Tiempo  6 horas 52 minutos

Coordenadas 2226

Fecha de subida 16 de junio de 2019

Fecha de realización junio 2019

-
-
2.098 m
1.556 m
0
3,3
6,7
13,38 km

Vista 21 veces, descargada 1 veces

cerca de Nava de San Pedro, Andalucía (España)

Uno de mis mayores deseos, era conocer la Sierra de La Cabrilla. Llevaba años que por unas causas o por otras no terminaba de concretar. La más importante disponer de un vehículo (más bien, dos en este caso) todo terreno para la aproximación, o bien patearla desde el Cortijo del Nacimiento, en el Poblado de la Central Eléctrica de Castril, vivaqueando una noche, algo que no descarto hacer en otra incursión por estos impresionantes escenarios.

Han sido tantas las ocasiones contemplando la verticalidad, y brutal bravura de estos Poyos y Trancos desde el Barranco del Guadalentín al Collado Bermejo con la MTB, que el magnetismo al contemplarlos, me producía un intenso e irrefrenable deseo de conocerlos. ¡¡vamos, PATEARLOS sí, o sí!!.

Tras planificar en varias ocasiones la "empresa" que por distintas vicisitudes no se pudo llevar a cabo, llegó el momento deseado. Hacerlo realidad.

Desde la pista principal de Los Campos de Hernán Perea, junto los Tornajos de Rambla Seca, tomamos el Camino de la Rambla hasta las proximidades de la antigua Casa Forestal de Rambla Seca. En sus inmediaciones dejamos el vehículo, y tras abrir un portillo comenzamos a caminar ascendiendo por la Rambla. La antigua Casa Forestal está cerca, y como siempre me duele que lo que fue una magnifica edificación en su tiempo, (las evidencias, lo demuestran) hoy sea casi una ruina. La Casa presenta un estado que solo necesitaría la cubierta y ventanas para convertirse en un magnifico refugio de montaña, pues su estructura está intacta.

Conforme ascendemos, a nuestra derecha tenemos una fuente, previa al Collado de la Rambla, que es la puerta para el último tramo antes de coronar el Empanadas. Gran cantidad de Sabinas rastreras y algún que otro Laricio conforman el mosaico del terreno que transitamos.

El Empanadas con sus 2106 m, es la Cumbre de mayor altura del Parque Nacional de Cazórla, Segura Las Villas, siendo limite provincial de las Provincias de Granada y Jaén. También lo es de las Sierras de Castril, Sierra Seca y Sierra de la Cabrilla.

Desde su Cima, los escenarios que contemplamos son excelsos, magestuosos y profundos. Los Campos de Hernán Perea, el Banderillas, la Sierra de Segura, Sierra Seca, Sierra de Castril, la profundidad del Barranco de Túnez,...¡¡ESPECTACULAR!!

El próximo objetivo en nuestro camino al Cerro de Los Tornajos y Navalasno, es el Alto de la Cabrilla, otra Cima que supera los 2000 m.

Siguiendo la Cuerda del Empanadas, la Morra de la Vaga antecede al Alto de La Cabrilla, y una vez ganada la altura, caminar la Cuerda es una continua sucesión de panorámicas al oeste impresionantes.

El Alto de la Cabrilla, posiblemente sea el mejor Otero de todo el recorrido. Su ubicación ofrece unas panorámicas portentosas. La Pradera de Navalasno a nuestros pies, Sierra de Cazorla, Los Campos, el Banderillas, Sierra Nevada, La Zagra,... no hay ojos para abarcar tantos escenarios.

Desde este Alto, tenemos un descenso a lo que fue el Cortijo Navalasno. En la zona alta de la gran Nava de Navalasno. Hoy día solo queda los restos de lo que fue casi con toda seguridad el único lugar habitado de esta inhóspita Sierra de la Cabrilla.

Desde estas ruinas, afrontamos la última subida del día. Cerro de Los Tornajos. Otro 2000 más, más otros 2000 de Las Cobachas. Poco a poco vamos acercándonos a las paredes nortes de los Poyos de la Carilarga por un terreno que en realidad es una inmensa dolina. Un lapiaz interminable que cuesta caminar sobre él, y que debemos tener cuidado donde y como pisamos. Esos Poyos que tanto magnetismo me han producido cada vez que los he contemplado desde el Barranco del Guadalentín casi, casi estamos ya sobre ellos, en las Cornisas que vuelan verticalmente al Guadalentín.

Así, llegamos a la Morra de Las Chocillas, que es una sucesión de Los Poyos, donde la imagén que percibimos es la brutalidad del abismo al Barranco del Guadalentín. Lo que tantas veces veía desde abajo hacia arriba, hora es desde arriba abajo.

En las Chocillas, en la cúspide de grandes farallones dominamos visualmente toda la grandiosidad del Calar de Juana, Guadalentín, Cabañas, Sierra de Cazórla, Las Villas y la Cuerda de Los Poyos que aún quedan por recorrer hasta el Collado de La Zarca.

El Poyo de Los Aceres antecede a la Cornisa del Chorreadero que es el desagüe de la Nava, o Polje de Navalasno y hacia él nos dirigimos.

Navalasno en primavera, esa impresionante pradera verde, debe ser bellísimo y excepcional contemplarlo. Si lo es ahora que no tiene el esplendor primaveral, ¿como será en su mejor momento?..

Estamos llegando al final del recorrido, aunque aún queda un tramo de camino bastante incomodo de andar, ya que antes del pluviómetro, tenemos un tramo de sendero no definido por una zona de pedrera. Superada esta, estamos en el Collado de la Zarca.

Desde el Collado giro la vista a la los Poyos de la Carilarga, a esas paredes tantas veces deseadas de conocer (patear) y siento la misma emoción que antes de conocerlas. Son ¡¡IMPRESIONANTES!!. Es un recorrido no de mucha distancia pero si por uno de los lugares más inaccesibles y agrestes de estas sierras donde constractan zonas de las más áridas secas, kástica y esteparias con otras de máxima vegetación y verdor.

Hoy ha sido un gran día. Por lo vivído, sentido y disfrutado. Un viejo deseo cumplido una vez más, gracias a Salva y Pascual. Sin ellos y sus medios, hubiese sido difícil conseguirlo. Si hay un evento y Salva, o Pascual lo están cocinando, no hay duda que el éxito está asegurado.

Por ello, por su compañía, por su calidad humana y por todo lo que son capaces de aportar, que es tanto, tienen mi gratitud total.

Pero....no es solo Salva y Pascual. También está Alex. Ejemplo de buen tío. Noble como él solo. Un amigo de los que todos nos gusta tener, y que cuando se incorpora cuando su disponibilidad se lo permite, ya es cuadrar el circulo. En el grupo Mudauñas, sin excepción, todos son extraordinarios. La pena es no poder disfrutar de todos y con todos a la vez.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta