Tiempo  7 horas 56 minutos

Coordenadas 4439

Fecha de subida 13 de marzo de 2018

Fecha de realización noviembre 2017

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.111 m
345 m
0
7,3
15
29,2 km

Vista 1124 veces, descargada 27 veces

cerca de Estada, Aragón (España)





    La ruta consiste en recorrer la etapa cinco del GR-45 Sendero del Somontano, que discurre entre las poblaciones de Olvena y Estadilla. Para obtener el trazado circular, añadimos un tramo que une Estada con Olvena. Nos encontramos en la comarca del Somontano de Barbastro.




    Estacionamos el vehículo en Estada, y tras callejear por el pueblo, enlazamos con el Canal de Aragón y Cataluña. Recorremos su camino de servicio con preciosas vistas hacia el Valle del Cinca. La cumbres nevadas pirenaicas se divisan en el horizonte.




    Tras abandonar el canal, cruzamos la carretera y nos dirigimos al Puente del Diablo. Actualmente no es posible cruzarlo, ya que la senda original está bruscamente interrumpida en el cortado. Cruzamos por el moderno puente adyacente.




    Este puente permite cruzar el Río Ésera, y delimita el final del espectacular Congosto de Olvena, el cual comienza aguas arriba, en la presa del Embalse de Barasona.




    Además de evitar el arcén de la ajetreada carretera nacional, la idea es ascender al Mirador de Olvena y contemplar tan fabuloso congosto desde las alturas. Parece que existe una difusa vereda que bordea los riscos por la derecha. Pero opto por proseguir por el borde de esta carretera secundaria, ya que las panorámicas son más amplias y completas. Esta estrecha carretera es muy tranquila y poco transitada. De hecho no me crucé con ningún vehículo hasta Olvena. A nuestra espalda admiramos la extensa planicie del Somontano y el serpenteo del Río Cinca por sus terrazas fluviales.




    Al frente tenemos cercanas vistas de la comarca de La Ribagorza, con la gigantesca presa del Embalse de El Grado y el Santuario de Torreciudad en segundo plano, que dan paso a las estribaciones prepirenaicas al fondo. Y en lontananza divisamos la cordal nevada de los tresmiles pirenaicos.




    Ascendiendo a Olvena vamos admirando el magnífico congosto. Vemos como la carretera nacional salva el desfiladero con numerosos túneles.




    Ya observamos el pueblecito de Olvena y su camposanto en lo alto, donde se encuentra el mirador al que nos dirigimos, junto a la Ermita del Santo Cristo. Detrás queda el sorprendente congosto.




    Tras callejear por Olvena, subimos al mirador. Las panorámicas son extraordinarias en todas direcciones, pero especialmente destacan hacia el cañón del Ésera. En este mirador tiene la salida una interesante vía ferrata que parte desde el Puente de la Sierra.




    Y hacia el Puente de la Sierra descendemos, por un zigzagueante sendero histórico que nos permitirá cruzar de nuevo el Río Ésera, por otro fantástico puente románico, en el tramo más angosto del congosto, valga la redundancia. En Olvena hemos enlazado con el GR-45.




    En el zigzagueante descenso hacia el Ésera, pasamos junto a la pared caliza de la Cresta de la Cruz, donde se encuentran varias vías de escalada y tras ella la vía ferrata comentada anteriormente.




    Al llegar al Puente de la Sierra, me encontré con un grupo de franceses instalando una cuerda floja entre ambos cantiles. Al día siguiente puede observarlos en plena acción cuando volví al lugar para realizar la vía ferrata de Olvena.




    Este paraje del congosto es maravilloso. Y asomarse al puente con más de 30 metros de altura sobre el cauce es increíble. Imaginad la vía ferrata hacia la cúspide.




    Cruzamos de nuevo la carretera nacional, y buscamos el sendero que nos llevará a la Sierra de la Carrodilla, siguiendo el GR-45, el cual no abandonaremos hasta llegar al punto de partida en Estada. Con una mirada atrás nos despedimos del Congosto de Olvena.




    Continuamos la progresión en ascenso por la umbría, recorriendo un profuso y húmedo bosque. Varios oteaderos nos permiten disfrutar de panorámicas lejanas.




    Hasta llegar un momento en que alcanzamos mayor altitud y tenemos vistas aún más amplias.




    Pero el lugar con vistas en altura que más me impresionó de esta ruta, fue un mirador natural que se encuentra en el enlace con el Camino de La Ferrigala. Impresionante panorámica del cañón del Ésera con el Barranco de San Andrés a su encuentro, con los Embalses de Barasona y de El Grado a la vista, y toda la línea de cumbres del Pirineo aragonés y más allá. Dejo marcado el waypoint.




    El Camino de La Ferrigala discurre suavemente entre bellos bosques. Dejamos a un lado el desvío hacia las ruinas de la Ermita de San Andrés. Seguimos hasta enlazar con el GR-18 Sendero de La Ribagorza, con el que compartiremos trazado hasta las inmediaciones del Santuario de la Carrodilla.




    Pero antes, encumbramos el Pico Buñero (1.109 m.), máxima altitud de la Sierra de la Carrodilla, y que tiene el honor de disponer un vértice geodésico. Sin embargo, las vistas desde el vértice geodésico están dificultadas por el alto porte de las carrascas que nos rodean. Hay una vieja caseta de antenas cercana, a la que podemos encaramarnos, a fin de sobresalir por encima de la arboleda y disfrutar adecuadamente las panorámicas de 360º. En el centro de la fotografía se aprecian las colosales paredes anaranjadas de la Serra del Montsec de l'Estall y D'Ares, separadas por el fastuoso Congost de Mont-rebei.




    Hacia el noreste, sumamos las vistas de gran parte del Pirineo catalán. Hacia el noroeste, la cercana Sierra de Guara. Al sur, las llanas comarcas del Cinca Medio y Bajo Cinca.




    En el descenso abandonamos el camino, para seguir un bonito sendero que se interna en una de las vaguadas que flanquea el Forau del Cocho, cuyo abrigo alberga una representación de arte rupestre prehistórico de estilo esquemático.




    En las inmediaciones del Santuario de la Carrodilla enlazamos con el Camino de Alins del Monte.




    Viñedos, olivares y almendrales nos acompañan en dirección al pueblo de Estadilla. La comarca del Somontano se rinde a nuestros pies. En la fotografía se aprecia a la derecha como se yergue el dominante Cerro de El Pueyo en la planicie somontanera. Estratégico enclave escogieron los monjes para su monasterio.




    Hitos relevantes en el transcurso de este camino son la Gran Carrasca y la Caseta del Mixón.




    Ya tenemos a la vista las poblaciones de Estadilla y Estada. El Cerro de El Pueyo siempre dominando el Somontano, ahora a la izquierda de la fotografía. A la derecha contemplamos la cercana Sierra de Guara, con un dosmil en punta.




    Me llamó mucho la atención esa enorme bola pétrea que se observa en la ladera, con ganas de seguir rodando. Supongo que los lugareños le habrán dado nombre, pero lo desconozco.




    El Cerro de El Pueyo sigue vigilándonos desde la lejanía, cual Torre de Mordor. Callejeamos por el casco histórico de Estadilla, y nos dirigimos al Camino de la Canaleta que nos llevará a Estada, al amparo de un sombrío y encantador bosque de ribera que jalona el arroyo del Barranco de la Huerta.




    Tras pasar el Puente de los Baños, el sendero del GR-45 ha quedado desdibujado por la usurpación del arado en los campos de cultivo limítrofes, sin apenas dejar espacio para un paso cómodo y definido, por lo que hay que estar atentos al difuso trazado. Enlazamos de nuevo con el Canal de Aragón y Cataluña, el cual cruzamos por un puente. Recorriendo su camino de servicio paralelo, llegamos a Estada y cerramos el círculo, acompañados de una bella puesta de sol otoñal.




    Respecto a la vegetación destacan grandes masas boscosas de carrasca y pino silvestre, intercalados con robles melojos, arces, quejigos, mostajos, bojes, enebros, sabinas y matorral bajo, como romeros y coscojas. También hay que incluir la exuberante vegetación de ribera. En cuanto a la fauna, es posible cruzarse con corzos, ginetas, zorros y jabalíes. Además de avistar perdices, córvidos, buitres leonados, águilas y otras aves rapaces, así como aves acuáticas, entre ellas, garzas, ánades y cormoranes.
    El itinerario transcurre según el tipo de terreno: un 60% por camino terrizo, un 20% por sendero terrizo, y un 20% por pavimento. El desnivel positivo es de 1.050 m. y el tiempo total fue de 7 horas 55 minutos, con paradas incluidas. Mi agradecimiento a Daniel Vallés Turmo por compartir su blog Caminos de Barbastro, cuya guía me fue muy útil para desarrollar mis rutas durante mi estancia en el Somontano.
   Ver también las siguientes rutas cercanas en Huesca:
Ruta Valle de Ordesa.
Ruta Mallos de Riglos.
Ruta Mallos de Agüero.
Ruta Barbastro - Burceat - Cregenzán.
Ruta Congost de Mont-rebei - Congost del Siegué - Pasarelas de Montfalcó.
Ruta Pasarelas del Río Vero en Alquézar.
Ruta Barbastro - Monasterio de El Pueyo - Senda del Río Vero.
Ruta GR-17 Sendero Mariano: Barbastro - Torreciudad.


2 comentarios

  • Foto de Guillem Arnau San Martín Guiral

    Guillem Arnau San Martín Guiral 26-sep-2018

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Aunque en nuestro itinerario hicimos alguna variación a la ruta propuesto, un recorrido fantástico por un entorno precioso y muy poco conocido ¡Muchas gracias por compartirla!

  • Foto de Kminante del Sur

    Kminante del Sur 14-oct-2018

    Gracias por tu comentario y valoración, Guillem. Un saludo. Nos vemos en el camino.

Si quieres, puedes o esta ruta