Tiempo  4 horas 55 minutos

Coordenadas 2443

Fecha de subida 27 de febrero de 2019

Fecha de realización febrero 2019

-
-
798 m
166 m
0
3,0
6,1
12,14 km

Vista 115 veces, descargada 12 veces

cerca de San Pedro Galdames, País Vasco (España)

Descripción
Los montes de Triano o Grumeran son una de las pequeñas cadenas montañosas de la comarca bizkaina del Gran Bilbao. Es la cadena montañosa más extensa del territorio, más aún si se incluye en ella la pequeña sierra Sasiburu que, según diversas fuentes, también está incluida dentro. En estos montes se situó uno de los mayores yacimientos mineros del sur de Europa dando lugar a un característico paisaje lunar en alguna de sus zonas.
Hoy en día la escasez de mineral ha provocado que la explotación minera haya dejado paso al disfrute de dichos montes a través de sugerentes itinerarios. La minería modeló de alguna manera todo aquel paisaje y ahora los antiguos ferrocarriles mineros se han convertido en Vías Verdes, como la Vía Verde de Galdames o la de La Orconera. De la misma manera, los antiguos pozos ahora son lagos y zonas de esparcimiento habilitadas.

Itinerario
La primera parte de la ruta no tiene mucho misterio. Hay que seguir la carretera asfaltada que asciende a dos de los barrios altos de Galdames, Laia y Ledo. El camino se eleva con decisión por asfalto y al llegar a las últimas casas, entre ellas aparece un camino que desemboca en un sendero de tierra que lleva al paraje conocido como el Karst de Galdames. Zona de antiguas explotaciones mineras de las que aún quedan multitud de cicatrices. Tomamos el desvío que sube hacia la cima por una ladera herbosa que luego se transforma en roca, donde vamos buscando los caminos más cómodos entre la vegetación y las piedras.

Llegamos a la cima con su buzón sobre el cortado. Las vistas son muy buenas hacia el valle y hacia el Pico de la Cruz. Vamos hacia la loma de la izquierda y enlazamos con la pista que nos acerca al cerrado pinar. La pista llanea hasta que termina de repente y unos hitos nos indican que subamos por la ladera. Sin embargo, los hitos de repente desaparecen y tenemos que ir subiendo hasta salir a campo abierto. El camino está lleno de pinos caídos pero se ven zonas pisadas, sí que en seguida salimos a la fuente de Gasteran, y de allí al collado desde donde accedemos al Pico de la Cruz. Yendo hacia la izquierda tenemos opción de acercarnos al Gasterantz, pero ese queda fuera del objetivo de hoy. El tramo final de la subida se hace por zona rocosa con cuidado pero sin pegas. Una vez arriba nos quedamos un rato sentado disfrutando.

Respecto a la cima, se ubica en la parte más meridional de los Montes de Triano dominando el pequeño valle de Galdames y en sus faldas se encuentran las cuevas de Arenaza con pinturas rupestres, que resulta ser uno de los yacimientos más importantes de Euskal Herria. Las vistas son preciosas hacia todas las vertientes. Descendemos por el mismo camino y tomamos la pista que baja haciendo zigzags. Aprovechamos la cercanía para auparnos a la pequeña cota de Aldapita, que aunque no deja de ser sino un hombro de Gasterantz que apenas destaca sobre el terreno, hay que reconocer que si se viene desde Aldape la cuesta se las trae. En nuestro caso por esta vertiente no presenta apenas prominencia y el nombre que le han puesto los montañeros de Gallarta, que colocaron la trabajada figura y la chapita identificativa, le viene que ni pintado. Pero para ser “políticamente correctos” se ha elegido el nombre Aldapita en lugar del antiguo nombre que tenía: El hijoputa.

Atajamos a derecho por la ladera y tomamos la pista más abajo para alcanzar la base de El Granzal. Como tampoco sabemos por donde se sube mejor, decidimos hacerlo bordeando por la izquierda. Es un terreno incómodo y algo sucio donde hay que prestar atención a las simas que salpican la zona. En la parte alta dispone del pertinente buzón montañero instalado por el Baskonia MT. Descendemos al la pista y la seguimos hasta la base de Aldape, que subimos con calma.
Tras una buena pendiente nos recibe el oxidado buzón, donde las vistas son de lo mejorcito de hoy. Regresamos al collado para sentarnos a descansar un buen rato en este veraniego día de Febrero, realmente extraño.

La vuelta a Galdames la realizamos siguiendo el GR que desciende por el Grazal, y sin pérdida nos lleva al punto inicial.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta