Tiempo  2 horas 23 minutos

Coordenadas 923

Fecha de subida 25 de junio de 2016

Fecha de realización junio 2016

-
-
745 m
426 m
0
2,1
4,1
8,28 km

Vista 1319 veces, descargada 42 veces

cerca de Cocentaina, Valencia (España)

ITINERARIO:
Cocentaina(Aparcamiento en Ronda Sur) - Convento Franciscano - Casa Cultural el Teular - Cruz de piedra - Ermita de Santa Bárbara - Collado - Castell - Fuente - Mirador - Paratge de San Cristòfol - Fuente y merendero - Ermita de San Cristòfol - Paso vía del tren - Biblioteca - Plaza Pla de la Font - Iglesia de Santa María - Portal de San Jaume - Fuente - Iglesia Virgen del Milagro - Palacio Condal - Cocentaina
La actual iglesia y convento Franciscano de Cocentaina ocupa el espacio de una antigua ermita del siglo XIV dedicada a San Sebastián Mártir. En 1561 los frailes de la orden franciscana acondicionan el antiguo edificio y fundan el convento. La edificación que ha pervivido hasta nuestros días tiene su origen a finales del siglo XVI, momento en el que se inicia la construcción de la iglesia siguiendo el diseño renacentista de los hermanos Andrés y Jaime Terol, bajo el patrocinio de los condes de Cocentaina. En 1604 terminan las obras entre las que se incluye la Tribuna de los Condes y su Panteón. A partir de ese momento se llevaron a cabo diversas obras de reforma, tales como la ampliación de la capilla de la Tercera Orden, o del Santísimo Cristo, terminada en 1726, obra atribuida al maestro de obras Tomás Peris. La perfecta integración de los estilos renacentistas y barrocos se aprecia en las diversas estancias que se conservan en su interior. En su visita se puede contemplar la ornamentación barroca del presbiterio, la recién recuperada tribuna de los condes de Cocentaina con la representación del escudo de los condes integrados en un espacio de proporción renacentista, la pinturas murales del trasagrario del siglo XVIII y los lunetos del claustro en los que se representa la vida de San Francisco de Asís, obra del padre Antonio Vilanueva. Posiblemente, como único testimonio de de la antigua ermita, se expone en la capilla la cruz gótica tallada en piedra del siglo XV, con una réplica en la plaza del convento.
Nos desviamos de la senda principal para acceder a la ermita de Santa Bárbara por una escalera situada en un costado, nos lleva hasta unos juegos infantiles y de ahí a su fachada.
Desde el punto de vista arquitectónico se ha clasificado a la ermita de Santa Bárbara como una iglesia de conquista, caracterizada por una cubierta leñosa de doble vertiente apoyada sobre arcos apuntados. Su construcción debió realizarse entre finales del siglo XIII y principios del XIV, coincidiendo con el momento de pleno asentamiento y dominio de los cristianos. En el siglo XV se cuenta que habitaban en ella un grupo de beatas conocidas con el nombre de ‘Soroes Sanctae Barbarae’ (Las Santas Hermanas de Santa Bárbara) La planta consta de una sola nave rectangular de 14,60 x 6 metros y una entrada principal abierta bajo un pórtico igualmente con cubierta a dos aguas, de menor altura que la nave. Tras cuatro crujías separadas por los arcos aparece la cabecera plana en la que se sitúa el presbiterio. La entrada presenta un vano frontal con jambas a base de sillares y un arco de medio punto, y, en el lateral izquierdo se abre otro hueco con arco de medio punto rebajado. La espadaña se apoya en la parte superior de la pared, formada por dos pilares y dintel de obra. En el exterior, los muros son apoyados por contrafuertes. Esta estructura es sustituida en el interior por una bancada de obra a lo largo de todo el perímetro. En la década de los años setenta, el retablo gótico del siglo XIV, que presidía la pequeña iglesia, fue trasladado al museo municipal del ‘Palau Comtal’ (palacio de los condes). En el retablo se cuenta la vida de Santa Bárbara. Actualmente la ermita, de propiedad municipal, no está destinada al culto desde la jubilación de la última ermitaña, la cual se ocupó del cuidado de la ermita hasta la década de los años setenta. Para la festividad de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre, se celebra la ‘Corriola’, fiesta popular en la que es tradicional la comida de un rosco de pan y embutido, el volteo de la campana, el paseo por los parajes y beber en la fuente.
El área conocida como ‘Castell de Cocentaina, ubicada a 765 m de altitud sobre el nivel del mar y a 300 m sobre la villa, se sitúa en la cima de la ‘Penyeta Blanca’. Se puede acceder al lugar tomando la carretera que va desde Cocentaina hasta el paraje de San Cristóbal. Al llegar a dicho lugar, un camino a la izquierda lleva hasta la explanada que hay a pie de la torre, a la que se llega siguiendo una senda que bordea el cerro. El área está integrada en la actualidad por un conjunto monumental del que forman parte diversas construcciones pertenecientes a diferentes periodos culturales. La construcción más significativa que se ha conservado es la torre gótica que contemplamos en la actualidad. El ‘Castell’ de Cocentaina es una torre de planta cuadrada de 13,60 metros de lado y 12,50 metros de altura desde el umbral de la puerta de acceso hasta la planta superior de las ménsulas que soportaban los matacanes volados. La torre está apoyada sobre un talud de altura variable entre 2 y 4 metros, adecuándose a las irregularidades del terreno. La torre interiormente posee dos plantas, con dos salas cada una de ellas y el hueco del patio. Las salas de la planta baja están iluminadas por medio de una claraboya en cada una de ellas, y la más pequeña posee dos saeteras hacia el exterior, mientras que la sala mayor posee cuatro (dos de ellas en el lado más largo). En el piso superior la distribución de salas es idéntica a la planta inferior, pero iluminadas por huecos de mayor tamaño a base de ventanas geminadas. Como remate una terraza plana, con una serie de ménsulas de piedra para soporte de los matacanes volados. La cubierta todavía presentaba vestigios de los niveles que existían y que daban acceso a los matacanes. Son numerosas las marcas de cantería observadas en todos los elementos de sillería. Todos los huecos: puertas, ventanas, saeteras y claraboyas, están realizados en sillería labrada. Las puertas están formadas por dos arcos apuntados de sillares de 25 cm. de espesor a ambas caras del muro de tapial; la parte central está cubierta por una bóveda rebajada, también de sillería. En esta zona todavía eran apreciables en la mayoría de las puertas, las piezas laterales de anclaje de los goznes, que permiten deducir que eran de dos hojas; se mantiene intacto el hueco que contenía la barra interior de cierre de las puertas. Las ventanas de primera planta, exteriormente aparecen como geminadas, pero en la parte interior se enmarcan en un arco apuntado de sillería de 25cm. de espesor. En su parte inferior, contiene ‘el festejador’, tan propio del gótico del reino de Valencia. Las salas interiores están cubiertas por medio de una bóveda de cañón. La comunicación entre las distintas plantas se realiza por medio de una escalera ubicada en el patio interior. En el interior se puede visitar una exposición sobre la historia del castillo, los señores feudales que lo poseyeron y el armamento utilizado en él. También se exhibe la reproducción a tamaño natural de una cerbatana del siglo XV. Visitas: Solicite las llaves en el el ayuntamiento (Retén, Plaza de la Vila, 1). Se requiere DNI
La fundación de la ermita consta de finales del siglo XIV. La elección del titular de la misma, San Cristóbal, está relacionada por su emplazamiento como punto de control de las entradas por el Norte y por el Este a Cocentaina. El edificio tiene planta rectangular de 11,70 x 2,80 metros, compuesto por una nave oratorio, sacristía y casa/hostal, esta última destinada en un principio como residencia del ermitaño y actualmente como restaurante. En el altar principal hay un retablo del titular de la ermita pintado en 1815 a costa de Soler y Diego, escribano de Cocentaina, restaurado en el año 1995. Cuenta la leyenda que a mediados del siglo XV vivía el ermitaño Pedro Juan Escuder, personaje mítico en Cocentaina por sus profecías. El conjunto arquitectónico y el paraje se han convertido en un lugar de ocio importante, habilitado para uso y disfrute, es considerado como un punto importante de visita para los habitantes de Cocentaina, pueblos vecinos y visitantes. E inicio de excursiones a la sierra de Mariola, y a su cota máxima el Montcabrer.
Enseguida tenemos un paso sin barreras para atravesar la vía del tren. Cuidado.
En esta plaza, en el extremo Norte del núcleo urbano, se situaban los antiguos servicios relacionados con el agua, como el lavadero, el matadero, la fuente y los abrevaderos. Este era el único escenario de la ‘Fira de Tots Sants’ (Feria de Todos los Santos), antes de que se expandiera por el resto del pueblo. Hoy en día se encuentra aquí la biblioteca municipal, y las instalaciones de la Casa de la Juventud. El sendero PRV-37 parte de aquí hacia el paraje de ‘Sant Cristòfol’, y el Castillo, en la Sierra de Mariola.
De la antigua iglesia cristiana fundada en la segunda mitad del siglo XIII apenas quedan testimonios, a excepción de los restos arqueológicos aparecidos cerca de la fachada principal y del antiguo cementerio localizado en el exterior de la fachada lateral. La reconstrucción del edificio se inició en el siglo XVI, aunque las reformas más importantes fueron realizadas entre 1666 y 1780. La puerta lateral de orden dórico corresponde a la primera fase de la reforma, mientras que la principal, de estilo barroco, fue ejecutada en el siglo XVIII. La planta consta de una nave principal y dos laterales cubiertas con bóveda de cañón y cúpula en el transepto. Aparte de la ornamentación arquitectónica barroca del interior de la iglesia, destacan las pinturas murales. En los muros laterales, cúpula y parte alta del transepto se representan temas como las seis virtudes, la vida de la Virgen y los cuatro evangelistas en cada una de las pechinas, con la peculiaridad de que San Lucas sostiene el cuadro de la Virgen del Milagro como autor del mismo según la tradición. La bóveda del altar mayor contiene las pinturas murales realizadas por el artista valenciano José Ribelles en el último tercio del siglo XVIII. El tema de las escenas pintadas gira alrededor de la Asunción y Coronación de la Virgen María, titular de la iglesia. Alrededor del edificio eclesiástico, en sus flancos norte y este, se conservan restos del lienzo de la antigua muralla medieval, aprovechada una parte de ella como muro por la construcción de la capilla de la Comunión en 1853.
El aumento de la devoción por la tabla de la Mare de Déu en la ermita de San Antonio motiva a los señores de Cocentaina a la fundación de un convento de monjas para que se dedicaran a su culto. Así, el uno de diciembre de 1653, el conde de Cocentaina obtiene licencia para fundar el convento. En este momento llegaron a Cocentaina un grupo de monjas capuchinas descalzas de Granada y se instalaron en las estancias superiores de la ermita, la Sala de Embajadores. Al año siguiente se establecerán las bases para la fundación del convento firmadas en Valencia el 4 de febrero de 1654. Para el nuevo convento los condes concedieron el sector norte de su palacio; ampliándose con una construcción del nuevo monasterio y la compra de las casas del alrededor el 22 de octubre de 1656, según un acta del libro de fundación del convento.Las obras del nuevo recinto al que se destinaría el culto de la Virgen del Milagro terminaron en 1670, momento que se aprovecha para trasladar el icono de estilo bizantino al monasterio en solemne procesión. El nuevo recinto sagrado se caracteriza por una fachada que se abre al ‘Pla’ con una total ausencia de decoración; consta de un primer cuerpo en el que se abre la puerta principal con un arco de medio punto y las ventanas correspondientes a la sacristía. Encima de éste se encuentran los contrafuertes de la cubierta de la nave y el campanario. La iglesia está formada por una nave con cubierta de bóveda de cañón con lunetos laterales de tres tramos; el coro se sitúa al pie de la nave y encima de un arco de carpanel. A finales del siglo XVII y principios del XVIII el conde de Cocentaina encarga a Paolo de Mattei una serie de lienzos en conmemoración de la fundación del nuevo convento y del traslado de la Virgen. Adosada al Palacio Condal.
La oficina de Tourist Info Cocentaina está situada en la planta baja del Palau Condal. Horario de visitas Lunes y domingo: cerrado De martes a viernes: Mañanas de: 11:00 h a 13:00. Tardes de: 18:00 h a 20:00 h Sábado: Mañanas de: 11:00 h a 13:00 h. Tardes de: 17:00 h a 20:00 h ********* HORARIO ESPECIAL DICIEMBRE 2015 - ENERO 2016: -Del 14 al 18 de diciembre: solo tardes -Del 21 al 23 y del 28 al 30 de diciembre: mañanas y tardes -Día 24 sólo mañana -19, 25, 26 y 31 de diciembre, y 1 y 6 de enero: cerrado ** Visitas guiadas: consultar y concertar previamente en el siguiente número de teléfono: 96 559 00 51 Según los documentos arquitectónicos y los escritos, la primera construcción del alcázar podría situarse cronológicamente entre finales del siglo XIII y principios del XIV. Con la llegada de la familia Corella, condes de Cocentaina, a la antigua construcción medieval se añadieran elementos arquitectónicos propios de estilos más tardíos, principalmente del renacimiento y del barroco durante los siglos XVI y XVII. A principios del siglo XXI nos ha quedado un edificio de planta cuadrada con tres torres que destacan al norte, sudeste y nordeste, en tanto que la situada al noroeste queda entre los muros del convento. Desde la puerta de entrada atravesando el patio hasta la escalera se puede acceder a la primera planta. Desde el patio se entra a la capilla de San Antonio Abad reformada por la familia Corella a principios del siglo XVI. La capilla está presidida por el retablo renacentista dedicado al santo realizado por el pintor de Cocentaina Nicolás Borrás a finales del siglo XVI. La construcción del pórtico del patio se inició en el siglo XVII, compuesto por columnas toscanas y arcos organizados a la manera albertiana. Planta Primera Sala ‘Daurada’ (Sala Dorada): dotada de una potente bóveda con pinturas figurativas de principios del siglo XVII. La ejecución de las mismas fue encargada por el conde Jerónimo Roís de Corella entre los años 1613 y 1623 posiblemente al pintor Rodrigo de Espinosa. Los espacios centrales están dedicados a los símbolos de los escudos de los Corella y a los nueve reyes de Navarra. La simbología viene representada por el escudo primitivo de la familia nobiliaria adaptada a las armas de la casa Real de Aragón, situada en primer plano la serpiente con cabeza de mujer y la divisa de la casa: ‘esdevenidor’, y por el propio homenaje de promotor de las pinturas, el noveno conde, en forma de árbol. En los cuatro lunetos laterales se ensalza el coraje de los antepasados de los Corella, como por ejemplo la participación en la lucha del vaticano contra los turcos o por la ayuda prestada por el primer conde al rey Alfonso V en Nápoles. Sala de la ‘Xemeneia’ (Sala de la Chimenea): de planta cuadrangular como la precedente, pero de menores dimensiones, está presidida por una chimenea de mármol, en cuyo interior destaca una placa de hierro con una decoración en relieve que representa el escudo imperial de Carlos V y una inscripción en la que se lee el año 1565. La figuración consiste en un águila bicéfala y, en el centro de las dos cabezas, la corona imperial, mientras que a los pies se encuentran flanqueados por la columna de Hércules. Salón de actos: destinada a exposiciones temporales. Punto de información. Una de las salas de la primera planta se ha destinado como punto de información para los visitantes del museo y como sala de proyecciones. Sala de Embajadores y Torre de las Monjas: exposición permanente de obras de arte datadas entre los siglos XIV (retablo de Santa Bárbara) al XIX, restos arqueológicos hallados en el Palau (escudo y pavimento) y la biblia sacra. La estancia también posee elementos arquitectónicos y ornamentales del más puro estilo renacentista. Segunda Planta torre sureste Sala de exposiciones temporales. En esta sala también se organizan exposiciones de temática paleontológica y arqueológica. Segunda planta Sala de las ventanas: exposición permanente de “Agulló de Cocentaina”. Con la exposición escultórica, el ente municipal ha querido rendir un homenaje al escultor Vicente Agulló, formado artísticamente tanto dentro del territorio español como en otros países, pero que a diferencia de otros artistas de esta población, desarrolló una parte importante de su producción artística en su pueblo natal. La muestra consta de un total de casi cincuenta obras, en las cuales se han utilizado todos los estilos, materiales y técnicas que el autor empleara para la ejecución de las diferentes figuras y formas. Sala de la Viga): exposición permanente de obras de arte contemporáneo.

1 comentario

  • Foto de Cerca de las Estrellas

    Cerca de las Estrellas 27-jun-2016

    Aprovechando que el Campeonato de España de Ciclismo en carretera se disputa en Cocentaina, combinamos trabajo y diversión.
    Sencilla ruta que sale de Cocentaina, hay que buscar el Recinto Ferial o Centro Cultural el Teular. Desde la Cruz de piedra girar a la izquierda y seguir las indicaciones que te llevan primero a la ermita de Santa Bárbara y a continuación te internas en un sendero de tierra que zigzagueando te conduce hasta el Collado del Castillo. Giro a la derecha para subir hasta la puerta del Castillo. No está abierto, me han dicho que se puede pedir la llave en el Ayuntamiento.
    Panorámicas a la sierra de Mariola y al Montcabrer, al Benicadell, a la Safor, a la Foradada, a la Almudaina, a Alfaro, Serrella, Aitana, Font Roja.....
    Regresamos hasta el Collado y en la explanada buscamos a la derecha el carretil asfaltado que nos lleva en un camino sinuoso hasta el Paratge de San Cristòfol. Paramos en un mirador y después bajamos las escaleras para encontrar una fuente y un precioso merendero. Llegamos a la ermita de San Cristòfol y abandonamos el parque por el carretil que nos lleva a Cocentaina. Hay dos ramales embreados, a la derecha, que desechamos.
    En la primera curva brusca a la izquierda abandonamos el asfalto para introducirnos en un angosto sendero que nos hace cruzar la vía del tren, en un paso sin barreras, y entre varias casas de campo dispersas llegamos a las afueras del pueblo.
    La biblioteca queda a la derecha y caminamos en esa dirección para encontrar la Plaza del Pla de la Font y sus rebosantes chorros de agua. Por callejas pasamos por la Iglesia de Santa María, el Portal de San Jaume, la fuente y la Iglesia de la Virgen del Milagro y el Palacio Condal.

Si quieres, puedes o esta ruta