Tiempo  7 horas 31 minutos

Coordenadas 2071

Fecha de subida 7 de diciembre de 2012

Fecha de realización diciembre 2012

-
-
924 m
352 m
0
6,0
12
24,02 km

Vista 2887 veces, descargada 75 veces

cerca de Tandes, Asturias (España)

Desde la localidad de Onón, el Camino Natural recorre un primer tramo en dirección sur, sobre la Sierra de Santa Flor, hasta Porley, donde cambia de rumbo y, desde allí, en dirección oeste, recorre la parte norte de la Sierra del Acebo, pasando por la Sierra de la Pillarma, hasta llegar a Corias.

La ruta comienza en la carretera de Onón donde se encuentra el panel informativo de comienzo de etapa y pasando por el bar-tienda del pueblo en sentido descendente, baja hacia el río Onón por un desvío que toma la carretera a la izquierda, a la salida del pueblo.

El siguiente trecho discurre en sentido Sur por carretera, pasando por los núcleos rurales de Luarnes y Valleciello. A la salida de este último, el camino abandona la carretera, girando a la izquierda, y sube por una pista de tierra hacia los pastos de la Sierra de Santa Flor. Continuando entre pastos, en dirección sur, veremos varias poblaciones dispersas sobre la Sierra Maldita, en el valle del río Junqueras, y tras ellas, la Sierra de la Serrantina.

Después cruzar el praderío, el camino desciende hasta Porley, donde comienza un segundo tramo en dirección oeste. La ruta atraviesa Porley y toma la carretera de la derecha que cruza el río Antrago para continuar sobre las laderas de la Sierra del Acebo. Durante varios kilómetros, la ruta discurre por carretera entre prados y bosquetes de castaños (Castanea sativa), fresnos (Fraxinus angustifolia) y alisos (Alnus glutinosa), con vistas al valle del río Antrago.

La carretera pasa por Castro de Sierra y por debajo de Villajimada, después de pasar el letrero indicador del desvío a Villajimada, seguir por la carretera y tener especial cuidado pues cuando se debe de abandonar ésta, antes de llegar a Villaar, la siguiente población, la ruta gira a la izquierda y empieza a subir por una pista de tierra. Mucho cuidado en este desvío, que indico con un wan point, pues alguien tapa las marcas. Desde este punto, el tramo restante de la etapa coincide con el sendero GR-203. La pista de tierra asciende en dura pendiente sobre la Sierra de la Pillarma, entre repoblaciones de pino radiata (Pinus radiata) y pino silvestre (Pinus sylvestris), buscando la Cima del Cuetu.

En la Cima del Cuetu, el camino sale a carretera y comienza a descender por la pista de tierra situada en frente de la que acabamos de dejar. El descenso continúa hasta el núcleo rural de Vallinas, donde deja la carretera y se adentra a la derecha en un sendero que comunica con Corias.

Este sendero nos llevará hasta el punto final de la etapa, junto al Monasterio de San Juan Bautista de Corias, frente a la carretera AS-15 y al lado del río Narcea.

Información adicional
Santuario del Acebo
En las proximidades del Camino Natural, situado sobre la sierra del mismo nombre, se encuentra el santuario de la Virgen del Acebo, venerada por los vaqueiros de alzada, donde el 8 de septiembre se celebra el Día de las Promesas con una multitudinaria romería, de arraigada tradición en el suroeste asturiano. Antaño, esta romería marcaba el final de la alzada de los vaqueiros y, hoy en día, reúne a gentes de toda la comarca que acuden hasta el Santuario del Acebo con ofrecimientos y promesas, dedicando el resto de la jornada a una tarea tan tradicional en Asturias como comer en el campo.

El santuario fue construido en el siglo XVI a consecuencia de distintos milagros atribuidos a la Virgen del Acebo en este lugar, donde se levantaba una antigua capilla con una talla románica de la Virgen del siglo XIII, que se conserva en el interior del templo, aunque la imagen sufrió modificaciones durante el siglo XVII.

El santuario actual fue construido en 1590 y consta de un edificio principal, de nave única, con planta de cruz latina y capillas laterales, y una torre al frente cuya parte inferior es un pórtico abierto en tres grandes arcos. En el ángulo sureste, se encuentra adosada la sacristía. El interior del templo alberga importantes retablos manieristas. El retablo mayor, de estilo barroco, fue tallado por Manuel Ron entre 1687 y 1691, y dorado por Juan Menéndez Acellana en 1709, ambos artesanos vecinos de Cangas.

Monasterio de San Juan Bautista
Conocido como “El Escorial asturiano”, el origen del Monasterio de Corias se remonta al siglo XI. Fue fundado en 1022 por los poderosos condes Piniolo Jiménez y su esposa, Aldonza Muñoz. Las obras terminaron en 1043 y el monasterio pasó a ser ocupado por monjes benedictinos. Entre los siglos XII y XIII alcanzó su máximo esplendor, llegando a poseer tierras en la mayor parte del occidente de Asturias e incluso de la vecina provincia de León. En el siglo XVI, la antigua iglesia románica fue sustituida por un templo renacentista, de severo estilo clasicista herreriano.

En 1773 tuvo que ser reconstruido en su mayor parte debido a que sufrió un grave incendio del que solo se salvó la iglesia. De esta forma, fue levantado el actual edificio del monasterio, de estilo neoclásico y de cuatro plantas de altura, cuyas obras de construcción fueron dirigidas por el arquitecto gallego Miguel Ferro Caaveiro. La fachada principal luce mármol blanco de las vecinas canteras de Rengos.

De sus restos originales se ha recuperado la planta románica, situada entre los muros del actual monasterio y el patio, que consta de una sola nave y una cabecera con tres ábsides. En el interior de una de las capillas se conserva un Cristo del siglo XII, conocido por “El Cristo de la Cantonada”, una de las tallas más destacadas del románico asturiano.

Durante el último siglo el Monasterio de San Juan Bautista fue escuela y noviciado, existiendo en el mismo un curioso museo de historia natural con multitud de animales disecados. Este monasterio, el mayor edificio monástico de Asturias, fue restaurado parcialmente en 1986 y actualmente sufre obras de restauración para ser transformado en Parador Nacional de Turismo.

Fuente: © Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente 2012
Hay que tener mucho cuidado en este punto pues vas por carretera y, aunque está bien indicado, las señales están tapadas por alguien y no se te ocurre dejar la carretera y coger la pista que sale a la izquierda. están muy bien tapadas, probablemente por el dueño de una ganadería que hay más arriba y que cerró el prado. Hay que saltar la portilla.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta