Tiempo  6 horas 23 minutos

Coordenadas 2514

Fecha de subida 26 de septiembre de 2015

Fecha de realización septiembre 2015

-
-
1.095 m
909 m
0
4,9
9,8
19,58 km

Vista 1350 veces, descargada 55 veces

cerca de Retuerta, Castilla y León (España)



En las tierras burgalesas de la comarca del Valle de Arlanza se localizan los que se pueden considerar los más extensos y mejor conservados sabinares de todo España. Encontrándose en la comarca del Arlanza, ejemplares de sabina albar que superan los dos mil años de vida. También son muy interesantes los bosques de ribera que acompañan al río Arlanza, y los quejigales y rebollares que crecen en la vertiente norte, de San Cristóbal y las Mamblas.
Es una zona de transición en la que alternan valles y montañas de roca caliza, cubiertos de bosques mixtos de sabinas, encinas, enebros, quejigos y rebollos principalmente
Todo el espacio natural de los sabinares es cruzado de este a oeste por las cantarinas aguas del río Arlanza y sus afluentes, formando durante su recorrido grandes cañones con espectaculares cortados calizos prácticamente inaccesibles. Aprovechados por buitres, águilas, alimoches, búhos reales y halcones, entre otras muchas aves para nidificar.(Esta prohibido visitar esta zona desde el 1 de Enero hasta el 31 de Junio por anidación y cría de aves)
El Arlanza, es el río mitológico por excelencia de Castilla y en sus aguas se reflejaron los rostros legendarios de los héroes fundadores. Por si todos los encantos naturales que atesora en su interior tan laberíntico paisaje no fuesen suficientes, en pocos kilómetros y formando un triángulo irrepetible se localizan tres joyas patrimoniales de categoría universal: las ruinas del monasterio de San Pedro de Arlanza, la villa de Covarrubias y el claustro de Santo Domingo de Silos.
Comenzamos esta larga ruta desde El Monasterio de Arlanza,el cual fue fundado por Gonzalo Fernández, padre de Fernán González en el año 912. Está considerado como la "Cuna de Castilla" y uno de los cenobios más impresionantes que tuvo la Castilla Condal.
después de una visita obligada.
Horario de Visitas
– Abril a Septiembre: 9,30 a 14,00 y 16,00 a 19,00
– Octubre a Marzo: 9,00 a 17,00. Cerrado lunes, martes y último fin semana de cada mes
Comenzamos a caminar por la carretera local BU-905 donde rápidamente llegaremos a un cruce donde señala el acceso a la Ermita de San Pelayo(esta en ruinas) y fue fundada por Fernan Gonzalez en 922 y se levanta en un promontorio ubicado en un lugar que tuvo importancia como espacio que servía para comunicar diferentes zonas ya desde la Edad del Hierro,ya que acrecentó esta importancia en época romana.
Desandamos hasta la carretera y seguimos avanzando hasta el Puente de las Viñas,donde nos desviaremos a la izquierda por una ameno sendero a la sombra de un bosque de encinas a través del término conocido como Cuevaburgos teniendo todo el rato como acompañante el Rio Arlanza a nuestra izquierda y pudiendo observar el impresionante paredón rocoso donde anidan numerosas rapaces.
He de decir,por lo que podido observar que hay ciertas partes del sendero que en épocas de crecida del Rio Arlanza puedan verse abnegadas de agua pudiendo complicar el avance y caminaremos por el lecho fluvial pedregoso,en algunas partes del sendero se han marcados con filas de piedras para seguir el sendero "bueno"ya que hay numerosos cruces que ha saber a donde van...
Poco a poco iremos internándonos mas y mas y hay partes donde el sendero aparece y desaparece sin mas,pero el avance es sencillo,hasta que empecemos a variar el rumbo a la derecha para internarnos en el Valle de la Cueva donde están las indicaciones de prohibición antes mencionadas.
Rodeados por un impresionante murallón rocoso con decenas de oquedades llegamos a un punto donde vemos una especie de inmensa cueva y vemos a los buitres volando por la zona.
Después de descansar,seguimos la ruta,pero en este punto se complica un poco,ahora toca subir,no es mucho,pero si es un repecho duro con muchísima piedra suelta donde es fácil resbalar,el sendero no es muy nítido,pero se aprecia lo suficiente para seguirlo hasta llegar a la parte superior y localizar un paso entre piedras que nos darán acceso al camino de Valdelacasa y que durante varios kilómetros nos conducirán entre sabinas hasta llegar a la ruinas de las Tenadas de Valdelacasa o también conocidas como Tenadas Colgantes,desde lo alto de la peña podemos divisar la peña de Carazo y el pueblo de Contreras.
Despues de cruzar las tenadas hay buscar un camino que en fuerte descenso nos conducirán al Chozo del Pradejón caminando posteriormente por el camino de Fuente del Rey hasta llegar a un viejo colmenar y subiremos al Monte de los Becerriles y ya en descenso por el Sendero del Quemado entre sabinas y robles llegaremos otra vez a la carretera y el Puente de las Viñas,teniendo que volver por la carretera hasta el Monasterio de san Pedro Arlanza dando por concluida la ruta.

PD.Como apunte personal,recomendaria realizar la ruta en el sentido que aquí se muestra,solo por el mero hecho que el acceso al Valle de la Cueva,lo veo mas factible,y considero que mas fácil y seguro subir que bajar,por lo demás la ruta no tiene ninguna complicación,teniendo que estar atento a menudo al GPS debido a los numerosos cruces y senderos que aparecen y desaparecen.

Ver más external

Arquitectura religiosa

Monasterio de San Pedro Arlanza

San Pedro de Arlanza ocupa un lugar de honor en el origen e historia de Castilla, pero el lugar estuvo habitado desde mucho antes de la fundación del monasterio. Se han encontrado en las cercanías restos romanos y de la época visigótica, así como está constatada la presencia en las cuevas de la ribera del Arlanza próximas de los monjes eremitas. Según el Poema de Fernán González (siglo XIII), los orígenes de la abadía están relacionados con una profecía que un anacoreta hizo al conde castellano cuando éste se encontraba de cacería. El ermitaño anunció al noble ‘su victoria sobre los sarracenos y la libertad y grandeza de Castilla’. La historia consigna la refundación de San Pedro de Arlanza (cenobio benedictino, término de Hortigüela) por el conde Gonzalo Fernández en el año 912. Fernán González, su hijo, engrandeció el monasterio al elegirlo como lugar de su sepultura (hoy trasladada a la colegiata de Covarrubias). En él se celebraron los primeros consejos de Castilla. La torre románica data de finales del siglo XII o principios del XIII. Del mismo estilo son la sala capitular y dos portadas, en parte ocultas por obras posteriores. También pueden verse formas góticas, obra de Simón y Francisco de Colonia, así como importantes reformas efectuadas en los siglos XVI y XVII. Asentada en un risco al lado del monasterio se encuentra la ermita de San Pelayo. Cómo llegar: El monasterio está al pie de la carretera Bu-905, que une Hortigüela (en el km 451 de la N-234 Burgos-Sagunto), con Covarrubias
Intersección

Desvio a la izquierda.

Arquitectura religiosa

Ermita de San Pelayo

Esta construcción se levanta en un promontorio ubicado en un lugar que tuvo importancia como espacio que servía para comunicar diferentes zonas ya desde la Edad del Hierro. Ya que acrecentó esta importancia en época romana. Una vez que el mundo romano decae, posiblemente lo sustituye un centro religioso de posible origen tardovisigodo, complementado seguramente por un grupo de ermitas dispersos por los alrededores. Este hecho concuerda en parte con las leyendas arlantinas expresadas en el Poema de Fernán González (s. XIII) relacionadas con la figura del conde soberano de Castilla. Con esta relación con la familia condal se vincula el dudoso documento de fundación del monasterio de San Pedro el año 912. La leyenda quiere que, persiguiendo al jabalí, el conde castellano se introdujo en la ermita y allí encontró a los ermitaños Pelayo, Silvano y Arsenio, para quienes con posterioridad construye un monasterio mayor (tal vez el situado sobre el emplazamiento del actual). Hay numerosas dudas en relación al origen del monasterio de San Pedro de Arlanza, sobre todo en torno al documento del año 912. La mayor parte de los historiadores coinciden en suponer que el origen del mismo se debe buscar en el centro de culto de la laura de ermitas del entorno que muy bien pudo ser la ermita que nos ocupa. Por tanto en este templo es, con cierta probabilidad, donde se encuentran los primeros pasos del posterior gran monasterio de San Pedro de Arlanza, engrandecido y destacado por el rey Fernando I, verdadero valedor e impulsor de su señorío. La ermita presenta varias etapas en su construcción: prerrománica, románica, gótica y barroca fundamentalmente. Puesto que es la primera la que marca y define el futuro y las etapas posteriores se acomodan en lo esencial al templo primero, será únicamente ella la que trataremos en esta ocasión. La planta de la nave responde a los usos habituales en los templos prerrománicos de finales del siglo IX o realizados en la centuria siguiente. Es un aula de planta de salón, básicamente rectangular (14 x 7,5 m.), muros de piedra sillería con aparejo irregular de diferentes épocas (aunque la solera es la propiamente prerrománica) y cubierta -que suponemos fue de entramado de madera. Tuvo, como sucede en San Vicente del Valle y la cercana Santa Cecilia, dos puertas abiertas en el muro sur, la una coincidente con la actual románica y otra practicada casi en el ángulo E del muro. En el testero este abre dos vanos asaeteados de los que sólo quedan las jambas con el remate como se puede comprobar tanto en el interior como en el exterior. El ábside tiende a ser rectangular en el exterior (2,9 x 3,35 m.) y cuadrado en el interior (2,40 x 2,45 m.), los muros son de piedra sillería (sillares bastante grandes) y la cubierta de bóveda sobre pechinas. En el muro oriental se abre una ventana, tallada en dos sillares, que se remata en arco de medio punto y presenta un ligero abocinamiento. Es la parte del templo que conserva mejor la estructura primitiva de todo el conjunto y la que nos sirve de punto de referencia para compararlo con algunos de los edificios del mismo estilo. Hay muchas similitudes entre las formas y los conceptos de cubrición de los ábsides de San Vicente del Valle, San Félix de Oca, Santa Cecilia y San Pelayo o Pedro el Viejo de Arlanza. Parece que todos ellos pudieran ser herederos de una tradición y corresponder a una etapa de recuperación y reconstrucción de centros de culto anteriores, datable en las décadas finales del siglo IX. Incluso presentan algunas analogías con la propia Quintanilla de las Viñas, tanto en la cubierta como en la articulación de los paramentos y en la forma de engarzar el ábside con el muro este del aula (nave del templo). Fundada por Fernán González
Puente

Puente de las Viñas

panoramica

Mirador

Intersección

Desvio a la izquierda

foto

Valle de los Buitres

Cueva

Cuevaburgos

Collado de montaña

Paso entre piedras superior.

Ruinas

Tenadas de Valdelacasa(ruinas)

refugio libre

Chozo del Pradejon

Intersección

Desvio a la derecha

Riesgo

Colmenar de Fuenterey

1 comentario

  • Foto de felipesantri

    felipesantri 13-nov-2019

    Gracias compañeros por la información.....

Si quieres, puedes o esta ruta