Descarga

Distancia

14,85 km

Desnivel positivo

234 m

Dificultad técnica

Moderado

Desnivel negativo

234 m

Altitud máxima

1.018 m

Trailrank

53

Altitud mínima

887 m

Tipo de ruta

Circular

Tiempo en movimiento

3 horas 38 minutos

Tiempo

4 horas 9 minutos

Coordenadas

2580

Fecha de subida

15 de mayo de 2022

Fecha de realización

mayo 2022

Filtros Avanzados

Filtra por mes o fecha de grabación. Encuentra rutas solo de personas a las que sigues.

Pásate a Wikiloc Premium Pásate a Premium para eliminar los anuncios
Filtros Avanzados Filtros Avanzados
Comparte
-
-
1.018 m
887 m
14,85 km

Vista 38 veces, descargada 0 veces

cerca de Villanueva de Puerta, Castilla y León (España)

De haber sabido que podría llover durante la excursión, habríamos elegido otro día u otro lugar. Posibles de uno y otro hay por estas tierras; si no de sobra, sí en abundancia. Pero no; las previsiones meteorológicas anunciaban buen tiempo allí y para ese día: sol o, al menos, sol con nubes. Así que ni chubasquero cogimos.

Conforme nos acercábamos al punto de partida de la ruta, en Villanueva de Puerta, ya desde unos cuantos km antes, vimos numerosos charcos en la carretera. “Ah, bueno, eso es que ha llovido durante la noche; ni caso”. El cielo estaba limpio y azul. “Ya, pero, y ¿cómo estarán los caminos de barro…?”. “No te preocupes; se irán secando; con este sol…”.

Iniciamos la marcha hacia Hormicedo. El camino, arcilloso, estaba ‘regular’ de húmedo. A las botas fue pegándose el barro. En varios tramos, hubo que atravesar terrenos de labranza, por sus orillas. Ahí la cosa se complicó. Las botas pesaban un kilo de más (cada una). Se notaba. Pero aún estábamos frescos para soportar esa carga adicional.

Y el cielo seguía despejado. Además, ya en descenso y por camino firme (ahora más arenoso y permeable), apareció la espadaña de la iglesia de Hormicedo, emergiendo entre la exuberante vegetación en el fondo del valle, aún en la distancia. Aparte, corzos, buitres, revolcaderos y rascaderos de los jabalíes... Un espectáculo. Olvidamos las penalidades recientes en un abrir y cerrar de ojos.

Antes de llegar al despoblado de Hormicedo, hay que localizar dos puentes rústicos para atravesar sendos arroyos. Están algo escondidos (los puentes) entre la espesa flora arbórea y arbustiva. No nos quedó más remedio que encontrarlos porque el camino, en la hondonada, se había convertido en una piscina. Enseguida los localizamos; a la derecha.

Y así nos plantamos en Hormicedo. En realidad, era nuestra atracción ‘estrella’. Y ello a pesar de que allí sólo quedan los semi-muros de una casa de piedra (algún ‘artista’ grafitero había puesto su sello) y las ruinas de una iglesia de origen románico. Como ésta se encuentra rodeada de follaje y matas espinosas, quizá les pareció excesivo el esfuerzo para pintarrajearla. O, siendo bienpensante, quizá se convirtieron, se deslumbraron con su sobria belleza y decidieron respetarla.

Rodeamos la iglesita, saboreándola despacio, y luego entramos. No tiene techo, excepto la parte que corresponde a su bóveda de piedra en el ábside; obra de ingeniería de inteligente diseño y magnífica ejecución. Al igual que su arco central (éste, de ladrillo). Conserva, milagrosamente, todas sus paredes en pie, incluida la torre del campanario. Y su portada de austera elegancia, con doble arco de medio punto. Una maravilla. Todo, devorado por la maleza y sumido en el abandono (aquí, es inevitable acordarse de quienes despilfarran los recursos públicos, y de sus motivos y fines).

Siendo un templo de muy reducidas dimensiones (para 20 personas apretadas), está reconcentrado, destilado; con ‘detodo’ en su interior: su sacristía; su cúpula sobre el altar mayor; su escalera de caracol (de piedra) para subir al campanario, con tronera; sus hornacinas para altares laterales secundarios; posiblemente, su coro encabalgado (a juzgar por los huecos para vigas en los lados), etc.; no cabe más. Como una catedral en miniatura. Ya no hay campanas; hubo dos, para poder repicar y tornear a dúo. ¡Increíbles, nuestros antepasados! Hormicedo bien merece todavía un comentario más, al final (*).

Dentro, perdimos la noción del tiempo. Al salir, una sorpresa. El cielo se había encapotado totalmente (caramba, tampoco habíamos pasado una eternidad allí dentro…). Gris oscuro y denso. Amenazaba lluvia. Hasta creo que notamos alguna gota (tal vez sólo salpicara de los árboles…, pero el miedo piensa poco y precipitadamente…). Habíamos hecho menos de una cuarta parte del recorrido. “¿Qué hacemos? ¿Nos volvemos?” La verdad es que esto sólo lo pensamos; no lo explicitamos. Dije a mi acompañante: “Como buena científica, reza…” (siguiendo el consejo de mi amigo Andrés en estos casos). “P’alante. Sólo nos quedan 11 km y pico”.

Afrontamos, pues, el suave ascenso por el valle de La Gargantilla hasta divisar las laderas sur de Peña Ulaña, y luego descendimos por la Cañada del Monte, hasta Hormicedo, de nuevo. Todo ello entre variada vegetación de ribera, primero; luego, bosques de pinos, robles, quejigos, encinas. Un paraíso. Lástima de día gris que impedía disfrutar de los contrastes en el colorido. Pero no nos quejemos, que aún no llueve…

Desde Hormicedo (una incontenible foto más, al pasar), iniciamos el regreso a Villanueva de Puerta. Pero aún resta un largo trecho, con algunas sorpresas, por un ceñido e idílico valle, el del arroyo Jarama. Con sus taludes de amarillo, sus peñascos en lo alto, el fluir sonoro del agua a nuestro paso, y las novedosas variedades de orquídeas que no conocíamos. Parece un universo perdido; un reducto aislado dentro de otro; todavía más.

Idílico, sí, este valle; apartado del mundanal ruido y sus vanidades. Pero también nos ‘frenó en seco’ una posible víbora que casi piso (‘vipera berus’, según Google Lens). De casi tres palmos (50-60 cm) de longitud, estaba como aletargada en medio del sendero. Algunas fotos hicimos (alguna incluyo) hasta que desapareció entre la hierba. Un amigo naturalista no ha tenido dudas: es una ‘Coronella girondica’; un tipo de culebra no venenosa. Alivio (y 'decepción').

Salimos del aislado y angosto valle hacia zonas más abiertas. A la vista tenemos ya nuestro destino final, Villanueva de Puerta. Destaca su iglesia, recortada sobre las laderas amarillas pobladas de aulagas como telón de fondo. Y destaca su puente (en realidad, dos) de posible origen romano, si bien se notan restauraciones posteriores en su arco inferior.

Pero, al final, ¿llovió o no llovió? Lo cierto es que la escasa luminosidad por causa del cielo gris deslució algo las vistas y las fotografías, aunque también le añadió misterio, recogimiento y espiritualidad a un entorno en consonancia. Pero no, no llovió (aunque ‘casi’). Ahora bien, como mi acompañante rezó para que no lloviera y yo ‘no’ recé para que ‘no lloviera’, no sabemos cuál de las dos explicaciones da cuenta del resultado. O tal vez fue la conjunción de fuerzas distintas en la misma dirección.

En definitiva, ruta con un gran encanto, incluida la atmósfera penumbrosa. Sin gran exigencia física, a menos que las botas se te peguen al suelo, o el suelo a las botas. La orientación puede tener cierta dificultad (sin llevar una guía en tiempo real: Wikiloc, GPS, etc.) porque hay entrecruces y desvíos de caminos; y porque, en ocasiones, éstos desaparecen de pronto, engullidos por la voracidad de los sembrados (o los sembradores).

(*) Hormicedo se halla en el fondo de un valle a unos 10 km de Villadiego. Sus orígenes documentados se remontan al año 978. A Hormicedo nunca llegaron la carretera ni la luz eléctrica. Sus últimos habitantes lo abandonaron allá por el año 1959, dejando atrás diez siglos de historia. Viendo la gallardía y el refinamiento de su pequeña gran iglesia, no cabe ante ello sino la admiración por esas gentes que lo habitaron; seguramente, en muy duras condiciones de vida.

Rutas cercanas:
https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/de-los-valcarceres-a-talamillo-91794892

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/portillo-del-infierno-pena-ulana-y-pena-castillo-101324391

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/de-talamillo-del-tozo-a-la-gargantilla-del-infierno-102182755
Puente

1

  • Foto de 1
  • Foto de 1
  • Foto de 1
  • Foto de 1
Monumento

2

  • Foto de 2
  • Foto de 2
  • Foto de 2
Panorámica

3

  • Foto de 3
  • Foto de 3
  • Foto de 3
Panorámica

4

  • Foto de 4
  • Foto de 4
  • Foto de 4
  • Foto de 4
Panorámica

5

  • Foto de 5
  • Foto de 5
  • Foto de 5
  • Foto de 5
  • Foto de 5
Monumento

6

  • Foto de 6
  • Foto de 6
  • Foto de 6
  • Foto de 6
Panorámica

7

  • Foto de 7
  • Foto de 7
Monumento

8

  • Foto de 8
  • Foto de 8
  • Foto de 8
  • Foto de 8
  • Foto de 8
Monumento

9

  • Foto de 9
  • Foto de 9
  • Foto de 9
Monumento

10

  • Foto de 10
  • Foto de 10
  • Foto de 10
  • Foto de 10
Panorámica

11

  • Foto de 11
  • Foto de 11
Panorámica

12

  • Foto de 12
  • Foto de 12
  • Foto de 12
Panorámica

13

  • Foto de 13
  • Foto de 13
Panorámica

14

  • Foto de 14
  • Foto de 14
  • Foto de 14
Panorámica

15

  • Foto de 15
  • Foto de 15
  • Foto de 15
Panorámica

16

  • Foto de 16
  • Foto de 16
  • Foto de 16
Panorámica

17

  • Foto de 17
  • Foto de 17
  • Foto de 17
Panorámica

18

  • Foto de 18
  • Foto de 18
  • Foto de 18
Panorámica

19

  • Foto de 19
  • Foto de 19
  • Foto de 19
Panorámica

20

  • Foto de 20
  • Foto de 20
  • Foto de 20
Panorámica

21

  • Foto de 21
  • Foto de 21
  • Foto de 21
Panorámica

22

  • Foto de 22
  • Foto de 22
  • Foto de 22
  • Foto de 22
Panorámica

23

  • Foto de 23
  • Foto de 23
  • Foto de 23
Panorámica

24

  • Foto de 24
  • Foto de 24
  • Foto de 24
Río

25

  • Foto de 25
  • Foto de 25
Panorámica

26

  • Foto de 26
  • Foto de 26
  • Foto de 26
Panorámica

27

  • Foto de 27
  • Foto de 27
  • Foto de 27
Panorámica

28

  • Foto de 28
  • Foto de 28
  • Foto de 28
  • Foto de 28
Panorámica

29

  • Foto de 29
  • Foto de 29
  • Foto de 29
Panorámica

30

  • Foto de 30
  • Foto de 30
  • Foto de 30
Panorámica

31

  • Foto de 31
  • Foto de 31
  • Foto de 31
Monumento

32

  • Foto de 32
  • Foto de 32
  • Foto de 32

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta