Tiempo en movimiento  2 horas 36 minutos

Tiempo  4 horas 18 minutos

Coordenadas 1587

Fecha de subida 29 de abril de 2019

Fecha de realización abril 2019

-
-
574 m
166 m
0
2,9
5,7
11,46 km

Vista 32 veces, descargada 2 veces

cerca de Ogaragoitia, País Vasco (España)

Paseo alrededor de Baltzola.
Partiendo del aparcamiento junto al arroyo del Indusi, punto de partida habitual de los que vamos a visitar las cuevas de Baltzola, pasamos el puentecito sobre el Indusi y comenzamos a ascender. Después de una curva a izquierda pasamos por una cerca que cuidaremos de cerrar después de pasarla y seguiremos ascendiendo hacia el caserio Gibeltar, cuyos antiguos dueños sufrieron las molestias constantes de Mari y Sugoi, moradores, según la Mitología Vasca, de las Cuevas allí existentes, hasta que el dueño del caserio accedió a devolver el peine de oro encontrado por este en el arroyo y que pertenecía a Mari.
Volvemos a pasar otra cerca (está se abre mediante un pasador vertical a la derecha) y nuevamente cuidaremos de cerrarla al pasar. Enseguida, en una bifurcación, cogeremos el camino que baja a la izquierda ya que el de la derecha asciende a la cueva de Axlor que visitaremos luego. Nosotros descendemos al arroyo que baja directamente de las cuevas. El tramo es precioso ya que en pocos metros, divisamos el arco natural de roca de Jentilzubi, puesto antaño por los Jentiles, gigantes mitológicos y pasamos bajo su arco, continuando por el arroyo hasta llegar a una hondonada donde el camino principal gira en pista ancha a derecha y donde vemos un pequeño camino que sigue de frente que nos llevaría a la entrada pequeña del oeste de la cueva. Nosotros no tenemos la intención de entrar por esa boca ya que como ha llovido, la entrada por la pequeña, podría resultar dificultosa a causa de una piedra plana que obligatoriamente tenemos que pisar a la entrada y en días de lluvia suele resbalar con el peligro de caer al arroyo interior de la cueva 4 metros más abajo. Subimos por la derecha y tras dos curvas encontramos un indicador que nos marca a la derecha las cuevas de Axlor. Cogemos el camino y descendemos 50 metros hasta encontrarnos con la verja que protege la entrada. Esta continúa en excavación después de que José Miguel de Barandiaran descubriese restos humanos pertenecientes al hombre de Nehardental del periodo Musteriense de hace unos 40.000 años allá por la década de los 70. Deshacemos los 50 metros y volviendo al indicador, continuamos el camino, para, pasando una pequeña campita de hierbas ya en terreno llano y que nos permite reponernos de la pequeña subid. Abandonamos la pista ancha al encontrarnos otro indicador que nos marca el descenso a la cueva, esta vez por sendero cerrado. A los 50 metros, en una pequeña bifurcación, continuamos a la izquierda y 50 metros más abajo, nos encontramos ya con la entrada principal y majestuosa de la cueva de Baltzola . El otro camino lo cogeremos cuando volvamos de la visita a la cueva.
Después de contemplar la boca enorme de la entrada este de la cueva, en la que a seguro encontraremos escaladores practicando la escalada, nos adentramos hacia la oscuridad y encendemos nuestra linterna para, con un poco de cuidado y tras 200 metros, alcanzar la otra entrada que no cogimos por la losa plana que esta vez, si vemos que no resbala y con cuidado, podremos pasarla y nos permitirá contemplar desde afuera la subida que no cogimos.
Volvemos con la linterna por el mismo camino y volvemos a salir por donde entramos, ¡ cuidado con la cabeza !. Ascendemos unos metros y en la pequeña bifurcación, continuamos a la izquierda, esta vez si y ascendiendo unos 40 metros más nos encontramos con el impresionante túnel natural de Abaro o Behikokoba, maravilla de la naturaleza excavado durante milenios por el pequeño arroyo que lo atraviesa. Descendemos y aventurándonos en el lo atravesamos pisando cada uno por donde pueda, no suele haber mucho agua, disfrutando del pasaje, sobre todo en días calurosos. Más de uno se remojará en el pozón de la salida.
Ascendemos por la izquierda Del Pozo y con un poco de cuidado, 50 metros más arriba, el camino se suaviza y nos abrimos a una campa por la que discurre en suaves meandros el arroyo.
Continuamos por los meandros un par de cientos de metros y más adelante a la derecha accedemos a la pista principal que viene por nuestra derecha.
Seguimos por la pista y después de unos cientos de metros más, pasamos por un puente y más adelante por una valla la cual atravesamos para continuar, ya en subida y acceder al barrio de Baltzola .
Salimos a la carretera que viene de Dima y a la derecha nos encontramos con la ermita de San Lorenzo en la cual nos tomaremos un pequeño descanso y aprovecharemos para reponer fuerzas.
Volvemos hacia el cruce por donde hemos salido a la carretera y ahí mismo a la izquierda parte una pista la cualcogemos para seguir por ella entre bosque de pino unos 500 o 600 metros. Hay que estar atentos porque a la derecha cuando marque el GPS, hay que coger un sendero entre pinos, no muy marcado pero no muy complicado de seguir si procuramos no perder la dirección marcada para luego de intentar adivinar el sendero boscoso, poco a poco en unos 200 metros, coger una senda ya más herbosa que va por la derecha del Baltzolamendi, prominencia que queda a nuestra izquierda. Continuamos unos metros más y llegamos a un punto llano en el que a la izquierda adivinamos las calizas de la cumbre del Baltzolamendi. En fuerte pendiente, en 80 metros, alcanzamos su cima. Fotos de rigor y descendemos al camino que llevábamos.
Continuamos y descendemos por un sendero bastante cerrado un par de cientos de metros hasta llegar a una hondonada que nos marca ya la ascensión a la derecha por unas calizas hacia el Bargondia. Luego a la bajada continuaremos de frente pero ahora cogemos a derecha y comenzamos la fuerte ascensión por un sendero bastante bien marcado pero estrecho. Después de unos 200 m de subida pasamos por una pedriza pequeña de unos 20 o 25 m de anchura e inmediatamente y con solo seguir a la derecha, ya en clara ascensión a la cima, en 50 metros llegamos a ella. Disfrutamos de sus vistas espectaculares; Gorbeia, Peña Lekanda, Garaio, Belatxikieta, Asuntza, Urrekoatxa,Leungane, Dima, Artaun, Oba, bueno, hay que subir y verlo.
Deshacemos nuestros pasos y volvemos a bajar con mucha precaución hasta la hondonada que hemos dejado antes.
En la hondonada giramos a la derecha abandonando el camino que traíamos del Baltzolamendi y continuamos entre el pinar siguiendo un sendero que a veces parece que se pierde pero guardando la direccion y bajando ligeramente en unos 300 metros encontramos pinar más abierto y llegamos a una pista también dentro del bosque más marcada y que nos lleva en otros 200 metros más a una pista que viene por nuestra izquierda y que es la misma por la que veníamos desde la ermita de San Lorenzo.
Continuamos por la pista y en unos 400 metros llegamos a una antigua cantera, la atravesamos y justo al final de la misma a la derecha aparece un camino que baja por fuerte pendiente hasta la carretera de Indusi, un poco más atrás de donde hemos dejado los coches.
Reseñar que por olvido mio, el GPS no lo apagué hasta el segundo plato exquisito, como siempre que me estaba comiendo donde nuestros amigos del Baltzola Jatetxea en Dima.
Un saludo para María Jesús, Ainhoa, Bego, Isabel y todos nuestros amigos de Baltzola Jatexea.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta