Coordenadas 500

Fecha de subida 11 de febrero de 2019

Fecha de realización febrero 2019

-
-
502 m
4 m
0
3,9
7,7
15,46 km

Vista 470 veces, descargada 26 veces

cerca de Cuevas, Asturias (España)

CUEVAS (20) (Ribadesella)-RUTA DE LOS MOLINOS- PICO PERULLALINA (495)-PICO LA CRUZ (332)-LA CUEVONA (20) (Circuito).

DATOS TÉCNICOS:

RECORRIDO: 15 k.
ALTURA MÁXIMA: 495 m.
ALTURA MÍNIMA: 20 m.
ASCENSO TOTAL: 605 m.
TIEMPO EN MOVIMIENTO: 3,42 h.
FECHA DE REALIZACIÓN: Febrero de 2019.

CUEVAS (20) es un Lugar de la parroquia de Junco (Ribadesella), a cinco kilómetros de la capital del concejo, situado en la orilla izquierda del río Sella, justo donde éste forma un meandro con Omedina (20) enfrente, y a los pies de la Sierra de Escapa por el sureste, cordal en el que se debe destacar el excepcional emplazamiento del pico MOFRECHU (900), atalaya privilegiada para contemplar desde su cima la desembocadura del río, famoso por su descenso el primer sábado de agosto posterior al día 2 de dicho mes.

La pequeña población se comunica con la N-634 a través de una pasarela conocida como Puente de San Román. Por tierra –aquí reside su excepcionalidad- enlaza con la zona norte a través de la carretera local RS-3 que, a las puertas del Lugar, atraviesa una cavidad natural –la CUEVONA DE CUEVAS- , “formación kárstica de unos 300 metros de longitud que discurre siguiendo el cauce del arroyo la Cueva al que debe su origen”, actualmente con iluminación en determinados rincones. En su recorrido –lo haremos a pie al final del circuito- se pueden apreciar hermosas formaciones calcáreas con estalactitas, estalagmitas o coladas, que por su singularidad reciben nombres sugestivos como “La lengua del diablo” o “Las barbas de Santiago”.

La RUTA DE LOS MOLINOS discurre de sureste a noroeste por la Riega de Tresmonte o Barranco de Ginestal de Castiello, definiendo límites entre los concejos de Ribadesella y Parres. A su vez, el pico PERULLALINA (495) forma parte del cordal secundario que se extiende de suroeste a noreste hasta el pico LA CRUZ (332), separando la vertiente parraguesa de la cuenca del Sella y tierras riosellanas en el entorno del Cantábrico.

Aparcamos junto a la ermita de Santiago. Existen zonas de aparcamiento tanto a la entrada como a la salida de la Cuevona, debido a la afluencia de turistas en temporada alta y fines de semana. Rumbo sur iniciamos el recorrido siguiendo las señales de la “Ruta de los Molinos”. Cruzamos a las afueras la vía de Renfe Feve y caminamos cómodamente junto a la misma por la ribera izquierda del Sella durante aproximadamente kilómetro y medio.

A la altura de FRIES (10) en la orilla opuesta, el track vira al noroeste pasando bajo el puente de la red ferroviaria. Nos encontramos en una pequeña vega y caserío de Santiago habitado con ovejas y cabras pastando. Cruzamos una portilla y la senda bien acondicionada se introduce en el “Barranco de Ginestal de Castiello”, donde comienza la citada “Ruta de los Molinos”.

El trayecto se adentra en el barranco que se estrecha con el arroyo a nuestra izquierda. Piso cómodo donde nos sirve de alfombra el follaje de castaños, robles, fresnos y abedules con algún acebo escoltando la marcha. Pequeñas torrenteras a uno y otro lado fluyen hacia el cauce principal, donde el murmullo del agua junto al verdor de musgos y líquenes apegándose a troncos y ramas de aquellos árboles, una fuente manando a la vera del camino, más helechos que encubren su hechizo, crean un halo mágico de “Bosque Encantado”.

Se suceden varios molinos de rodezno, algunos de ellos restaurados, cuya función era moler los cereales de maíz y escanda, de donde se extraía la harina para el pan. Llegó a haber hasta nueve. Nosotros contabilizamos seis. Algunos eran propiedad de varios agricultores y otros eran gestionados por un solo propietario, que ejercía su función con pago en especies. La mayoría están en ruinas. Se puede visitar alguno, como el llamado Molino de Francisco casi al final del trayecto, al que se accede por puente de madera. Son identificables las piezas situadas en el sótano o infierno: la rueda o rodezno, el puente o árbol.

Tras otro kilómetro y medio habremos concluido en cómoda subida la ruta descrita para desembocar en la prolongación de la carretera comarcal PR-1, a la altura de TRESMONTE (170), carretera que conduce a NOCEU (139) en el entorno de Ribadesella. Tresmonte se ubica en los límites entre este concejo y Parres. La aldea quedaría a nuestra izquierda y es conocida porque en ella nació Manuel Fernández Juncos (1486-1928), con placa a él dedicada, quien a los once años emigró a Puerto Rico, llegando a ser famoso escritor, pedagogo y ministro de aquellas tierras.

Seguimos la carretera dirección noreste, pasando junto a la última casa restaurada con el rótulo de Tresmonte. Cambia el paisaje. El pinar es protagonista. Al cabo de un kilómetro subiendo en zigzag nos desviamos a la izquierda por una pista, rumbo al poniente, que discurre en ligero ascenso bajo nidos de procesionarias por la falda sur del cordal cuya cima principal, nuestro objetivo, divisamos al fondo. Hermosas vistas de la vega y del río Sella en su recorrido por Parres.

Desembocamos tras un par de kilómetros en el COLLADO VALDEFUENTES (434), divisoria entre vertientes. Aparecen por el norte en el valle caseríos y aldeas riosellanos con el Cantábrico de fondo. Al oeste, las antenas del Alto de Liendre (509). Al este, el pico PERULLALINA (495). En giro de 180 grados iniciamos su ascenso dirección noreste avanzando por la cumbrera siguiendo algún indicio de sendero entre tojos y brezos. No es un caminar cómodo, pero tampoco ofrece especiales dificultades. Hacemos cumbre marcada con vértice geodésico.

Es una cima modesta pero atalaya singular. Sorprendentes las panorámicas del sur: cordales secundarios con los tres Macizos de PICOS DE EUROPA en el horizonte, refulgentes por los rayos del sol sobre la nieve, seguidos hacia el oeste por el PPRECORNIÓN (Cantu Cabronero (1.998) y Valdepino (1.745), más cumbres representativas del CORDAL DE PONGA (Recuencu, 1.665; Maciédome, 1.915; Tiatordos, 1.951…). Al oeste, SIERRA DEL SUEVE (1.159) como fondo. Al norte, las consabidas tierras riosellanas. Al noreste, el cordal en descenso.

La bajada discurre en esa dirección, nuevamente por la ancha cumbrera entre el mismo matorral, siguiendo un recorrido paralelo al de subida por los pinares, pero en sentido contrario y a mayor altitud. Recalamos en un pequeño collado a los pies cara este de Cota 475 –desconocemos su nombre-. Ahora continúa el descenso por pista pasando seguidamente entre dos modestas lomas, CERRO LAS LAGUNAS (439) a la izquierda y EL CANTO (426) a la derecha, desde donde divisamos al fondo la desembocadura del Sella y el pico LA CRUZ (332) en planos intermedios con sus antenas entre pinares y eucaliptos. Hacia éste nos dirigimos en bajada siguiendo sendas colaterales o la divisoria entre vertientes.

Cruzamos la carretera Tresmonte-Nocéu, por el Área Recreativa “Monte Moro”, nombre que se da a un espacio con simple papelera como único recurso. Poco después la senda nos lleva a los pies, cara oeste, del pico LA CRUZ (332). Por corta rampa hormigonada alcanzamos la cima con antenas. Cota modesta pero balconada de ensueño: meandros del Sella con la Sierra de Escapa como fondo y su desembocadura en Ribadesella hacia el este-noreste.

Retrocedemos hasta la base la Cruz, donde una pista desciende en zigzag hacia el norte entre eucaliptos y fresnos jóvenes, para enlazar con la RS-3 al cabo de 2,5 kilómetros. Dos mil metros nos restan para completar el circuito, atravesando a pie la Cuevona en el tramo final, deleitándonos al contemplar sus estalagmitas, sus enigmáticas coladas y misteriosos rincones.

Ruta fácil al discurrir en gran parte por pistas, sendas o carretera; de recorrido medio, sin dificultades técnicas y desnivel que se afronta paulatinamente. No son grandes cumbres, pero sí atalayas singulares. A ello añadimos la variedad y riqueza del recorrido: la ribera del Sella caudaloso a la sazón, el “Bosque Encantado” de la Ruta de los Molinos, el verde de los pinares en la aproximación a la cumbre, la amplitud de panorámicas desde la cima y en el descenso, con el embrujo de la Cuevona como traca final. ¡Excursión inolvidable, a repetir!
RUTA DE LOS MOLINOS
TRESMONTE
SUBIENDO A COLLADO VALDEFUENTES
COLLADO VALDEFUENTES
SUBIENDO A PERULLALINA
PICO PERULLALINA
MONTE MORO
PICO LA CRUZ
LA CUEVONA

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta