Tiempo  7 horas 43 minutos

Coordenadas 1296

Fecha de subida 23 de septiembre de 2015

Fecha de realización septiembre 2015

-
-
1.582 m
891 m
0
5,1
10
20,55 km

Vista 2358 veces, descargada 73 veces

cerca de Purujosa, Aragón (España)

Aprovechamos que han limpiado por completo el tramo final del barranco de Valcongosto, para subir por él hasta las Peñas de Herrera, para más tarde descender por el GR.90.1-.2, hasta el barranco de Cuartún.

Para llegar a Purujosa, lo hacemos por la A-2, hasta la población de Morata, desde aquí tras cruzar el pueblo, cogemos la carretera de Mores, por la que salimos a la carretera comarcal A-1503, por la que llegamos hasta Illueca.

Ya en Illueca, hay varias alternativas, nosotros optamos por ir hacia la población de Tierga por la A-1301, y tras cruzarla, continuar hacia Purujosa, pasando por Calcena.

Una vez en Purujosa, sin llegar a entrar al pueblo, dejamos el coche, en un pequeño aparcamiento, situado en la rampa de acceso a dicha población.

Desde este lugar iniciamos la circular, descendemos hasta la carretera, y continuamos por ella durante un kilómetro dirección Calcena, hasta que en una curva, llegamos a la desembocadura del barranco de Valcongosto, que se encuentra marcado con un panel en su inicio.

En este punto, abandonamos la carretera, giramos a la izquierda, y nos adentramos en el barranco, por cómodo sendero, por el que vamos paralelos al cauce seco del barranco, cruzándolo en diversas ocasiones.

A medida que nos adentramos, el barranco se va estrechando, cuando llegamos a la altura de las cuevas del Tío Barrigudo y Tío Cañas, el sendero desaparece, y avanzamos por medio del cauce seco del barranco, que normalmente lleva agua, pero este año ha sido un verano escaso en precipitaciones.

Casi sin darnos cuenta, llegamos a la zona más angosta del barranco, conocida como los Estrechos de Gibraltar, donde si extendemos las manos, casi podemos tocar las paredes.

Superado este bello tramo, el barranco se abre ligeramente, avanzamos ahora por un bonito sendero, rodeados de exuberante vegetación ribereña, hasta que unos metros más adelante, salimos de nuevo al cauce del barranco, donde comienza a aflorar el agua, en algunos puntos, conservando un caudal constante, unos metros más adelante.

Cuando llevamos recorridos tres kilómetros, alcanzamos un gran hito que marca la divisoria del barranco, anteriormente, este era el punto en el que se abandonaba el barranco de Valcongosto, ya que desde este lugar a la cabecera, el sendero estaba cegado por la vegetación, pero nos hemos enterado que lo han limpiado, así que vamos a continuar por él, para visitar la cueva de las Liendres.

Dicho y hecho, seguimos por un bonito sendero paralelo al cauce del barranco de Valcongosto, con vistas a la Peña del Tolmo de la Cina, entre un bonito bosque de ribera, en el que predominan los chopos, y donde podemos comprobar, que efectivamente el sendero ha sido recientemente limpiado.

Tras realizar un par de vadeos, comenzamos a ganar desnivel, a medida que vamos subiendo, la vegetación de ribera, va dando paso a un terreno más agreste, en el que predominan las aliagas, el romero y algunas carrascas, que nos ofrecen algo de sombra.

Sobre la cota 1150, llegamos a una bifurcación algo difusa de senderos, según el mapa el sendero principal, que parte a mano izquierda, continúa por el barranco de Valcongosto, hasta la Fuente del Col, y el de la izquierda, sube hasta la Cueva de las Liendres.

Aunque no lo tenemos muy claro, si este es el desvío que viene en el mapa, optamos por tomar el sendero de la derecha, la pendiente se endurece, afrontamos las rampas más duras hasta el momento, el calor comienza a notarse, así que nos lo tomamos con paciencia.

Transcurridos setecientos metros, desde el desvío, enlazamos con un amplio camino de tierra, giramos a la izquierda, y avanzamos unos metros por ella, hasta un abrigo rocoso, en el que se ubica la Cueva de las Liendres, a la cual desistimos entrar, ya que vemos una gran cantidad de cagarrutas de oveja, y no queremos llevarnos agarrado en nuestro cuerpo, algún visitante extraño.

Visto el exterior, retrocedemos los poco más de cien metros, que nos separan de la unión con el sendero de subida. Una vez en este punto, continuamos por el camino, primero en ligera subida, y más tarde en bajada, con vistas a la muela de conglomerado que forma el Cerro del Morrón, por la que alcanzamos la pista de tierra, por la que discurre el GR.90.2, y punto en el que aprovechamos para hacer una breve parada.

Tras la pausa, continuamos nuestro camino hacia las Peñas de Herrera, siguiendo las marcas blancas y rojas, que nos permiten acortar por la pista, y caminar pegados a un pinar, que nos ofrece las últimas sombras de la mañana.

Sobre la cota 1463, llegamos al Collado de la Estaca, desde el que se abren varios itinerarios, algunos tan bonitos como el barranco de la Morana, sin duda una de las joyas ocultas del Parque Natural del Moncayo.

Nosotros en este lugar, giramos a la derecha, continuamos en ligera subida, siguiendo las marcas rojas y blancas ahora del GR.90.1, hacia el Collado de las Neveras, el cual alcanzamos en poco más de cinco minutos, y desde el que tenemos una amplia panorámica de todo el Parque Natural.

En el collado, el camino se bifurca en dos, nosotros vamos a continuar por la pista de tierra, así que abandonamos el GR.90.1, por el que regresaremos más tarde, y seguimos trotando por la cómoda pista, en ligero ascenso, ya con vistas a la primera de las Peñas de Herrera, el Alto del Picarrón.

Para acceder a ella, podemos acercarnos por pista, pero para evitar dar más vueltas de las necesarias, cuando estamos frente a ella, abandonamos la pista, y tomamos una de las múltiples trochas que hay en el monte, y proseguimos por ella, hasta alcanzar la base del torreón calizo del Alto del Picarrón.

Para acceder a la cima, avanzamos por una sencilla canal, en la que tenemos que apoyar las manos, en algún paso puntual, una vez en la zona alta, caminamos unos metros, y coronamos la cima del Alto del Picarrón, desde la que podemos ver las otras tres peñas, que conforman las Peñas de Herrera.

En la cima, aprovechamos para descansar, y disfrutar de las vistas, después descendemos hasta la base del Alto del Picarrón, y continuamos por una trocha, en fuerte descenso hacia la segunda peña del día, la Peña del Camino.

Una vez alcanzamos la base, caminamos unos metros por una amplia terraza, por la que llegamos hasta el inicio de una canal de unos veinte metros, por la que tenemos que subir a la cima, y que se encuentra equipada con cuerda, recientemente sustituida, ya que las reseñas que habíamos leído, indicaban que se encontraban bastante deteriorada, y esta está nueva.

Sin pensarlo mucho, afrontamos el primer tramo, hacemos una pequeña trepada, y nos posicionamos en el inicio de un tramo horizontal, en el que avanzamos por oposición.

Una vez superado, llegamos al segundo tramo, este más vertical, consistente en una chimenea de unos siete metros de largo, con un paso de II+, equipado con cuerda, que utilizamos para asegurarnos, mientras avanzamos por oposición.

Una vez superado, llegamos a la cima de la Peña del Camino, las vistas más o menos son iguales que las del alto del Picarrón, así que tras realizar algunas fotografías, iniciamos el destrepe, que como suele ser habitual, conlleva alguna que otra dificultad, ya que siempre se sube mejor que se baja.

De nuevo en la terraza, retrocedemos unos metros, descendemos unos metros monte a través, hasta enlazar con el sendero, por el que discurre el GR.90.1, y por el que iniciamos el descenso hacia la tercera Peña, conocida como la Peña de Enmedio.

A mitad camino entre las peñas, alcanzamos un pequeño collado, donde tras caminar unos metros por sendero, lo abandonamos y seguimos por una trocha, hasta alcanzar la cara Este de la Peña, donde entre el muro de rocas, encontramos un sencillo paso, por el que conseguimos flanquear la pared, y alcanzar la planicie de la Peña del Medio.

Desde la cima, podemos ver la última y cuarta Peña de Herrera, conocida como Peña Gotera, la verdad que se encuentra bastante más lejos de lo que esperábamos, y hay que perder bastante desnivel.

Nosotros vamos a intentarlo, aunque hace bastante calor, así que retrocedemos por el mismo camino, hasta llegar de nuevo al collado (cota 1400), y comenzamos a descender, por cómodo sendero, siguiendo las marcas rojas y blancas del GR.

Cuando llegamos a la altura de la peña, abandonamos el sendero, y continuamos campo a través, aprovechando unas terrazas, que se encuentran con bastantes ramas, y con un paisaje bastante desangelado, debido a un incendio forestal producido en el año 2012.

El transitar por esta zona, es mucho más costoso de lo que esperábamos, y avanzamos lentamente, evitando en todo lo posible, arañarnos con las ramas, trabajo harto complicado.

Al final con más pena que gloria, llegamos a la Base de la Peña Gotera, ahora debemos buscar el lugar por el que rompa la pared, para poder acceder a ella, tras mucho indagar, vemos que aún tenemos que descender mucho más, y la verdad como estamos cansados, hace un sol de justicia, y de las cuatro es la menos atractiva, decidimos retirarnos, y dejarla para otra ocasión. Así que nuevamente por las terrazas, regresamos hasta el sendero, por el que ahora en fuerte desnivel, vamos ascendiendo hasta llegar al collado.

Una vez en el collado, aprovechamos que nos encontramos a la sombra, para echar un trago, y comer algo. A partir de este punto, la pendiente se suaviza, y avanzamos cómodamente por el sendero siguiendo las marcas rojas y blancas, dejando a nuestra izquierda, las Peña del Camino y el Alto del Picarrón.

Nada más pasar este último, alcanzamos el collado de las Neveras, desde aquí regresamos por amplia y cómoda pista, en ligero descenso hacia el collado de la Estaca, con bonitas vistas a la mole del Cerro Morrón.

Una vez llegamos al collado de la Estaca, giramos a la izquierda, e iniciamos un largo descenso, por cómoda y amplia pista de tierra, por la que alcanzamos el manantial de la Fuente del Coll, de la que mana, un agua fresca, cristalina, en la que aprovechamos para beber, y rellenar las botellas.

Tras refrescarnos, proseguimos con el recorrido, la pista se estrecha ligeramente, y se convierte en un amplio camino de tierra, con buen piso, lo que nos permite trotar un poco, para reducir rápidamente la distancia, que nos separa del final de la ruta.

De vez en cuando, el camino se bifurca en dos, nosotros siempre optamos por seguir las marcas rojas y blancas del GR.90.2 que es el que tenemos que seguir hasta Purujosa.

Cuando llevamos recorridos, algo más de dieciocho kilómetros, alcanzamos el cruce de caminos, donde tenemos la opción de regresar a Purujosa, por el barranco de la Virgen (derecha), o por el barranco de Cuartún (recto), opción que elegimos sin dudarlo.

Nada más tomar está opción, el camino poco a poco se va estrechando, a los pocos metros de adentrarnos en el barranco de Cuartún, abandonamos el camino, tomamos un sendero que nace a nuestra izquierda, y llegamos a la Cueva de Cuartún, que antiguamente se utilizaba para guardar el ganado.

Aprovechamos que en el interior de la cueva, hace fresco, para hacer una última parada, después regresamos al camino, que a los pocos metros, se convierte en un estrecho sendero, por el que descendemos hasta alcanzar la confluencia del barranco de Cuartún, con el del Cuartal de la Virgen, donde se encuentra el Peirón de la Virgen de la Leche.

Tras visitarlo, regresamos hasta el cruce, tomamos el sendero de la derecha, por el que comenzamos a ascender, siguiendo las marcas rojas y blancas del GR.90.2, y por el que alcanzamos la confluencia con el sendero que viene desde el barranco de la Virgen.

Superado todo el desnivel, ahora ya vemos la población de Purujosa, a la cual nos acercamos por un bello sendero, aéreo, y con bonitas vistas, a dicha población y al barranco del Cuartal de la Virgen.

Tras algo más de siete horas y media, llegamos a las estribaciones de Purujosa, donde se ubica el mirador del Cabezo, en el que hay un panel informativo con diferentes rutas que se pueden hacer por la zona, y desde el que tenemos una amplia panorámica de las muelas que rodean Purojosa.

Después de la pausa, es hora de cerrar la circular, así que callejeamos por las calles de Purujosa, pasamos junto a la Iglesias del Salvador, y descendemos hasta salir a las afueras, donde alcanzamos el aparcamiento, dando por finalizada, está larga, pero bonita circular a las Peñas de Herrera.

Ver más external

cima

Alto del Picarron (Peña de Herrera I)

parquing

Aparcamiento Purujosa

Intersección

Barranco Valcongosto (Vuelta Corta)

Collado de montaña

Collado de la Estaca

Intersección

Cruce de barrancos (Derecha Virgen, Recto Cuartún)

Intersección

Cueva de las Liendres

Cueva

Cueva del Cuartún

Intersección

Desvío hacia la Cueva de las Liendres

Intersección

Desvío hacia la Derecha

Intersección

Desvío hacia Purujosa

Intersección

Division del GR

Intersección

Enlace con el GR

Waypoint

Enlace con el GR.90

Intersección

Entrada al Barranco Valcongosto

fuente

Fuente del Col

Intersección

Intersección de Caminos (Enlace Camino)

foto

Mirador de Purujosa

cima

Peña del Medio (Peña de Herrera III)

cima

Peña del Camino (Peña Herrera II)

Waypoint

Purujosa

2 comentarios

  • Foto de Ebroman

    Ebroman 15-mar-2019

    Hola!
    Que tal para hacer esta ruta con un perro??

  • Foto de Diario de un Caminante

    Diario de un Caminante 17-mar-2019

    Hola Ebroman.

    En un principio no deberías tener problemas, salvo en la subida a la Peña del Camino que hay que trepar y el perro no podrá, pero vamos son 5 minutos.

    Puedes mirar el enlace al blog, que está más detallado.

    Un saludo

Si quieres, puedes o esta ruta