Tiempo  2 horas 49 minutos

Coordenadas 762

Fecha de subida 22 de diciembre de 2014

Fecha de realización diciembre 2014

-
-
548 m
374 m
0
2,8
5,5
11,02 km

Vista 770 veces, descargada 14 veces

cerca de Artázcoz, Navarra (España)

Aunque ha salido un sol impresionante, hace mucho fresco, así que cojo ropa y salgo a dar un paseo hasta Eguillor por el río para regresar por el monte.
Primero me dirijo a Izu por el camino que pasa por las colmenas. Es curioso, pero primer día de invierno y con cuatro rayos de sol las abejas ya están activas. Sigo entre enebros, carrascas y margaritas para cruzar el pueblo y descender hacia el puente, pero antes de cruzarlo tomo un camino a la izquierda junto al río. Es una pista cómoda paralela al río, entre los campos de labor y los árboles de la orilla. Multitud de pajarillos salen volando a mi paso y varias flores se asoman mostrando su colorido.
Paso junto al puente de la conducción de aguas del manantial de Arteta, pero yo sigo el camino, que al terminar un campo se convierte en un sendero muy bonito, fresco, sombrío y húmedo, que serpentea junto a la misma orilla del río Arakil, haciendo la ruta muy agradable. Es un auténtico placer dejarse llevar por los diferentes sonidos de las aves, el silbido del aire y el continuo rumor del agua que salta a mi lado. Paso junto a un bonetero o ebónimo, un árbol que aún tiene unas florecillas rosas muy curiosas. En un momento lado, en la otra orilla veo un cormorán, aunque no logro fotografiarlo esta vez. Es un ave muy común en estas vegas del río y resulta curioso que es la única ave acuática, vive de la pesca bajo el agua y no tiene su plumaje preparado para el agua, así que debe pasar mucho tiempo al sol con las alas extendidas secándose. El tiempo se me pasa volando y sin apenas darme cuenta salgo del sendero junto a la casa de aguas del manantial de Arteta. Pretendía seguir un camino pero sigo hasta la carretera junto al rio por ver si puedo localizar otro cormorán, cosa que no consigo hoy. Lo que si merece la pena es pararse a ver el cerro sobre el que se elevan las ruinas del castillo de Garaño y tras él, la imponente silueta del Txurregui.
Subo a Eguillor por carretera, para luego tomar un sendero en ascenso que me lleva a los filtros nuevos. Junto a la ermita de Santa Engracia me enfrento a una cuesta de barro que en esta época del año siempre está así. Patina mucho y continuamente meto las zapatillas en chascos arcillosos. Es tierra de caballos y sus huellas están por todos lados. Ya en la parte alta salgo a unas laderas de matorral bajo, donde el camino se desdibuja y parece perderse, pero no hay problema para llegar a la alambrada que deberemos cruzar. Las vistas a la cuenca nos deja una imagen muy bonita con los pirineos al fondo. A partir de ahora caminaremos por un bosque de robles y carrascas, lleno de lianas de clematis que trepan y se descuelgan de los árboles. Entre rocas, musgo, hojarasca y sobre todo setas, cientos de ellas, vamos cruzando el bosque a media ladera, para terminar saliendo al camino que baja desde la balsa del roble y que en suave descenso nos lleva hasta Izu. De ahí a casa por el mismo sitio.
21-dic-14 11:21:36
Eguillor
Casa aguas
Sta Engracia
sendero

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta