Tiempo  9 horas

Coordenadas 272

Fecha de subida 4 de diciembre de 2018

Fecha de realización noviembre 2018

-
-
1.274 m
293 m
0
4,4
8,9
17,74 km

Vista 174 veces, descargada 12 veces

cerca de Sabinosa, Canarias (España)

Completa ruta que permite ver los principales elementos botánicos de la isla de El Hierro, como son la laurisilva, el monteverde herreño y el singular sabinar. Partimos de la localidad de Sabinosa, la más occidental de la isla, para tomar el PR-EH 1 que se dirige al espacio protegido de Mencáfete en continua subida, donde nos adentraremos en la laurisilva y podremos visitar la Fuente de Mencáfete que antaño abastecía a los vecinos de la localidad. Acabada la visita a la fuente y los aljibes dejamos el tramo señalizado para adentrarnos en el tramo que puede ofrecer más problemas de la ruta, que aunque no es excesivamente complicado, si que puede presentar dificultades si no se está habituado a caminos más bien sucios y de difícil caminar, ya que se sigue un antiguo sendero de pastores sin señalizar, adentrándonos en la zona de la montaña de los Humilladeros. El camino es evidente pero al estar muy poco transitado hay tramos donde hay mucha maleza e incluso árboles caídos que hacen que no sea demasiado cómodo. Es un tramo de apenas 1,5 km que nos lleva a enlazar con el GR-131 previo paso por el pico Ventejea (1235 m) donde encontramos los curiosos captadores de niebla para obtener agua. Superada este pequeño trozo, el más complicado de la ruta, seguimos el conocido como camino de la Virgen, que coincide con el GR-131 que recorre la isla de este a oeste. Pasaremos por el Mirador del Descansadero de la Corona y siempre siguiendo las señales GR nos dirigiremos a la Ermita de los Reyes adentrándonos a la singular zona conocida como la dehesa, tierra de pastoreo. Visitada la Ermita de los Reyes tomaremos el PR-EH 9 que nos llevará a la Montaña de la Virgen y a la Cueva del Caracol, lugar donde los pastores guardaron al inicio la venerada imagen herreña. Desde aquí nos dirigimos a la zona conocida como El Cres y al singular sabinar, pasando por la más conocida de ellas, que es además uno de los símbolos de la isla. Tomaremos el sendero dejando la famosa sabina atrás para dirigirnos al mirador de Bascos, en un precioso tramo con magníficas vistas. Llegados al Mirador de Bascos, con espectaculares vistas al Golfo, retomamos el sendero para dirigirnos de vuelta a Sabinosa pasando por el mirador del mismo nombre. Desde allí, sólo nos quedará bajar por el bonito y sinuoso sendero PR-EH 9.2 que en constante e importante bajada nos retornará al punto de partida.
En el Parque Natural de la Dehesa se encuentra la ermita de Nuestra Señora de los Reyes la patrona de la isla, consuelo y veneración del pueblo herreño. Sus paredes blancas entre la arboleda, sus aljibes para el que venga sediento, las cuevas que rodean su estancia y la bruma que pasa hacen de este un lugar mágico. La historia cuenta que la Virgen de los Reyes abasteció milagrosamente de agua de lluvia a los habitantes herreños en una de las peores épocas de sequía vividas en la isla. Desde entonces, cada cuatro años y en su honor, se celebra la Bajada de la Virgen de los Reyes, fiesta popular por excelencia de la isla.
Los atrapanieblas o captanieblas son un sistema para atrapar las gotas de agua microscópicas que contiene la neblina. Las mejores condiciones para captar agua de niebla se dan por encima de los 1.000 metros de altitud y con velocidades de viento de entre 25 y 35 kilómetros por hora, ya que "a mayor cantidad de metros cúbicos de aire que pasa por el captador, más litros de agua se recogen". Un sólo captador puede recoger más de 500 litros de agua en un día, aunque la media oscila entre 180 y 230 litros diarios. Otros uso de estos atrapanieblas en Canarias y en la isla de El Hierro en particular ha sido el abastecimiento de depósitos forestales para labores preventivas contra incendios, re forestación, etc.
El Cres es una zona de la isla de El Hierro, situada en la parte alta de La Dehesa, en la zona más cercana a Sabinosa y que se extiende entre los 800 y los 1.200 metros de altitud sobre el nivel del mar. Su nombre proviene del fruto de la haya (myrica faya). Esta zona se trata de las 300 hectáreas que fueron segregadas de La Dehesa por parte del Mando Económico en 1946 y repartidas entre los vecinos de Sabinosa para su puesta en cultivo, siendo el último reparto de tierras realizado en Canarias. Esta roturación supuso un fracaso, pues los suelos pronto se degradaron, abandonándose su cultivo.
Foto
A día 1/12/2018 el acceso al Mirador de Bascos se encuentra cerrado debido a un desprendimiento.
Recostado sobre una loma volcánica, Sabinosa ha sido desde siempre el pueblo más aislado de la isla en el extremo Occidental del Golfo. Sus habitantes, conocidos como gabeteros, por su tradición artesana en la producción de gabetas, eran mentalmente pastores, ya que Sabinosa es la población más cercana a La Dehesa. Este pueblo es famoso por su gran tradición folclórica.
Fuente
Dentro del Parque Rural de Frontera y cerca de Sabinosa se encuentra la Reserva Natural Integral de Mencáfete. Un lugar que parece que esté encantado por su característico sabinar húmedo. Se nos presenta allí una estampa verde representada por el monteverde herreño y la laurisilva y, entre cuevas y rincones, especies endémicas en peligro de extinción, como el cabezón herreño. Este paraje esconde la Fuente de Mencáfete, provisionando de agua a la población de Sabinosa tiempo atrás.
La iglesia de Sabinosa se construyó entre los años 1.787 y 1.798 por iniciativa de Simón de Morales y Barrera, un herreño que vivía en La Habana (Cuba), pero que estaba informado de que los vecinos de Sabinosa no tenían un santuario donde oír misa. Así, costea la construcción de la ermita, las imágenes de Nuestra Señora de La Consolación, la de San Simón, las vestiduras y los vasos sagrados de plata necesarios para celebrar el Santo Sacrifício. Por este motivo, en el año 1.799 el obispo don Domingo Verdugo le otorga el título de mayordomo. A Simón de Morales se debe también la devoción por el santo del mismo nombre, ya que en un principio la ermita debía estar dedicada sólo a nuestra señora de La Consolación. A mediados del siglo XIX el Conde de Vega Grande de Guadalupe visita El Hierro para tomar las aguas del Pozo de La Salud; al comprobar las necesidades de este templo hace una donación para su restauración, así como una campana. La última restauración es del año 2.000, en la que se hicieron arreglos del deteriorado pavimento y de su estropeada cubierta. La tipología del templo sigue los cánones de otras iglesias pequeñas de la isla, teniendo una sola nave con un arco de medio punto que separa la capilla del resto. Su sacristía está situada en uno de sus extremos, ofreciendo la posibilidad de acceso también desde el exterior. En la fachada está la puerta principal con arco carpanel y la espadaña en un lateral a la que se accede a través de una escalera a la interperie. Su cubierta es de teja a dos aguas y la hornamentación externa es de cantería negra en las esquinas, arco y espadaña.
La Sabina es un arbusto resinoso de hasta 8 metros, de hoja perenne, longero, de profundas raíces y que crece incluso en sustratos rocosos. La corteza es pardo grisácea o pardo rojiza en los brotes jóvenes fácilmente desprendibles. Cuando está en zonas ventosas presenta unas formas retorcidas, tocando en la mayor parte de las veces el suelo. Sus frutos son globosos y carnosos de unos 10 milímetros de diámetro, que llevan de 4 a 10 semillas con una cubierta muy dura que hace díficil la germinación. El cuervo es la principal ave que favorece la diseminación, de forma que cuando ingiere sus frutos los mezcla con los jugos gástricos de su estómago, disolviendo las resinas que contienen y garantizando una nueva generación de sabinas cuando éstos son defecados. Este árbol crece en zonas comprendidas entre los 100 y los 650 metros de altitud. Su madera, de gran densidad y resistencia ha formado parte de la actividad doméstica desde tiempos lejanos. Es uno de los ejemplos más significativos de la flora autóctona y aunque existen ejemplares en otras islas, es en El Hierro donde es más abundante formando pequeños bosques abiertos. Este sufrido y legendario árbol ha pasado a formar parte de la simbología de la isla del meridiano, así como de algunos productos propios como el queso herreño y algunas variedades del vino Viña Frontera. El árbol deja su huella en el pueblo más occidental que tiene España, Sabinosa, debido a la cercanía del más extenso sabinar de la isla y posible bosque de sabinas antes de la desforestación producida en la zona durante el siglo XVI para construir los asentamientos de la población. El Sabinar de la Dehesa es el mayor y más espectacular de Canarias, estando catalogado en la actualidad como Espacio Natural Protegido. Otros sabinares importantes con los que cuenta la isla son el de El Julan, Frontera y el ya mencionado de Sabinosa.
Las tabladas
Este mirador está en el extremo norte de la isla de El Hierro, en La Dehesa. Desde el Mirador de Bascos se puede ver la magnitud de el valle de El Golfo. Un emplazamiento elevado y ubicado dentro de una Reserva de la Biosfera de la Unesco donde poder divisar el pueblo de Sabinosa y la imponente mole del volcán Tanganasoga detrás. Hay días en los que se aprecia el perfil de La Palma. Un balcón circular de roca volcánica y protegido por unas cancelas, antiguamente utilizadas para el pastoreo. Toda la zona alrededor del mirador está compuesta por una naturaleza peculiar y también dibujada por el viento: árboles inclinados, rocas cubiertas de liquen y sabinas retorcidas.
Piedra Blanca
Situada a escasos cien metros del santuario, en esta piedra es dejada la virgen por las autoridades que la recogen del santuario al iniciar la Bajada. Dado que los antiguos mandatarios eran denominados regidores, así sigue llamándose la piedra. Aquí la recoge el pueblo de Sabinosa, el primero en portar la Virgen en la Bajada.
Punto de agua

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta