-
-
760 m
281 m
0
4,1
8,2
16,48 km

Vista 236 veces, descargada 19 veces

cerca de El Bujeo, Andalucía (España)

Comenzamos nuestra andadura en el area recreativa de El Bujeo, tomando la pista ascendente que tenemos a la derecha, la que nos llevará al Puerto de La Higuera, donde a medida que vamos subiendo, vamos disfrutando de las hermosas vista, primero de Tarifa y su isla de Las Palomas, del Atlántico, de la costa marroquí y la ciudad de Tánger que se intuye en el horizonte, y después de la bahía de Algeciras, el Peñón de Gibraltar, el Mediterraneo y por último de El Estrecho y la unión de ambos mares.
Una vez en el alto de La Higuera, abandonamos la pista para tomar una senda a nuestra izquierda, para continuar subiendo por la Sierra del Bujeo y continuar disfrutando del ascenso y las vistas que nos regala esta parte de la ruta,pasando por unas formaciones rocosas con sugerentes formas y gozando con la vegetación en flor como varios tipos de brezo y aulagas.
Desde aqui, divisamos el Tajo de Las Corzas o de Las Escobas.
Después de un breve descenso, llegamos a los Llanos de El Juncal, donde nos encontramos un espectacular bosque de laurisilva, adentrándonos en su quejigal que forma un paraje encantado, donde podemos pasear entre la espesa vegetación por la garganta de El Candelar. Aqui, los rayos de luz, pelean con la vegetación, por poder adentrarse en un paraje repleto de quejigos, helechos y líquenes que llaman "barbas de fraile",acebos, rododendros, hiedras y un sinfín de especies vegetales, que hacen de este lugar un rincón mágico y selvático donde dejar volar nuestra imaginación.
OJO!!! Esta zona está catalogada como "Reserva de especial protección", siendo necesario pedir permiso a la dirección del P.N. Los Alcornocales para poder visitarla, con todo el cuidado y respeto que se merece.
Volvemos a la pista por la que llegamos a Los Llanos y por la que podríamos regresar directamente a nuestro punto de partida, pero tomamos la senda que nos adentra en el canuto del rio Guadalmesí, deleitándonos con el espeso bosque, donde encontramos alcornoques, alisos, fresnos, helechos hepifitos, rododendros, enredaderas y un interminable inventario de especies vegetales que hacen de este lugar, un paraiso botánico.
El regreso acompaña al rio en todo momento, que nos muestra rincones de gran belleza. En este tramo está balizado como sendero local.
Llegando ya a nuestro final, el camino gira a la izquierda, para conducirnos, por una pista, a nuestro punto de partida.
Sin duda, un paisaje que permanecerá en nuestra memoria para siempre.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta