Tiempo  5 horas 43 minutos

Coordenadas 405

Fecha de subida 18 de mayo de 2018

Fecha de realización mayo 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.050 m
652 m
0
1,7
3,5
6,98 km

Vista 248 veces, descargada 24 veces

cerca de El Avellano, Andalucía (España)

A priori, esta ruta despertaba en mí un gran interés por dos motivo: la coincidencia de los compañeros senderistas que la han hecho en cuanto a su gran belleza y la discrepancia de estos mismos en cuanto a la dureza/dificultad de ella.
Así, en un día climatológicamente magnífico, con un cielo despejado, con alguna nube dispersa, y unos 20 grados de temperatura, nos pusimos manos a la obra para vivir esta nueva experiencia.
Desde Mogón cogemos dirección al embalse de Aguascebas, siguiendo los indicadores de la Osera - no vimos ninguno que mencionara el pantano -. Este trayecto es de unos 20 kms por una carreterita estrecha típica de sierra-30 minutos-. Nada más llegar a este hay un pequeño ensanche que hace la función de aparcamiento y área recreativa. Este será el inicio de ruta.
Desandamos un centenar de metros por el asfalto hasta el panel informativo que nos describe la ruta y a cuyos pies se inicia un ancho camino desde el que muy pronto vamos divisando una espectacular visión tanto del embalse como de la cascada de aliviadero, uno de nuestros objetivos, aunque es en un pequeño collado, a modo de mirador natural y antes de adentrarnos en el pinar, desde donde obtenemos la mejor perspectiva.
En esta ruta vamos a encontrar unas pequeñas casetas que son la entrada a los túneles que contienen unas grandes tuberías y que se pueden utilizar como vías de acceso a varios puntos de la ruta ya que la distancia entre la tubería y la pared admite el paso de una persona. Concretamente nosotros los hemos utilizado para acceder a la cascada del Aliviadero –son 3 túneles consecutivos con un pequeño espacio al aire libre entre el segundo y el tercero y algo más entre el primero y el segundo-, y, a la vuelta, el que permite salvar el collado o paso del Aguardentero, evitando el desnivel.
Comenzamos el descenso por este ancho camino donde predomina el pino carrasco –halapensis- y el resinero –pinaster- diferenciándose perfectamente este segundo tanto por la piña - bastante más grande y alargada - como por la corteza –anaranjada y en forma de placas lisas- pasando muy pronto junto a la entrada al túnel que al final de ruta nos conducirá a la cascada del Aliviadero. Ahora lo obviamos, y seguimos bajando por el ancho camino hasta una nueva caseta, -que ahora no usaremos pero que será por la que saldremos a la vuelta evitando el paso del Aguardentero, que estamos a punto de visitar-. Ascendemos por una empinada y corta vereda en zig-zag hasta el paso mencionado, lugar desde el que se observa gran parte del valle.
Nada más iniciar el descenso por el oeste empezamos a encontrar las balaustras que estarán presentes sobre todo en esta primera parte del trayecto, siempre que la pendiente sea acusada, primero hasta cerca del cruce y después hasta el arroyo, y que en determinados momentos vienen bien para asegurarnos no pegar un culetazo ya que la tierra, que es muy arenosa y por tanto no retine el agua, está muy suelta a pesar de las recientes lluvias. Una bajada en zig-zag junto a una de las tuberías está preparada con algún tramo de pasarela para asegurar aún más el descenso. Pasamos junto a la entrada del túnel que salva el paso mencionado anteriormente y continuamos este acusado descenso que nos conduce hasta un pequeño collado -cruce-, por el que pasaremos a la vuelta. En este punto hay 3 posibilidades, -de las que elegiremos la tercera-: girar a la derecha –norte-para acceder a la cascada de la Osera por una vereda en zig-zag con bastante inclinación aunque con pasamanos; continuar en la misma dirección – oeste- para subir al mirador del valle de la Osera-
y barranco del Aguascebas Chico, o virar a la izquierda –sur- para tomar la bajada al valle para, dando un rodeo, alcanzar el rio a través de un puente de madera rodeado de una exuberante vegetación –cornicabras, durillos, genista calicotome, lentiscos….). En una planicie o mirador a mitad de bajada nos permitimos divisar, además del valle a nuestra izquierda, el barranco donde está encajonado el arroyo a nuestra derecha. Una vez atravesado el cauce a través de un puente de madera, encontramos un cruce de caminos en el que si viráramos a la izquierda acabaríamos en Mogón tras alcanzar el arroyo de las Aguascebas Grande; lo hacemos a la derecha, hacia la parte de la ruta más atractiva, no por la vereda en sí sino por las vistas de la cascada de la Osera y las buitreras y por las cascadas secundarias a las cuales accedemos por pequeñas vereditas que arrancan de la vereda principal. Nosotros accedimos a 2 de ellos, aunque teníamos conocimiento de otros 2 –lo indico en el mapa- pero el acceso, al ir en plan “paseo”, no me pareció adecuado para este momento. Aquí hay un repecho durillo para acceder al mirador pero hay pasarelas y refuerzos de madera en los escalones, aunque en algún punto están muy deteriorados y hay que ir con algo más de cuidado. Bajamos al puente que nos traslada a la otra orilla del arroyo y poco después cogemos, antes de iniciar una subida importante en cuanto a desnivel, una clara y sencilla veredita que nos lleva a los pies de la cascada de la Osera. Volvemos sobre nuestros pasos e iniciamos la subida que se dirige al cruce-collado ya conocido, las cual hay que tomarla con calma aunque en este lugar la tierra es menos permeable lo que la hace estar más compacta y ser mucho más fácil transitar por ella que el camino de bajada del inicio de ruta. Esta subida, con balaustras muy deterioradas en algunos tramos –aunque no se echan en falta, al menos al subir- nos permite ir ganando altura con la visión permanente de la cascada de la Osera, hasta la loma, lugar ideal para reponer fuerzas, antes de subir al mirador al que no subimos en la bajada–lugar este en cuyos alrededores también hay buenos sitios para hacer un receso-, y comenzar la subida hasta la entrada al túnel para salvar el paso del Aguardentero. Salimos al camino ancho entre pinos del inicio y comenzamos la ascensión por él hasta el primer túnel del Aliviadero –dijimos que hay que pasar por 3 muy seguidos- que nos llevará a esta preciosa y muy recomendable cascada. Subimos al camino nuevamente por los túneles-aunque vi posibilidades de hacerlo a través de un falso cauce pero no era el momento y aunque en el mapa indica la presencia de una vereda, esta opción me la desaconsejó expresamente Ahinojosa , con el que me asesoré previamente para hacer la ruta lo más segura posible-.
En definitiva, considero que, coincidiendo con los comentarios que se han vertido sobre esta ruta, es bellísima, y en cuanto a la dificultad la valoro como moderada, no hay pasos expuestos por donde yo he pasado –salvo que se haga el cabra-, los riesgos de caídas están al principio, en la bajada desde el collado-cruce hasta el mirador próximo al arroyo, pero que las balaustras suponen un apoyo y el riesgo no alcanza más allá de un culetazo. Si hay un punto en el ascenso al mirador de la cascada donde el terreno es muy irregular y la balaustra caída y aunque está lo suficientemente alejado del barranco, OJO AQUÍ. En cuanto a la dureza, no debe ser ningún problema para alguien con un nivel físico medio aunque si es recomendable tomarse las subidas con tranquilidad pues las pendientes –desniveles del 30 % frecuentes y 50 % ocasionales- así lo exigen aunque todas esta diseñadas en zig-zag para hacerlas mas llevaderas.. Ni que decir tiene que hay que ir, como mínimo, con calzado de buen agarre, ya que estamos acostumbrados a ver como el público en general asocia ruta famosa -7 lagunas, la Osera….- a paseo campestre, y eso no es.
Es muy habitual complementar esta ruta con la visita a la cascada de Chorrogil -4,5 kms más de ruta- a la cual se accede desde las proximidades del aparcamiento a través de un camino forestal .
El tiempo empleado se puede reducir considerablemente -calculo que más de una hora- con un paso algo mas vivo y paradas mas breves.
Por ultimo decir que como ocurre en zonas abruptas como el barranco que nos ocupa, la señal del gps es caprichosa y solo orientativa -no encontraremos dos track iguales-, y aunque en este caso, prácticamente no hay posibilidad de error ya que la vereda/sendero es únic@ y muy clar@ y sin posibilidad de error ni extravío, si hay que tener precaución con los desvíos a ver las cascadas y utilizar la precaución y el sentido común por si no coincide exactamente la línea del track con el camino correcto.

1 comentario

  • jesuspv1 26-nov-2018

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    Una ruta estupenda, facil de seguir. el lugar es impresionante, y eso que la cascada no tenia mucha agua. Por cierto, al terminar esta ruta si me fuí a ver la cascada de Chorrogil, que queda cerca de donde estacione el coche. y esta si que tenia bastante agua. Pero lo dicho, una ruta estupenda.

Si quieres, puedes o esta ruta