Tiempo  6 horas 7 minutos

Coordenadas 1880

Fecha de subida 3 de febrero de 2018

Fecha de realización enero 2018

-
-
1.514 m
1.064 m
0
2,8
5,5
11,02 km

Vista 55 veces, descargada 4 veces

cerca de Joanetes, Catalunya (España)

Ruta lineal, ida de subida, vuelta de bajada. La hicimos en grupo y con niños, a paso tranquilo.
Se inicia en la Collada de Bracons, en una curva rocosa de la carretera donde dejamos aparcados los coches. No hay mucho sitio para aparcar, hay que dejarlos en la estrecha cuneta.
Nos adentramos en un bosque que en esta época de enero parecía un poco fantasmal, con los árboles pelados y el suelo lleno de hojas, pero me pareció igualmente precioso.
Avanzamos tan lentamente que en poco más de 1 km los niños tienen hambre y en la Collada de St Bartomeu paramos a desayunar.
Seguimos avanzando por el sendero de bosque hasta la Font Tornadissa, una fuente con abrevadero y un riachuelo con poquísima agua que cruzamos sin dificultad.
A partir de aquí el bosque desaparece y nos encontramos en una zona de prados. Subimos el desnivel pensando que en verano esa cuesta sin sombra debe ser agotadora.
Llegamos a un indicador que dice Rasos de Manter. Desde aquí seguimos una senda amplía y llana, erróneamente. Nos hemos saltado la puerta de paso de Ras de Civeres. Cuando nos damos cuenta deshacemos el camino pero para ahorrar algunos metros pasamos por debajo de una alambrada (es la parte aventurera de la ruta), hasta retomar el camino correcto.
Pasamos junto a un árbol caído bajo las raíces del cual han montado un pesebre. Ya estamos llegando a la última cuesta que nos lleva al Puigsacalm. Las vistas son impresionantes.
Hacemos las fotos obligadas y bajamos unos metros a resguardarnos del viento y disfrutar de una merecida comida.
Mientras algunos alargan el descanso, la mitad del grupo nos acercamos al Puig de Llop, que queda bastante cercano y desde donde hay unas vistas preciosas de la Vall d'en Bas.
Solo queda deshacer el camino, que ahora sí lo hacemos con más rapidez.
Inicio de la ruta a pie de carretera
Aquí paramos a desayunar.
Pequeña fuente con un abrevadero
Saliendo de la Font Tornadissa empieza una cuesta sin árboles. Parece una zona de pasto.
Después de la cuesta a cielo abierto, este indicador nos dice que estamos en el Coll de Manter. Desde aquí vemos las montañas nevadas, desde Montserrat hasta el Pedraforca
Al pasarnos la puerta del Coll de Civaderes, rectificamos pasando por debajo de una alambrada para volver al buen camino.
Un poco de nieve es suficiente para empezar una pequeña guerra de bolas de nieve.
Últimos metros, vemos la bandera ya cerca.
En la cima!!
Mientras algunos alargan la comida a refugio del viento, otros nos vamos al Puig de LLops. Está muy cerca y el camino es llano. Vale la pena por las vistas.
Hemos llegado al punto más alejado de la ruta. Es hora de volver.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta