Tiempo en movimiento  una hora 58 minutos

Tiempo  3 horas 25 minutos

Coordenadas 942

Fecha de subida 22 de julio de 2019

Fecha de realización julio 2019

-
-
270 m
108 m
0
1,4
2,8
5,61 km

Vista 123 veces, descargada 1 veces

cerca de Pagoaga, País Vasco (España)

Ubicados ambos lugares en un paraje natural selvático y de gran belleza que asemeja un escenario orinoco-amazónico, en el límite de las localidades de Hernani y Urnieta.
Para estos veteranos “chicos de oro” Javier Barbarin, JM Alquézar, Enrique Villafranca y el que suscribe, ha sido todo un lujo contar con dos guías, una Marijo Villalba y otro anónimo, para esta corta pero intensísima caminata mañanera para visitar el puente de Etxola-erreka y la galería minera.
Disfrutamos de una excursión un tanto sorpresiva, moviéndonos por estos bellos parajes naturales que alguno del grupo nos comentaba que de chaval por la década de los 70, solía venir por aquí a pescar.
Consultando bibliografía nos encontramos con la grata sorpresa del magnífico artículo de la arqueóloga Mercedes Urteaga “El puente de Etxola-erreka” del que extraigo los aspectos más interesantes del lugar, a lo que añado la increíble experiencia vivida por nosotros seis.
El puente de Etxola erreka también es citado por los expertos Luis del Barrio y Luis Mari Zaldua en el “Inventario de elementos inmuebles emergentes de interés prehistórico, histórico y etnográfico en el término municipal de Hernani”.
Los enlaces a ambas referencias bibliográficas están al final del texto.
Partimos del caserío Urmendi por una pista forestal que transcurre “aguas arriba” de la margen derecha de la Olaberriko erreka, que confluye en el Urumea a la altura de Ugaldetxo, para a menos de 3 kms tomar a la dcha la señalización que indica “puente Etxola erreka”.
Es una corta pero endiablada senda de espesa vegetación que con muchísimo cuidado te obliga a ir abriendo camino hasta descender a la regata junto al puente.
No hay que confundir este puente del mundo romano con otro más grueso y rústico colindante a él, ya del siglo XVIII, puentes que se distinguen muy bien en las imágenes aportadas.
No obstante, la mejor visión del puente romano se tiene de la misma erreka, a la que descendemos con mucha precaución por el alto riesgo de caída por resbalamiento.
Desde aquí se ven sus principales características, descritas al detalle por la arqueóloga Urteaga.
Fue en 1984 cuando en una prospección arqueológica se descubrió este insólito puente que fue construido con piedra arenisca del Eoceno, situado en una zona minera de cobre y galena, de la Olaberriko erreka. Consta de un solo arco semicircular de medio punto y de 5 m. de luz.
IMPRESIONANTE tanto el puente como el recóndito enclave natural en el que está ubicado.
Cruzamos la regata a pocas decenas de metros del puente, detrás de los guías (Marijo esta vez sin bastones, jeje) que nos llevan a una galería minera de características de la época romana, similares a otras existentes en el entorno de Aiako Harria.
En el camino nos llama la atención la presencia de una pasarela de madera sobre la regata, que también fotografiamos.
Antes de pasar la erreka nos cambiamos de calzado pues el agua nos llegaba cerca de la rodilla.Y entramos al interior de la galería con nuestras buenas luces frontales, especialmente la del guía que abre camino.
Caminamos unos 70m. hasta el final de la galería, eso sí siempre agachados (altura entre 1.5-1.7 m) y con barro por encima del tobillo.
En su interior nos encontramos con inesperadas sorpresas: dos huecos para la colocación de lucernas, unos finos hilillos de vegetación colgando del techo y la más agradable: una bonita salamandra en el suelo.
A la salida después de un buen remojón de refresco y limpieza del barro en la erreka, y sacar nuestras buenas fotos antes de abandonar este paradisíaco enclave, retomamos el ascenso por el selvático sendero hasta la pista forestal que nos llevará al punto de partida: el caserío Urmendi.
La jornada la acabamos en Hernani, alrededor de una mesa, como no podía ser menos, degustando un rico menú al hilo de los comentarios de la inolvidable experiencia vivida y escuchando una propuesta de próxima excursión por la cuenca minera de este precioso valle, aguas arriba del puente Etxola erreka. AMÉN.
Para finalizar, señalar que lo visitado es un paraje natural muy sensible que hay que preservar, y de cierta dificultad el caminar por el estado selvático del sendero y el paso de la regata, con alto riesgo de caída por resbalones, por lo que desde nuestra modesta opinión, no consideramos esta caminata apta para público en general.
Bibliografía consultada:
- puente etxola erreka y galeria minera: patrimonio arqueológico de época romana .
- puente etxola-erreka.
Finalmente, el reportaje de Carlos Bengoa en su blog del puente y mina romana en Olaberriko erreka.

2 comentarios

Si quieres, puedes o esta ruta