Tiempo  8 horas 29 minutos

Coordenadas 3496

Fecha de subida 25 de diciembre de 2016

Fecha de realización diciembre 2016

-
-
1.610 m
662 m
0
5,3
11
21,23 km

Vista 670 veces, descargada 58 veces

cerca de El Zarzalar, Andalucía (España)

De nuevo ascendemos al Calarejo de los Villares, arisca y afilada cresta rocosa al Noroeste de la Banderillas y en cuya parte más elevada, a 1.613 metros de altitud, se sitúa una antigua caseta de vigilantes, hoy en ruinas. La continuas vistas panorámicas a lo largo y ancho de casi todo el recorrido y sobre todo desde la cima del Calarejo, (de una gran parte de éste Parque Natural: de la parte más salvaje de la Sierra de Segura, las altas cumbres de la Sierra de la Cabrilla, Sierra del Pozo, Los Agrios, Sierra de Cazorla, al alcance de la mano la Sierra de las Villas, el valle del Gran Río y el Embalse del Tranco a nuestros pies...), hacen de éste ascenso uno de los imprescindibles en la Sierra de Segura.

Pero coronar ésta cumbre no es nada sencillo. La manera más fácil de hacerlo es por la abandonada aldea de los Villares, desde donde parte una senda que atravesando una zona que fue pasto de un incendio llega hasta la caseta del Calarejo. Ésta senda está muy estropeada e incluso perdida en algunos tramos , pero ahí está. Nosotros en ésta ocasión elegimos un ascenso bastante más complicado, donde hay que buscar un paso entre la formidable muralla pétrea de la cara Noroccidental del Calarejo y con ayuda de las manos en algunos puntos, atravesarlo, hasta salir a la senda aludida anteriormente, para por ella, recorrer los últimos metros de ascenso. En el descenso al Collado de la Cierva también hay que buscar un paso entre las rocas y realizar pequeños destrepes.


Comenzamos a caminar desde donde se inicia la archiconocida ruta del Borosa, cerca de la Piscifactoría y del Centro de Visitantes del Río Borosa. Allí hay un gran aparcamiento donde estacionar vehículos.

Pero en vez de seguir la ruta del Borosa (por donde regresaremos a la tarde), al pasar el puente sobre el río, seguimos el camino asfaltado a la izquierda, hacia el Noroeste, en dirección a la Loma de María Ángela por el GR-7, GR-247, al NO. Atravesamos dicha aldea siguiendo los GR, para en breve salirnos al NE siguiendo senderetes de ganado por los viejos bancales de cultivo, sin demasiada complicación hasta la cercana aldea abandonada de el Olivico. Tras recorrer sus callejas y sus eras ,hipotetizando sobre la vida y avatares de las gentes que aquí moraron en un pasado no muy lejano, tomamos el carril que pasa un poco más arriba en dirección Norte. Este carril nos lleva a la antenas de TV de Coto Ríos en el Cerro Cueva del Puntal, tras algunos zigzagueos y fuertes rampas.

Tras descansar un rato en este prodigioso mirador sobre el poblado de Coto Ríos, proseguimos la marcha por el cortafuegos hacia el SE, siguiendo los caminos del ganado, esquivando algunos espolones rocosos y pasando por el Collado de la Cueva, la Atalaya, los Collados, Morro del Collado la Molera, Collado Potra y Collado Rabilargo (todos ellos topónimos según Alpina). El cortafuegos termina en un impresionante paredón rocoso, donde nos salimos del mismo a la izquierda, hacia el Este. Entre el denso pinar y sin alejarnos mucho de los paredones que tenemos a nuestra derecha, en unos 400 metros veremos en ellos un punto débil. Un canuto ,un paso por donde podemos atravesar lo que parecía una inexpugnable muralla. Como he comentado anteriormente , hay que ayudarse con las manos en algunos puntos. Siendo éste, un tramo muy empinado, incluso tras haber salvado el canuto, hay que progresar campo a través entre un denso pinar, evitando los afloramientos rocosos que nos pueden complicar el ascenso. En unos 300 metros desde que comenzamos a ascender por el canuto llegaremos a la senda del Calarejo.

Seguimos hacia Este el viejo y descarnado sendero de herradura que nos lleva en fuerte pendiente a la destrozada caseta de el Calarejo (1.617 m), tras algunos zigzags donde aún se pueden ver los restos de refuerzos de mampostería. Y que decir de las vistas que tenemos en éste lugar, simplemente majestuosas, mayúsculas, pocos lugares tienen unas panorámicas tan bellas, o simplemente es que yo estoy enamorado de este rincón serrano. Desde aquí podemos divisar pese a su modesta altitud una gran parte de éste Parque. La imagen que nos ofrecen sobretodo las cercanas Banderillas es sobrecogedora.

Queremos ahora llegar al Collado de Roblehondo, de la forma más directa posible, para no tener que dar un rodeo de muchos kilómetros y tenemos un escollo por delante, descender al collado de la Cierva por los cortados que nos separan del mismo. Como en otra ocasión ya investigamos por ésta zona, sabíamos de la existencia de un paso hacia ese collado. En la cara sudoriental del espolón donde se asienta la caseta del Calarejo se aprecian muros de mampostería y restos de lo que en su día fue un sendero. Lo seguimos y en pocos metros hacia el Este nos lleva de forma inequívoca a un paso “natural” que comunica directamente el Collado de la Cierva con la caseta del Calarejo. Es una especie de canuto, un poco empinado pero que se desciende de forma relativamente cómoda, aunque hay que ayudarse un poco con las manos para descender. Casi seguro que éste paso fue el que en su día utilizaron los serranos para recorrer éste rincón serrano.

Desde el Collado de la Cierva tomamos un sendero que hacia el Sur nos lleva de forma muy cómoda hasta el de Roblehondo, atravesando el Calarejo de los Nevazos. Este sendero es a veces un poco difuso y se puede confundir con veredas de ganado, pero al final tanto el uno como las otras nos llevan al mismo sitio. En el magnífico Collado de Roblehondo disfrutamos de las grandes panorámicas que nos ofrece, tanto de la cuenca del Borosa como la del Aguamula.

En el collado de Roblehondo, cruce de senderos, tomamos el que hacia el Sur primero y Oeste después nos lleva siguiendo, ya hasta el final de la ruta, las marcas de un sendero de Pequeño Recorrido, hasta la aldea abandonada de Los Villares, pasando antes por las ruinas del cortijo de la Asomadica y vadear el barranco de los Arredraderos o de los Villares.
Siguiendo desde éste magnífico y bellísimo paraje de Los Villares el sendero de Pequeño Recorrido (bastante abandonado y muy poco señalizado), llegaremos hasta la pista del Borosa muy cerca de donde estacionamos el vehículo, a la altura del Arroyo del Ruejo, pasando bajo el Cerro del Pesquisidol y descendiendo la Cuesta del Topaero.

Ver más external

Río

Barranco de Los Arredraderos (Arroyo de los Villares)

cima

Calarejo de los Nevazos

cima

Calarejo de los Villares (caseta de vigilantes en ruinas)

cima

Cerro Cueva del Puntal (antenas)

cima

Cerro de la Horquilla o Atalaya

cima

Cerro del Collado La Molera

cima

Cerro del Pesquisidor

Collado de montaña

Collado de la Cierva

Collado de montaña

Collado de la Cueva

Collado de montaña

Collado de Roblehondo

Collado de montaña

Collado del Rabilargo

Collado de montaña

Collado Potra

Ruinas

Cortijo de la Asomadica (ruinas)

Waypoint

Cuesta del Topaero

Ruinas

El Olivico (aldea abandonada)

fuente

Fuente Lavadero de Los Villares

parquing

Inicio / Puente Borosa/ Fuente de los Astilleros

Waypoint

Inicio canuto (paso entre rocas)

Waypoint

Loma de María Ángela

Collado de montaña

Los Collados

Ruinas

Los Villares (aldea abandonada) / Cruz de Los Villares

Waypoint

Paso entre rocas

Río

Río Borosa

2 comentarios

  • Foto de martinezcazorla

    martinezcazorla 10-nov-2018

    Ruta espectacular. Uno de los parajes más bonitos que he visto. Las ganas de volver son tremendas. Saludos y gracias.

  • Foto de alexandermágina

    alexandermágina 10-nov-2018

    Gracias a ti martinezcazorla y saludos!!!!

Si quieres, puedes o esta ruta