Tiempo  4 horas 33 minutos

Coordenadas 2125

Fecha de subida 8 de septiembre de 2018

Fecha de realización septiembre 2018

-
-
2.038 m
1.253 m
0
3,5
6,9
13,89 km

Vista 189 veces, descargada 8 veces

cerca de Valverde de los Arroyos, Castilla-La Mancha (España)

Con esta ruta ruta recorremos dos senderos señalizados que parten desde Valverde de los Arroyos y que en sus primeros metros comparten itinerario. El primero, muy cómodo y sencillo nos lleva hasta la base de las impresionantes Chorreras de Despeñalagua y el segundo, también cómodo, requiere de un esfuerzo físico considerable pues el ascenso es acusado y se llega hasta casi los 2.050 metros de altitud, por lo que hay que tener muy en cuenta la climatología. Se trata del ascenso al pico Ocejón. Para conectar un sendero con el otro sin tener que retroceder hasta donde ambos se bifurcan, atrochamos por una vereda que está algo cerrada por la vegetación en su tramo final.

Descripción que hace el Ayuntamiento de Valverde de los Arroyos del Sendero de las Chorreras de Despeñalagua:

"Chorreras De Despeñalagua

En las laderas del Pico Ocejón y del Cerro el Campo nacen multitud de arroyuelos y fuentes cuyo caudal depende en gran parte del agua de lluvia y del deshielo. Por las márgenes de cada uno de los dos arroyos principales transcurre el camino que utilizaban las gentes de Valverde para ir a Majaelrayo y a Campillo.

La visita a Las Chorreras de Despeñalagua, como se denominan en Valverde, es obligada, la más habitual, y muy fácil de realizar.

Desde la plaza del pueblo se sube a las eras (campo de fútbol) y se continúa por el camino que sale de frente en la parte más alta de las mismas, en dirección a la cascada, que vemos al fondo entre dos laderas (no tomar el camino que sale a la derecha, junto a los repetidores). Tras una pequeña cuesta se alcanza el nivel del Cacerón (que trae el agua de regadío desde el pie de las Chorreras) y no hay que abandonarlo hasta llegar a las mismas.

Pasaremos una zona de castaños y tras una explanación, dejamos un camino que sube a la derecha y que va a parar al Hervidero, encima de las Chorreras (recorrido más largo); después pasamos las peñas del Barranco de la Morena, encima del Gollindo (una garganta entre rocas con una pequeña cascada) y tras un pequeño arroyo llegamos a La Prairuela; es un buen sitio para descansar un poco, hacer unas fotos y contemplar los cerros que la rodean; allí encontraremos una serie de piedras planas donde los pastores dejaban la sal a disposición de las cabras y ovejas que pastoreaban.

Siguiendo el curso del Cacerón, y cada vez más próximos al arroyo, que discurre formando pequeñas cascadas a nuestra izquierda, llegamos a los prados del rincón y a la Chorrera. Allí podemos contemplar las dos cascadas que se despeñan a lo largo de sus 70 m de altura. Durante el invierno la pared completamente helada permite escalarla con un equipo adecuado. Existe la opción (no recomendable, algo peligrosas y con dificultad alta) de ascender a lo alto de la cascada por la izquierda y bajar después por el camino que baja del Hervidero y que desemboca en la zona de castaños que hemos dejado a la derecha.

Si se desea subir a lo alto de la Chorrera por el camino más largo se debe tomar el camino de Majaelrayo en la bifurcación que sale a la derecha tras los últimos castaños. La vista desde lo alto de la Chorrera es aún más impresionante que desde abajo, aunque puede revestir un peligro asomarse.

Los campanones, pequeños narcisos de la tierra, pueden aparecer en primavera en cualquier rincón de los alrededores de las Chorreras; indudablemente aquél es el mejor florero para que se luzcan y se renueven todos los años. Tanto esta flores como cualquier muestra de vegetación debe ser respetada, procurando, además no salirse de las sendas marcadas.

Aguas abajo de Despeñalagua se forman infinidad de pequeñas cascadas; el "Pozo de los señoritos" es una de las más conocidas y su imagen helada en invierno está reservada a quienes consigan llegar en esta época en el momento oportuno y a veces, irrepetible."

Descripción que hace el Ayuntamiento de Valverde de los Arroyos del sendero del Pico Ocejón:


"Pico Ocejón

La subida al Pico Ocejón es una de las más conocidas y emblemáticas de Valverde y de la zona centro peninsular. La ascensión puede duran entre dos y tres horas y la dificultad depende de la forma física, la época del año, y las condiciones meteorológicas (calor excesivo, lluvia, viento, niebla, nieve o hielo). Aunque hay arroyos y fuentes en el camino, no es recomendable beber agua de los mismos.

Desde la plaza subimos a la era (campo de fútbol) y contemplamos al fondo las Chorreras de Despeñalagua, a la izquierda la cima del Pico Ocejón y a la derecha las lomas del Cerro del Campo. En todo el trayecto hay postes indicadores de la ruta, distancia y tiempo estimado.

Si coges el camino que sale en la esquina de arriba, noroeste de la era, en dirección a la Chorrera, encuentras enseguida, tras caminar unos 500 m por un camino en cuesta, la reguera del riego, el Cacerón, contemplando a la derecha la Peña del Fraile, y unos 200 m después, pasados unos castaños, lo abandonas para continuar por un camino que sale hacia arriba a la derecha, dirección Majaelrayo y Ocejón. Pasas el barranco de la Morena, la peña de la Matanza y enseguida, subiendo por el camino de la ladera del Cerro del Campo llegas a la Peña de la Talla, desde donde tienes una bonita vista de la Chorrera.

Siguiendo el camino, llegas enseguida a los prados del Hervidero, atraviesas tres arroyos (que bajan del Cerro el Campo, del Campachuelo y del Ocejón) y te sitúas bajo los pinos de la ladera del Ocejón, dispuesto a afrontar la subida definitiva. No tomar el camino que sale a la derecha hacia Majaelrayo. Si te atreves, y con toda precaución, puedes entretenerte un poco y acercarte a contemplar la Chorrera desde lo alto.

Tras pasar el tercer arroyo que baja de Ocejón, el más caudaloso, y tras unas curvas debajo de los pinos, tomas el camino que sube suavemente a la derecha. A partir de ese momento la subida es implacable; una senda primero recta y luego serpeante, va ascendiendo la larga pendiente totalmente homogénea hasta los pies de la cumbre.

Una vez en la cumbre, tienes dos puntos característicos: el vértice geodésico que un día sustituyó a un mojón de tres pisos (El Majano), por mor del Instituto Geográfico y Catastral, y la capilla del Belén, donde anualmente es depositada una imagen por el Club alcarreño de Montaña.

En la vertiente de saliente, a unos cincuenta metros de la cresta, una pequeña cueva puede servir de refugio. En ella varias placas recuerdan a montañeros destacados. No es recomendable la proliferación de inscripciones.

Si eres montañero, muy osado, y estás en forma, puedes coger el camino que sale en mitad de la era, detrás de una pequeña portería y bajar al Gollindo, en el arroyo; desde allí una empinada pista te lleva, bordeando las rocas, a la pradera del "reloje", después al barranco de la Angostura, a la Cueva y desde allí la ascensión es directa, casi por libre, y puede que en un par de horas más llegues a la cima. Son 1000 m de desnivel en subida continua. Si no lo conoces, y no sabes trepar por los canchales o gatear en roca, mejor no lo intentes."

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta