Tiempo  6 horas 20 minutos

Coordenadas 1393

Fecha de subida 19 de febrero de 2017

Fecha de realización febrero 2017

-
-
1.590 m
1.089 m
0
4,3
8,7
17,32 km

Vista 986 veces, descargada 51 veces

cerca de Regumiel de la Sierra, Castilla y León (España)

Ruta realizada por el grupo de senderismo SERMAR (Guía ADRIÁN).
Partimos desde el Comunero de Revenga, un praderío atravesado por el arroyo Torralba, donde en el lado NW se levanta la ermita de Ntra Sra de Revenga y una casona comunal del siglo XVIII que sirve de albergue; y en el lado SE, se encuentra la Casa de la Madera, inaugurada en el verano de 2008, un edificio multidisciplinar de mil metros cuadrados que se conforma mediante cajas de troncos de madera apilados y una torre acristalada de más de veinte metros de altura, en cuya parte alta se sitúa un mirador.
Este praderío está enclavado entre los municipios de Canicosa de la Sierra, Quintanar de la Sierra y Regumiel de la Sierra. Las tres localidades comparten jurisdicción sobre este terreno que perteneció durante décadas a los monasterios de San Millán de la Cogolla y San Pedro de Arlanza. En 1581 fue cedido a estas tres villas que aún hoy comparten su posesión. Cada año, uno de los tres municipios administra los bienes y propiedades del Comunero y se encarga de preparar la fiesta, que se celebra a finales del mes de mayo, siendo una de las romerías más tradicionales de la provincia de Burgos, la cual se remonta al menos al siglo XVI. Comienzan al mediodía con el saludo ritual de cruces y pendones de los pueblos participantes, para continuar con los actos religiosos, con procesión y misa, cantándose y bailándose jotas serranas en el paraje. Después tiene lugar la "Pingada del Mayo" y, si el tiempo acompaña, se sirven las comidas en la campa.
Desde este paradisíaco lugar tomamos dirección NNE siguiendo la pista asfaltada, para en unos pocos metros introducirnos por el prado en dirección Norte, y en poco menos de 400 mts alcanzamos la Necrópolis de Revenga. “La Necrópolis situada en el Comunero de Revenga, cuenta con 132 tumbas antropomorfas, excavadas en la roca. El conjunto abarca una superficie aproximada de 2.000 metros cuadrados. El complejo inicial contaba además con una Iglesia de la que todavía se puede intuir la planta. Dentro del área de la Iglesia, se ve lo que se supone fue el baptisterio. Está datada en el S.IX ó S.X, pero como suele ocurrir en este tipo de construcciones, se cree que fue usada durante más de cien años como centro de enterramiento del poblado. En este complejo llama la atención la gran cantidad de tumbas infantiles que se encuentran. Los tamaños de las tumbas de adultos, oscilan entre los 2,05 m. y 1,65 m. Este tipo de tumbas se encontraban cubiertas de una losa rectangular de gran tamaño que permitía taparla entera, desgraciadamente apenas se ha conservado alguna. En las excavaciones que se han realizado no se han encontrado ajuares, aunque sí algunos restos óseos que han servido para la datación del yacimiento. Hay otra cosa que llama la atención en esta necrópolis, las insculturas, posiblemente prehistóricas que hay en el propio atrio de la Iglesia (unas manos, un jinete, ...) También se han encontrado 4 ignitas (huellas petrificadas de dinosaurios) de terópodos tridáctilos, datados al menos hace 65 millones de años”. [Fuente Wikipedia].
Continuamos el camino en dirección NNE, atravesamos de nuevo la pista asfaltada y seguimos por el praderío hasta introducirnos en un bonito bosque con algunos robles y sobre todo enormes pinos albares silvestres.
Enseguida, km 1,400, llegamos a LA CERCA, uno de los monasterios rupestres más importantes de la Península. Bordeamos una alambrada y accedemos por una portilla hasta este misterioso lugar, todas las grietas y agujeros naturales de la masa rocosa fueron utilizados por los monjes eremitas para construir sus habitáculos, sus lugares de culto y sus tumbas. Destaca por su grandeza una amplia cueva, en su interior se conservan, una cruz toscamente grabada y varios huecos a modo de cazoletas de varios tamaños. También aparecen una serie de petroglifos prehistóricos. Delante de la cueva principal se hallaba la iglesia, para acceder a ella hay que utilizar una escalera tallada en la misma roca, era de dimensiones muy reducidas y encima hay un frondoso ejemplar de roble.
Regresamos a la pista y continuamos dirección NNE siguiendo la misma a lo largo de 1,8 kms donde la abandonamos por nuestra izquierda (dirección Norte) empezando a ascender por una trocha entre los pinos hacia el alto del Calaverón.
Seguimos en dirección NE hasta llegar a un cruce de pistas. Aquí tomamos la que asciende en dirección NNE. Se puede ascender por la pista, pero nosotros seguimos algunas sendas que van serpenteando por el pinar, hasta alcanzar un claro (km 7,9 de nuestro recorrido) desde donde se obtienen unas impresionantes vistas del valle y de todos los relieves de la sierra de Neila modelados en las duras calizas y cuarzarenitas jurásicas, destacando su pico más alto La Campiña con un buen manto de nieve.
Continuamos ascendiendo, siguiendo las marcas que nos llevan hasta PEÑA EL VASO (km 6,8). La subida aunque no es muy dura sí que requiere algo de esfuerzo (son unos 300 metros de desnivel). Se trata de un conjunto de formas de modelado labradas sobre los conglomerados que afloran en toda esta sierra, estamos ante una especie de ciudad encantada. Disfrutamos contemplando estas caprichosas formaciones pétreas, una de ellas con forma de una enorme copa o de un cáliz que da nombre al lugar; así como de las vistas del valle y de la sierra.
Regresamos por el mismo camino hasta el cruce de pistas donde ahora seguimos hacia la derecha hasta alcanzar el poste indicador de CUEVA ANDRÉS (km 10,4). Un corto aunque fuerte descenso nos lleva hasta el eremitorio un conjunto formado por la cueva-habitación del eremita -desgraciadamente hundida en la actualidad-, la alacena, la sepultura y un altar. En el altar hay tallado un arco de herradura y dentro de él, una cruz patada y una inscripción casi ilegible que puede decir Alfonso. Para los expertos se trata de un ejemplar antológico de eremitorio altomedieval.
Regresamos a la pista por el ahora corto pero fuerte ascenso (400 mts de distancia, 55 mts de desnivel, un 13,75%). Continuamos en dirección Norte hasta llegar a un marcado cruce junto a unas tenadas, seguimos por nuestra izquierda, dirección SW, junto a un panel informativo para alcanzar la ya cercana NECRÓPOLIS DE CUYACABRAS (km 12,1), para ello hay que vadear un pequeño arroyo. Lo primero que se ve de este impresionante conjunto, es un recinto ceremonial pagano con un pequeño pozo excavado en la parte superior que era utilizado para lavar los cadáveres antes de su inhumación. Después de cruzar una zona despejada en la que seguramente estaría asentado el poblado medieval, se llega a una elevación rocosa donde están situadas la necrópolis y la iglesia. De características similares, e incluso más espectacular que la de Revenga, se contabilizan 166 tumbas y 13 nichos, que se pueden datar entre el siglo IX y primera mitad del siglo XI. La mayor parte de los testimonios pertenecen a inhumaciones excavadas en la roca, aunque también se registran sepulturas de lajas en forma de cista y un peculiar tipo de nicho lateral. El cementerio debió contar, además, con un número mayor de enterramientos correspondientes a las fases de utilización más tardías del recinto que se desconocen. A pesar de esta circunstancia, los restos conservados conforman la mayor necrópolis de este género documentada en Alto Arlanza. Las tumbas, que fueron selladas con cubiertas preferentemente monolíticas, se orientan, salvo alguna excepción, invariablemente, en dirección a poniente. La disposición no era casual. El difunto, enterrado en posición decúbito supino, descansa a la espera, según la tradición cristiana, de la resurrección de los muertos. Supuestamente "Al son de la trompeta del último día, los difuntos serán llamados ate el tribunal divino que se manifestará en todo su esplendor desde oriente"[Fuente Wikipedia].
Ahora continuamos por un camino que se introduce entre los pinos en dirección SW hasta enlazar con una pista asfaltada (km 14,3) por la que seguimos en dirección Sur a lo largo de unos 3 kms. Un km antes de finalizar la ruta (km 16,2), junto a un puente sobre el arroyo Torralba, nos encontramos un indicador hacia un horno de pez, los hornos de pez son construcciones de piedra que permitían obtener un producto muy valorado: un aceite viscoso y negro, una especie de alquitrán producido de quemar durante varios días seguidos las raíces de los pinos -también conocidas como ‘tocones’-, que se usaba para impermeabilizar la madera de los barcos, hacer botas o pellejos, entre otras muchas utilidades. Si bien nosotros continuamos hasta el Comunero de Revenga, donde iniciamos y ahora finalizamos esta magnífica ruta de gran valor paisajístico y de gran valor arqueológico.

Por último nos acercamos, ya en vehículo, hasta CANICOSA DE LA SIERRA para poder ver in situ el ya famoso PINO-ROBLE, un viejo roble de unos 250 años con un pino de unos 130 años que ha crecido en su interior, la información y la ruta se puede consultar en el enlace siguiente: SENDA DEL PINO-ROBLE DE CANICOSA DE LA SIERRA


------------------
Quienquiera que haga uso y seguimiento total o parcial de este track y de su información adicional, asume la plena responsabilidad ante los riesgos propios de la práctica de la actividad, ya que esta información tiene únicamente carácter orientativo.
Necrópolis de Cuyacabras
Eremitorio de San Andrés
Peña el Vaso 2
Peña El Vaso
Panorámica
Cruce de pistas
Alto del Calaverón
Yacimiento de la Cerca
Acceso al Yacimiento de la Cerca
Necrópolis de Revenga
Comunero de Revenga

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta