Tiempo en movimiento  5 horas 20 minutos

Tiempo  6 horas 55 minutos

Coordenadas 2784

Fecha de subida 12 de mayo de 2019

Fecha de realización mayo 2019

-
-
1.175 m
540 m
0
3,8
7,7
15,39 km

Vista 39 veces, descargada 2 veces

cerca de Tartalés de Cilla, Castilla y León (España)

La Sierra de la Tesla es una de los cordales montañosos más importantes y bellos de la comarca burgalesa de las Merindades. Sus cerca de 25km de largo se alzan imponentes entre Trespaderne y Villarcayo, separando los Valles de Valdivielso y Medina de Pomar con desniveles superiores a los 700m en algunos puntos.
Respecto al desfiladero de la Horadada, se sitúa en uno de los barrancos más escondidos y sombríos de la Sierra de la Tesla a unos 300 metros sobre el río Ebro, y cuenta con el mejor bosque de tejos de la provincia de Burgos. Se compone de 64 magníficos ejemplares de esta hoy en día escasa conífera.

Por último y no por ello menos importante, los dos eremitorios rupestres que encontramos al principio de la ruta: El Eremitorio de San Pedro y el del Arroyo de las Torcas o Cuevas de los Portugueses.
Consta de 14 habitaciones excavadas en una pared de arenisca, en un pequeño hueco del desfiladero cubierto de una exuberante arboleda, por donde fluye un caudaloso arroyo conformando un curioso hábitat oculto desde el exterior. La denominación actual de Cuevas de los Portugueses se debe a su re-utilización como viviendas a principios del siglo XX. Por parte de los trabajadores del ferrocarril Santander-Mediterráneo. Modificaron la obra original comunicando entre sí los diferentes habitáculos.

En esta completa circular visitamos dos emblemáticas cimas de la zona, pasando por la Tejeda y los citados importantes eremitorios rupestres. La subida a la Tesla, también llamada Muñeca, es exigente pero sin peligro. Por el contrario, el sendero de la Tejeda tiene un desnivel muy fuerte por terreno resbaladizo y hay que tomárselo con calma. Es importante el waypoint "Senda hacia la Tejeda", que es muy fácil saltárselo.

Después de la interesante visita a las Cuevas de los Portugueses, iniciamos la ruta por la carretera y nos dirigimos a Tartalés de Cilla, pueblo pequeñito que sin darnos cuenta salimos del pueblo y por una pista en buen estado, la cual comunica Tartalés de Cilla con Tartalés de los Montes, a la derecha por una senda subimos al Ermitorio de San Pedro, bajamos hasta la pista y seguimos camino hasta el Portillo de la Coronilla. De frente nos llevaría hasta Tartalés de los Montes, hacia la izquierda a la cima de la Coronilla y Panizares y hacia la derecha a la cima de la Tesla, que es hacia donde nos dirigimos ahora por un cortafuegos a unos 85 metros aproximadamente encontraremos a nuestra derecha un sendero marcado con un hito, este sendero nos llevara a través del bosque y en fuerte ascensión hasta la cima de la Tesla, unas fotos y decidimos bajar un par de kilómetros para ver mejor a Trespaderne un pequeño descanso y volvemos por el mismo sendero hasta el collado de coronilla seguimos por el camino de la derecha hasta llegar al cortafuegos y cogemos camino de la derecha y luego a la izquierda para subir al collado que al final si tiramos de frente bajamos a Panizares unas hermosas vistas y nosotros cogemos el sendero de la izquierda marcado con las pinturas blancas y amarillas que nos llevara a la cima del Coronilla un ligero descanso que nos queda un descenso largo, salimos a un pequeño camino que nos indica senda de la Tejada otra subidita que nos hace sudar y ya estamos en pleno descenso por las, Tejada un ecosistema espectacular con sus tejos milenarios son impresionantes y había visto tejos en otros lugares pero estos son preciosos y seguimos el largo descenso muy fuerte que nos hace avanzar muy lentamente ya que un resbalón en este entorno nos complicaría mucho el día.
Entorno histórico Detalle de vano en la pared de la cuevaLos reinos cristianos del Norte de la Península Ibérica se van consolidando hacia el siglo X y en los territorios de León, Palencia, Burgos, Cantabria y La Rioja han ido surgiendo los eremitorios rupestres, oquedades excavadas a mano en la roca, siempre localizados en lugares protegidos por los escarpes del terreno y dotados de importantes recursos naturales, que permitieran subsistir a sus moradores, principalmente un buen aporte de agua. Según san Isidoro de Sevilla (556-636): “Anacoretas son quienes después de la vida cenobítica (en la que imitan a los Apóstoles), se dirigen a los desiertos y habitan solos en los parajes despoblados, apartados de los hombres, imitando a Elías y a Juan“. Uno de los primeros eremitas allá por el siglo VI fue san Millán (473-574), un joven pastor de ovejas, quien tuvo por maestro a san Felices, anacoreta a su vez. Aquél vivió durante 40 años en la Sierra de la Demanda, excavó su propia morada, que se amplió años después al comenzar a organizarse la vida cenobítica, construyendo alguna estancia cuyos muros y arcos perduran en la actualidad. En el 954 el rey, García Sánchez I, amplía el edificio visigodo, data de esta época la galería de entrada y los arcos de herradura. Sancho el Mayor, en el siglo XI, construye a su vez, y se realizan nuevas modificaciones en “Románico”, en pleno siglo XII. Se elevan muros y arcos de medio punto ante las cuevas originales del eremitorio de San Millán. Actualmente el Monasterio de Suso alberga la lauda sepulcral del fundador, en alabastro negro y con estatua yacente de la segunda mitad del siglo XII. Constituye este edificio un magnífico ejemplo de la evolución en las construcciones y modos de vida de los monjes durante la Alta Edad Media. Descripción El completo eremítico rupestre de Arroyo de las Torcas (La Horadada), en las Merindades (Burgos), consta de 14 habitaciones excavadas en una pared de arenisca, en un pequeño desfiladero cubierto de una exuberante arboleda, por donde fluye un caudaloso arroyo conformando un curioso hábitat oculto desde el exterior. Desde el siglo VII existen ya estas cuevas excavadas en roca arenisca, roca fácil de manejar por su escasa dureza. La dificultad en su datación exacta se une a la incertidumbre sobre su cometido original, pues se ignora si existió alguna corriente religiosa que promulgara el ascetismo o más bien fueron los mozárabes procedentes del sur de la Península quienes las construyeran como cobijo. Interior de la cuevaGeneralmente, constan de una nave principal con entrada al Sureste, así como algún espacio adicional a los pies o en los laterales con función de sacristía o baptisterio. En los alrededores del habitáculo existen con frecuencia necrópolis de tumbas antropomorfas y diversas estancias excavadas a su vez en la roca. Los constructores de estas ermitas rupestres toman como modelo los edificios de la época, utilizando el arco de herradura y el de medio punto, bóvedas de cañón y ábsides planos o en semicírculo. Gracias a alguna inscripción fundacional o los restos de cerámica hallados en el lugar resulta posible en ocasiones averiguar la época en que se excavaron y utilizaron como morada o iglesia. La denominación actual de Cuevas de los Portugueses se debe a su reutilización como viviendas a principios del siglo XX por los trabajadores del ferrocarril Santander-Mediterráneo. Estos trabajadores modificaron la obra medieval, comunicando entre sí los diferentes habitáculos. Las cuevas originales tenían planta rectangular y se accedían a su interior a través de una puerta tallada junto a otro vano como una ventana. Los bancos corridos y mechinales u hornacinas datan de aquellos primeros tiempos. Continúa debatiéndose en la actualidad si estos habitáculos constituían meros alojamientos de ganaderos seminómadas de época altomedieval, o lo que resulta más probable, tienen su origen en las comunidades religiosas que avanzan del eremitismo a la vida en comunidad: el incipiente monacato.
La Iglesia o Cueva de San Pedro El segundo es la Cueva de San Pedro. Se trata de un iglesia rupestre, posiblemente de época visigoda, entre los siglos VII y VIII, excavada en roca de pequeñas dimensiones. Está situada más arriba que las Cuevas de los Portugueses, cerca del pueblo, en la cara occidental de la Sierra de la Tesla. Sin entrar en el pueblo seguiremos el camino que llevamos y a poca distancia (unos 300m.) encontramos un cartel que señala la senda a la derecha que conduce a la ermita rupestre Tras aparcar el coche, podemos llegar andando en unos 15 minutos. El acceso al templo, situado al Sur, está muy deteriorado por un derrumbe y no hay rastro de la puerta original. El arco triunfal tiene muy desdibujada la forma de herradura. Está flanqueado por una hornacina en la parte izquierda y por símbolos y cruces grabadas en la derecha. Tiene una planta rectangular de unos 5 metros de largo por 3 metros de ancho, con bóveda de horno. Su orientación es Este-Oeste. Al Este está la cabecera con planta de herradura y que actualmente tiene el techo hundido. En su suelo se puede observar el lugar donde se encontraba el altar. En el otro extremo se encuentra el contra-ábside, un poco elevado con respecto al suelo de la nave, aún conserva la bóveda de horno. Muy cerca de la iglesia de San pedro, al oeste, se encuentra una pequeña necrópolis con dos tumbas de adulto excavadas en forma de bañera y orientadas de esta a oeste.
La Tejada

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta