Tiempo  7 horas 9 minutos

Coordenadas 905

Fecha de subida 6 de mayo de 2012

Fecha de realización mayo 2012

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.303 m
1.033 m
0
5,1
10
20,35 km

Vista 5241 veces, descargada 131 veces

cerca de Garganta de los Montes, Comunidad de Madrid (España)



Marcha realizada el domingo 6 de mayo de 2012
Salimos de la plaza de Garganta de los Montes a las diez y veinte de la mañana con más nubes que claros, pero con una temperatura ideal para caminar. El valle del Lozoya con esta racha de lluvias parece haber resucitado, engalanándose con sus mejores ropajes en las praderas y en las faldas de sus montañas.

Las cumbres y puertos aún esperan de blanco satén que el todopoderoso astro rey les quite la ropa, para que en forma líquida se deslice hasta sus valles. Salimos de Garganta por la misma carretera de llegada al pueblo, que habrá que cruzar, para poco después pasar sobre las vías del tren. Tomaremos dirección noroeste, caminando buena parte de la ida paralelos al río Lozoya, hasta llegar al puente Congosto. Antes habremos pasado el arroyo de Canencia, bastante cargado por cierto, por el puente de Matafrailes (curioso nombre, eh que no?). En la ida nos cruzamos con un par de senderistas y algún grupito de currantes de la bici de montaña, y en muchos tramos de la retocada pista forestal era posible escuchar el envalentonado río Lozoya, gracias a las últimas nieves y lluvias caídas. Alguna que otra seta primaveral, grupos de narcisos y otras cuantas flores más, así como aves de todo tipo y plumaje: alguna rapaz interesante como un águila-azor perdicera, y otras más comunes como busardos y aguilillas calzadas; alcaudones comunes, arrendajos y abubillas, picapinos, pinzones, herrerillos, currucas y carboneros, pero sobre todo las vistosas y huidizas oropéndolas. La vuelta la haremos por el camino de Canencia que tomaremos poco antes de pasar por segunda vez por el puente de Matafrailes. Este camino transcurre por unas cuantas granjas de ganado vacuno y culmina, poco antes de llegar a Canencia, en el bonito puente Canto, de origen medieval y que ya citaba Alfonso XI en su famoso libro de la Montería. Al pueblo de Canencia se entra por la calle del Matadero, se pasa por el restaurante “Colorines” y se cruza poco después la carretera de subida al puerto. La salida del pueblo con dirección sureste se hace por una callejuela con granjas y muros corridos de piedra a ambos lados, que al finalizar obliga a hacer un giro brusco hacia el norte durante poco más de trescientos metros, para a partir de aquí y por un senderito continuar con dirección noreste hasta un colladito desde el que ya se puede ver el pueblo de Garganta de los Montes. Desde el collado, ya bajando, un robledal que a izquierda y derecha, parece querer recuperar lo que fuera hace siglos. Al final, el día aguantó mejor de lo que cabía esperar. En algunos tramos del camino nos acompañó una ligera brisa, que como diría el insigne cocinero era “rica, rica”.


A DESTACAR:

- El verde y florido paisaje del valle del Lozoya en contraste con sus blancas cumbres. La límpida luz primaveral, sobre todo después de las borrascas que se han ido sucediendo. La posibilidad de rellenar las cantimploras en las fuentes, que en esta ocasión sí hay en el recorrido. También destacar la sorpresa que nos llevamos, cuando al llegar al puente del Congosto un par de miembros del Instituto Geominero con un par de paneles informativos por los sueles, se brindaban a explicar a todo el que se acercaba la formación y evolución geológica del valle del Lozoya. Nos contaron que lo hacen una vez al año, todos los años.

A TENER EN CUENTA:

- La marcha es adecuada para hacer en primavera, otoño e incluso invierno. En verano se debería hacer con varias horas de adelanto, para evitar que el sol se caiga “a cachos” que diría aquel…

A DENUNCIAR:

- La pista que recorre prácticamente todo el valle del Lozoya resulta un poco gravosa, y esto no es metafórico, sino literal. Y la pregunta que surge es el porqué esa tendencia, tal vez producto de la reciente burbuja inmobiliaria, a incorporar materiales típicos de la construcción como: gravas, bancos de madera (que no de inversión) y postes informativos, por doquier; cuando por otros rincones de la sierra, por no haber, no hay ni puentes para cruzar el Jarama, por no mencionar otros equipamientos, estos de verdad necesarios, que en otros países sí que te encuentras.
06-MAY-12 10:42:33
06-MAY-12 16:11:02
06-MAY-12 15:31:03
06-MAY-12 15:34:31
06-MAY-12 13:02:18

3 comentarios

  • Foto de Arambol

    Arambol 16-abr-2013

    He realizado esta ruta  ver detalle

    En cuanto al entorno, hay una zona a la llegada a Canencia, que no tiene especial interés.

  • Foto de Arambol

    Arambol 16-abr-2013

    Gracias por compartir esta ruta que pude hacer el pasado sábado. Ningún problema en todo el recorrido. Una gran cantidad de agua en toda la ruta, sin que supusiera ningún problema de paso de arroyos ni regatos.

  • Foto de sextante

    sextante 16-abr-2013

    Efectivamente Arambol, el entorno del pueblo de Canencia es claramente mejorable, pero nada es perfecto y ese tema, por desgracia, es recurrente en bastantes pueblos de Madrid y el resto de España.
    Un saludo.

Si quieres, puedes o esta ruta