• Foto de Fuentes de la Alcarria: barrancos del Ungría y de Don Luis
  • Foto de Fuentes de la Alcarria: barrancos del Ungría y de Don Luis
  • Foto de Fuentes de la Alcarria: barrancos del Ungría y de Don Luis
  • Foto de Fuentes de la Alcarria: barrancos del Ungría y de Don Luis
  • Foto de Fuentes de la Alcarria: barrancos del Ungría y de Don Luis
  • Foto de Fuentes de la Alcarria: barrancos del Ungría y de Don Luis

Tiempo  5 horas 21 minutos

Coordenadas 230

Fecha de subida 18 de marzo de 2013

Fecha de realización marzo 2013

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.029 m
892 m
0
2,8
5,6
11,26 km

Vista 2000 veces, descargada 73 veces

cerca de Fuentes de la Alcarria, Castilla-La Mancha (España)

Fuentes de la Alcarria es un pueblo medieval árabe que ocupa un afilado istmo por el que la alcarria se asoma arriesgadamente sobre la confluencia de dos barrancos gemelos pero bien distintos, el del río Ungría y el de Don Luis. Habría que atar al caminante como a Ulises para evitar que oyese la llamada de sirena de estos barrancos, de los más singulares de La Alcarria.

Para descender nos disfrazamos mentalmente de labradores y tomamos el camino que baja recta y suavemente a la vega del río tal como lo harían los campesinos durante varios siglos. Una vez abajo, giramos 180º y ascendemos, también suavemente pero describiendo amplios meandros, por el barranco que abrió el río en épocas geológicas remotas; hoy ni río ni regato ni fuente alguna humedecen el terreno. La vegetación es casi exclusiva de roble bajo, excepto en lo más alto de las paredes, que asoma la encina. Caminamos con toda comodidad, como en un parque abandonado, porque ni piedras encontramos en el fondo, que han sido apartadas con no sabemos qué propósito (no parece probable que por aquí discurriera un camino tortuoso que no lleva a ningún sitio). Nos desorienta el sol, que nos da cuando por la derecha, cuando por detrás, cuando por la izquierda, a veces incluso en la cara. Aunque arriba en la alcarria el viento sopla desapacible y frío (todavía es invierno), aquí la calma es absoluta y la temperatura agradable. El silencio es total, un tanto sobrecogedor. Salvo una temprana mariposa, no vemos animal alguno, ni reptil ni ave ni mamífero.

Al llegar a la altiplanicie se abren los horizontes y el paisaje es ensancha ilimitadamente sobre amplias praderas ribeteadas por bosque de roble bajo. Cruzamos bajo la ruidosa carretera de Brihuega y tomamos un camino que describe un arco que nos vuelve al segundo barranco, el de Don Luis.

Este barranco por el que descendemos es bastante distinto al anterior. Es más estrecho, menos sinuoso, la vegetación cambia a encina y nos dificulta el avance. El fondo del barranco es abrupto, lo forman gruesas piedras irregulares; las paredes, más escarpadas. Vemos palomas y una rapaz. Junto al primer recodo a la derecha un tenue senderillo nos invita amablemente a remontar unos metros por la margen derecha y evitar una “cascada seca” de unos 5 m de altura que no podríamos salvar. Aquí tampoco hay agua pero se notan sus huellas de otros tiempos; el suelo es húmedo, musgoso. En el siguiente recodo a la izquierda optamos de nuevo por remontar un poco, esta vez por la ladera izquierda, porque las encinas nos estorban bastante. Luego que dejan de hacerlo aparece un campo de pinchosas aliagas hasta que enseguida alcanzamos los campos plantados de nogales y nos encontramos al pie del pueblo. Este barranco es mucho más corto que el anterior.

Nos acercamos al pueblo por un pequeño puente de arco de dovelas y una “avenida” de chopos centenarios. Ahora nos mentalizamos como guerreros que se preparan para conquistar la plaza ascendiendo penosamente por un precioso camino medieval de inteligente trazado zigzagueante. (Lo que no ha sido tan inteligente es la señalización añadida, que en vez de limpiar la maleza que cierra algunos tramos del camino verdadero, ha optado por marcar tramos alternativos sin ningúna consideración con el trazado original.)

Esta marcha se puede muy bien hacer en media jornada (nosotros la alargamos innecesariamente para comer y echar la siesta junto a un acantilado pintoresco) y luego visitar la cercana Brihuega. Quizás deba hacerse en sentido contrario para que el camino cómodo sea el de vuelta.

1 comentario

  • Foto de Philiporo

    Philiporo 05-abr-2017

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Interesante recorrido.

Si quieres, puedes o esta ruta