Descarga

Distancia

9,14 km

Desnivel positivo

1.709 m

Dificultad técnica

Moderado

Desnivel negativo

1.709 m

Altitud máxima

1.271 m

Trailrank

38

Altitud mínima

875 m

Tipo de ruta

Circular
  • Foto de EL DESPEÑADOR PARA TODOS
  • Foto de EL DESPEÑADOR PARA TODOS
  • Foto de EL DESPEÑADOR PARA TODOS
  • Foto de EL DESPEÑADOR PARA TODOS
  • Foto de EL DESPEÑADOR PARA TODOS
  • Foto de EL DESPEÑADOR PARA TODOS

Coordenadas

494

Fecha de subida

13 de diciembre de 2013

Fecha de realización

diciembre 2013
Sé el primero en aplaudir
Comparte
-
-
1.271 m
875 m
9,14 km

Vista 671 veces, descargada 17 veces

cerca de Esquinal, Valencia (España)

RUTA REALIZADA EL 06/12/13
CÓMO LLEGAR: Autovía A-31 hacia Madrid, salida en Petrer / Centro Comercial, antes de cruzar por debajo de la autovía, girar a la derecha, hay cartel indicativo a Xorret de Catí, por la CV-837 carretera de montaña que en unos siete kilómetros nos deja en las instalaciones del Hotel, donde hay un buen aparcamiento.
ITINERARIO: XORRET DE CATÍ / PRCV-28 / PISTA A LA DERECHA / CRUCE DE CAMINOS / ZONA DE ACAMPADA Y REFUGIO / SENDA A LA IZQUIERDA / ENLACE CON EL PR-CV 28 / ALT DEL DESPEÑADOR / SENDERO DE BAJADA, MOJÓN DE PIEDRAS / VÍA FERRATA / MIRADOR DE CATÍ / XORRET DE CATÍ.

RECORRIDO: CIRCULAR.
AGUA EN RUTA: NO.
DISTANCIA: 7,9 KM.
TIEMPO: 03:00 HORAS
ALTURA MÁXIMA: 1.261 M. (Despeñador)
ALTURA MÍNIMA: 884 M. (Xorret de Catí)
DESNIVEL POSITIVO: 423 M.
DESNIVEL NEGATIVO: 427 M.
DIFICULTAD: MODERADA.
LA RUTA: En este largo fin de semana haremos tres excursiones moviéndonos por estos preciosos parajes. La ruta de hoy es la más corta pero se puede ampliar con la Crestería del Frare o con el Maigmó. Es una ruta sencilla y apta para todos los niveles con llegada a la hermosa atalaya del Despeñador. La bajada se hace por la “ferrata” al Mirador de Catí. La “ferrata” son unos cables de acero que nos ayudan a bajar por una pequeña barranca.
Iniciamos retrocediendo unos 150 metros de asfalto, hasta la primera pista de tierra a la derecha, donde hay carteles al mirador de Catí y paletas informativas de los PR-CV 28 y 34. Aunque nosotros haremos una pequeña variación para no pisar asfalto, nuestra guía será el nº 28.
Parece un día precioso y despejado con un poco de fresco que el sol irá caldeando. El camino asciende suavemente entre una gran masa de pinos en dirección a la barrera montañosa. Por la izquierda vemos la últimas estribaciones de la Crestería del Frare en la que chocan algunas nubes bajas, y a la derecha nuestro destino, el final de la abrupta sierra que termina en un vertical cortado.
Llegamos a un cruce de caminos. Nosotros seguimos por la derecha, por las indicaciones de las paletas informativas al Despeñador. Por la izquierda se va al Mirador del Catí y a la “Ferrata”, que será por donde regresaremos.
Mirando hacia atrás tenemos bonitas vistas de los impresionantes riscos atestados de pinos. Llegamos al refugio y la zona de acampada. Por detrás de las edificaciones atajamos y dejamos el sendero de PR por otro a la izquierda sin marcar. Esta pequeña trampa nos permitirá no salir a la carretera.
Por este sendero comenzamos un ascenso más duro y empinado, metidos dentro del bosque de pinos en un entorno más salvaje. Poco a poco vamos ganado altura y enlazamos de nuevo con el PR-CV 28 por la izquierda, ya en dirección a la cumbre. Para aquellos que quisieran hacer la “ferrata” de la grieta, tendrían que descender un poco por el PR hasta la base de la misma.
Ahora por sendero oficial continuamos la subida. Poco a poco alcanzamos cotas más altas y despejadas de vegetación, con la grata sorpresa de ver un hermoso mar de nubes que cubre todo el valle de la Sierra del Cid, de la Silla apenas vemos su cúspide flotar entre el algodón de nubes.
Camino de la cumbre vamos posando en diversos miradores. Vemos el final de la “ferrata” de la grieta que enlaza con el sendero. El mar de nubes es más extenso de lo que creíamos y al calentar el sol las nubes suben y se van deshaciendo.
El Despeñador (1.261 m.) preciosa atalaya donde las nubes nos impiden ver la profundidad del paisaje, pero sigue siendo igual de bello. El Maigmó y el Alt de Guixop están entre brumas y parecen en 3D. Ibi y El Menejador están más despejados. Tomamos unas frutas al borde del despeñadero, junto a unas carrascas.
Comenzamos a descender dejando a nuestra izquierda la senda de subida. Continuamos recto cerca de las depresiones, bajando y subiendo las ondulaciones de las crestas; con la mirada en las nubes que van perdiendo fuerza dejando entrever el paisaje entre brumas.
Nos cruzamos con gente que sube. Dos parejas jóvenes con críos están alcanzando la cumbre, van entretenidos y no notan el desnivel. Como decíamos al principio, la ruta es muy bonita, con tiempo y paciencia la puede hacer casi todo el mundo.
Hay llamativos parajes escarpados y panorámicas espectaculares a la Crestería del Frare con el fondo cada vez más nítido de la Silla del Cid. Asomándonos a los precipicios fotografiamos atrevidas instantáneas.
Antes de una remontada para alcanzar el Pico del Frare, Llegamos a un gran mojón de piedras, donde por la izquierda entre los pinos y las carrascas tenemos que comenzar a bajar. Aparentemente no hay senda pero se va intuyendo y vemos marcas de PR.
Comienza la pequeña “ferrata”, giramos a la derecha y enseguida tenemos un letrero y los cables de acero que harán de pasamanos. Si llevamos bastones es mejor plegarlos hasta que se acabe el tramo del cable, para poder agarrarnos mejor.
Es más fácil si bajamos de espaldas cogidos al cable y buscando los apoyos para los pies. Cuando se acaba el cable entramos en pasillos o canalones rocosos que entre pinos y carrascas nos van descendiendo escalonadamente a cotas más horizontales.
El sendero termina en la ancha pista de tierra. Las vistas hacia arriba son grandiosas. El camino nos lleva al Mirador del Catí, ocupado ahora por mujeres e hijos de los varones que subían cuando nosotros bajábamos y que hacen aspavientos desde las alturas.
Proseguimos por el ancho camino hasta el cruce de esta mañana con lo cual cerramos el círculo y repetimos tramo hasta el aparcamiento. Damos una última mirada a las crestas y su espeso pinar. El día ha quedado espectacular, el sol ha podido con todo. De vuelta a casa pararemos en el Molino de la Reja, sabrosos y diferentes gazpachos para culminar la jornada.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta