-
-
409 m
-38 m
0
6,1
12
24,48 km

Vista 1522 veces, descargada 20 veces

cerca de La Unión, Murcia (España)

RUTA EFECTUADA EL 07/06/2014.
CÓMO LLEGAR: Por la AP-7 TORREVIEJA/CARTAGENA tomar la salida nº 800 y continuar por la MU-312, salida nº 2 La Unión, por la N-332 entrar en La Unión. Aparcar en la Estación FEVE.
ITINERARIO: ESTACIÓN FEVE / PARQUE MINERO / CRUCE / FIN PR-MU 88 / BAHÍA DE PORTMÁN / CALZADA ROMANA / CFRUCE CAMINO / INSTALACIONES / MOLINOS EÓLICOS / CRUCE / LAVADERO DE LA REMUNERADA / PARQUE MINERO / ESTACIÓN FEVE.
COMPONENTES: VICENTE, JULIÁN Y PATRO.
RECORRIDO: CIRCULAR.
AGUA EN RUTA: NO.
DISTANCIA: 23,850 KM.
TIEMPO: 06:00 HORAS.
ALTURA MÁXIMA: 392 M. (En los molinos éolicos)
ALTURA MÍNIMA: 0,00 M. (Nivel del mar en la Bahía de Portmán)
DESNIVEL POSITIVO: 610 M.
DESNIVEL NEGATIVO: 608 M.
DIFICULTAD: MODERADA.
LA RUTA: Continuamos buscando rutas nuevas. Esta vez volvemos a la zona del litoral cartagenero, concretamente en el Parque Minero de La Unión. Un paisaje totalmente distinto, quizás algo desolado por la actividad minera, pero no exento de matices y colores poco frecuentes, con un pasado histórico reciente. Ruta sencilla con pocos desniveles que hemos calificado de Moderada por su longitud.
Iniciamos entre la bonita fachada del Mercado Público, junto a unas exuberantes buganvillas, y la Estación FEVE. Cruzamos el paso a nivel y enseguida tenemos paneles informativos del PR-MU 88 que utilizaremos en la primera parte del recorrido.
Tomamos dirección a Portmán por una carretera asfaltada entre algunas edificaciones y alegóricas farolas de aparejos mineros. Subimos en dirección a la sierra hasta llegar a la entrada del Parque Minero, donde dos toberas hacen de puerta de entrada.
Aquí comienza el recorrido turístico del museo al aire libre donde se puede visitar una de las minas adaptada para ello. El camino del 33, llamado así porque fue construido en 1933, era el utilizado por los mineros para acceder a sus puestos de trabajo. El camino nos pasa por un horno de calcinación, diversas bocaminas y el lavadero de minerales que se utilizaba para separarlos.
Delimitado por barandas de madera, nos sigue subiendo a la parte más alta donde hay un mirador al pueblo de La Unión y un crucifijo metálico. Proseguimos las marcas del PR hasta el final de las barandas donde continúa por pista de tierra. Hace un día gris y nostálgico, que parece entonar con los colores ferrosos del paisaje.
Culminamos la subida hasta un pequeño collado donde debemos continuar de frente siguiendo las marcas. Por la izquierda comienza la Cuesta de las Lajas que asciende hasta el Sancti Spiritus, donde está el parque eólico, que será nuestro regreso, cerrando el círculo de la ruta.
Comienza un suave descenso para entrar en el Paraje de la Crisoleja. Esta zona fue la principal base de la minería en la sierra. Su peculiar colorido atrapa la atención y la toponimia del lugar nos da una síntesis de su aspecto: lugar donde se han fundido metales. Los colores predominantes en La Crisoleja son el pardo rojizo, y los ocres de diversos tonos, que junto al atormentado relieve minero nos pueden hacer evocar lo que bien pudiera ser la superficie del planeta Marte. Las características de esta zona están ligadas a la existencia de un gran domo volcánico (dacitas y traquiandesitas post miocenas), acompañado de un cortejo de diques volcánicos, en relación con los cuales se produjo una intensísima alteración hidrotermal, acompañada de mineralizaciones.
Pronto tenemos a la vista el litoral de la bahía de Portmán, el brumoso día mengua las miradas al mar. Entramos en una zona visualmente atractiva: dos grandes canteras abandonadas, por la derecha la de Gloria Oeste, con cierto parecido, y de menor tamaño que las de Río Tinto en Huelva; por la izquierda la de Corta San José, con un enorme terraplén.
Bajamos un escalón que nos deja casi a nivel del mar y el sendero nos lleva entre los restos de una construcción minera y un horno de calcinación hasta la carretera de Portmán, donde termina el PR-MU 88 junto a un panel. Tenemos que cruzar la carretera y en unos metros tomar otra a la izquierda.
Esta carretera interior nos lleva por algunos antiguos chalets de playa, uno de ellos tiene una hermosa buganvilla florida que rebosa su tapia. Por camino de tierra, pasamos por unas grandes rocas con vistosos pliegues hasta llegar a la arena gris y oscura de la bahía de Portmán.
Tomamos unos hidratos de carbono contemplando la pequeña y solitaria bahía en este nublado día. Por el este se asoma un diminuto faro y llama la atención un núcleo de chalets adosados al pie de la sierra, bajo una antigua instalación minera, en un paisaje todavía no regenerado.
Por uno de los caminos nos dirigimos hacia el pueblo de Portmán, callejeando por su carretera salimos de él, y nos vamos elevando poco a poco al pasar por las abandonadas instalaciones mineras casi a pie de calle.
Al tomar altura, tenemos unas vistas agradables a toda la bahía de Portmán y a su faro. El sol parece poder colarse entre las nubes alegrando la mañana. Entramos en el Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila. Dejamos la carretera por la izquierda, para incorporarnos al Barranco del Moro y el GR-92.
Empieza la Calzada Romana que remonta el Barranco del Moro hasta Atamaría; primero con pasarelas de madera que salvan pequeños cursos de agua entre abundantes y floridas adelfas. Pero resulta decepcionante la remodelación de la calzada patrocinada por una entidad bancaria. Nada menos que con cemento, ¡Qué sabrían los romanos de este material!
Cruzamos otra carretera y dejamos a la derecha la pista que asciende al Monte de las Cenizas. Proseguimos más adelante por el PR-MU 3 que va al Llano del Beal y seguir luego por un sendero a la izquierda que nos sube por el Barranco de Magreros donde volvemos a encontramos con el paisaje minero.
Después de varios cruces de caminos llegamos a la parte alta de la sierra. Aquí deberíamos tener bonitas vistas al Mar Menor, pero al sol le cuesta penetrar entre las nubes. Tenemos al frente los molinos eólicos de Sancti Spiritus y decidimos almorzar bajo la sombra de los últimos pinos.
Reanudamos la marcha por el camino, bajando un poco para hacer un gran rodeo salvando una cantera abandonada que en su fondo tiene una colada de vertidos de color indefinido. Tomamos dirección hacia unas grandes instalaciones mineras abandonadas al pie del monte.
Después de una gran curva enfilamos un leve ascenso pasando por las enormes edificaciones y naves en desuso de la explotación minera, con la vista puesta en los molinos eólicos que tenemos enfrente. Alcanzamos un pequeño collado y cogemos un camino a la izquierda que nos asciende, obviando todos los que bajan.
Tras una corta subida estamos a pie de los molinos eólicos en el monte Sancti Spiritus. Nos asombran sus colosales dimensiones y damos por buena su instalación en estos montes carcomidos por la minería. La brumosa neblina nos impide ver con claridad el litoral.
Una pista con pequeños altibajos recorre todos los montículos donde están instalados los molinos, algunos de ellos tienen punto geodésico, siendo su máxima altura y la de la ruta 398 m. Por el Oeste la pista conecta con la senda de la Cuesta de las Lajas y comienza un suave descenso hasta enlazar con el PR-MU 88, cerrando el círculo de la ruta.
Al llegar a la zona alta del Parque Minero tomamos por la derecha el camino del Lavadero de La Remunerada, pasando por las bocaminas de Concesión Remunerada y Agrupa Vicenta, nos detenemos en un pequeño mirador con paneles informativos.
Nos unimos al camino principal desde donde vemos aparcado el tren turístico que hace el recorrido minero, y salimos del parque por las dos toberas de la entrada para llegar a nuestro aparcamiento. Ha sido una ruta interesante que nos ha permitido conocer la historia minera de la zona.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta