-
-
2.289 m
1.218 m
0
4,9
9,8
19,55 km

Vista 3 veces, descargada 0 veces

cerca de Casas del Puerto de Villatoro, Castilla y León (España)

Realizada por el club Pegaso el 26-2-17
Más información sobre el club y sus actividades en https://www.montanapegaso.es/

INFORMACIÓN TÉCNICA Y DE SEGURIDAD.

Distancia, desnivel y tiempo: 19´53 km; +970; -1160 m. 7:30 horas de marcha efectiva sin paradas.
Dificultad: Física ALTA; Técnica ALTA

Valoración MIDE:

Severidad 3: Paso de torrentes sin puentes En algún tramo del recorrido,una eventual disminución de la visibilidad por fenómenos atmosféricos (que no se juzguen infrecuentes) aumentaría considerablemente la dificultad de orientación. El itinerario, en algún tramo, transcurre fuera de traza de camino y por terreno enmarañado o irregular que dificultaría la localización de personas.
Orientación 3: Exige la identificación precisa de accidentes geográficos y de puntos cardinales. Falta de señalización en algunos tramos del recorrido. La navegación es interrumpida por obstáculos que hay que bordea
Desplazamiento 3: Marcha por sendas escalonadas o terrenos irregulares
Esfuerzo 4: 7:30 horas de marcha efectiva.

Perfil: Requiere buena forma física, material apropiado y experiencia en recorridos similares.
Material recomendado: Botas de montaña, ropa adecuada, gafas de sol, material de orientación (GPS y/o mapa y brújula), agua (mínimo 1,5 l). Probabilidad de uso de material invernal por nevadas o heladas en fechas próximas.
Teléfonos de emergencias: 112 / Guardia Civil (062)//
Cartografía:Mapa Topográfico Nacional de España 1:25.000, Villatoro 530 III. IGN 1990

Con lluvia o terreno mojado la dificultad y los tiempos de marcha aumentan.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Comenzamos la ruta en el puerto de Villatoro, la salida hacia el Oeste del valle Amblés, el que hemos venido atravesando desde la amurallada Avila. Tras una solitaria parada de autobús, tomamos una pista forestal que comienza a escasos metros de la carretera y que está restringida al paso de vehículos no autorizados. En ligero y suave ascenso atravesaremos un robledal que nos dejará atisbar a nuestra izquierda tranquilas zonas de pasto. Al salir al claro podremos ver la zona de la fuente del Ortigal, nacimiento del Adaja, río que recorre todo el valle para atravesar Ávila y llegar hasta el Duero. Al mirar hacia el frente vemos un pequeño collado, en el que tomaremos la pista que continúa hacia la izquierda en dirección al Cerro de Hormiguilla.

Poco antes de llegar a éste, guiados siempre por una cerca de espino, abandonaremos la cada vez mas difuminada pista para empezar a caminar por senderos que durante todo el día transcurrirán entre bajos piornos. Siempre y cuando la nieve y la cantidad de ella nos lo permitan. Continuamos paralelos al alambre de espino. Un gran hito de piedra nos guía, sin pérdida hacia el cerro de Valdehierro en un constante y continuo ascenso. Nos encontramos en una zona abierta, con muy buenas vistas de las altas crestas de Gredos, seguramente nevadas, la sierra del Candelario, la meseta Norte con Salamanca en la lejanía, todo el valle Amblés, presidido por Ávila, la sierra de Guadarrama al fondo y las sierras de la Paramera hacen que la vista a 360º no defraude.

Así, siguiendo el alambre de espino, llegaremos al cerro de Valdehierro. Si queremos pisar por encima de él habrá que pasar entre los alambres para luego a la bajada volver a cruzarlos. Nos encontraremos en una zona soleada ideal para refrescarse y comenzar la ligera bajada que nos lleva a la cañada del Valle para comenzar la subida que hemos visto desde Valdehierro.

Buscaremos un buen paso para cruzar, hacia nuestra izquierda, lfijándonos bien en los pequeños hitos de piedra que nos indican por donde hacerlo de la manera mas cómoda. Y desde ahí hacia arriba, a Peña Pajarita, por una sombreada y fría ladera que posiblemente acumule nieve, bien en buena cantidad o bien helada. Es una zona de umbría que nos hará esforzarnos en una de las subidas más fuertes del día y en la que habremos de estar atentos tanto a la nieve como al hielo; si los hubiera, claro, cosa muy posible en las fechas en las que realizaremos nuestra marcha. Alcanzaremos Peña Pajaritaque, con sus 2.129 mts. de altitud, nos coloca casi a la altura de nuestro objetivo.

Es este otro punto desde donde merece la pena echar la vista alrededor para volver a admirar todo lo que nos rodea. Las vistas otra vez en 360º son magnificas, permitiéndonos ahora seguir con la vista todo el cordal por el que caminaremos hasta llegar a la cima de Serrota que aparece diminuta a lo lejos. Y hacia abajo, parece casi a tiro de piedra, nuestro destino final, Pradosegar con la sierra de Avila tras el. Por cierto, sierra amenazada por la excavación de una mina a cielo abierto que tiene en pie de guerra a las gentes de estos lugares contra ella. Nosotros seguiremos nuestra ruta por lo alto del cordal siguiendo los pequeños senderos,a veces simplemente trochas,que nos llevan suavemente hasta la peña del Belesar, que bien atravesada o rodeada por su izquierda dan paso a la última subida del día, la subida a La Serrota. Ojo, no es muy larga pero será, en función de la cantidad de nieve con que nos encontremos,más o menos dura.

Desde la cima podremos deleitarnos con las maravillosas vistas que se abren ahora hacia el sur, hacia el valle del Tietar, por los puertos de Menga y del Pico. Impresionantes vistas siempre que el tiempo lo permita. Una vez hayamos repuesto fuerzas y hecho las fotos correspondientes, comenzaremos a bajar hacia el Prado de La Plata. Vemos el arroyo que nace en los prados más abajo, seguimos el track en continuo descenso, al comienzo del arroyo lo vamos dejando ligeramente a nuestra derecha. Los hitos en esta zona no son excesivamente visibles y la ayuda del plano y del gps nos llevan hacia una zona de riscos que gira a la derecha siguiendo los hitos y que en una bajada por un sendero pedregoso y en continuo zig-zag nos mete dentro de la garganta para descender con rapidez acercándonos de nuevo al arroyo que abandonamos en su nacimiento.

Nos encontramos dentro de la garganta por la que transcurre el arroyo, en una zona escondida del sol y donde pueden existir placas de hielo debido a la cercanía del riachuelo y la umbría. Es una zona donde hay que extremar las precauciones, siguiendo los hitos en cada pequeña curva y no apartando la vista del hielo. Tras este pequeño tramo el sendero nos vuelve a separar del arroyo y oímos como baja otro por nuestra izquierda. El sendero desemboca en un pequeño prado desde donde podemos ver frente a nosotros un refugio-vivac construido con una pared de piedras bajo una gran mole de granito. Es el Risco del León, a los pies del soleado Pajarote. Nosotros bordearemos el prado por su parte izquierda para así encontrar un hito que muestra el punto por el que hemos de cruzar el arroyo que antes oímos. Dependiendo de la cantidad de agua que baje será más o menos sencillo el paso.

Una vez cruzado seguiremos descendiendo por el sendero, hasta que sobrepasado el Risco del León aparezca otro prado mayor que cruzaremos por medio. Es posible que esté algo encharcado por la existencia de un manantial en él. Atravesando dicho prado volveremos a cruzar un tercer arroyo que baja otra vez por nuestra izquierda, esta vez de menor caudal. También lo cruzaremos y seguiremos por la ladera garganta abajo, teniendo ahora a nuestra derecha un único arroyo en el que han confluido los tres con los que hemos topado.

Nuestra última parte de la ruta continúa siguiendo los pequeños hitos que señalan el sendero hasta llegara a un camino que en breve nos llevará hasta el Barrio de Arriba. Por su primera calle entramos en el pequeño y tranquilo pueblo para continuar,carretera abajo,hasta el pueblo de Pradosegar, fin de nuestra ruta.

Ni la Agrupación Deportiva Pegaso, ni ninguno de sus miembros, se hace responsable de posibles incidentes o accidentes sufridos por personas que realicen la ruta siguiendo esta información.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta