Tiempo  2 horas 26 minutos

Coordenadas 380

Fecha de subida 10 de mayo de 2015

Fecha de realización mayo 2015

-
-
1.626 m
1.118 m
0
1,0
2,1
4,16 km

Vista 212 veces, descargada 5 veces

cerca de Sahún, Aragón (España)

La ruta propuesta acerca al caminante a uno de los puntos de peregrinaje clásicos del municipio de Sahún, la ermita de San Pedro Mártir. Sin embargo, en esta ocasión, se opta por una vía de ascenso muy directa a través de la faja que cruza La Pena Grosa. Esta alternativa es un atajo que los lugareños utilizaban para acortar notablemente el tiempo de acceso a las zonas de prados de Els Llabinas y El Cuello. Actualmente, el abandono de prácticas ganaderas ha eliminado, casi por completo, el uso de esta senda.

El ascenso por La Pena Grosa es una variante mucho más explosiva que los accesos tradicionales del Camino del Puerto y del barranco Cambra. Y también más comprometida. Al hecho de que es fácil perder el trazado de la senda por el aumento del matorral, se unen las complicaciones propias del tramo delicado de la faja. Por todo ello, es muy importante tener claro por donde tiene que ir el sendero pues, si no, los acantilados pueden jugarnos una mala pasada. En este enlace muestro la circular habitual (http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7007797) la cual no entraña dificultad alguna para aquellos menos aventureros que sospechen que La Pena Grosa pueda ser un problema.

La ruta comienza en la parte alta de Sahún. Allí, un camino bastante ancho sirve de acceso a las tierras de labor de sus vecinos así como a toda la montaña que custodia la población. Desde aquí ya se ve La Pena Grosa y, si se es observador/a, también la faja herbosa diagonal por la que hay que subir. Unos cien metros después de abandonar la última calle del pueblo, un empinado camino remonta la ladera a mano derecha dirección norte.

El camino (después senda) asciende hasta la misma base de La Pena Grosa. Ahí, los muros de roca impiden continuar en la misma dirección. Se bordea entonces hacia la derecha el pie de la atalaya. La senda en este tramo es confusa. Una de las claves para no perderse es estar continuamente cerca de la muralla que se está costeando.

Al final, el contrafuerte da un respiro. Es en ese momento donde se cambia la dirección a suroeste para remontar La Pena Grosa por la faja herbosa. De nuevo aquí la senda escasea. Siguiendo hacia el suroeste y sin acercarse demasiado a los abismos no tiene porqué haber ningún problema. Rápidamente se gana mucha altura, se vencen los acantilados y, tras alguna pequeña trepada fácil (I+), se llega al bosque superior. Si se sigue el sendero más relevante, al alcanzar la cota 1.400 m llegamos al sector de Els Llabinas. Es un área de campos semi-abandonados cuyos bancales escalonados conducen al sector El Cuello (de similares características). Lo más cómodo es adentrarse en las praderas e ir ganando altitud hacia el oeste. En mi caso, opté por investigar posibles variantes a través del bosque inmediatamente al sur del área de prados. Al no existir un trazo definido aconsejo cruzar por las praderas.

Como se cita anteriormente, Els Llabinas y El Cuello casi están yuxtapuestos. Entre ellos hay varios caminos que los unen siendo todos válidos. El Cuello comienza en la cota 1.550 m y se distingue del sector inferior fundamentalmente por ser una gran pradera horizontal muy alargada. Una vez ahí, o bien se asciende por una canal herbosa, no muy empinada, junto al inicio del mismo (extremo norte de El Cuello), o se soslaya dirección sur hasta la senda habitual de ascenso a la ermita (y que aquí se utiliza como descenso). Subiendo una centena de metros por uno u otro camino se alcanza la coqueta ermita de San Pedro Mártir.

El descenso comienza por la senda habitual hasta topar con El Cuello, punto en el que se accede a una senda no muy bien marcada junto a un gran árbol centenario. El camino no tiene perdida alguna. Además es entretenida, pues pasa por miradores fantásticos de la Sierra de Chía y el fondo del valle del Ésera y cuenta con varios postes didácticos con información del entorno.

La senda muere en la calzada conocida como Camino de la Montaña. Esta es la ruta tradicional que las gentes de Sahún utilizaba para desplazarse a la parte alta de Sorri, normalmente como aprovechamiento maderero, ganadero, de cal, de pizarra, etc. En este caso, se toma en dirección a Sahún, es decir, hacia la izquierda. Pronto atravesaremos un punto de extracción de cal y el propio horno. Algo más abajo lo haremos junto a las ruinas de la Ermita de San Martí. Continuando el ancho camino de forma descendente se llega de nuevo a Sahún.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta