Tiempo  8 horas 51 minutos

Coordenadas 3942

Fecha de subida 1 de mayo de 2017

Fecha de realización mayo 2017

-
-
1.842 m
1.065 m
0
5,9
12
23,54 km

Vista 773 veces, descargada 48 veces

cerca de Cazorla, Andalucía (España)

Para cualquier senderista habitual de este Parque Natural, el Gilillo, que con 1.848 metros de altitud es la máxima elevación de la Sierra de Cazorla, (y me refiero estrictamente a esta Sierra o cuerda, no al conjunto de sierras que conforman este sector del Parque y que de forma genérica denominan como “Sierra de Cazorla”), es un pico emblemático y bien conocido cuyo ascenso es imprescindible y no debe faltar en su currículum montañero. Son muy diversas las formas de abordar el vértice geodésico que corona la cumbre del Gilillo. Quizá la más sencilla sea partiendo desde el Parador de Turismo del Adelantado y otras rutas clásicas aunque más exigentes parten desde Cazorla y la Iruela. En esta ocasión queríamos realizar un ascenso novedoso para nosotros, por la senda de la Escaleruela, a la que teníamos muchas ganas y que sin duda no ha defraudado en absoluto.

La ruta es exigente si atendemos a criterios como la distancia, casi 24 kilómetros, y el desnivel positivo acumulado que supera los 1.200 metros. También porque recorremos una importante distancia campo a través, en ocasiones por incómodo lapiaz donde hay que extremar las precauciones para no caer o torcernos un tobillo. Si bien hay que decir que la mayor parte del tramo que se desarrolla campo a través es relativamente cómodo y no reviste especiales complicaciones. Debemos evitar realizar esta ruta en los días más fríos del invierno, pues en la zona de la Escaleruela se forman grandes placas de hielo. El Gilillo acumula nieve y hielo durante bastantes días de esa estación del año.

Nosotros establecimos el punto de inicio de este recorrido en el Hotel Riogazas, aunque al tratarse de una ruta circular que recorre algunos kilómetros de la carretera sin asfaltar JV-7107 (JF-7093) y la pista forestal que comunica La Iruela con dicha carretera, podemos situar el punto de inicio en la Casa Forestal del Chorro o en el mismo puente de la Escaleruela. Para llegar al Hotel Riogazas hay que tomar la pista que sale de La Iruela (calle Corredera y carretera Virgen de la Cabeza) y que está asfaltada hasta llegar precisamente a la altura de dicho Hotel, pasando antes el desvío de la Ermita de la Virgen de la Cabeza.

Desde la entrada al Hotel Riogazas comenzamos a caminar por asfalto hacia el Sureste primero, Noreste después. En 1,5 kilómetros llegamos al puente de la Escaleruela, desde donde ya divisamos la espectacular y preciosa cascada homónima. Cruzamos el puente y en el talud que tenemos a nuestra derecha, solo vemos un punto débil para ascenderlo, una endeble veredilla por la que cuesta subir. Una vez superado el talud nos vamos encontrando de forma profusa hitos de piedras que indican el recorrido de esta vieja senda. La senda tiene tramos muy rotos y perdidos y otros sin embargo muy marcados. Nos llamo la atención los numerosos tramos con escalones esculpidos en la roca, por lo que deducimos que de ahí viene el nombre del paraje, aunque también puede deberse a la cascada, la cual se precipita en varios saltos. Esta preciosa y espectacular senda asciende de forma muy acusada hacia el Este, teniendo continuas vistas hacia la derecha del asombroso barranco y cascada de la Escaleruela. No tiene perdida posible, pues además de los números hitos que nos marcan el camino, la senda elige el que posiblemente sea el único y más lógico paso en tan abrupto barranco, teniendo que pasar por dos cornisas.

En algo más de un kilómetro y tras virar hacia el Sur, la senda se coloca en la parte alta de la cascada. Según los mapas la senda a partir de este punto asciende hacia el Este hasta entroncar con el camino de herradura que comunica Prado Redondo con el Puerto del Tejo. Nosotros comenzamos a ascender campo a través o a lo sumo siguiendo veredillas de ganado hacia el Sur. Vamos dejando a nuestra izquierda el Valle del Sinclinal mientras vamos ascendiendo por la Loma de los Castellones. Llegamos a una amplia nava y continuamos ascendiendo por la Loma, dejando a nuestra izquierda una curiosa formación pétrea, denominada por algunos mapas y debido a su forma de almenas como los Castellones. Seguimos hacia el Sur, como si quisiéramos coronar la parte más elevada de la Loma, la Morra de la Lancha de Gilillo (o Castellones según otros mapas), pero no llegamos a su cima, porque a pocos metros de ésta y siguiendo la misma dirección que llevamos comenzamos a descender a Puerto Gilillo, encrucijada de caminos.

Desde Puerto Gilillo y tras hacer una breve visita al ruinoso refugio que se encuentra en sus inmediaciones, emprendemos el último asalto al piramidal picacho del Gilillo. Aproximadamente medio kilómetro separa el Puerto del vértice geodésico, donde solo los últimos metros son más dificultosos, teniendo que realizar una pequeña trepada. Tras recrearnos con las magníficas panorámicas que se obtienen desde este pico de gran parte de la provincia de Jaén y de parte de las de Granada, Córdoba…, seguimos caminando hacia el Sur, cresteando esta alargada cuerda. Los primeros metros del cresteo son muy escapados y dificultosos, teniendo que volcarnos unos metros por la vertiente oriental, ya que es prácticamente imposible hacerlo por la misma cresta. Después el terreno se muestra mucho más amable y tras recorrer hasta tres picos, sin toponímia en los mapas, y siguiendo siempre hacia el sur, acabamos descendiendo a un amplio y precioso llano denominado Llano de la Cuerda.

Recorremos el Llano de la Cuerda hacia el Sur Suroeste para en pocos metros llegar al sendero de la Raya de Peñaflores. Seguimos el sendero a la izquierda, hacia el Sur, continuando por la cima de la cuerda que continua desde el Gilillo. Dejamos a nuestra izquierda el Puntal Cerrillo de la Potra y poco después el sendero gira bruscamente a la izquierda, donde comienza a descender por la ladera oriental de la cuerda hasta Puerto Lorente, siendo una buena alternativa si no queremos seguir campo a través como hicimos nosotros hasta cerca de la Casa Forestal de Collado Zamora y que a continuación relataré:

Nosotros, donde el sendero gira y comienza a descender, seguimos rectos hacia el Sur, al principio por marcadas veredas de ganado. Viramos al Oeste para bordear el pico Hoyo del Pecado y ante la imposibilidad de seguir descendiendo en esa dirección debido a la línea de cortados que nos impiden el paso, de nuevo seguimos hacia el Sur primero y Sureste después para terminar saliendo a la pista forestal JF7093 entre Puerto Lorente y Collado Zamora. Este descenso es muy empinado entre un pinar, pero sin excesivos problemas.

Ahora toca la parte más tediosa del recorrido, caminar durante 9 kilómetros por pista forestal, aunque eso sí, al menos disfrutamos de hermosos y espectaculares paisajes. Para ello seguimos a la derecha, hacia el Oeste. Pasamos por la Casa Forestal de Collado Zamora, hoy reconvertida en refugio del GR-247, donde acaba la etapa 11, (la cual vamos a seguir a continuación), y empieza la 12 y poco después por Collado Zamora. En poco más de 6 kilómetros llegamos a una bifurcación de pistas, siguiendo a la derecha para llegar a la Casa Forestal del Chorro. En poco más de un kilómetro desde que dejamos el Chorro nos salimos de la pista y de la etapa 11 del GR 247 a la derecha por un camino de herradura.

El sendero asciende hasta el Collado de Cagahierro, encrucijada de caminos. El que sale a la derecha, asciende hasta Puerto Gilillo. Nosotros tomamos el de la izquierda, que coincide con el GR 247 variante 3 etapa 1 y por el que vamos a descender hacia el Norte. En unos tres kilómetros de descenso por este magnífico sendero de herradura y tras pasar por la fuente Cagahierro y cruzar tres veces la pista que lleva desde La Iruela hasta el Chorro, mientras disfrutamos de excelsas panorámicas de la Sierra de Cazorla y de la campiña, llegamos al Hotel Riogazas, dando por concluido este precioso recorrido.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta