Tiempo en movimiento  3 horas 4 minutos

Tiempo  3 horas 57 minutos

Coordenadas 2296

Fecha de subida 30 de abril de 2019

Fecha de realización abril 2019

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
6 m
-7 m
0
3,3
6,5
13,09 km

Vista 439 veces, descargada 17 veces

cerca de El Palmar, Valencia (España)

La Albufera de Valencia es un buen destino para rutas de piragua o barca, BTT y senderismo, pero esta última es una modalidad escasamente practicada en la zona de los arrozales (no así en las playas y la manga litoral), de lo que se deriva un escaso número de rutas presentadas en wikiloc. En las semanas próximas se iniciará la siembra del arroz, seguida del anegamiento de los arrozales, por lo que esta era una de las últimas oportunidades para intentar hacer una ruta circular por lugares distintos a los habituales. Al estudiar los planos de la zona resultaba claro que el principal problema lo planteaban los numerosos canales, y los escasos puentes existentes para cruzarlos; otro problema no menor era producido por el hecho de que la mayoría de los caminos agrícolas en la zona se adentran en tancats, rodeados por acequias, sin conexión con otros caminos, aunque esto merece una explicación.
Los extensos arrozales de la zona de la Albufera de Valencia no son naturales; muchos, sino todos, son el resultado de aterramientos realizados en los siglos XIX y XX, que han quedado por debajo del nivel de las aguas de la Albufera, por lo que para evitar su inundación permanente ha sido preciso cerrarlos (tancat, en valenciano, es cerrado), lo que se ha conseguido construyendo una especie de diques de tierra o motas, que separan los canales de las tierras de cultivo para aislarlas. Pero, para su adecuado aprovechamiento, es necesario disponer de un sistema que permita inundarlas en la época apropiada, y extraer el agua cuando no deban estar inundadas; el sistema se basa en la conexión regulada de los canales con las acequias propias de esas tierras, por las que el agua entra por gravedad, y en la instalación de turbinas que actúan como bombas de extracción de agua (situadas en unos edificios blancos de forma característica, conocidos como motores) para desaguar cuando sea conveniente.
En estas fechas llama la atención el aspecto seco de la tierra parda de los arrozales, cuando el agua es casi omnipresente en la zona. Pero todavía llama más la atención el aspecto limpio del agua en el centro de la Albufera, comparado con el aspecto turbio de los canales y con la contaminación y suciedad del agua en los cañales, en zonas pantanosas y acequias no limpias. Pero la vida (aves y peces principalmente, aunque supongo que también anfibios y reptiles) utiliza todas esas zonas sin distingos; eso si, cuando se está acostumbrado a ver esos patos humanizados, que no se apartan de los humanos, se hace raro ver la rápida huida o la acelerada búsqueda de un escondrijo que sistemáticamente practican las aves aquí. Y debo hacer notar un hecho de la mayor importancia: sobre todo en la época de cría las aves que son molestadas repetidamente a veces reaccionan abandonando el nido, por lo que es muy importante evitar molestarlas, o incluso evitar totalmente el acceso a las zonas de cría, particularmente en las zonas donde hay especies amenazadas.
La Albufera está muy cerca del lugar donde vivo, así que he ido muchas veces por allí, sobre todo por la barra litoral, que realmente es un ecosistema diferente, pero también en ocasiones por el interior. En este último caso es necesario saber que la población de insectos durante el final de la primavera y el verano puede ser enorme, y hacer realmente molesta la visita; en muchas ocasiones me he limitado a pasar con el coche, haciendo fotografías desde su interior, aunque otras veces he pasado en barca o en piragua, sintiendo mucho menos los efectos de esos insectos que pueden llegar a formar auténticas nubes.
La ruta de hoy comienza en la población de El Palmar, a la que he llegado por la autovía del Saler y la CV-500, tomando la desviación a la derecha a la altura de la entrada al Parador Nacional de El Saler. Al final de la población, casi al comienzo del Camino del Palmar, hay espacio para aparcar y allí dejo mi coche.
Inicio la marcha por el Camino del Palmar, a la izquierda de la Mata de Malta, al final del cual giro a la derecha para continuar en dirección a Baldoví. A medio camino, justo antes de una cadena y anuncio de prohibido el paso, sale un camino por la izquierda, por el que continuo en dirección a la Séquía Obera, donde hay varias personas pescando aunque el agua es de color pardo, por lo que supongo que el pez habitual debe ser la llisa o mújol. Nada más pasar la Séquía Obera hay un camino que cruza y tomo a la izquierda; de acuerdo con el mapa debe permitirme más adelante girar a la derecha para ir hacia el Racó de Zacarés, pero es una vana esperanza: una acequia con aguas muy sucias y una mota bien cubierta de cañas me impiden pasar y tomar los caminos que veo claramente al otro lado de la acequia, pero a los que no puedo llegar por aquí aunque el mapa parece decir lo contrario.
Vuelvo atrás, al lugar donde hice el último giro y que creo recibe el nombre de El Pas Podrit (eso dice el mapa), y continúo por la izquierda de la Séquía Obera hasta encontrar otro camino que sale por la izquierda y me llevará al otro lado del Racó de Zacarés. Aquí el arrozal sigue ocupando el terreno a mi izquierda, mientras a la derecha está un amplio humedal, lleno de juncos y cañas de los que salen huyendo precipitadamente buen número de aves de distintas especies al notar que me acerco. Veo muchas, pero muy pocas veces soy capaz de llegar a disparar mi cámara fotográfica antes de que hayan desaparecido, y casi nunca llego a poder enfocar; me parece que lo más frecuente son patos, pero también hay bastantes grullas y garzas, las gaviotas tan frecuentes en la barra son aquí más raras.
Al llegar al final del camino por el lateral del Tancat de Zacarés, que discurre por lo alto de la mota, con bastante vegetación aunque sin problemas para avanzar, veo ya la laguna central de la Albufera, con bastantes aves a distancia (las cercanas han huido rápidamente al detectar mi presencia), y giro a la derecha, para seguir la mota que separa el arrozal de la laguna en dirección a un conjunto de casas (Casa Vigné en el mapa), donde destaca una muy bonita y perfectamente conservada: la Casa del Señoret. Unos metros más adelante hay algunas otras casas, una de las cuales tiene una placa que indica que es la Caseta de Quico el Cardenal, de 1926. Sigo por la mota hasta el final del Tancat y allí giro a la derecha, con buenas vistas y avistamientos repetidos de aves, pero sin posibilidad de fotografiarlas adecuadamente. A medio camino por el fondo del Tancat me encuentro una cadena, con indicación de prohibición de paso, y un camino de tierra por el centro del Tancat que sale por la derecha a ese nivel. Decido respetar la prohibición, y volver atrás por el camino de tierra, para algo más adelante girar a la izquierda, en dirección a la Séquia Obera; al llegar al final, cerca de la mota, veo que hay una acequia que me corta el paso, por lo que giro hacia la izquierda, en dirección a unas casas que veo al final, al borde de la laguna (en la zona a donde hubiera llegado directamente de haber saltado la cadena cerrada que encontré antes), a las que acabo llegando tras un corto camino por el lateral del arrozal. Estas casas son un bonito mirador a la Albufera y un buen lugar para hacer fotografías con tiempo suficiente.
Desde aquí inicio la vuelta por la mota que cierra la Séquía Obera por el lado derecho, por un camino amplio y firme adecuado para vehículos (aunque su acceso está prohibido, salvo autorizados), por el que acabaré llegando a un conjunto de edificaciones, la Casa de Paredes, donde hay unas personas trabajando y además hay un puente, que me permite cruzar al otro lado de la Séquia. Aquí tengo la posibilidad de volver atrás, por el otro lado de la Sequía, hacia la laguna, pero decido cruzar el tancat, pasando sobre un pequeño muro de ladrillos, que separa los arrozales, hasta llegar al camino del centro, por el que luego seguiré para volver al lado de un canal (la Séquia Dreta) hasta la zona por la que pasé casi al principio de la ruta. Vuelvo hacia el Palmar por un rato, y al llegar al cruce de Baldoví giro a la izquierda, para alcanzar el Redimido de Baldoví e intentar buscar un paso que me permita volver directamente a la población de El Palmar. No existe tal paso, los escasos caminos están cortados por acequias, cañares y canales, así que al final vuelvo atrás por el mismo camino por el que entré, para llegar al Camino del Palmar y volver al lugar de inicio, donde dejé aparcado el coche. No lo hice sin antes dar una pequeña vuelta por el pueblo, para hacer algunas fotos, antes de dar por terminada la ruta.
La valoración de esta ruta no es fácil, en mi opinión, y creo que depende mucho de factores subjetivos. El desnivel es prácticamente nulo, no se ven montañas o cascadas y hay pocos árboles; algunos pensarán que el monocorde paisaje y las pardas tierras del arrozal no son su idea de lo que es bello. Y sin embargo el espectáculo es grandioso, la vida animal late salvaje en cada rincón y por todas partes se ven las evidencias de la actividad organizada de personas que han subsistido en este ámbito, y lo han transformado inteligentemente manteniendo sus esencias. Tancats y motores, canales y sequías, aves y cañas, por hablar solo de lo fácilmente visible son un espectáculo en si mismos, y uno maravilloso.
Tal vez se podrían construir algunos puentes, para permitir establecer un circuito representativo de longitud no desmesurada, y tal vez se podría mejorar el estado de algunas motas para facilitar el paso. Hacerlo de manera compatible con el respeto a la vida salvaje de los pobladores más pequeños del Parque, particularmente de las aves, más amenazadas, podría ser compatible con la supervivencia de la Albufera tradicional, esa que ahora casi se puede ver solo con los paseos en barca y que es uno de los humedales más bellos que conozco. Espero hacer nuevas rutas por el entorno, esta es solo un primer intento de hacer más visible un paraíso: la Albufera de Valencia.
foto

El Palmar

Waypoint

Camino del Palmar

Waypoint

Derecha

Waypoint

Izquierda

Waypoint

Lago de la Albufera

Waypoint

Mata de la Barra

Waypoint

Waypoint

Puente

Puente

Waypoint

Senda Canal

Waypoint

Redimido de Baldoví

Waypoint

Waypoint

Waypoint

El Palmar

6 comentarios

  • Foto de manuelruizapatero

    manuelruizapatero 03-may-2019

    Brillante ruta y descripción de ls maravillosa Albufera

  • javeadeverano 06-may-2019

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Preciosa ruta.

  • César Argilés 11-may-2019

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Paseo de atardecer primaveral......encantadora

  • luis.perecruz 13-may-2019

    Para conocer mejor la Albufera

  • Foto de Emilio Gonzalez Martin

    Emilio Gonzalez Martin 14-may-2019

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    La ruta es muy fácil para la persona que está acostumbrada a andar y no tiene ninguna dificultad ni desnivel.
    Bonita ruta por los campos de Arroz explicada con todo detalle y con vistas de la esplendidas de la Albufera y las aves. Lastima que a fecha 14 de Mayo todavía no está plantado y verde el arroz.

  • Foto de eoc

    eoc 16-may-2019

    Celebro que te haya gustado. La Albufera es muy bonita se mire como se mire, aunque los itinerarios en barca pueden ser los más llamativos.

Si quieres, puedes o esta ruta