Tiempo  6 horas 39 minutos

Coordenadas 2583

Fecha de subida 3 de noviembre de 2017

Fecha de realización noviembre 2017

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.786 m
1.301 m
0
3,6
7,2
14,44 km

Vista 1143 veces, descargada 81 veces

cerca de Lugros, Andalucía (España)

La Dehesa del Camarate constituye uno de los tesoros botánicos más preciados de cuantos posee el Parque Nacional de Sierra Nevada, ya que alberga el mejor y más completo bosque mixto de toda la provincia de Granada y de gran parte de Andalucía. En esta auténtica Arca de Noe botánica se dan cita numerosas especies de caducifolios tales como robles melojos, cerezos silvestres, serbales, arces, majuelos, quejigos, maguillos, fresnos, sauces, agracejos…, que suponen una de las mejores ofertas para reencontrarnos con el otoño. Toda esta riqueza consigue que en unos pocos días este privilegiado espacio nos ofrezca múltiples paisajes diferentes, rebosantes de color, en donde los tonos rojos, anaranjados, amarillos, ocres y verdes se van mezclando (como por arte de magia) para deleite del visitante.

Partimos del denominado Horcajo del Camarate, lugar en el que al río Alhama se le suman las aguas del barranco de las Rozas y del barranco de Guadix. Al instante penetramos por el encajonado barranco de las Rozas, y de inmediato, una cancela impide la circulación a los vehículos no autorizados. Nosotros pasamos por una puerta situada a la derecha del portón principal.

Acto seguido encontramos las ruinas de lo que en su día fue una preciosa ermita con su escalinata de acceso; también observamos en el entorno, los corrales de embarque desde donde eran trasladadas en camiones las reses bravas que se criaban aquí en el siglo pasado, y que tanta fama le dieron. Tras un fuerte zigzag, la pista asciende por la derecha del barranco que nos está sirviendo de guía. Al otro lado de éste se nos muestra el altivo Cerro de los Carneros con su cara norte alfombrada de bosque.

Poco a poco vamos ganando altura, a la vez que podemos observar una variada gama de arbolado: robles melojos, arces, serbales, cerezos y manzanos silvestres, quejigos, rosales silvestres, agracejos, sauces, etcétera. No en vano, la Dehesa del Camarate, lugar por el que estamos paseando, también es conocida como el Bosque Encantado, debido a su policromado follaje otoñal. En este sensacional escenario podemos topar con una variada fauna integrada por la cabra montes, el jabalí, el gato montés, la garduña, la gineta, el águila real, el búho real...; pero los inquilinos más fáciles de ver son las vacas y ovejas que pastan por estos predios.

Continuamos subiendo, y tras cruzar el umbroso barranco de las Rozas, el carril nos lleva hasta el collado del Cerro de los Carneros (1.722 m), una zona con amplias praderías, a caballo entre el barranco por el que hemos subido y el río Alhama. Tras salvar otra puerta que atraviesa la pista, la vía se bifurca: el ramal derecho baja hasta el cercano cortijo del Camarate, mientras que el ramal derecho sube en dirección hacia la cabecera de la amplia cuenca de recepción del río Alhama. Desde este collado en el que estamos, podemos apreciar de nuevo la belleza del paisaje policromado que se abre ante nuestros ojos; todo él presidido por el cerro del Mirador Alto (2.684 m) y, tras él, el Picón de Jerez (3.088 m).

Proseguimos por la pista de la derecha, siempre en continuo ascenso. A nuestra izquierda, abajo, podemos observar el cortijo ganadero del Camarate rodeado de amplias praderas; mientras que si echamos una mirada retrospectiva, en dirección norte, veremos la amplia Hoya de Guadix, salpicada de pequeños pueblos blancos. Más lejos y en el horizonte, también podremos identificar los perfiles de Sierra Mágina, Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, Sierra de Castril, La Sagra…
En breve éste cruza de nuevo la loma principal y se dirige hacia la cabecera del río Alhama. En un momento determinado atravesamos la loma de las Hoyas, y a continuación pasamos por la cabecera del barranco del Chapitel. Unos quinientos metros más adelante abandonamos la pista y cogemos un sendero que parte por la derecha. En breve llegamos al lugar conocido como Piedra de los Soldados, una atalaya desde donde podemos ver de nuevo una magnífica panorámica de la Hoya de Guadix y las numerosas sierras que se dibujan en el horizonte. Desde aquí emprendemos la vuelta.

En el descenso atravesamos la pista por la que hemos subido y destrepamos a campo través, por la loma divisoria entre el barranco del Chapitel y el barranco de las Chorreras. Al llegar a la confluencia de los barrancos antes citados continuamos unos doscientos metros más por el cauce del incipiente río Alhama, hasta encontrar una pista que nos llevará al cortijo del Camarate primero, y al collado de los Carneros, que ya conocemos, después. Al llegar a dicho collado bajaremos hasta el punto de inicio de la ruta, por el camino ya conocido. ( Desnivel.com)

3 comentarios

  • JACARA 16-oct-2018

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    Muy buena ruta. El trazado previsto ideal, pero no lo pudimos realizar porque la finca privada, Cortijo de Camarate, desde hace unas semanas ha cortado el paso colocando una cadena con candado. El guarda forestal nos dijo que ya no será posible pasar por el cortijo. Tuvimos que cambiar el trazado, andando solo por la pista del sendero sulayr, haciendo la ida y la vuelta por el mismo sitio.

  • Foto de juanfelo

    juanfelo 20-ene-2019

    Muchas gracias por tu comentario JACARA
    Una pena que traten de poner candados y vallas al campo para que los que nos gusta el senderismo no podamos disfrutar.
    Un saludo

  • Foto de Pepirando

    Pepirando 13-mar-2019

    Preciosa ruta

Si quieres, puedes o esta ruta