-
-
1.133 m
1.011 m
0
1,9
3,9
7,73 km

Vista 63 veces, descargada 2 veces

cerca de Cubillo, Castilla y León (España)

Ruta circular de media jornada, para ocupar una mañana o una tarde de otoño, invierno o primavera. En verano y días calurosos de primavera y otoño, no es aconsejable por el calor, ya que todas las zonas de encinar y pinar, por las que vamos a caminar, son muy secas y con poca sombra.
Aunque la ruta no está señalizada, no presenta muchas complicaciones a la hora de orientarse para caminar y elegir los pistas y sendas por los que transitar. Se puede catalogar como una ruta fácil, globalmente hablando, con la “única” dificultad de tener que subir alguna cuesta.
En general tiene un ambiente solitario, tanto en la zona de bosque como en la zona mixta de prados para el ganado y bosquetes.
La primavera avanzada, es la mejor época para hacer la ruta, ya que la vegetación arbustiva y herbácea estará en todo su apogeo y se podrá oír la abundante avifauna que hay a lo largo de todo el recorrido, sobre todo en el valle del río Sordillo.
RECORRIDO:
Dejamos el/los coches en la pequeña explanada que hay delante del Ayuntamiento de El Cubillo, punto de partida y de llegada de la ruta.
Cruzamos la carretera SG-V-2312, para empezar a caminar por la cuesta arriba que es la calle Real que cruza el pueblo. Hacia la mitad, llegados a donde están los contendores de restos orgánicos, papel y vidrio, giramos a nuestra izquierda.
Caminamos por un pequeño soto durante unos 500 metros, entre paredes de piedra y árboles, hasta una bifurcación a nuestra derecha en cuesta arriba. Terminada de subir la cuesta, en la primera bifurcación de este camino, tomamos a la izquierda.
Seguiremos esta pista en suave ascenso inicialmente, en la que veremos alguna que otra ramificación más o menos aparente a nuestra derecha. Haremos caso omiso de ellas. En este tramo de vez en cuando veremos un afloramiento de gneiss entre las encinas, alguno de ellos en forma de cúpula.
El encinar por el que caminamos se irá haciendo más denso a medida que avanzamos, con un abundante sotobosque de jaras, plantas aromáticas y carrascas mayoritariamente.
Más adelante, y ya con la pista por la que caminamos en descenso, aparecerá a nuestra izquierda un refugio de color blanco, en buen estado. En este tramo de pista, empezarán a aparecer los pinos, alguna sabina y algún enebro de pequeño porte, los cuales irán aumentan en número a medida que vayamos avanzando hacia el río Sordillo.
Seguiremos adelante de frente hasta que nos crucemos con una senda que cruza perpendicularmente la pista por la que vamos caminando. Tomaremos a la derecha por dicha senda.
En el caso de que nos pasemos dicha senda y sigamos caminando de frente, 50 metros más adelante, llegamos a una puerta de alambre de espino y ramas, en una pared de piedra. Damos media vuelta y buscamos la senda que nos saltamos, que ahora la tendremos a nuestra izquierda, según retrocedemos.
Tomada la senda, claramente en descenso, por entre encinas y pinos, veremos que discurre paralela a un pequeño barranco que nos llevará hasta el cauce del río Sordillo. En algunas zonas la senda desaparece, pero solamente hay que seguir el cauce del barranco por el que estamos bajando hasta dar de nuevo con la senda.
Llegamos al río Sordillo, que en función de la época del año tendrá más o menos agua. Es un curso de agua que puede tener un acusado estiaje.
En el centro del cauce, veremos una valla de alambre de espino, divisoria de fincas. Remontaremos el cauce, por una senda que discurre paralela al río y que comienza a ganar altura según vamos caminando.
El rocoso valle del río Sordillo, va encajonado entre gneises y un espectacular roquedo. Sus laderas, están cubiertas de encinas, pinos y en menor cantidad sabinas y enebros. Su sotobosque sigue abundante.
Si miramos cauce abajo, al fondo veremos los Castillejos, una pared de color amarillento, ya que su composición es caliza, que está en el valle del río Santa Águeda, del cual el río Sordillo es tributario.
La senda, que no tiene pérdida, comienza a girar hacia nuestra derecha, alejándonos del río y ganando altura. Este caminar discurre por la ladera de otro barranco también afluente del río Sordillo, salpicado de pequeños prados en su zona alta.
En la zona alta del barranco por el que vamos caminando, antes de llegar a una pared de piedra, nos cruzamos de lado hacia un portón de color verde practicable, claramente perceptible, que nos permitirá entrar en una pista agrícola, entre pinos y encinas, que nos llevará hasta la pista que va de Requijada hacia El Cubillo.
Llegados a ella, giraremos a la derecha y seguiremos caminando durante 1,5 kilómetros aproximadamente, hasta desembocar en otra pista agrícola, donde volvemos a girar a la derecha.
Caminamos por ella alrededor de dos kilómetros, entre prados y bosquetes de encinas. Pasaremos al lado de un campo de futbol con un par de encinas aproximadamente en el centre del campo y del que solo quedan las dos porterías blancas.
Más adelante cruzaremos un paso canadiense y 100 metros más adelante, giramos a la derecha de nuevo, para entrar de nuevo en la calle Real de El Cubillo, por su extremo más alto.
Solo nos queda descender y cruzar el pueblo hasta donde dejamos aparcado el/los coches.

Todo aquel que utilice total o parcialmente esta ruta y su información complementaria, lo hace bajo su responsabilidad, por los riesgos que toda actividad en la naturaleza conlleva. La información es de carácter orientativo.
Waypoint

Primera bifurcación: a la izquierda

Waypoint

Segunda bifurcación: a la derecha

Waypoint

Tercera bifurcación: a la izquierda

Waypoint

Chozo

Waypoint

Cuarta bifurcación: a la derecha

Waypoint

Río Sordillo

Waypoint

Portón de color verde

Waypoint

Pista entre Requijada y El Cubillo

Waypoint

Giro a la derecha

Waypoint

Giro a la derecha

Waypoint

Campo de futbol con encinas

Waypoint

Paso canadiense

Waypoint

Giro a la derecha

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta