Tiempo en movimiento  2 horas 28 minutos

Tiempo  3 horas 21 minutos

Coordenadas 2192

Fecha de subida 14 de abril de 2018

Fecha de realización abril 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
882 m
790 m
0
3,2
6,4
12,71 km

Vista 483 veces, descargada 7 veces

cerca de Robleda, Castilla y León (España)

Aprovechamos para hacer la ruta una de las pocas tardes de los últimos meses en las que no ha llovido o nevado. En el cielo se abrían mas claros que nubes y la temperatura era más que agradable. Incluso calurosa en las solanas.

Salimos de las Cuatro Calles, centro neurálgico del pueblo, por la calle del Hospital hacia la Plaza del Caño, para coger el camino de Robledillo. El firme está en perfectas condiciones debido a las lluvias y llegar hasta el Río Olleros, o Mayas es un paseo agradable de unos tres km, entre parcelas ganaderas, praos con encinas y robles, y pinares frondosos.

La pista baja hacia el río y, casi sin darnos cuenta, aparece a la derecha el cauce en una de las zonas más atractivas y agrestes de la comarca del Rebollar. Se puede bajar por el camino o por las laderas ("barreras") entre escobas y peñas de pizarras contemplando la curva que traza el río desde la desembocadura del arroyo Cantarranas hasta la Calderera. El agua es cristalina en el remanso de la presa. Las ruinas del molino, el valle de un verde limpio, los alisos desnudos, el perfil azul de la sierra, describen un rincón casi salvaje, a pesar de la liviana intervención del hombre.

Atravesamos el río por el puente, ahora de cemento, en otros tiempos de madera. Pasamos junto a los restos del molino, cruzamos el canal y remontamos el cauce por un valle verde y fresco limitado por la ladera y los alisos de la orilla. Es un lugar apacible y silencioso a pesar del rumor del agua, que invita a disfrutar de la hierba fresca y la corriente del río.

Desde el valle subimos por la ladera para retomar el viejo camino de Colodrero, apenas transitado y por ello mas atractivo que las pistas modernas. Caminamos bajo un bosque galería de espinos, robles y pinos, en paralelo al río que discurre más abajo entre meandros encajonados. Nos vamos encontrando viejas paredes de piedra, derruidas por el abandono de muchos años, antiguos praos invadidos por la maleza, y pinares que van necesitando una buena "limpia" para que no se los lleven los incendios.

El camino desemboca en un cruce de pistas y caminos, en la Fuente de Colodrero. Nosotros giramos a la derecha y recorremos el Plantío de Colodrero por una pista que va delimitando el pinar de Descargamaría (en el término municipal de Robleda) y el pinar de Robleda. Al fondo de un arroyo descubrimos una pareja de corzos que pastan tranquilamente hasta que se dan cuenta de nuestra presencia y escapan corriendo ladera arriba.

Al doblar una curva aparece de nuevo el Río Olleros. Dejamos el camino y bajamos directamente a la amplia vega que se abre entre valles verdes y filas de alisos. El agua baja muy limpia y tranquila en esta zona tan llana en medio de la sierra. Subimos por la orilla disfrutando de la belleza solitaria de estos paisajes para cruzar el río por el feo puente de tubos de cemento de la Cascajera. El río merecería una obra más apropiada aunque más costosa.

Nos encontramos ante el dilema de seguir la pista que recorre todo el pinar de Robleda a la sombra del Pico del Pozo de los Moros o torcer a la derecha. Nos decidimos por esta opción siguiendo unas tablillas que indican el camino de vuelta de la ruta del Pinar de Descargamaría, que discurre un buen tramo por la orilla del río. En un giro a la izquierda subimos una dura cuesta hasta El Batán y, siguiendo las tablillas de la ruta, bajamos a la izquierda por un camino en fuerte pendiente hasta el arroyo Cantarranas. Lleva bastante agua y no hay por donde cruzar, pero recurrimos a soluciones antiguas: hacemos unos pasiles con dos buenas lanchas de una pared en ruinas. Ascendemos por una barrera empinada hasta los pinares de Cagalobillos y desembocamos en una pista que cruza el camino del Lombo y sigue hasta las piscinas de Robleda.

Entramos en el pueblo por la fuente de las Virtudes (las Virtuis) y nos metemos por una calleja que bordea por arriba el barrio de la Mata el Campo. Bajamos a la plaza del Caño y volvemos al punto de partida: las Cuatro Calles y la Plaza.

1 comentario

  • endelcama 28-dic-2018

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    Una ruta muy agradable

Si quieres, puedes o esta ruta