Tiempo  7 horas 15 minutos

Coordenadas 1404

Fecha de subida 13 de marzo de 2016

Fecha de realización marzo 2016

-
-
1.472 m
876 m
0
6,1
12
24,48 km

Vista 1201 veces, descargada 29 veces

cerca de El Atazar, Madrid (España)



Marcha realizada el sábado 12 de marzo de 2016
Por fin, un sábado con buen tiempo, tras una racha de temporales que había roto el invierno “rarito” que nos ha tocado sufrir este año. Y por eso, nos hemos venido hasta este rincón de una sierra, en la que no acaban de ponerse de acuerdo en cuanto a su denominación. Y es que toda esta zona montañosa, que se encuentra al noreste de la comunidad de Madrid, y que en su mayor parte pertenece a la provincia de Guadalajara, ha tenido tantos nombres como: Sierra Pobre, Sierra de Ayllón, Sierra del Rincón, e incluso y según rezaban algunos letreros que pudimos ver, Sierra Norte de Guadalajara.

Tampoco parecen ponerse de acuerdo en cuanto al grado de protección, que mientras por los puertos del Cardoso, la Hiruela y la Puebla se reconocen como Reserva de la Biosfera, sin embargo en esta otra zona más al sur del mismo macizo hemos podido ver desde: Reserva Nacional de Caza hasta Parque Natural, ¿quién da más? Desde luego, que por títulos, carteles y rótulos que no quede, que luego ya será otra cosa el auténtico grado de conservación y de respeto al entorno que de verdad se tenga. La verdad es que toda esta amplia zona nunca nos defrauda. Su gran amplitud, la poca especulación urbanística, que a diferencia de la zona de Guadarrama, esta ha sufrido; así como la soledad y sobrecogedora tranquilidad de unos interminables caminos, en los que siempre tenemos la sensación de estar siendo vigilados por esa otra fauna, auténtica dueña y poseedora de todo este vasto territorio. Cuál no sería nuestra sorpresa, cuando al llegar al apartado pueblo del Atazar nos encontramos docenas de coches y ciclistas que participaban de la carrera Atazar Enduro Xtrem 2016. Bajamos hacia el cementerio, para haciendo un brusco giro a la izquierda continuar por una pronunciada pendiente que nos lleva hasta un puentecito que cruza el arroyo de la Pasada. Doscientos metros más allá, dejamos el cruce por el que cinco horas y pico después volveremos por el camino que viene desde Alpedrete de la Sierra. Nosotros hemos seguido de frente, en la misma dirección de las flechas de la competición de btt que indicaban niveles de dificultad 2 y 3. En estos casi nueve kilómetros de subida, hasta llegar al collado de la Pinilla, nos han ido adelantando grupos de ciclistas, algunos que se desviaban hacia la cumbre del Torrejón, con un mayor nivel de dificultad, y otros que tras enlazar como nosotros, con el GR 88 se encaminaban hacia la población de Puebla de la Sierra. Nosotros, sin embargo, en el collado de la Pinilla hemos seguido por la pista de la derecha que se encamina hacia la cuerda que comparten cumbres tan emblemáticas, como el Porrejón, la Tornera, el Centenera, la Torrecilla y la cumbre por la que pasaremos nosotros del Somosierra. Desde dicha cumbre tomaremos por la izquierda un cortafuegos que nos acercará en poco más de doscientos metros hasta la pista, que ya no dejaremos hasta el collado Santo. Aquí en el collado, en vez de seguir la interminable pista de frente, o el cortafuegos que en este mismo punto sale por la derecha, hemos preferido atajar, cogiendo por la derecha, cerca de unas colmenas, para entre una espesa maleza y cierto desnivel acabar conectando con el camino que viene de Alpedrete de la Sierra, tras casi trescientos metros de “atajo con trabajo” que hay que hacer con cierto cuidado. El esfuerzo merece la pena, pues se acaba saliendo a un recodo del camino, en el que el arroyo de Peñarrubia baja ruidoso y contento desde algo más arriba del collado de la Pinilla. Desde aquí aún nos restan más cerca de ocho kilómetros, que todo el tiempo transcurren por buen camino y por la vertiente sur del macizo de la Cabeza Madroñal, Cerro Hijosa y del ya citado Torrejón, de los que en un par de ocasiones nos hemos cruzado con cortafuegos que bajaban desde la parte alta de dicha cuerda. A lo largo de este último tramo hemos tenidos las mejores vistas del poblado del Atazar con la impresionante presa del embalse del mismo nombre, que nos suministra del líquido elemento a todos los que vivimos en Madrid. Comentar por último, que los mejores ejemplares de encinas, también los hemos podido ver en este último tramo, poco antes de llegar al pueblo del Atazar, en el que los últimos participantes de la carrera recogían sus premios y sus máquinas de dos ruedas.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta