Tiempo en movimiento  4 horas 53 minutos

Tiempo  5 horas 35 minutos

Coordenadas 4088

Fecha de subida 5 de septiembre de 2018

Fecha de realización septiembre 2018

-
-
936 m
320 m
0
5,9
12
23,59 km

Vista 117 veces, descargada 1 veces

cerca de Grañón, La Rioja (España)

ETAPA III, resumen:
En la III Etapa el trazado es prácticamente llano, salimos de Grañón por la calle de Santiago, rebasamos una pequeña vaguada en la cual vadeados el rio Medio por un puente, en este trayecto caminaremos por una pista trazada sobre una antigua calzada romana hasta llegar a Redecilla del Camino, a la salida del mismo, rebasamos el rio Ciloria/Glera (Valgañón) y en paralelo a la carretera N-120 por pista en buen estado alcanzamos la localidad de Castildelgado, lo rebasamos vadeando a su salida el rio San Julián, en ligera ascensión llegamos a la carretera BU-V-8132 y por ella llegamos a Viloria de Rioja, pasamos este siguiendo por la carreta BU-V-8109. Al llegar a N-120 giramos hacia la izquierda, transitaremos por una pista paralela a la citada carreta, trayecto llano con una ligero otero, pasando el arroyo de Villamayor, entraremos el pueblo de Villamayor del Rio. El próximo trayecto será por una pista en buen estado y prácticamente por terreno llano, caminaremos en todo momento en paralelo y entre la N-120 y el arroyo Santiadran.
Volvemos a travesar la N-120 y entramos por el camino de los Paules en la localidad de Belorado, al caminar por su urbe vadearemos por un puente el arroyo Trambasaguas ubicado en delante de la iglesia de Santa María La Mayor, por el Camino del Matadero salimos de la localidad atravesando nuevamente la N-120, por un paso realizado a tal efecto vadeamos el rio Tirón, por una buen camino rebasamos por la trasera un puesto de socorro y una gasolinera, a continuación atravesamos la BU-180 por camino muy mejorado, pues anteriormente, este camino hacia Tosantos cuando llovía era intransitable, por el barrizal que se formaba, tener en cuenta que este tramos prácticamente llano, esta bañado por gran cantidad de arroyos y manantiales (Rio Retorto, Arroyo San Adrián, Arroyo los Cañales, Rio Palomar etc.). Dejamos Tosantos en ligera ascensión por una pista en buen estado rebasando la localidad de Villambistia, al rebasar este hasta alcanzar la N-120 es posible encontrar barro si hay humedad, rebasaremos un área de descaso a nuestra derecha y un arroyo, cruzamos la N-120 , hay que tener mucho cuidado porque existe mucha circulación de vehículos.
Desde Espinosa del Monte hasta Villafranca Montes de Oca, el camino es de buen firme, con una pequeña subida antes de llegar a San Felices, precaución en el andadero paralelo a la N-120 antes de llegar a Villafranca Montes de Oca, e incluso al caminar por el interior de esta localidad, pues existe un punto peligro al estrecharse la calzada y carreta, con gran circulación de camiones.
En resumen el trazado de esta etapa es bastante bueno, excepto en algún punto reseñado
Salí de esta localidad de Grañón como perro que ha visto al diablo, de noche y bastante antes del amanecer, la causa de tal madrugón creo que ya la podéis adivinar, por el picor y malestar causado por las chiche (estuve titubeando toda la noche entre abandonar el camino o seguir, al final opte por proseguir el mismo, después de haber realizado un buen repaso al cuerpo, a la ropa que llevaba puesta y al saco de dormir (este lo metí en una bolsa herméticamente cerrada) inicie de nuevo el camino, deciros que tengo por costumbre llevar una gran bolsa de las utilizadas para la basura y cuando llego a los albergue introduzco la mochila y su contenido en ella, aislando todo ello ante el intente colarse cualquier inquilino indeseado. Como el camino lo conozco bastante bien, procuro siempre que salgo antes del amanecer de no utilizar ningún tipo de luz artificial, mis pies, mis bastones y sentidos suelen bastarme para caminar holgadamente a oscuras, aunque en caso de extrema necesidad utilizo el foco que me proporciona mi acumulador de energía solar, el cual también utilizo para tener permanentemente cargado el teléfono. Llegue a Redecilla del Camino alba, aunque llevo en la mochila una bolsa de hidratación de 1,5 l. con agua, me gusta llevar una pequeña botella de agua fresca, Recomiendo visitar la iglesia de este pueblo, en su interior existe una autentica goya del románico, una pila bautismal. Paralelos a la carretera N-120 seguimos por una pista hasta alcanzar la localidad de Castildelgado, antigua Villa de Pun, rebasada la misma y seguiremos por caminos y campos similares al anterior trayecto, los viñedos han dejado paso a los campos de cereal, nuestra próxima meta será alcanzar la localidad de Viloria del Rioja accediendo a ella por la carretera BU-V-8109, unas de las poblaciones importantes del Camino por ser la cuna del nacimiento de Domingo de Guzmán más conocido por “Santo Domingo”. El camino sigue por la misma carretera hasta alcanzar una pista paralela a la N-120 dirección de Villamayor del rio, pequeño núcleo urbano, rebasando el mismo, proseguimos la ruta siempre paralelos a la carretera N-120, para dirigirnos hacia Belorado. Belorado está enclavado en el Camino, punto de referencia en la guía más antiguas del S. XII, realizada por el franciscano Aymeric Picaud, que divide el Camino en la península en trece etapas. La Quinta (Nájera – Burgos con 85 km.) contaba a mitad de camino con Belorado. En la villa había varios hospitales para los peregrinos solo queda de todo ello, la Ermita de Belén. A una jornada corta de Belorado están dos lugares emblemáticos del camino: hacia La Rioja, Santo Domingo de la Calzada y hacia Castilla y León, San Juan de Ortega. En la iglesia de Santa María a la derecha del altar mayor hay una capilla plateresca con interesante rejería dedicada a Santiago en sus dos advocaciones: “Matamoros” y “Peregrino”. De su importancia en las peregrinaciones quedan en el sello del Concejo una torre y una estrella, símbolo de Compostela, meta de los peregrinos, su inscripción es la siguiente: “Señor muéstrame tus caminos”. A principios del siglo XI Sancho III “El Mayor de Navarra” desviaría el camino Jacobeo desde Nájera hacia Santo Domingo de la Calzada y Belorado. Alfonso VI mejoró el Camino quedando un antiguo puente sobre el Verdeancho y el primitivo puente de El Canto sobre el río Tirón. Pedro I en el siglo XIV rehízo éste, del que quedaron restos. Proseguimos el camino vadeando el rio Tiron por un paso peatonal paralelo al puente romano llamado El Canto, parejos al rio Retorto por una pista bien definida pasamos las zonas denominadas (El Judio, Las Costanillas), llegando a la localidad de Tosantos, seguimos el camino pasando por (Chamuñón, El Henar) alcanzando el pueblo de Villambistia, un buen trago en su fuente octogonal, continuamos por la zona de Rodaño y atravesamos la carretera N-120 para llegar a Espinosa de Camino. Por una Pista en ligera ascensión rebasamos el otero Riafria, desde donde ya vemos los restos del monasterio de San Felices, superado este, continuamos nuestro camino perpendicular al Rio Oca, hasta vadear el mismo por rustico paso ubicado en las cercanías de Villafranca Montes de Oca. Este es el final de esta etapa III, me alojare en el albergue acondicionado para tal fin, en el antiguo hospital de peregrinos y en actualidad utilizado también como hotel. En este albergue tome ciertas medidas de sanidad, previa a la entrada al edificio y provechado el buen día que hacía, procedí a tender el saco, la funda, ropa, mochila etc. Tratando de evitar con ello introducir en el interior del albergue, parásitos como los chinches.
Redecilla del Camino Primera población de la ruta en la provincia de Burgos, en las estribaciones de la Sierra de la Demanda, conocida antiguamente como «Redecilla de los Francos». Urbanísticamente su estructura es lineal como la de los pueblo planificados en el Camino, caserío a ambos lados de la Calle Mayor por la que transitan los peregrinos. Mencionada por primera vez en 1028 en el Cartulario de San Millán de la Cogolla, contó con un hospital dedicado a san Lázaro, hoy desaparecido. Cerca de éste, Nuestra Señora del Camino, actual iglesia parroquial, obra de los siglos XVII y XVIII, conserva en su interior una interesante pila bautismal románica. Queda constatada su existencia desde el 968, quedando restos arqueológicos de anteriores asentamientos. Tiene restos del arte románico y es citado como un pueblo importante en el Camino, según se refleja en el Codex Calixtinus, Su historia está muy unido al Camino de Santiago En su día albergó el antiguo Hospital de San Lázaro. En el 863, en el Cartulario de San Millán de la Cogolla recoge un documento en el que se dice textualmente: "Et septima decanía San Andres de Faiago cum suas uineas et defesas, in montibus et suis pomaribus..." Se trata de la primera referencia a Ayago, como localización geográfica de los Montes de Ayago, con sus dehesas, sus montes y sus manzanos... En el 945 el conde de Castilla, Fernán González concede a San Millán el monasterio de San Martín (entre Redecilla y Grañón). En el 977 el monasterio de San Millán de la Cogolla devolvió al de San Miguel de Pedroso la villa de Radicella. En 1028 es mencionada en el Cartulario de San Millán de la Cogolla Vías de comunicación en torno al año 1000 Existían bastantes vías de comunicación en las que Redecilla del Camino estaba bien posicionada. En el 991 existía una “ Vía en Estabillo”. En esta vía se fundó una alberguería, junto al camino de los peregrinos, al parecer el albergue estaba situado junto al río Peros, entre Redecilla y Livia (Herramélluri). Anterior a esta vía se cita la de Villazahel a Grañón en 955. En el año 1025 en un documento se menciona la “strata” (empedrado) de Redecilla a San Martín, primera referencia de Redecilla. En 1032 entre Grañón y Oca había una vía de carro. Antes de que decayera el trazado de la calzada romana como camino oficial a Santiago de Compostela el cual facilitaba el acceso a la Meseta por las proximidades del puerto de la Brújula, ya existían caminos, carreras, stratas y vías que comunicaban la Rioja y la Meseta a través de Redecilla y que permitieron fijar el camino oficial de los francos al sepulcro de Santiago, por esa zona al sur de aquella calzada por parte de Santo Domingo de la Calzada y San Juan de Ortega, como principales artífices de este cambio. Santo Domingo de la Calzada acondicionó el camino preexistente (una calzada) entre Nájera y Redecilla, trasladando la comunicación que cubría la calzada romana más hacia el sur, por donde transcurre el Camino de Santiago actual. Con ello Santo Domingo consolida los caminos ya existentes con anterioridad para primar definitivamente el viejo acceso a la meseta a través de los Montes de Oca, como el mejor camino para ir de la Rioja a la Burgos capital. Aymeric ya dice cómo realizó el camino entre Nájera y Redecilla (vide el Codex Calixtinus) por ese trazado, consolidando el tráfico de personas y mercancías por esta reformada calzada.
Iglesia de Nuestra Señora del Camino, Pila bautismal. A los pies del lado de la epístola de la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Camino se encuentra el baptisterio, que alberga uno de los mejores ejemplares de pilas bautismales románicas conservados en la actual provincia de Burgos. La pila, alzada sobre un pie formado por ocho semicolumnas adosadas a un núcleo circular, tiene forma de copa con embocadura lobulada. Su decoración es solamente de estructuras arquitectónicas caladas por multitud de ventanales. Estos ventanales se distribuyen en cuatro pisos, separados entre sí por medio de finas impostas con motivos perlados y de entrelazos. Esta ciudad imaginaria queda defendida por ocho torreones semicirculares en altorrelieve, que coinciden con cada uno de los lóbulos de la embocadura. También defienden la ciudad ocho matacanes coronados con cubiertas triangulares, en lo que constituye una representación simbólica de la Jerusalén Celeste.
En esta zona de la Riojilla burgalesa, al municipio de Castildelgado le siguen diciendo "Villipún", en realidad Villa de Pun, que fue su primitivo nombre hasta hace cuatrocientos S. X, aún se conserva restos del solar de los condes de Berberana en la calle Mayor, que defienden dos cubos de añil, también tuvo monasterio hospital. Esta localidad estaba situaba en la línea defensiva contra los musulmanes y otros reinos cristianos, jugando un importante papel. Iglesia de San Pedro templo parroquial tardogótica, con una esbelta torre de base cuadrada. Castildelgado tuvo un hospital de peregrinos fundado por Alfonso VII. Ermita de Santa María del Campo. Interesante ermita en la que se destacan la portada y espadaña barrocas. La fachada es de mediados del siglo XVIII, sin embargo, el interior es del siglo XIII, con un nave cubierta por bóvedas de crucería sencilla. Tiene una imagen gótica de la Virgen con el Niño colocada en retablo mayor, de finales del XVIII, con el escudo real en el remate. La tradición cuenta que la imagen de la Virgen era transportada hacia un santuario del Camino de Santiago, pero los animales se negaron a seguir el viaje porque a la Virgen le gustó este lugar.
Denominadas "de Rioja" por proximidad, similitud geográfica y ambientales con las tierras bajas del Tirón y Oja. Llamada "Riojilla" a la subcomarca oriental de Belorado, tierras vinculadas al camino. Históricamente Viloria emerge en el S. IX. y estas tierra parte de la antigua provincia romana de Tarragona habían alcanzado un valor político-militar por las presiones que ejercían árabes, navarros y castellanos. Las acciones militares fue acompañada de colonizaciones, fundándose la mayoría de las localidades hoy existen y otras desaparecidas. Viloria aparece documentada en 1028, siendo sus orígenes más antiguos, denominándose también como Villa de Oro, Villa de Aurea o de Oria. En 1043 se referencia como Viloria Santo Domingo de la Calzada es hijo de Viloria, nació hacia el año 1020 y murió en Santo Domingo de la Calzada en 1109, a los 90 años. Sirvió a los peregrinos de Compostela en el Camino de Santiago que pasa junto a la villa de Viloria. El trabajo de Domingo fue eficaz el rey Alfonso VI le confió la mejora del Camino Francés en todo el tramo de su reino, desde Logroño hasta Compostela. Como cuidador del Camino de Santiago, realizó varias obras. La calzada sobre el río Oca y la villa aneja que lleva su nombre y la elección de su paisano Juan de Ortega, joven de 14 años como discípulo. Salvo los años del siglo XI en que fue anexionada al reino de Navarra, Viloria giró en torno a Burgos excepto en el aspecto religioso pues durante siglos fue administrada por la inmediata diócesis de Calahorra-La Calzada. Viloria fue siempre realenga salvo el periodo que fue señorío de los condes de Argote. Al configurarse la geografía política actual, Viloria y toda la Riojilla quedaron definitivamente encuadradas en la provincia de Burgos y partido de Belorado. Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora: Construida en XVII en estilo gótico. Consta de una nave central y varias capillas laterales. En el interior destaca un retablo, en el que impera un gran sagrario, en consonancia con la estética época posterior al Concilio de Trento, periodo al que pertenece la obra. También se alberga una pila bautismal de forma rústica, en la se dice que fue bautizado Santo Domingo en el año 1019.
Atraviesa su término de sur a norte el río Volorio, denominado así por una antigua tradición en la cual se decía que el agua conllevaba fortuna, y tenía valor. Nace en la sierra de la Demanda en el término de Eterna y desemboca en el río Tirón aguas abajo de Cerezo. El pueblo es conocido por "El pueblo de las Tres mentiras", ya que ni es Villa, ni es Mayor, ni tiene Río. Iglesia de San Gil Abad Iglesia parroquial con fabrica del siglo XVIII, presenta influencias neoclásicas. Tanto el retablo mayor como los laterales son de estilo barroco. Hay, además, varias tablas sueltas que podrían corresponder a un retablo anterior.
Belorado (Bellumfori) Sus orígenes quedan reflejados en los yacimientos celtibéricos (autrigones) como "La Muela" ; romanos como "La Mesa", o bajo las actuales ruinas de su antiguo castillo. Especial importancia tiene la vía romana que desde Cerezo de Río Tirón (Segasamunculum), siguiendo por el denominado Camino Viejo, paralelo al río Tirón, llegaba a Belorado, cruzando el citado río por el lugar del Puente Viejo cuyos restos se sitúan junto al actual, accediendo al cerro de "La Mesa", donde se encontraba el oppidium romano antecesor de Belorado (Abásolo). Desde allí probablemente arrancaría otro camino secundario que comunicaría con Auca (Villafranca Montes de Oca). Conquistado por Alfonso I el territorio de la zona Oca- Tirón, se erige la fortaleza de Cerezo de Río Tirón con el fin de detener las primeras avanzadas árabes. La fortificación de Belorado sobre el 759 así como su repoblada tempranamente, a pesar de los ataques musulmanas, en especial el realizado por Abderramán I (759) que penetro hasta Álava, quedando el territorio casi despoblado, iniciándose su repoblación entre el 855 y 870). 945 primera referencia documental a la villa es del año 945, se cita que Belorado" era en cabo del condado", es decir, fronterizo con Navarra. En el S. XI Sancho III el Mayor de Navarra modificó el trazado del Camino de Santiago, desde Nájera hasta Santo Domingo de la Calzada, Belorado debido a su emplazamiento en el Camino como menciona - Americ Picaud en su guía peregrina, la cual la cita como Belforatus o "hermoso agujero", así como las mejoras en el camino: construcción del puente sobre el río Verdeancho y la mejora del Puente del Canto, sobre el Tirón, Hospital de los Caballeros de este solo queda la Ermita de Nuestra Señora de Belén, o la antigua ermita de San Lázaro (hospital de peregrinos e infecciosos). 970 y 975 el territorio es asumido por los reyes de Asturias. Siglo X el Conde Fernán González, primer conde castellano independiente se instala en Belorado y el Rey de navarra le concede el privilegio de mercado. 1114 Alfonso I se apodera del castillo de Belorado, en 1116 le concede su fuero, este concede exención de portazgo, el establecimiento de un mercado semanal y una feria anual por San Miguel, libertad de usar el Tirón, derecho a instalar puestos permanentes de venta y reparación a lo largo del Camino de Santiago, etc. quedando la mayor parte de la provincia de Burgos bajo su control hasta su muerte en 1134. 1217-1252 siendo rey Fernando III, el conde de Lara se declara en rebeldía y destruyendo por completo la villa y su castillo y sus habitantes son quemados y matados. La villa fue levantada de nuevo en 1.222. En el S, XIII Alfonso VIII concedió privilegio a la villa para usar sello que legitiman sus documentos. En 1247, además de la iglesia de Santa María la Mayor, tenía San Nicolás, San Pedro, San Miguel, San Martín, San Lorente, Santa Cruz, San Andrés y Santa María de Belén. Fueron iglesias parroquiales en la Edad Moderna la de Santa María la Mayor, la de San Pedro y la de San Nicolás. En la actualidad subsisten dos, puesto que la de San Nicolás se cerró al culto hacia 1908 y de ella sólo quedan restos. 1552-1284, el rey Alfonso X "El Sabio" concederá a Belorado importantes privilegios de carácter económico y social Siglo XVI, su crecimiento se frena a la caída de importancia del Camino de Santiago tras la ruptura de la unidad religiosa en Europa. Siglos XVII y XVIII otros factores contribuyen a la pérdida de importancia de la villa, las epidemias, crisis monetarias, malas cosechas, continua emigración, la creciente presión fiscal, etc. Finales del S.XVIII la comarca del Tirón comenzó a rehacerse de las crisis económicas anteriores. Las actividades fundamentales son: aprovechamientos agrícolas, forestales, algunos establecimientos textiles de menor cualificación de lino y cáñamo. Siglo XIX, Belorado se verá inmersa también en el conflicto bélico de la Independencia aunque el grado escaso, aun así, se ocuparon algunas de las principales casas y conventos de la ciudad. Según el diccionario de Madoz a mediados del siglo XIX, presenta a Belorado como un pueblo eminentemente agrícola, con alguna actividad industrial meno: una fábrica de paños, 13 molinos harineros, una tenería, varios talleres de sayal, algunos tejedores de lienzo, tres hornos de alfarería al pie del castillo y bastantes de pan" tejido de lino y cáñamo. La despoblación de toda la cuenca del Oca- Tirón durante los años 60-70 del siglo XIX es una realidad, con el consiguiente abandono de los pueblos a favor de la reactivación únicamente de las localidades más importantes.
Iglesia de Santa María, Belorado. S. XV Gótico, S. XVI Renacentista, S. XX Ecléctico S. XVI Renacentista, erigida donde estuvo ubicada la capilla de la fortaleza de la que únicamente se conserva la talla gótica de Santa María que actualmente preside el altar mayor del S.XVI barroco. Tres naves y crucero. Bóvedas de crucería y en el crucero cúpula con pequeña linterna. Retablos Barrocos. Talla románica de Santa María. Fachada principal muy reformada (S. XX) Ecléctica. Aleros sobre canes de madera labrada en todo el perímetro. Posee interesantes capillas y sepulcros. En la capilla de Santiago de rejas de estilo plateresco se encuentran iconografías de Santiago Peregrino y Santiago Matamoros. En la capilla de los Mendoza-Salazar destaca un lienzo del Renacimiento, la puerta del sagrario con un bello rostro de Jesús pintado en alabastro y estatuillas de marfil en la escena del calvario. Iglesia de San Pedro S. XVI (Gótico), S. XVII (Barroco) Cabecera Gótica. Fachada principal de sillar con portada principal y lateral barrocas. Huecos pequeños y rectangulares. Gran alero con canes de madera labrada. Casas adosadas entre los contrafuertes. Campanario de ladrillo con reloj. Su situación propició que el pórtico fuera escenario de reuniones del concejo durante el Medievo. La antigua construcción medieval renovó su fábrica totalmente en el siglo XVII. En su interior guarda importantes tesoros artísticos como su retablo mayor dieciochesco de estilo rococó, generoso en oro, labrado por los Solano, maestros riojanos. La decoración pictórica de la bóveda es obra del beliforano Gaspar Palacios. En el retablo relicario de la capilla de D. Hernando Correa de Velasco se encuentran varios bustos de los mártires de Cardeña, trasladados de la iglesia de Santa María. En el coro destacan el órgano de estilo rococó, un facistol de nogal y una bella sillería que procede del antiguo convento de San Francisco. Iglesia de San Nicolás de Bari S. XVI Renacentista La más antigua de la villa, Sólo queda una portada renacentista y un trozo de muro de la nave. La escalera de caracol que fue de acceso a la torre dela Iglesia sustenta caseta con reloj. Convento de San Francisco Indeterminado. S. XIV / S. XIX Popular Casas construidas aprovechando lo que fue el muro del Convento de S. Francisco. Son visibles el Cubo de la muralla y contrafuertes de sillería y ladrillo. Se conserva un escudo con emblema de San Francisco en una de las casas. Convento Santa María de Bretonera S. XV (Gótico). Convento S. XVIII Reformado Convento de clausura junto al río con jardines y huerta, regentados por las clarisas. Rodeado con tapia de mampostería, Con escudos de armas de los Condestables de Castilla labrados en diferentes dependencias ya que estuvo amparado por ellos. Iglesia Gótica con muros de sillar y portada plateresca. Convento de planta baja, hecha con sillar, y dos elevadas de ladrillo de tejar. Espadaña. Reformado recientemente. Se puede visitar su Iglesia Gótica s. XVI de portada plateresca en la que se conserva un interesante retablo mayor de características barrocas clasicistas. Ermita de Belén S. XV. Indeterminado Popular. S. XVII Barroco. S. XX Reformado De origen medieval, fue hospital y Cofradía de los caballeros de la Orden de Santiago. Reconstruida en el siglo XVIII tras haber sufrido un incendio. Su fachada principal es del siglo XX. Cuenta con un bonito camarín en donde se venera con devoción una imagen gótica de la Virgen. El presbiterio está cerrado por una reja del siglo XVIII del maestro Armentia. A la entrada se encuentra un retablo de 1620, el cual sirve de marco para con un interesante Crucificado tardo románico de hacia 1200. Esta imagen y varios lienzos votivos proceden del antiguo Hospital de San Lázaro y de la Misericordia. También conserva una estatua de San Juan (s. XV) procedente de la ermita del mismo nombre. Restos de un hospital. Cabecera popular con sillares en esquina y recercados. Cuerpo central de sillar con contrafuertes diagonales y portada barroca cegada. Entrada reformada recientemente en estilo clásico. Castillo Fecha de construcción desconocida, aproximadamente en la primera mitad del siglo IX, durante el reinado de Alfonso III (866 – 910), a comienzos de La Reconquista. Constituyendo una importante plaza fuerte en el sistema defensivo estableció en la comarca para vigilar el paso entre el Reino de Navarra y el Condado de Castilla. Sus restos se localizan sobre un promontorio a mitad de ladera de un cerro situado al Este del casco urbano, sobre la iglesia parroquial de Santa María, en origen capilla del castillo. La fortaleza estaba formada por un espacio principal cuadrado en el centro, la torre del homenaje, en parte semi excavada en la roca. La torre estaba rodeada de dependencias destinadas a labores domésticas (horno, chimenea, cocina y cuadra) y estancias más amplias, destinadas a habitación (cámara con retrete) y representación (sala con chimenea). Su fábrica es de yeso y glauberita. Su muralla tenía forma pentagonal y estaba rodeada de foso. Los muros fueron construidos mediante el sistema de doble paramento de mampostería trabada con argamasa, rellenando el centro con ripio y podrían tener un grosor de hasta 3,5 metros lo que denota su carácter defensivo. Durante los siglos XIV y XV el mantenimiento y conservación corrió a cargo de la comunidad judía que debía reparar la torre del homenaje y la muralla que bajaba desde ésta hasta el arco de Doña Blanca. Una vez acabadas las luchas entre los reinos cristianos y las guerras civiles en Castilla, sobrevino un periodo de paz que hacía innecesaria la constante atención al castillo. Debido a ello su deterioro fue progresivo. Estuvo en manos de la Corona, Los Lara, Haro, etc, En 1429 el rey Juan II lo donó a los Velasco. Con el paso de la Villa de Belorado al señorío de los Velasco (Condestables de Castilla), éste linaje se preocupó de su conservación. En 1774 aún existía el título de alcaide de la fortaleza, aunque en 1650 consta que estaba en ruinas quedando sólo en pie la torre principal. En 1683 el Condestable (Duque de Frías) determina la demolición de ciertos sectores con objeto de evitar desprendimientos. Fue plaza del Cid como dote de Fernando I de Castilla y León al casarse con Doña Jimena (según dice el romance V sobre el Cid). Apenas queda un murallón terroso desde el que se divisa una bella panorámica. Cuevas de San Caprario, San Valentín y Santa Pía En la zona de Caprás existen cuevas que según la tradición, sirvieron de eremitorio a San Caprasio y compañeros anacoretas Santa Pía y San Valentín. San Caprasio, obispo de Agen (en la Gascuña Francesa) en el último tercio del siglo III, se ocultó en una cueva durante la persecución decretada por el emperador Maximino. El ejemplo de la joven Fe, afrontando valerosa y abiertamente el martirio, le hace abandonar su escondite, ir al lugar de martirio de la doncella y encontrar el mismo glorioso fin que ella. Es razonable pensar que esta devoción fue llevada a Belorado por peregrinos o colonos gascones, quizás los mismos traídos por Alfonso I el Batallador para repoblar la villa en 1116. Parece que esta cueva, una de las numerosas que horadan el barranco de Belorado, sirvió efectivamente como morada- eremitorio durante la época visigótica, época en la que el movimiento anacorético tuvo gran pujanza. Casa Blasonada S. XVIII Barroco Situada en la Calle Mayor, consta de Planta Baja y dos elevadas. Planta Baja algo reformada para uso comercial. Primer Piso con balcón de piedra de gran volumen entre dos escudos. Mampostería revocada. Canes de madera labrada sostienen alero de gran vuelo.
S. IV. Indeterminado. Restos del puente romano, del que sólo quedan un ojo, dos tajamares y el arranque de otro arco. El río Tirón nace en Fresneda de la Sierra en la zona denominada el Pozo Negro, en la sierra de la Demanda (Burgos) y a una altitud de 1825 metros. Su recorrido por tierras de Burgos es de 30 kilómetros, pasando por Fresneda de la Sierra Tirón, Villagalijo, Belorado, Fresno de Río Tirón, Cerezo de Río Tirón, entrando en La Rioja y pasando por los municipios de Tormantos, Leiva, Herramélluri, Ochánduri, Cuzcurrita de Río Tirón, Tirgo, Cihuri, Anguciana en este municipio une sus agua al río Oja, a partir de aquí y hasta su desembocadura en el rio Ebro en el término de Haro se le denominara Oja-Tirón.
Tosantos Localidad situada en pleno camino de Santiago, entre Belorado y Villafranca Monte de Oca. Iglesia de San Esteban Protomártir Edificio parroquial de estilo románico aunque con reformas posteriores. Junto a ella se hallaba un hospital de peregrinos. Ermita de la Virgen de la Peña Se trata de un antiguo eremitorio de época altomedieval a la que se ha añadido una fachada de piedra posterior. Se encuentra ubicada en la ladera de una colina que está sobre el pueblo. Edificio de construcción renacentista y barroca es el testigo de lo que fue un conjunto eremítico con orígenes de la época altomedieval. La ermita está excavada en la roca, quedando al exterior solamente su fachada. El interior de la Ermita, es un pequeño templo con ábside o capilla principal, su crucero, su cuerpo central y su pequeño coro, con una longitud total de unos 16 metros y una anchura media de unos 7 metros. La altura media abovedada en su crucero, es de 5 metros y en su cuerpo central, formando todo él una cúpula, mide unos 6 metros. La capilla principal está separada del resto del templo por una verja de hierro, de noble hechura, y en ella se encuentra el altar y el retablo con el camarín que guarda la imagen. El retablo es de estilo barroco, con fino labrado y brillante dorado. Fuera de la verja y franqueando el altar mayor, hay dos altares con sus respectivos retablos, que son del mismo estilo y tienen la misma riqueza. La fachada está formada un arco del renacimiento y en la parte alta una especie de espadaña con sus huecos para dos campanas, de buen tamaño. Una de ellas, es la campana llamada de la Virgen, por corresponder a la que, según la tradición, acompañaba la imagen en el tiempo de su hallazgo. Hay señales de cuevas a su alrededor, morada de personas que en calidad de ermitaños, vivían para dar culto a la Virgen. Entre las celebraciones desarrolladas en esta ermita destaca el encuentro de peregrinos y hospitaleros que tiene lugar cada mes de agosto. Durante el mismo se procede a quemar los deseos dejados por los Peregrinos en el Hospital/Albergue de Tosantos. Cueva de los Arancones Se denominan al grupo de cuevas practicadas en un peñón de blandos yesos, de origen altomedieval, ubicadas al este del pueblo, en la margen derecha del arroyo. En la actualidad son casi todas inaccesibles y algunas han sido retocadas. No presentan caracteres definidos visibles, como suele ser frecuente en las excavadas en yesos. Se interpretan como "obra de los moros". Bajo ellas, en un campo de cereal, se ven "tegulae" (Tejas) romanas en las cercanías del arroyo.
Fundada como Auca por los romanos, algo más al sur de su enclave actual, fue semidestruida por la invasión musulmana en el siglo VIII. A medida que avanzaba su reconstrucción, ya en la Edad Media, su casco urbano fue trasladándose poco a poco hacia el norte, en pleno valle del Oca. Situada en la ladera de un valle a los pies de los Montes de Oca, en este lugar estuvo la antigua sede episcopal de Oca, trasladada en 1075 a Gamonal y de ahí a Burgos. A principios del siglo XII —gracias al impulso de la peregrinación— debió de sufrir un importante incremento demográfico, que seguramente coincidió con la sanción de sus fueros por Enrique II de Portugal. Durante la minoría de edad de Fernando IV, Villafranca se convirtió en escenario de las intrigas de los Lara, propietarios de la villa, contra el futuro monarca. En el Censo de Floridablanca de 1787 aparece como Villa cabecera de la Hermandad de Villafranca Montes de Oca en el partido Juarros, uno de de los catorce que formaban la Intendencia de Burgos durante el periodo comprendido entre 1785 y 1833. Tenía jurisdicción de realengo con alcalde ordinario, con jurisdicción sobre doce lugares. Iglesia de Santiago el Mayor Construida entre los siglos XI y XVII en estilo barroco neoclásico. Se trata de un templo con planta de cruz latina, con una sola nave, muros de sillarejo y cubierta de bóveda de medio cañón con lunetos. El brazo mayor de la cruz latina, la nave, se articula en tres tramos con arcos fajones que apean sobre pilastras y capital de orden jónico. 13 bóveda con cornisa, de doble moldura que significa ópticamente tanto el alzado del muro como el arranque de las pilastras. Al muro sur del segundo tramo se abre la actual portada con una sencilla estructura arquitrabada. La portada más antigua es la que se abre en el hastial. Arco de medio punto, con rosca y línea de impostas, enmarcado por sendas columnas de orden toscano sobre las que se apea el correspondiente entablamento. Torre de muros de sillarejo con pilastras de sillares en los ángulos que llegan hasta la primera cornisa. El segundo es el cuerpo de campanas, se apea sobe un pequeño podio y presenta ángulos achaflanados. El remate actual, el tercer cuerpo, lleva óculos y cúpula muy al estilo barroco del mundo austríaco. En el tramo de los pies se ubica un coro alto con arco carpanel. El crucero se apea sobe cuatro pilares, que ascienden hasta el arranque de la cúpula semiesférica. Los brazos norte, sur y este se cubren con bóveda de medio cañón y presentan testero recto. Al muro sur del brazo este se adosa la sacristía que presenta muros de piedra sillería, pilastras en los ángulos y se cubre con bóveda de medio cañón, de ladrillo y yesones. Tiene cinco retablos de madera policromada. Siendo el retablo mayor una gran estructura de madera dorada y el de mayor calidad, trabajo entre 1574 y 1577. Hospital de San Antón Abad El hospital de peregrinos del año 1380, mandado construir por la esposa de Enrique II de Castilla. Conocido como «Hospital de la Reina». Juan I, hijo de la fundadora, le confirmó en 1383 todos los privilegios. Nada queda de las primitivas construcciones, Juan de Ortega, provisor de Villafranca lo renovó todo el edificio en 1476. De esta época queda: la portada con arco carpanel, en la clave está el escudo de los Reyes Católicos con el águila bicéfala coronada; el patio interior, en torno al que se distribuyen las dependencias; algunas de ellas reformadas en el siglo XVIII, como el comedor o la cocina. Esta última, por cierto, contaba con un hogar central rodeado de asientos para que los peregrinos pudiesen calentarse y secar su ropa, sin necesidad de desnudarse, y disfrutar además de una comida que era bien conocida por su calidad y cantidad. En el siglo XVIII, el hospital tenía capacidad para catorce camas para hombres, cuatro para mujeres, otras cuatro para sacerdotes y personas distinguidas, nueve para enfermos y cinco en una sala aparte para mujeres enfermas. Ermita de Nuestra Señora de Oca. Ubica a dos kilómetros de la villa en dirección sur a la orilla del río Oca. De una sola nave, muros de sillarejo y sillares en los ángulos y cubierta de armazón de madera, parhilera. Espadaña de un solo cuerpo rematada por sendas troneras de arco de medio punto en cuyo arranque se abre la portada que presenta cierto aire románico. Precede a la portada y acceso al templo un pequeño nártex (pórtico). En el muro norte se adosa un pórtico, apeado sobre pies derechos. Cabecera de planta cuadrangular con muros de piedra sillería, contrafuertes prismáticos en los ángulos y cubierta de bóveda de crucería, terceletes. Al muro norte está adosada la sacristía de muros sillarejo y cubierta rasa. El templo parece una fábrica de finales del siglo XV o tal vez algo más moderna, con recuerdos góticos en la cabecera. Nave tardorrománica, al igual que la espadaña y parte de la portada. La talla de Nuestra Señora de Oca, de finales del siglo XIV o tal vez de comienzos del XV es la titular de este ermita. Según la tradición en este lugar estuvo la sede episcopal de Auca, la que dio origen a la de Burgos y que aquí, en donde están las fuentes, fue enterrado el legendario San Indalecio, primer obispo de la sede de Oca.
Corto río que nace en los Montes de Oca (cordillera Ibérica), cerca de Rábanos al norte de España (Burgos), tiene 70 kilómetros de recorrido Sus aguas cortan el angosto desfiladero de La Hoz de 700 metros de longitud por 100 de altura con sus rocas cortadas a pico. Pasillo inexpugnable de gran valor estratégico, en el siglo XI, defendido por el castillo de Alba. Cruza de sur a norte los municipios de Rábanos, Villafranca Montes de Oca, Valle de Oca, Alcocero de Mola, Prádanos de Bureba, Briviesca, Vileña, Los Barrios de Bureba y Oña. El robledal sombrea la corriente antes de llegar a Villafranca; desfila por el Valle de los Ajos, entre redondeadas eminencias desnudas y desgarradas por las torrenteras; cortinas de árboles semiocultan la modestia de pueblecitos como Mozoncillo, Villalomez, Villanasur Río de Oca, Villalbos, Villalmóndar, Cueva Cardiel y Alcocero. Es el río de La Bureba, conocido antiguamente con el nombre de Vesica. Su afluentes son: por la margen derecha el río Matapán, arroyos de Valsorda y Penches; por la margen izquierda los ríos Cerratón, Anguilas y Homino; arroyos del Hoyo y de Valdazo. Desemboca en el río Ebro
Los vestigios del antiguo monasterio de San Felices o San Félix de Oca, se hunde sus raíces históricas en los primeros tiempos de la cristianización de la provincia de Burgos. Su origen se remonta a la época hispanovisigoda., en concreto al siglo VI al VIII, cuando la estratégica ciudad de Auca – también fue una importante urbe autrigona y romana – se convirtió en una de las primeras sedes episcopales de España. E mencionado también en el año 863. Se tiene noticias de su existencia desde la Alta Edad Media, año 863. En el siguiente, el conde Diego Rodríguez Porcelos -fundador de Burgos- donó a los monjes de San Felices varias iglesias y heredades. Quiere la tradición que aquí se enterrase el conde, en un monasterio que siguió prosperando hasta que en 1049, el rey navarro García de Nájera lo entregó a los monjes de San Millán de la Cogolla. Actualmente sólo se mantienen erguidos restos del ábside de la iglesia erigida en la Alta Edad Media, quedando reducida en una humilde ermita. La planta del templo era basilical, A la cabecera, que tiene planta cuadrada, todavía se accede por un arco triunfal de medio punto que parece derivar de uno anterior en forma de herradura. Su cubierta es una pequeña cúpula esférica sostenida por pechinas. A principios del siglo XX todavía existían parte de los muros laterales, incluyendo la entrada principal. Al parecer, recordaba en cierta medida a la ermita visigoda de Quintanilla de las Viñas. El monasterio de San Félix de Oca aparece citado por primera vez en un documento apócrifo del monasterio riojano de San Millán de la Cogolla, al que, a partir del año 1049, acabó perteneciendo. Según su testimonio escrito más antiguo, fechado en el año 863, San Félix de Oca fue engrandecido por el abad Severo y por el fundador de la ciudad de Burgos: el conde Diego Rodríguez Porcelos, cuyo cuerpo, según la tradición, está enterrado entre sus muros. Hoy una placa recuerda esta creencia. Los únicos vestigios que quedan de este monasterio mozárabe son en arco de herradura y una ruinosa capilla advocada a San Felices.
Documentada hacia el 1408 en escrito de la catedral de Burgos; en 1515 vuelve a ser nombrado en el libro de bienes del obispado. Perteneció al señorío del hospital de Villafranca Montes de Oca. Uno de los catorce Lugares que formaban la Intendencia de Burgos durante el periodo 1785-1833, en la jurisdicción de Villafranca Montes de Oca, partido de Juarros. Pueblo con categoría de relengo, con alcalde pedáneo. El municipio tiene bien conservado la arquitectura popular, destacar sus entramados de madera en los pisos superiores. Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora Modesta fabrica del Ss. XVI planta de cruz latina de estilo predominante renacentista. Destaca su portada de alabastro (s. XVIII) y en su ático se encuentra una hornacina con la estatua policromada de San Indalecio (s. XII). Enriquecida a partir de 1544, con una capilla mayor de planta cuadrada y bóveda estrellada. Sobresale una talla de Cristo Crucificado.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta