…

Dándole duro llegamos a las 7:20pm al campamento, un único plástico medio puesto que hacía un escándalo nos proporcionó un buen lugar para descansar. Pusimos un plástico debajo y armamos tienda.

Tomamos la decisión de no ir a ver el amanecer al día siguiente, pues estábamos acabados, era 26 de diciembre a las 7:20pm y desde el 25 de diciembre en la mañana no dormíamos nada, fueron 36 horas despiertos en las cuales manejamos muchas (uno del equipo venía desde San Carlos) y luego caminamos las últimas 15 horas para hacer 23,2 km con pesos variados. (14,5 kg, 16,5 kg y 20 kg)

Comimos rápidamente y nos dormimos de inmediato.

Día 2
Amanecimos en el campamento 3 todos vagos, no fuimos a ver el amanecer a la cumbre, quizá fue un error pero llegamos muy cansados el día antes al campo 3.

Uno de los dos drones se puso a volar despertarnos, el muy “buenagente” no quería molestarnos y ya era tardísimo…

Vagueamos un rato y conversamos un poco de qué y cómo hacer, pero no fuimos bien claros en los planes.
Se decidió ir a la cumbre con la tienda y ropa seca para estar ahí todo el día, pero no se valoraron posibilidades como acampar arriba.
Nos llevamos solo 1 tienda y 1 plástico. A mi se me olvidó mi ropa seca y llevamos poca comida.
Lo lógico (ahora pensado en frío) era ir a acampar a la cumbre, pues estábamos sin guía y sin control al 100%.
Subimos tarde tipo 10 am, a la media hora estábamos en la base del cacho con un clima bien feo, paramos y descansamos un rato.
Luego terminamos de subir, armamos la tienda y pacientemente esperamos dentro de ella.
Por suerte yo llegué seco, porque de caballo no me llevé la ropa seca.

Por suerte otro del equipo se llevó el colchón inflable, yo de vago no me lo llevé, no me llevé nada…

Una vez arriba, habían ráfagas a ratos y a ratos no.
Estando adentro de la tienda conversábamos sobre que pensaría un turista de llegar y vernos ahí, literalmente con la tienda sobre el Hito ¡

En eso suena “chicas están ahí”, era el valiente compañero lesionado que llegó con don Hugo (el guía) a eso de la 1pm tal vez.

Conversamos un poco con él, el guía enojado dice “mira… lo que tengo que decir es muy feo, quiero que recojan todo y bajemos todos”

JA ¡ bueno yo fui un poco “poco” maleducado, le dije “que esta loco, nombres… estamos muy cansados, bajamos mañana!”

Luego otro le dijo que no pensábamos dormir ahí, solo era para esperar el momento de estar despejado arriba… lo cual creo que era verdad en ese momento.

El lesionado se fue y seguimos ahí pacientes.

Al rato rato se despejó demasiado, tanto que se logró llevar a cabo la competencia de drones tan esperada, en la cima del mismo Kamuk ¡!

Fue un buen rato, se vio bastante bonito todo y luego volvieron las nubes.
No se despejó para el atardecer tal y como se quería, una lástima.

Antes de eso, se discutió la idea de acampar ahí, en realidad no se discutió, yo no quería pero un compañero sí, el otro dijo que no iba a tomar partido.

La decisión se tomó así, dictatorialmente por uno del grupo quien dijo incluso “si quieren bajan pero me dejan la tienda”

Ante tal autoridad, temblamos (por el fío) y nos quedamos ahí arriba.

La noche se empezó a poner fría, yo reflexioné sobre todo el rato que estuve arriba en el día sin hacer nada, de sobra me daba tiempo de ir y venir al campamento 3 a recoger provisiones…

Pero ese pensamiento es un error, uno no se debe arrepentir porque en su momento tuvo razones, si yo me iba y venía eran unas dos horas de viaje, si en ese momento se despejaba, todo el esfuerzo era vano, así que luego de mucho pensar concluí que estuvo bien no haberse ido.

A eso de las 9pm empezó la hipotermia… bueno no se pero yo empecé a temblar bastante, el compañero con colchón me prestó una de las dos suetas que tenía puestas, pues hasta tenía calor según el mismo dijo.

Con eso y un pocho térmico que me costó un mundo ponerme, la cosa se calmó y la noche apenas empezaba.

Fue bien incómoda la dormida, para los 3… se esperaba una larga noche y el viento no paraba de azotar la tienda.

En un momento de calma, el par de dementes fotógrafos salieron a tomar fotos, uno de ellos estuvo largo rato afuera, descalzo y en pantaloneta en la noche en la cima del Kamuk ¡

El resto del relato fue el día siguiente…


Día 3
El día empezó a media noche (como todos los días), con la diferencia que desde media noche hasta las 3am no paraba de dar vueltas, dormir era casi imposible, fuerte viendo y mucho frío.

A las 3am le dije al grupo que “ya”, que nos “despertáramos” y nos sentáramos, a esperar el amanecer en alguna posición diferente a “mal acostado”.

Aceptaron, nos sentamos y empezamos a jugar un juego de letras y palabras que no explicaré acá, pero que es bien bueno para casos así, se llama “Fantasmas”.

El tiempo pasaba lento, a veces hasta se devolvía el reloj (Esta línea tiene influencia de Guater…) pero poco a poco llegó la hora del amanecer tan esperado.

Para nuestro pesar, no amaneció, bueno si, pero no lo vimos. Sin embargo se despejó un poco en momentos puntuales y algo logramos ver.

A lo lejos la fila de los panameños Fábrega e Itamut y un poquito hacia otros puntos.
Esperamos más rato y nada, no se despejó en forma. Entonces decidimos bajar.

Como es usual en otros viajes, tan pronto llegamos a la base del espolón, se despejó. Vuelve la duda “cómo se verá desde arriba en este momento”, pero lo cierto es que el día antes lo vimos, así que no fue tan duro irse. Pero si da un poco de enojo ver despejado arriba tan pronto uno baja.

No nos podemos quejar, el video con los dos drones (hay un video pendiente aún) atestiguan que estuvo bien el clima, para ser finales de diciembre.

Llegamos al campamento 3, recogimos e iniciamos el descenso. En “el serrucho” nos encontramos al respetable Warner – si el del Everest – , amigo de algunos del grupo, hablamos con él un rato y saludamos a su equipo.

El clima no era el mejor, llegamos al Dudu y bajamos de una vez al campo 2, tomamos algo y descansamos un rato. En eso, me di cuenta que durante todo el viaje yo era el único que había pedido parar para descansar o tomar aire, así que hice la prueba de no decir nada a ver que pasaba.

Salimos del campo 2 a subir el Nai, las otras dos “bestias anaeróbicas” que iban conmigo, no dijeron nada en todo el ascenso, más de 2km y 350 metros de desnivel en los que casi me muero varias veces, pero no paré motivado a ver que era la cosa.

Al llegar arriba todos confesaron ir cansados subiendo, deseando parar, pero como “nadie decía nada” entonces simplemente no se hizo ninguna parada.

La cima del Nai nos tuvo ahí un buen rato, no se despejó como queríamos y no vimos nada de la fila que existe como opción alterna de ascenso desde Cabagra, el clima no nos dejó…

Continuamos bajando con la idea de ver al compañero lesionado esperándonos en el campamento 1. El camino entre el Nai y el campamento 1 es maravillosamente plano, pero largo eso sí.

Llegamos al campamento 1 y estaba maravillosamente seco, armamos nuestras tiendas y pasamos una espectacular noche en un lugar bien plano y espacioso con agua totalmente limpia (a diferencia de la del campo 3 que es un charquito con mucha coloración café por los taninos)
Comimos y conversamos un rato, aunque estaba la posibilidad de bajar a Tres Colinas de noche, decidimos mejor descansar y bajar al día siguiente muy temprano. En todo caso, la bajada de la cumbre al campo 1 es desgastante. Estábamos ahí a eso de las 5:30pm


Día 4
El día inició muy temprano, a eso de las 2:30am decidimos levantarnos, recoger el campamento e iniciar el descenso.
Se baja por el mismo camino que se subió, con la diferencia que vimos un maravilloso amanecer con el sol saliendo por Panamá. Tomamos el tiempo de hacer un vuelo más con el dron y captamos unas de las mejores fotos del Kamuk desde la distancia, donde se aprecia perfectamente la magnitud del viaje.
Llegamos a eso de las 7am a Tres Colinas y nos recibieron con una deliciosa trucha frita con abundante arroz y frijoles, cocinado por el mismo guía don Hugo.
Emprendimos el viaje de regreso ya los 4 montañistas y con eso cerramos uno de los mejores viajes de este cronista.

Recomendadísmo el cerro Kamuk, en el corazón del Parque Internacional la Amistad


----
Nota, todas las fotos son pantallazos del video de Cusuko Fotografía.
https://www.youtube.com/watch?v=mBrPtLoAW84
Waypoint

REFUGIO

En caso de emergencia
Waypoint

SEÑAL

6 comentarios

  • Foto de Asudita

    Asudita 09-feb-2018

    Tan lindo el Kamuk.

    Yo pensé que Don Hugo ya no guiaba. Cuando fuí me tocó subir con él y si es un poco acongojante parar en cada kilómetro y espera hasta 15 minutos.

    ¡Saludos!

  • Foto de Tierra Adentro

    Tierra Adentro 10-feb-2018

    Si el lugar es una verdadera belleza, pero bueno en esta ocasión no teníamos chance de parar tanto, jeje

  • Susybell 13-feb-2018

    "....las otras dos “bestias anaeróbicas” que iban conmigo, no dijeron nada en todo el ascenso, ....... casi me muero varias veces.....

    Al llegar arriba todos confesaron ir cansados subiendo, deseando parar, pero como “nadie decía nada” entonces simplemente no se hizo ninguna parada. " jajajajajaja todo el mundo muriendo lento pero el "orgullo" era mayor..! Que buena cuando uno recuerda las experiencias. :)

    Me encanta sus crónicas! Demasiado chuzo el video, y por el relato, fue una gira ruda y media! Que dichosos! Saludos.

  • Susybell 13-feb-2018

    PD: milagro que no se les enojó el guía por el revoltín que hizo arriba....hasta comidita les tuvo..! :P

  • Eduardo Blandón 22-feb-2018

    Mae jaja excelente crónica, me fue de mucha ayuda.

  • Foto de Tierra Adentro

    Tierra Adentro 08-abr-2018

    Tierra Adentro se ha ido.
    Si tienes duda de la ruta,
    consúltale a los compañeros de ruta de Tierra Adentro!

Si quieres, puedes o esta ruta