Tiempo  5 horas

Coordenadas 1907

Fecha de subida 25 de octubre de 2015

Fecha de realización octubre 2015

-
-
1.151 m
895 m
0
5,3
11
21,27 km

Vista 2458 veces, descargada 43 veces

cerca de Alhama de Granada, Andalucía (España)

Nos desplazamos en coche hasta la localidad de Ventas de Zafarraya, donde lo aparcamos y, a las 8:55 de la mañana, tomamos el autobús que nos llevará hasta Alhama de Granada, punto de inicio de nuestra ruta.

El casco antiguo de Alhama de Granada está considerado como bien de interés cultural y está incluido en el Catálogo General del Patrimonio Andaluz bajo la tipología de Conjunto Histórico.

Después de un pedazo de desayuno en la pastelería la Créeme, donde hicimos aprovisionamiento de algunos exquisitos dulces para el camino, empezamos la ruta en la Iglesia del Carmen que data de los siglos XVI-XVIII, y fue un antiguo convento de los Carmelitas Calzados. De estilo renacentista y barroco, sus capillas fueron lugar de enterramiento de las familias de la aristocracia alhameña, cuyos escudos coronan sus arcos. La iglesia presenta una sencilla portada, arco de medio punto con un alero y el escudo carmelita en la parte superior de la fachada.

Tras ver su fuente nos dirigimos a su parte posterior donde se encuentra el Mirador del Cañón de los Tajos; formado gracias a la erosión producida por el río Alhama sobre la roca arenisca de sedimentación de antiguos fondos marinos. Su morfología cambió debido a los grandes terremotos de Lisboa, en 1755; y de Alhama, en 1884.

Su trazado forma una hoz, con una longitud de tres kilómetros y llega a alcanzar, en algunos puntos, los 80 metros de altura. Esta maravilla de la naturaleza alberga en su interior los restos de la agroindustria de la comarca de mediados de siglo XX, los molinos hidráulicos harineros, ubicados en la orilla del río, y que son una muestra de la arquitectura industrial del siglo XIX. Los restos de la historia viva de mediados del siglo XX, y que por desgracia están en ruinas, excepto uno, La Fábrica de Harinas de la Purísima.

Descenderemos por la Ribera de los Molinos continuando por una pista de tierra que va en primer lugar hacia unas cuevas usadas para guardar ganado y después, continuando el recorrido por esta majestuosa garganta, encontramos la Ermita de Nuestra Señora de los Ángeles, encastrada en plena pared rocosa relacionada con un hecho fechado en el año 1.500, destaca su fachada inmaculadamente encalada.

Y un poco más allá llegaremos al conocido Salto del Caballo. Entre otras leyendas asociadas con esta población, esta cuenta como se salvó un caballero de muerte segura:

"""Venía un caballero de Málaga, y al pasar por la llamada huerta del Cañón, al parecer por el movimiento de algún reptil en la espesura, espantóse el caballo, que roto el freno, partió al galope, despeñándose en el precipicio. El jinete, seguro de una muerte cierta, pidió a la Virgen tiempo para morir como cristiano, como sus antepasados. El ruego fue oído, pues, aun reventándose el caballo y lanzando al jinete a mas de cien pasos de allí, éste se salvo. El susto y la contusión le privaron de sentido. Cuando volvió en sí, miró al frente y vió una imagen de Nuestra madre en la oquedad de una roca. Arrodillose éste. Fue entonces cuando le dijo la Virgen que le quedaban tres días de vida, que le edificara un altar en aquel sitio, sacándole de su antiguo escondrijo. El caballero que contaba con bastantes bienes, dispuso que se construyera una ermita. Al año siguiente se celebraba una función religiosa, para colocar la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles y se colocó una cruz en el sitio de la catástrofe, que se conoce con el nombre de Salto del Caballo."""

Sobre una roca a la derecha se puede observar lo que dicen ser la huella de la herradura del caballo al caer.

El sendero discurre entre pequeñas zonas de cultivo, ocupando el resto de la ladera algunos olivos y almendros junto con abundantes higueras y abajo junto al cauce abundan las choperas y el bosque de ribera. La ruta tiene todo el interés del mundo, ya sea desde el punto de vista medioambiental, geológico, botánico, faunístico y etnográfico.

Los paisajes alcanzan el grado de sublime en esta garganta. Seguiremos la ribera del rio Alhama, llegaremos a un puente que lo cruza y después veremos el aliviadero de un embalse que encontraremos a continuación. El embalse es conocido como la Presa del Rio Alhama pero en realidad su nombre es La Pantaneta de Alhama que fue incluida en el Inventario de Humedales de Andalucía en marzo del 2010, lo que supone su denominación como “Humedal Andaluz”.

Se trata de un humedal de tipo artificial ya que es una presa de agua dulce cuya finalidad es el trasvase de agua del río Alhama al Pantano de los Bermejales. A pesar de ser de origen artificial posee una gran importancia ecológica y se encuentra totalmente integrada en el medio. Fruto de esta integración es la diversidad de fauna presente en la zona, como por ejemplo la población de aves residentes durante todo el año, así como aves de paso en época de migración o presentes sólo en invierno. Con observatorios adecuados para ver numerosas aves y una vegetación en la que predominan las aneas con sus espadañas o puros, alamedas y mimbreras.

Al llegar a la carretera A-4150 nos desviaremos a la derecha; continuando unos 300 m. por la carretera y desviándonos a la izquierda por un carril carretero que cruzará por los barrancos de Doqueira y del Chopo para meternos de lleno en el área recreativa el Motor y siguiendo encontraremos una fuente de color discreto.

Nos adentramos en el magnífico Barranco de Totalán con una vegetación de ribera muy exuberante, que seguiremos en continuo ascenso pasando por el Cortijo de la Fuente de Marcos colina arriba el Cortijo de Fernando López.

En el Km. 7,7 llegaremos al punto más alto de nuestra ruta y poco después atravesaremos el Cortijo de Baltasar entre robles de gran porte donde encontraremos un desvío, que no tomamos, que se dirige al pico La Maroma.

Descenderemos cerca del arroyo Madre con unas vistas magníficas del parque Natural Sierra de Tejeda, Almijara y Alhama, y rodeados de robles por doquier; una maravilla.
Llegaremos al Hotel los Caños de la Alcaicería con su curioso tentadero; en este punto abandonamos la sierra y tras un par de desvíos por el Cortijo La Alcaicería nos adentramos en una gran planicie con una fertilidad que resalta por la gran cantidad y variedad de cultivos. Tomateras, calabacines, alcachofas, lechugas, habichuelas, coliflores… y mucha actividad humana en la recogida de productos y acondicionamiento de terrenos, ayudados por numerosos rebaños de cabras y ovejas que dejan los terrenos ya recolectados súper limpios y abonados.

Transitamos ahora por la Cañada Real de Alhama de Granada a Málaga que discurre entre huertos pasando por los Cortijos del Director, Castillo de Luna, Las Monteras, Vicario, Tío Parejo y los Pergueres.

Seguiremos por la carretera pasando por la pedanía de Pilas de Algaida y llegando en un kilometro a nuestro destino Ventas de Zafarraya; donde disfrutamos de una merecida comida tras la caminata en el Mesón la Gloria.

Los primeros pobladores del Llano de Zafarraya, se remontan al Paleolítico Medio, cuando el hombre habitaba en la zona de la Cueva del Boquete, aunque el primer asentamiento del que se tiene constancia data de la época visigoda siglo VI a través de los yacimientos encontrados en el actual núcleo urbano de Ventas de Zafarraya.

La historia de Ventas de Zafarraya se remonta a la época en la que era una venta en el Boquete, junto al Camino Real Granada-Málaga. Al nombre del pueblo se le acortó la palabra Llano para que no fuera muy largo, ya que el nombre completo sería Ventas del Llano de Zafarraya (topónimo de origen árabe “Manzil Fahs Rayya.

En 1842 se constituyó el municipio de Ventas de Zafarraya. El 25 de diciembre de 1884 se produce un terremoto afectando gravemente a las provincias de Granada y Málaga. La catástrofe fue de tal magnitud que en Ventas de Zafarraya se registraron un total de 74 muertos. La reconstrucción del pueblo se hizo casi íntegramente con dinero procedente de la entonces colonia española de Cuba, por lo que en años sucesivos el pueblo pasó a llamarse Nueva Habana.

Espectacular es su Boquete de Zafarraya; es un paso de montaña que divide la Axarquía malagueña y la provincia de Granada. El boquete forma una especie de pasillo de rocas cárstica, que deja una vez pasado, ver todo el fértil valle del Poniente granadino.

Este paso fue en su día utilizado por los musulmanes como punto estratégico para guarecer sus tropas mientras preparaban el asalto a los diferentes pueblos de la comarca, por eso aún quedan restos de numerosas torres de comunicación que conectaban la costa con el interior de la península. Se dice que por ese mismo camino, pasó el viajero árabe Ibn Batuta allá por el año 1349.

Actualmente Ventas de Zafarraya dispone de un tren a vapor a escala que discurre desde el pueblo hasta el Boquete por una vía estrecha y que los Domingos por la mañana tiene varias salidas para el turismo.
Waypoint

Molinos de San Francisco y La Purísima

Cueva

Casas cueva

Casas cueva
Arquitectura religiosa

Ermita de los Ángeles

Ermita de los Ángeles
Waypoint

Salto del Caballo

Puente

Puente

Puente
Río

Río Alhama

Waypoint

Aliviadero

Aliviadero
Lago

Pantaneta

Pantaneta
Intersección

Desvio y Barranco Doqueira

Picnic

Área recreativa El Motor

fuente

Fuente

Fuente
Puente

Puente

Puente
Waypoint

Cortijo Fuente de Marcos

Waypoint

Cortijo de Fernando López

cima

Cima

Cima
Waypoint

Cortijo Baltasar

Cortijo Baltasar
árbol

Roble

Roble
Intersección

Desvio a la Maroma

Desvio a la Maroma
árbol

Robledal

Robledal
Waypoint

Restaurante los Caños de la Alcaiceria

Waypoint

Cortijo

Waypoint

Cortijo Monteras

Waypoint

Cortijo Valdeigluesias

Waypoint

Cortijo Castillo de Luna

panoramica

Vistas panorámicas

Vistas panorámicas
Waypoint

Cortijo Vicario

Waypoint

Cortijo Pergueres

Waypoint

Lavadero

Lavadero
Waypoint

Pilas de Algaida

Pilas de Algaida
refugio

Alojamiento Rural

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta