Tiempo en movimiento  2 horas 9 minutos

Tiempo  2 horas 26 minutos

Coordenadas 1400

Fecha de subida 4 de mayo de 2019

Fecha de realización mayo 2019

-
-
117 m
75 m
0
2,0
4,1
8,12 km

Vista 26 veces, descargada 0 veces

cerca de Córdoba, Andalucía (España)

El río Guadalquivir, en su recorrido urbano, daba actividad a ocho molinos harineros.
He unido los ocho molinos en una ruta circular para nombrarlos y dar a conocer un poco de historia pasada.
La ruta la comienzo en el que creo el mas importante, en el mas cercano, en el mas vinculado a la vida de la ciudad y quedó plasmado en nuestra bandera, y es el escudo de Córdoba: el Molino de la Albolafia
Antaño estaba en la misma orilla, el primero del azud de Culeb, que únia el de la Albolafia con el de Salmoral (desaparecido), el de Pápalo Tierno, el de Enmedio y el de San Antonio, muy próximo a la torre defensiva de la Calahorra.
Una vez recorrido estos cuatro molinos nos encontramos en la orilla izquierda, a los pies de la torre de la Calahorra; vamos a subir rio arriba hasta el nuevo puente de Miraflores, que lo vamos a pasar por lo alto para salir de nuevo a la ribera y encaminarnos al Molino de Martos.
El molino de Martos, situado en la orilla derecha del Guadalquivir, en este rincón del meandro que forma el río a su llegada a la ciudad. Es de regolfo actualmente y como aceña tuvo una actividad muy floreciente desde su creación.
Este meandro del río, con sus limos acumulados, es el comienzo de los sotos de la Albolafia, muy protegidos y vigilados por su alto valor faunítico, sobre todo en nidación de aves acuáticas.
Una vez visto este molino pasearemos por la ribera u orilla derecha del río. Muy cerca del molino de Martos encontramos el embarcadero, hoy en día abandonado, pero antiguamente muy transitado con barcas constantes que por poco dinero te pasaban al embarcadero de la otra orilla, en el Campo de la Verdad.
Admiramos de nuevo otro de los puentes modernos, el de Miraflores, popularmente el mohoso para los cordobeses.
Poco después de nuevo pasaremos entre el puente romano y la Puerta del Puente para llegar a continuación de nuevo a la Noria de la Albolafia.
Sobrepasada esta bajamos unas escalinatas que nos llevan casi a nivel del río, pasearemos entre los sotos de la Albolafia y las primitivas murallas de la ciudad, cimientos romanos y restos de murallas árabes con moles almohades.
Pasaremos junto a la Fuente Real, vigilada muy de cerca por la torre (ya cristiana) de Guadalcabrilla.
Llegamos así al puente de San Rafael, que subimos a su lomo para atravezarlo. Una vez llegamos a la orilla izquierda del río, bajamos por unas escalinatas en el final del puente hasta casi rozar el agua y pasamos bajo el último ojo.
Topamos casi de improviso, entre la abundante vegetación de ribera con una mole en semiruina, son los dos molinos unidos, el de San Rafael y el de San Lorenzo.... en la otra orilla, en línea vemos el molino de la Alegría, que después visitaremos.
Estos tres molinos de San Fafael, San Lorenzo y de la Alegría formaban la azuda de Alhadra, otro grupo industrial de molienda de cereales, sobre todo harina, del medievo.
Cruzamos de nuevo el puente y nos bajamos a su orilla para admirar el majestuoso Molino de la Alegría. Restaurado al completo hace unos años y convertida su planta alta en museo Paleobotánico adjunto al Jardín Botánico y visitado con la misma entrada.
Continuamos por la vereda a la orilla del Guadalquivir y junto al molino podemos visitar un embarcadero flotante que por su esplendorosa vegetación de ribera nos ha dejado sin vistas a ningún sitio, la primavera exuberante es así.
Continuamos la vereda, a espaldas del Botánico, casi siempre concurrida por pescadores con sus artes desplegadas.
Esta zona es muy bonita es el comienzo del Camino de las Almunias, la zona pudiente de los árabes, era mas o menos el camino real de comunicación entre Córdoba y la ciudad palatina de Medina Azahara.
Giramos a nuestra derecha una vez terminada la cerca de los viveros del Botánico y enfocamos la avda entre el Botánico y el Zoológico. Esta avda en poco trecho nos lleva al cruce del puente de San Rafael, que cruzamos para bajarnos por unas escaleritas a una terraza intermedia entre la avda del Alcázar y la baba que trajimos a nuestra llegada.
Pasaremos por bancos y sombras para descansar, pasaremos también por un arco bajo la torre de Guadalcabrilla, admirando en todo momento los restos defensivos de nuestro pasado esplendoroso marcado por los estilos constructivos de nuestros nuevos conquistadores...... romanos, visigodos, árabes y cristianos... aquí estamos de momento.
Así llegamos de momento a nuestro punto de partida, el molino de la Albolafia con su gran noria y colonizada de gatos.
De momento lo dejamos hasta una nueva ocasión.
Hasta la próxima chicos.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta