Tiempo en movimiento  4 horas 20 minutos

Tiempo  8 horas 11 minutos

Coordenadas 3243

Fecha de subida 30 de noviembre de 2018

Fecha de realización noviembre 2018

-
-
1.343 m
245 m
0
4,7
9,5
18,92 km

Vista 200 veces, descargada 11 veces

cerca de Frontera, Canarias (España)

Magnífica ruta que recorre algunos de los lugares imprescindibles en una visita a la isla de El Hierro. En los primeros 5,7 km se remonta desde la localidad de Frontera el acantilado fruto de uno de los tres deslizamientos que conformaron la isla hasta llegar al excelente mirador de Jinama. Se recorre el camino real de Jinama, sendero PR-EH 8, que fue la principal vía histórica de acceso a El Golfo antes de la construcción de la carretera allá por los años 60 del siglo pasado. De inicio, además de pasar por el singular campanario exento de Joapira, de la iglesia de la Candelaria de Frontera, se camina a través de senderos empedrados y algo de asfalto en un ascenso continuo de unos 885 m de desnivel. El tramo discurre por una de las mejores zonas de monteverde de la isla pasando por una serie de lugares señalizados con curiosas referencias históricas. Desde el mirador de Jinama y la ermita de la Caridad a San Andrés, el camino discurre entre pastizales por caminos empedrados y asfalto de bucólico ambiente pastoril. Desde allí, tomaremos el PR-EH 11 que ya no dejaremos hasta Valverde, pero tomaremos el desvío para visitar uno de los antiguos poblados de la isla, el de La Albarrada pasando por la montaña conocida como Entremontañas. Nos dirigiremos entonces hacia el Centro de Interpretación del Árbol Garoé, árbol santo de los bimbaches, y desde allí, seguiremos por el PR-EH 11 hacia Valverde tomando el desvío que nos adentra en el Paisaje protegido de Ventejís, la zona de espacio botánico de fayal-breza mejor conservada de la isla, ahora ya en constante bajada. Desde San Andrés, se recorre en buena parte la ruta circular conocida como la Ruta del Agua, creada en en año 2010 como conmemoración de los 400 años del derribo del árbol Garoé original. Finalizamos la ruta en la iglesia de Ntra. Sra. de la Concepción en Valverde.
Este edificio, situado frente a la Iglesia de Candelaria, fue la sede del primer ayuntamiento de Frontera a comienzos del siglo XX. Frontera se convirtió en el segundo municipio herreño en 1912; hasta entonces, todo el poder institucional de la isla estaba en Valverde.
Fue la primera casa encalada del valle del Golfo adquiriera notoriedad, y le ha quedado el nombre de la Casa Blanca, recibiendo este nombre ya en 1873. Situada en el caserío de Los Corchos, esta edificación era un hito en el paisaje, ya que llamaba la atención por su enjabelgado incluso desde el mar. Hoy pasa más desapercibida, aunque se sigue viendo en ella la adusta dignidad de la edificación rural tradicional de la isla. Las viviendas tradicionales herreñas eran de piedra vista, el encalado era un lujo que no se podían permitir la mayor parte de las familias para sus viviendas.
Este pino singular da nombre a una finca dedicada al cultivo de viña que se retrepa hasta los límites del monte público. El pino destaca no sólo por su porte vertical, sino porque se encuentra fuera de su hábitat natural, que en esta isla se encuentra en general en la vertiente sur de la cumbre. Este pino, como otros en la ladera, tiene su origen en semillas que caen al suelo –y fructifican- entre los excrementos de las palomas bravías que sobrevuelan la zona. De hecho, antiguamente en esta zona había una de las cinco cancelas que se cerraban por las noches. La finalidad de las cancelas era impedir el paso de los animales a los cultivos, ya que en el monte público había ganado suelto, especialmente cochinos. La cancela ya ha desaparecido, aunque aún podemos apreciar donde estuvo marcando el límite entre lo privado y el monte público.
Estamos junto al barranco donde está la cantera de La Helechera, de donde se extrajo la toba roja con la que se confeccionaban las esquinas de muchos edificios del Golfo, comenzando por la Iglesia de la Candelaria. Bajar una piedra para la construcción del templo fue una obligación piadosa para las personas que seguían el camino. Podemos contemplar un generoso ejemplar de barbuzano, que nos indica que nos encontramos en el dominio del bosque termófilo húmedo, que se sitúa bajo la laurisilva herreña. Aquí es una especie abundante el barbuzano, junto a los acebiños y otras especies arbustivas. También se le denomina laurisilva xérica ya que sobrevive con menos humedad que las zonas de lauráceas más desarrolladas.
Este ejemplar a la vera del camino era uno de los escasos puntos de descanso ya que la ruta es menos empinada aquí. Las características del ejemplar lo hacían idóneo para atar los cochinos a sus raíces durante las mudadas. Si nos fijamos podemos ver aún las marcas de los colmillos, ya que antiguamente en El Hierro existía una raza autóctona de cerdo negro con colmillos bastante desarrollados; esta raza está hoy desaparecida en la isla. Por lo asustadizo de los cerdos, en muchas ocasiones su traslado se hacía durante la noche para que no se percataran de los desniveles al margen del camino y así evitar accidentes.
Esta piedra a la vera del camino semeja un altar, tanto por su forma rectangular y el escalonamiento como por el hecho de tener una cruz de madera en su parte superior; además en el lateral podemos apreciar una gran cruz labrada. Esta simbología religiosa está relacionada con su función de descansadero de los muertos. Antiguamente, las personas que fallecían en El Golfo debían ser trasladadas a Valverde para recibir sepultura hasta mediados del siglo XIX. Esta piedra era un lugar escogido por las comitivas para depositar al difunto y descansar antes de adentrarse en el monte.
Los mocanes de Jinama son algunos de los ejemplares más espléndidos de esta especie de la laurisilva. A lo largo de este camino, acompañan al caminante, pero poco con el porte de este ejemplar, al que su tamaño, follaje y antigüedad le han hecho acreedor del nombre de Mocán de la Sombra como un lugar especial para el cobijo del caminante. El Mocán de la Sombra además estaba relacionado con una tradición mariana ya que en una oquedad de su tronco se veneraba un cuadro en relieve de la Virgen de la Concepción. Esta imagen mariana llegó a contar con su propia fiesta en el camino, que contaba con la presencia de bailarines.
Mirador natural sobre El Golfo. Desde aquí se daban silbos y voces para avisar de quien bajaba, y por ejemplo que la comida se pusiese al fuego, o para anunciar que se llegaba bien. Antaño, la ausencia de ruidos artificiales hacía que las voces se oyeran de más lejos. También se usaban las bocinas, hechas con caracolas o bucios, ya que cada familia tenía un toque característico. También se usaba para el margareo, que se hacía cuando moría o se mataba un burro. Los jóvenes que “margareaban” atribuían partes del burro a personas con las que querían ajustar cuitas, era una forma de acerada crítica social dando voces durante la noche que servía de válvula de escape en una sociedad pequeña.
Jinama también está presente en la principal fiesta pueblo herreño, la Bajada de la Virgen de los Reyes, y su peregrinar por los pueblos de la isla. La Virgen de los Reyes sale del Valle en su visita cuatrienal de la bajada por Jinama, tras acceder al Valle del Golfo por el túnel de Los Roquillos, ante el peligro del tradicional camino de La Peña. 500 personas pueden acompañar a la Virgen formando una larga comitiva que desde la Bajada de 1989 hacen un alto en este punto. Así mantienen vivo uno de los usos tradicionales de este camino, hoy convertido en joya del senderismo herreño.
Esta cueva a la vera del camino guarda en su interior unas piedras con formas redondeadas que se asemejan a las barricas en las que se guarda el vino. Esas barricas tienen la denominación en las islas de pipas, y de ahí el nombre de Cueva de las Pipas. Además la pipa es una medida habitual en la agricultura canaria, en la que se riega por pipas, que se corresponden aproximadamente con unos 450 litros. La importancia de este punto además es que era un lugar de encuentro en medio del camino, donde podría descansar el burro. Aquí el que subía contaba al que bajaba como estaba el Valle y viceversa.
Letime es una palabra que ha llegado desde el habla de los antiguos canarios al castellano, y se refiere a risco alto o acantilado. Es un borde de un risco muy elevado o el borde de un precipicio. En Isora, el letime está marcado por el cuchillo de Jinama, la coronación de un dique volcánico que señala el paso de acceso al camino que serpentea por el acantilado. Un auténtico hito paisajístico que podemos observar desde el inicio del camino real en Joapira. Encomendarse a una Virgen o un Santo era tradicional cuando se aprestaba uno por estos caminos de mudadas. Los tres principales – Tibataje, San Salvador y éste de Jinama- tienen al comienzo del descenso una ermita en la que encomendarse para la bajada o dar gracias al terminar la subida. En Jinama, la ermita está encomendada la Virgen de la Caridad. El pequeño oratorio data de 1924 y fue construida con aportaciones de habitantes de San Andrés e Isora, así como de emigrantes a Cuba.
Así han llamado los herreños a esta parte de la meseta de Nisdafe. Este nombre procede de un curioso fenómeno volcánico. En esta parte norte de la Meseta, las erupciones del conjunto volcánico de San Andrés debieron ser muy fluidas y con gases abundantes, por ello dejaron en el subsuelo y a escasa profundidad tubos y cavidades. Atravesando con caballerías este tramo, las pisadas resonaban como si se tocase un tambor, de ahí ese curioso nombre de la tierra que suena. Es un nombre que tiene más de tres siglos, pues ya se recogía en las antigüedades de la isla de El Hierro de Bartolomé García del Castillo, y ha pervivido hasta la actualidad dándole un aire mágico a este
La Albarrada. Su nombre nos evoca significados como pared de piedra seca, cerca,... Precisamente este topónimo se encuentra en documentos del siglo XVI, pero no en relación a un pueblo, sino haciendo referencia al límite que separaba las zonas destinadas a uso agrícola de las de uso ganadero... el viejo pleito entre pastores y agricultores. En 1860 (por aquel entonces la Isla contaba con una población total de 5.026 habitantes) La Albarrada es descrita como un caserío compuesto por diez edificaciones, de las cuales sólo una era habitada de manera permanente. Es probable que el fenómeno de la Muda o Mudada explique este hecho, que no es nada singular en el contexto insular. El estado de abandono en que se encuentra este antiguo núcleo impide el recuento exacto de las estructuras arquitectónicas que lo integran y llega incluso a dificultar la identificación de los restos que se contemplan. Esta circunstancia complica el contraste de los datos obtenidos de las fuentes etnohistóricas con los restos físicos que aún permanecen en el lugar, y que pudiera permitir realizar una valoración global sobre cuál pudo ser la entidad real de La Albarrada en otro tiempo. Pero aún es posible contemplar algunos restos reconocibles de las estructuras arquitectónicas características de la arquitectura rural más modesta de la Isla: el pajero. Las paredes de piedra seca derruidas, el hueco vacío de la puerta, único vano en la mayoría de las ocasiones, el triángulo de los mojinetes, deformado por derrumbes parciales, ni asomo de teja en techos que fueron exclusivamente vegetales, la tan característica cubierta de colmo, en algunas esquinas aún quedan resquicios del barro o del embostado4 que revestía las paredes al interior.
Los Dornajos son recipientes de madera que recogen agua de la “lluvia horizontal” de unos cedros en el margen de la pista.
El árbol Garoé se encuentra en un lugar lleno de magnetismo, en la localidad herreña de San Andrés. Adorado por los bimbaches (antiguos pobladores de la isla de El Hierro), es hoy todo un símbolo de la identidad isleña. Las hojas de este til eran capaces de recoger agua suficiente para abastecer a toda la población herreña, lo que hizo que se convirtiera en un árbol sagrado. En el siglo XVII un huracán lo derribó y no fue hasta 1949 cuando se sustituyó por el actual.
En esta casa museo se pueden contemplar muestras etnográficas de la isla, repartidas en cuatro salas destinadas a taller, herrería y telar, artesanía textil, de madera y barro. Al mismo tiempo, el centro alberga parte de las importantes colecciones que componen los fondos etnográficos del Cabildo de El Hierro.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta