Coordenadas 642

Fecha de subida 9 de agosto de 2019

-
-
3.163 m
1.727 m
0
3,4
6,8
13,65 km

Vista 50 veces, descargada 0 veces

cerca de San Juan de Plan, Aragón (España)

El Gran Bachimala o Punta Schrader, está situado en el Parque Posets-Maladeta del Pirineo Central en donde se concentran una gran parte de los tres miles más altos de toda la cordillera. Constituye la mayor elevación de la llamada Cresta de Bachimala y puede ser abordada por varias vías incluyendo las que tinencomo finalidad realizar practicas de escalada.

La ruta que aquí mostramos es la más clásica de todas y por tanto no aportamos ninguna novedad resaltable excepto el hecho de haber tenido que llegar a la cima bajo unas condiciones de escasa visibilidad, de ahí que hayamos calificado la marcha como difícil (en general los tres miles siempre entrañan dificultades sobreañadidas para las que es conveniente tener algo de experiencia previa).

Además incluiremos una colección de fotografías que pueden resultar útiles para ilustrar cada uno de los puntos de interés que hemos señalado a lo largo de la marcha.

Para una mejor comprensión de las imágenes, recomiendo visualizar la ruta con ordenador convencional o portátil, ya que he incluido con aquellas, la explicación correspondiente, que con smartphones o tablets no se puede ver.

La ruta se inicia en el Refugio de Viadós en el que es recomendable pernoctar para poder salir temprano al día siguiente. Para llegar al refugio, lo más indicado sería dejar el día anterior el coche en San Juan de Plan e ir andando hasta aquel. Nosotros hicimos ese trayecto en coche, pero no nos gustó la experiencia porque hay tramos problemáticos por poca anchura y por el polvo/barro. A San Juan de Plan de se llega por la carretera que va a Bielsa previo paso por Ainsa. Es decir, que siempre hemos de prever estar varios días por la zona para poder planificar todo mejor.

Desde el refugio, salimos por detrás del mismo para situarnos en la base del monte El Camallón por un sendero señalizado que también conduce al Refugio de Tabernés, de modo que hemos de remontar toda la cresta del monte y al llegar arriba fuera ya del bosque, hemos de virar a la derecha (si nos vamos por la izquierda nos encaminaríamos hacia al refugio de Tabernés).

Siguiendo la señalización (hay postes indicadores), el sendero nos acabará situando cerca de una pequeña planicie donde se sitúa la Cabaña el Sarrau. Seguiremos avanzando por el flanco derecho de dicha planicie para ir remontando hacia la zona central de una larga loma que constituye el paraje de la Pleta de las Vacas por la que seguiremos ascendiendo sin prisas con la certeza de ir ganando altura poco a poco.

Seguidamente llegaremos a otra planicie corta situada en el paraje La Roya donde se realiza un pequeño viraje siguiendo la línea ascendente hasta llegar a la cota 2482 (es un resalte no muy grande) que flanquearemos por la derecha y seguidamente nos acabaremos situando junto a otro resalte de buen tamaño, y justo en este punto, hemos de realizar un corto descenso por el flanco izquierdo de aquel, de forma que nos acabaremos situando en la falda norte de la cota 2596 también conocida como Monte de la Señal de Viadós. Todo el recorrido sigue siendo bien identificable como sendero, de forma que caminando a media ladera (no bajarse al fondo de la cabecera del barranco) enlazaremos en poco tiempo con el Paso de la Gatera o Señal de Viadós, punto en el cual comienza la siguiente fase de la ascensión.

Desde el collado, viramos a la izquierda para situarnos en las laderas de La Gatera que preceden a la cresta por la que se sube a la Punta del Sable o Sabre. Seguiremos remontando para ir ganado altura (siempre por sendero) de forma que nos acabaremos situando a dos mil setecientos metros de altura, para seguidamente, dejar de ascender ya que hemos de pasar por delante de toda la boca de salida del Circo del Gran Bachimala-Punta del Sable, de modo que tendremos que recorrer un terreno un tanto escarpado con cuidado de no sufrir alguna caida por descuido.
Tras rebasar la boca del circo llegamos a la cresta sur que baja desde el Bachimala y haremos un corto remonte de unos cincuenta metros de desnivel hasta situarnos en el cordal de la cresta y seguidamente, pasaremos al otro lado para encontrarnos con una gran vaguada repleta de derrubios pero que tampoco nos planteará un problema especial para seguir ascendiendo por el sendero perfectamente reconocible.

Remontaremos toda la vaguada sin salirnos de dicho sendero hasta llegar a la zona basal de la cumbre del Gran Bachimala que constituye una zona relativamente llana, desde la cual, hemos de alcanzar la arista oeste que conduce a la cima.

Continuando por dicha arista que está bastante escarpada (aquí ya no hay sendero), llegaremos a otra zona basal previa a la subida final de unos ochenta metros de desnivel por un terreno profusamente irregular en el que hemos de medir bien cada paso y evitar descuidos. La ascensión no es excesivamente difícil, pero requiere cierta concentración y ausencia de vértigo (tener en cuenta que luego hay que bajar por el mismo sitio). Tras recorrer unos doscientos cincuenta metros nos acabaremos situando en la cima propiamente dicha.

El regreso puede hacerse por el mismo itinerario, aunque hay quien prefiere hacer ruta circular y desviarse en el collado o Paso de La Gatera hacia el barranco que cae en dirección sureste (Barranco de la Señal de Viadós). Dicho barranco desciende hasta el Barranco de Añes y siguiendo éste último durante casi cuatro kilómetros en dirección descendente, llegaremos al refugio de Viadós.

A continuación paso a describir las seis primeras fotos que son como un resumen rápido de la ruta:

Foto 1: Panorámica desde el Refugio de Viadós en la que destaca el Pico Espadas o Punta Llardaneta (3328 mts). Más a la izquierda y en el centro, algo disimulado vemos el Posets con sus 3369 mts en cuya base podemos apreciar pequeñas manchas blancas correspondientes a neveros residuales o glaciares permanentes. En la parte verde inferior vemos un conjunto de pequeñas cabañas ganaderas.

Foto 2:Tramo del sendero que sube por la Pleta de las Vacas. Al fondo ya podemos apreciar el Gran Bachimala cuya cima se encuentra justo debajo de la nube más cercana (se ve como una cumbre achatada y rugosa). El que parece ser un pico más alto y aparente (que en realidad es cuarenta y dos metros más bajo que el anterior) y que apreciamos en el centro como un pezón, es la Punta del Sable o Sabre (3134 mts). Podemos intuir que esta etapa no es excesivamente esforzada.

Foto 3: Desde la planicie de La Roya, vemos el conjunto Punta del Sable-Gran Bachimala (éste lo identificamos por el pequeño resalte rugoso del centro y la Punta del Sable, asoma tímidamente como un pezón detrás del que parece un pico gordo). La ladera de color verde que tenemos en primer plano cae sobre el Barranco de Bachimala.

Foto 4: La misma foto tomada al regresar, con toda la cima del Gran Bachimala cubierta por una espesa nube dentro de la cual habíamos tenido que movernos para alcanzar el objetivo final.

Foto 5: Panorámica desde el circo del Bachimala. Apreciamos en primer plano, la planicie de La Roya. El pico del fondo (a la izquierda) es el Pico del Turmo (2753 mts) precedido por la cresta escarpada de la Tuca Rechanzás.

Foto 6: Primer tramo de la arista oeste del Gran Bachimala. La cima permanece totalmente oculta por la niebla. Arriba podemos apreciar a dos componentes de la expedición. Comprobamos que aquí ya no hay sendero que valga, pero no tiene pierde...todo p'arriba.
Foto 1: Refugio de Viadós. En general, para acceder a las cumbres más altas del Pirineo hemos de pasar noche en algún refugio de montaña. Este de Viadós está bien dotado teniendo en cuenta que no hay ninguna carretera a menos de once kilómetros. Eso sí, no esperemos encontrar habitaciones individuales ni televisión. Foto 2: Panorámica con el Pico Espadas como cota más destacada. Foto 3: Más a la derecha de la foto anterior, identificamos en primer plano y casi en el extremo, el Puntal de Barrau (2417 mts). Al fondo, la zona del pico Eriste Gran (tapado por el Puntal) y casi en el centro, la zona del Pico Millares y Pico de la Forqueta. Foto 4: Refugio visto desde la cresta de El Camallón por donde discurre el primer tramo de la marcha. Foto 5: En esta foto vemos uno de las casas habilitadas como dormitorio.
Foto 1: La ruta arranca por detrás del refugio por un sendero señalizado que nos conduce a la cresta de El Camallón que vemos cubierta de pinos en el lado izquierdo de la foto. Foto 2: Avance por la cresta de El Camallón con algún tramo que otro un tanto escarpado. Foto 3: Existen señales indicadoras para guiarse. Este tramo de la marcha es común con el itinerario que se dirige al Refugio de Tabernés. Al llegar arriba hay que tener la precaución de no desviarse en dirección a dicho refugio. Foto 4: Durante la ascensión y ya en la zona superior de la cresta, tendremos a tiro de piedra (es un decir) la cumbre del Pico del Montó (2476 mts). A la izquierda, vemos el Tozal d'Escubillons (2427 mts). Foto 5: Tras salir del bosque hemos de seguir ascendiendo tomando como referencia unos postes indicadores como los que vemos en el centro de la foto (se distinguen vagamente). Abajo del todo discurre el Rio Cinqueta que se dirige hacia San Juan de Plan. Foto 6: Parecida a la anterior. A la izquierda apreciamos unas escarpaduras que corresponden a la zona de Las Rechanzás.
Foto 1: Al comenzar la subida por la Pleta de las Vacas, lo primero que nos llamará la atención es la Cabaña el Sarrau que a pesar de su deterioro, conserva una pizarrosa cubierta al más puro estilo pirenaico de antaño. Foto 2: El primer tramo lo haremos por el flanco derecho según subimos. Al fondo apreciamos a la derecha, los picos de Las Rechanzás. A la izquierda la zona de los picos Eriste Gran y Millares. Foto 3: Existe un sendero perfectamente trazado que nos servirá de guía durante gran parte de la marcha. Foto 4: Vista retrospectiva de la pequeña planicie en que se asienta la Cabaña el Sarrau. Al fondo, la ya comentada zona de los picos de Las Rechanzás. Foto 5: Según subimos y a la derecha podemos contemplar una preciosa vista de Punta Ixabre (2694 mts) y la hondonada del Barranco d'Es Oriels. Foto 6: Ya casi finalizando esta etapa, tomamos una instantánea retrospectiva de la loma por la que hemos ido ascendiendo.
Foto 1: Llegamos a la planicie de La Roya y ante nosotros ya se nos muestra nítidamente el conjunto del Gran Bachimala y Punta del Sable o Sabre al que más tarde accederemos por la izquierda previo paso por la base de todo el conjunto. En primer plano, el Barranco de Bachimala. Foto 2: Vista retrospectiva de toda la planicie de La Roya. La loma de la Pleta de las Vacas, queda a la izquierda, y encima de la misma vemos el Pico del Montó. Foto 3: En dirección sur identificamos de nuevo los picos Eriste Gran, Millares y de la Forqueta. A la derecha, Las Rechanzás. A la izquierda, el Pico Espadas o Punta Llardaneta. Foto 4: Barranco d'Es Oriels. Arriba y a la izquierda, Las Rechanzás. Foto 5: Al finalizar el tramo de Las Royas y tras un breve remonte, el sendero llega hasta un gran resalte rocoso (en el extremo derecho de la foto). No hemos de remontarlo, sino que lo flanquearemos por la izquierda realizando un descenso que nos ha de llevar hasta el Paso de la Gatera (lo veremos más tarde). Foto 6: Al empezar el descenso que hemos comentado en la foto anterior, a la vez estamos flanqueando el Barranco de Bachimala cuya amplitud vemos aquí. Al fondo y a la derecha tenemos Punta Culfreda y un poco más a la izquierda, Punta Cabalera. En el lado izquierdo de la foto, el resalte de la Peña Castillón.
Foto 1: Tramo previo al Paso de La Gatera por la falda noroeste de la cota 2596 que se encuentra repleta de derrubios y que cae sobre el Barranco de Bachimala. En el centro apreciamos el cuello o Paso de la Gatera. Foto 2: Vista retrospectiva del descenso que vamos realizando hacia el Paso de la Gatera por la falda de la cota 2596. Foto 3: Esta toma en realidad está hecha durante la ascensión por La Gatera. Nos muestra el tramo que acabamos de comentar. El sendero que procede de Las Royas es el de abajo. Foto 4: Una vez hemos llegado al Paso, cambiamos de dirección para remontar la ladera de La Gatera que constituye la base de la Punta del Sable o Sabre. Foto 5: Después de haber progresado por la ladera de La Gatera, realizamos una preciosa toma retrospectiva del Paso (Señal de Viadós). En el centro vemos la Punta Ixabre (2694 mts). A la derecha, la cota 2596. Foto 6: Foto tomada poco antes de descender hacia el paso de la Gatera. En primer plano, la hondonada del Barranco de Bachimala. Al fondo y en el centro vemos tapado por las nubes, la punta Culfreda (3034 mts). A la derecha, el Pico Baliner (2965 mts).
Foto 1: Laderas de la Gatera. Lo que aparenta ser un pico (a la derecha), en realidad es un resalte en mitad de la cresta sur de la Punta del Sable que se encuentra casi trescientos metros más arriba. Foto 2: En esta preciosa toma desde el final del tramo de La Gatera, vemos en primer plano y a la derecha, la planicie de Las Royas. Abajo y a la izquierda, la ladera suroeste de la cota 2596 por donde discurre el sendero que conecta con el Paso de La Gatera. En segundo plano, el Pico del Montó. Muy al fondo y a la izquierda, vemos un resalte del Pico Mobisón Gran y aún más alejado y a la izquierda, el Pico Cotiella entre nubes. Foto 3: Tras haber rebasado la ascensión por La Gatera, llegamos a las inmediaciones del circo del Bachimala en terreno relativamente llano. La pared que vemos enfrente, cae desde la cresta suroeste del Gran Bachimala que se sigue escondiendo en la corta línea de cresta rugosa intermedia que vemos en el lado derecho. El planteamiento será pasar por el extremo sur de la cresta (a la izquierda) y avanzar por detrás de dicha cresta hasta la base de la cumbre. Foto 4: De vez en cuando el sendero se interrumpe en algún escarpe, pero tampoco resulta excesivamente problemático si se tiene un poco de cuidado. Foto 5: Cota 2596 por cuya base discurre el sendero que enlaza al Paso de la Gatera. A la izquierda, el Pico Ixabre. Al fondo y a la derecha sobresale el Pico del Turmo (2753 mts). Foto 6: Foto de relleno. Algunos senderistas realizan el regreso cambiando de rumbo en el Paso de la Gatera, y bajando por el Barranco de Viadós que vemos a la izquierda de la foto, en vez de ir por la falda de la cota 2596. Es perfectamente factible, aunque se hacen unos pocos kilómetros más de ruta y la bajada es un tanto empinada lo cual suelen notarlo sobre todo las rodillas. Al fondo tenemos una preciosa estampa del Posets.
Foto 1: Tramo de sendero justo antes de entrar en la zona de la boca de "desague" del circo. Podemos apreciar en el centro de la foto, cómo el sendero sube por uno de los resaltes de la zona inferior de la cresta que cae desde la base de la cumbre. Ese será el punto por el que pasemos al otro lado de la cresta. Al fondo y en el centro de la imagen, vemos Punta Culfreda. Foto 2: El sendero discurre por delante de la base del circo para dirigirse posteriormente hacia el resalte rocoso que vemos en el lado izquierdo. Al fondo en segundo plano, distinguimos Punta Cabalera y en la lejanía, el Pico del Ibonet y Pico de la Espada. Foto 3: Circo sur del Gran Bachimala. La cumbre se encuentra totalmente tapada por la nube. Foto tomada durante el regreso. Foto 4: Otra buena panorámica en la que en primer plano vemos en el centro, la planicie de La Roya. Al fondo y en el centro, el Pico del Turmo y Las Rechanzás. A la izquierda, el Eriste Gran. Foto 5: Punto de llegada a la cresta para pasar al otro lado. Foto 6: Toma realizada al cruzar la cresta. Al fondo y en el centro, Punta Llardaneta o Pico Espadas. Más a la izquierda, el Macizo del Posets. En el lado derecho y al fondo, el Pico Eriste Gran. Abajo y en el extremo izquierdo, vemos el sendero por el que hemos venido.
Foto 1: Tras cruzar al otro lado de la cresta nos topamos con un paisaje lunar repleto de derrubios. Como puede verse, el sendero está perfectamente trazado. Hemos de remontar unos ciento setenta metros de desnivel con pendientes variables pero más o menos asequibles. Foto 2: Las panorámicas van siendo más sorprendentes. En primer plano, Punta Cabalera (a la derecha) y en el centro Peña Castillón y Peña Blanca. En segundo plano y a la izquierda, Punta Fulsa y Punta Suelza. A la derecha y al fondo, Pico de la Espada y Pico del Ibonet. Foto 3: En esta toma apreciamos las mismas cimas con el añadido de la Punta Culfreda (3034 mts) que vemos en segundo plano a la derecha. En primer plano apreciamos otra cresta casi paralela a la que hemos cruzado y que también baja desde el Gran Bachimala. Foto 4: Otra toma de la Punta Llardaneta (3328 mts) tapada por la nube. Foto 5: Detalle de los derrubios por los que vamos transitando. Vemos que el material es distinto a las calizas que abundan tanto en el Pirineo. Aquí lo que abundan son las pizarras. Foto 6: Otra toma similar a las anteriores. En segundo plano, destaca, Punta Suelza y en primer plano el Pico del Montó (a la izquierda) y Peña Blanca.
Foto 1: Llegada a la base de la cima con las nubes cobrando más protagonismo y tapando Punta Suelza. Foto 2: Aquí podemos apreciar las dos crestas que caen desde la base de la cumbre y la vaguada que se forma entre ambas. En el centro y abajo distinguimos vagamente a dos montañeros vascos descendiendo. Foto 3: La base de la cumbre es relativamente llana y encontramos estos curiosos hitos (mojones de piedras) agrupados que pueden venir muy bien como referencia cuando todo está nevado. Foto 4: Desde el punto al que hemos llegado, distinguimos claramente el sendero zigzagueante que sube hacia la arista oeste y hacia el cual hemos de dirigir nuestros pasos. Foto 5: Aquí podemos apreciar una buena perspectiva de la ascensión hacia la arista por el sendero zigzagueante que vemos a la izquierda. Posteriormente pasaremos desde el cordal superior a la arista que nos conducirá hasta la base de la cima. A la derecha vemos la cresta de la Punta del Sable o Sabre situado en el extremo derecho.
Foto 1: A punto de llegar a la arista. A la derecha y abajo vemos la planicie de La Roya. A la izquierda, Julen y Eñaut, dos valientes montañeros euskaldunes. Foto 2: Desde la arista, por encima ya de los tres mil metros vemos casi todo el trayecto que hemos seguido desde que cruzamos la cresta trescientos metros de desnivel más abajo. Foto 3: Y una pequeña recompensa al otro lado de la arista, la bella Cresta de Bachimala, casi toda por encima de los tres mil metros. foto 4: Foto para el recuerdo del grupo expedicionario formado por Javier de Valencia, e Ismael y un servidor, de La Rioja.
Foto 1: Antes de subir a la cima, sesenta metros más abajo existe una zona algo llana en la que se puede hacer algún preparativo para el ataque final. Conviene llevar ropa de abrigo e impermeable y casi mejor dejar la mochila y los bastones abajo. Foto 2: Inicio del ataque final a la cima. Podemos comprobar que la arista se estrecha bastante y tendremos que poner los cinco sentidos en la ascensión. Foto3: Los escarpes por los que hemos de subir nos obligarán a hacer alguna miniescalada de vez en cuando. El riesgo no es excesivo si se toman todas las precauciones pertinentes, calculando bien cada paso y afianzándose bien al terreno. Foto 4: La cima tiene una buena superficie llana para parar y quedarnos allí algún rato (si el tiempo es inestable, mejor bajar cuanto antes tal como nos ocurrió a nosotros). En el centro vemos un rudimentario pero siempre eficaz refugio que viene bien para sentarse y recomponerse un poco. Foto 5: Desde la cima y en dirección sur, parte una tercera arista que trás cuatrocientos metros, culmina en la Punta del Sable o Sabre con sus 3134 mts y a la que algunos acceden en las rutas de ascensión al Gran Bachimala. Bajo estas condiciones meteorológicas, es mejor no ir. Se queda ahí para otro día que salga despejado. Foto 6: Inicio del descenso tras haber alcanzado la cumbre. A la derecha podemos distinguir con dificultad uno de los Ibones menores situados en la hondonada que hay bajo el Gran Bachimala y la cresta que se prolonga hacia el norte (De la cima parten tres aristas o crestas).

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta