Tiempo en movimiento  una hora 48 minutos

Tiempo  2 horas 25 minutos

Coordenadas 932

Fecha de subida 27 de mayo de 2018

Fecha de realización mayo 2018

-
-
893 m
794 m
0
1,4
2,8
5,58 km

Vista 231 veces, descargada 11 veces

cerca de Monagas, Canarias (España)

Comenzamos la ruta junto a la entrada al recinto de la Laguna de Valleseco, rodeando la zona recreativa por la carretera que la circunda por el norte. Tras unos metros de indecisión, optamos por tomar una desviación a la derecha, que indicaba la dirección hacia el Barranco de la Virgen. El desvío se inicia con un descenso muy pronunciado, ayudado por escalones. El camino, empedrado en su mayor parte, va pasando junto a una galería de agua y diversas casas y fincas agrícolas. 

Se alcanza una zona asfaltada y, justo antes de que la calle gire a la izquierda, tomamos el sendero que salía hacia la derecha, para continuar un tramo por zonas de explotación agraria, hasta que bruscamente la vegetación se hace más agreste y el camino se bifurca. Tomamos el sendero de la derecha para entrar en un barranquillo muy estrecho, en el que la vegetación es exuberante, y continuamos el sendero hasta alcanzar un muro de contención que no permitía avanzar más. 

De vuelta a la bifurcación, continuamos por el otro sendero, hasta que llegamos a un poste indicador, que señalaba hacia el Barranquillos de las Ánimas, continuando el sentido de la marcha, o hacia el Barranco de la Virgen, girando a la derecha. Decidimos girar a la derecha para acortar, siguiendo por un sendero marcado por el Cabildo. Craso error, porque no nos imaginábamos que unas decenas de metros más adelante nos percataríamos de que nadie había mantenido abierto ese tramo de sendero y nos enfrentábamos a una selva de helechos que se habían adueñado de una ladera la cual, además, tenía una pendiente de subida muy importante. 

Al final conseguimos alcanzar la carretera del Pico para después, siguiendo la carretera unos metros hacia abajo, girar a la derecha por el sendero que lleva hacia la Finca de Osorio. Este sendero desciende hasta encontrarse con una acequia, momento en que giramos nuevamente a la derecha. 

A partir de ese momento seguimos el curso de la acequia unos dos kilómetros hasta llegar al punto de partida. Este último tramo no tiene grandes desniveles, aunque sí algunos puntos en los que puede sentirse algo de vértigo, y unas magníficas vistas desde la ciudad de Las Palmas hasta el centro de la isla.
Galería de agua al borde del camino
Hay algunos puntos en los que puede sentirse vértigo

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta