Tiempo  6 horas 24 minutos

Coordenadas 812

Fecha de subida 31 de octubre de 2017

Fecha de realización octubre 2017

-
-
1.451 m
835 m
0
2,4
4,7
9,46 km

Vista 96 veces, descargada 4 veces

cerca de Sierra Ahillos, Andalucía (España)

Corta pero intensa.
Este podría ser el subtítulo de esta ruta que tenía pendiente desde antes del verano, cuando hice mi primera incursión en la zona. Esta es el resultado de lo que vi in situ, mas el análisis de algunas de las rutas hechas en la zona por Miguel Yeguas, el club llegacomopuedas y PJCastro, y la localización sobre el mapa de lo que me parecieron –y luego he confirmado- veredas de descenso desde la torre de vigilancia hasta enlazar con el camino de las Casillas de Juan Pérez, sin olvidar la importantísima participación de la improvisación y suerte al hallar la vereda inicial de ascenso desde la carretera y que me llevó bordeando el cerro dirección sur hasta encontrar un punto que me permitiera acceder a la corona de esta sierra, siendo esto último, sin duda, lo más dificultoso –lo he marcado en el mapa-, necesitando una trepada que hay que hacer con sumo cuidado, solo apta para gente experimentada.
Destacar que la primera parte de la ruta está marcada por una importante subida, ya desde la misma carretera, a través de una vereda que posiblemente la hayan realizado los motoristas, -de ahí la inclinación de la misma- y que al virar al sur, nos da un ligero respiro, hasta que llegamos a un barranquito por debajo de una pedrera, la cual hay que atravesar y a partir de la cual, -y con la trepada dificultosa señalada anteriormente-, se retoma una subida que, salvo una pequeña parada en un mirador natural, va a ser constante hasta la cresta.
A esta ruta he evitado llamarla creteo a propósito, ya que realmente es el acceso a la zona donde se inicia esta y el tramo que nos hace descender de este pico lo que supone el grueso de la jornada. El cresteo, en sí, es poco menos que “un paseo” en el que incluso hay veredas que nos marcan la mejor opción hasta alcanzar el punto geodésico.
En la bajada, tenía pensado coger la vía pecuaria, pero inicialmente la vereda está tan difuminada que me pasé el indicador, lo que me costó tener que rehacer mis planes - que eran, tras llegar a la pista, subir por la misma hasta la caseta de vigilancia-. En su lugar tuve que hacer esta vía pecuaria en subida y, tras un breve tramo de campo a través fácil de andar hasta coger otra vereda que me llevó a la caseta.
Al final de ruta, también hay que señalar el dificultoso descenso por el barranco que me llevó a la vereda inicial, para cerrar el círculo. Una dificultad que la pone a partes iguales y dependiendo del tramo, el desnivel y la vegetación, aunque, no llega al punto de desaconsejar su utilización, cosa que sin duda haría si así lo pensara. Con cuidado con el primero y salvando la segunda con paciencia es una aceptable vía de paso para alcanzar nuestro propósito.
En definitiva, ruta trabajosa, que exige un buen fondo físico y experiencia en estos terrenos enmarañados donde hay que ir sorteando la vegetación de baja altura y las rocas en un desnivel mantenido. unas veces positivo y otras negativo, en el que la belleza de las vistas en su cumbre y el reto de superar las dificultades son el gran aliciente.
Según el SENDIF es una ruta muy exigente físicamente (1212 puntos).

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta