Coordenadas 1469

Fecha de subida 4 de abril de 2016

Fecha de realización abril 2016

-
-
836 m
694 m
0
4,2
8,5
16,92 km

Vista 747 veces, descargada 41 veces

cerca de Villanueva de la Nía, Cantabria (España)

Saldremos de Villanueva de la Nía por una pista en dirección Este que comienza un corto ascenso entre quejigos, con buenas vistas sobre Cubillo del Ebro y esta zona del valle. A continuación la pista llanea un tramo, desembocando en una explotación ganadera, con abundante barro, tras superar una portilla un camino entre curiosas formaciones rocosas nos llevará a una especie de cortafuegos en fuerte pendiente para a coronar el Collado del Castillo a 840 metros. Desde el collado un sendero entre el quejigal nos llevará en franco descenso hasta el pueblo de Cuillas del Valle, en la provincia de Palencia.

Salimos del pueblo por la carretera que lleva a Olleros de Paredes Rubias y tras superar un cruce conflictivo, en el que es fácil despistarse, tomamos un camino de herradura, con dirección este por el que salvaremos el kilómetro que nos separa del siguiente pueblo, cruzando una zona de pastos. Llegamos al pueblo de Olleros de Paredes Rubias, que destaca por su arquitectura popular, y que prácticamente no tocaremos, desviándonos enseguida por una larga y rectilínea pista que en dirección este nos llevara por terreno entre campos primero y luego entre quejigos a superar los dos kilómetros que nos separan de Sobrepenilla. Empezamos a ver los cortados de la Lora que nos acompañarán el resto de la etapa, destacando en la lejanía los perfiles de Peña Camesía y Muñata. Tras visitar la iglesia románica de San Martín situada a la salida del pueblo, salimos por una carretera en dirección Norte para girar a los pocos metros a la derecha para tomar un camino que entre campos y quejigos nos llevará hasta Sobrepeña distante tres kilómetros. Durante este tramo gozamos de muy buenas vistas de Sobrepeña con el fondo de Peña Camesía.

En Sobrepeña, en un cruce a la salida del giramos en ángulo recto, saliendo por una carretera, en dirección Este para salirnos a los pocos por el camino viejo a Rebollar de Ebro, que entre quejigos y en fuerte descenso nos llevará, tras cruzar otra vez la carretera a contactar con una especie de pista totalmente anegada de agua. Tras superar este corto tramo, llegamos a una explanada herbosa con el río Ebro a la izquierda y de frente la ermita de Santa María, coronando un pequeño risco. Llegamos a la base del risco donde hay un interesante santuario rupestre primera fundación de la ermita. Tras rodear el mencionado risco el camino avanza por la margen del Ebro dejando el río a pocos metros a la izquierda, en un tramo en bastante mal estado que por fortuna no es demasiado largo, llegando enseguida a las afueras de Rebollar de Ebro. Tras visitar el pueblo, salimos del mismo en dirección noreste por una pista que nos llevará hasta un pinar de repoblación, donde ganamos una especie de collado. Iniciamos el descenso entre el pinar ya con vistas a Polientes, que tenemos al alcance de la mano. Pero aún tendremos que dar un importante rodeo debido a que no hay la posibilidad de cruzar el Ebro. Así pues seguiremos en paralelo al Ebro, festoneado de chopos, saliendo a una zona despejada de arbolado, entre tierras de labor, en la que parece que tenemos a tiro de piedra Peña Camesía. Tras salir a una carretera en la que hay un cruce hacia la Ermita de Velilla. Esta carretera nos llevará tras dejar un antiguo molino a mano izquierda a contactar con la que viene desde la Lora pasando por Rocamundo. Enseguida llegamos al Puente de Rocamundo por el que cruzaremos el Ebro, para llegar al Área Recreativa de la Requejada, donde se encuentra situado el panel del Camino Natural del Ebro. Ya solo nos queda recorrer el kilómetro que nos separa del centro de Polientes para dar por finalizada la etapa.

Etapa que discurre en su totalidad por el bonito valle cántabro de Valderredible que es cruzado longitudinalmente por el Ebro. Esta etapa es bastante más suave que las anteriores con menos kilometraje y un menor desnivel a superar, concentrado al principio de la etapa. Salvo en este primer tramo de la etapa, el resto transcurre por rectas pistas y anchos caminos en los que la señalización como viene siendo tónica habitual es bastante buena y no hay ningún problema para orientarse. A destacar los bonitos y cuidados pueblos por los que pasaremos la mayoría con bonitas iglesias, como viene siendo tónica habitual desde que empezamos el Camino del Ebro en Fontibre. Destacable también en esta etapa son las vistas que obtendremos de Peña Camesía y Muñata situados en el borde de la Lora que sirve de límite meridional al valle.
  • Foto de 1. Inicio de etapa
  • Foto de 1. Inicio de etapa
Villanueva de la Nía
  • Foto de 2. Collado de Castillo
840 metros
  • Foto de 3. Cuillas del Valle
Arquitectura popular
  • Foto de 5. Sobrepenilla
  • Foto de 5. Sobrepenilla
Iglesia románica de San Martín
  • Foto de 7. Rebollar de Ebro
  • Foto de 8. Puente de Rocamundo
  • Foto de 8. Puente de Rocamundo
  • Foto de 9. Polientes

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta