Tiempo en movimiento  una hora 59 minutos

Tiempo  2 horas 29 minutos

Coordenadas 1541

Fecha de subida 19 de julio de 2019

Fecha de realización julio 2019

-
-
52 m
-14 m
0
2,2
4,4
8,76 km

Vista 46 veces, descargada 0 veces

cerca de Benicàssim, Valencia (España)

GRAO DE CASTELLÓN. ACEQUIAS DE BOVAR Y DE SENILLAR (19-07-2019)

Agradable excursión de poco menos de 9.000 metros que permite recorrer una de las zonas emblemáticas del Grao de Castellón porque nos acerca a la ingente obra de canalización y zanja realizada para el óptimo aprovechamiento y regulación de las aguas de riego de esta zona litoral.

La Avenida de Ferrandis Salvador recorre la línea de costa que discurre entre el Camino de la Plana del Grao de Castellón y el monolito situado en el límite sur de la localidad de Benicasim así que en dicho vial desembocan todas las acequias de esta notable red hídrológica.

Partiendo desde la ubicación más al norte -la más cercana al monolito que separa ambos términos municipales- la primera desembocadura con que nos encontramos es la de la acequia de La Obra, que discurre por el Camino de La Obra el cual, en su último tramo, toma el nombre de calle de Marco Polo.

Remontamos su cauce en dirección O. y llegamos a un tramo de senda en el lugar en que se une a la acequia de la Molinera, de Bovar y de Senillar por la que finalizaremos nuestro camino al regresar. Atravesamos la carretera CV-150 (Camino del Serradal) y allí mismo giramos a mano izquierda hasta alcanzar el camino de Bovar en el que la acequia del mismo nombre nos da la bienvenida así como una indicación de confirmación de ruta tras hacer un nuevo giro de 90 grados, esta veza a mano derecha.
La acequia es porte recio, su caudal es abundante, su anchura oscila entre los 4 y los 8 metros, se encuentra en perfecto estado a lo largo del trayecto y numerosos puentes permiten el acceso a las viviendas rurales situadas a la derecha en el sentido de nuestra marcha.

Después de 3.000 metros de paseo llegamos al Segundo Canal, rama transversal que comunica entre sí las distintas acequias de la zona, a saber, de norte a sur, la de la Obra, la del Bovar -junto a la transitamos-, la de la Molinera, la del Senillar, la del Serradal y la de la Travesera que finalmente vierte su caudal, junto al Río Seco, en al Mar Mediterráneo.

En ese emplazamiento -Segundo Canal- giraremos a mano izquierda para llegar hasta la Acequia de la Molinera y recorrer, siempre en dirección O., el tramo que en una excursión anterior no pudimos realizar debido a que la presencia de enormes perros sueltos de agresivo porte y tamaño considerable desaconsejaban la opción.
La acequia se encuentra prácticamente seca durante todo el recorrido y tanto su prestancia como su factura es mucho menos imponente que la del Bovar.

A la altura del Primer Canal -tras 4.000 metros desde el punto de partida- volvemos a ver abundante agua ya que dicho ramal -tributario de la Acequia Mayor- también provee de caudal a las acequias que mencionamos anteriormente y, entre ellas, la del Senillar que es por la que iniciamos nuestro regreso, ahora en dirección E.
La acequia es imponente, de poderosa factura, de presencia señorial, recia y llama la atención su diseño de absoluto e impecable trayecto recto sobre el plano que parece trazado con tiralíneas.
Vamos disfrutando de sus aguas abundantes, que refrescan en parte el caluroso ambiente de finales del mes de julio, durante algo más de 2.000 metros.
Una vez llegamos a la carretera del Serradal (CV 150) realizamos el pertinente giro de 90 grados en dirección N., y nos situamos, pocos metros después. en la confluencia con el camino de Bovar que es por donde iniciamos el recorrido por la acequia de dicho nombre.

Y desde allí hasta el punto de partida sólo nos resta desandar el camino que habíamos iniciado al comienzo de nuestra jornada, pocas horas antes, cuando el sol todavía no ofrecía el fiero rostro que ahora nos aconseja ponernos a cubierto.
Partiendo desde la ubicación más al norte -la más cercana al monolito que separa los términos municipales de Benivasim y Castellón- la primera desembocadura con que nos encontramos es la de la acequia de La Obra, que discurre por el Camino de La Obra el cual, en su último tramo, toma el nombre de calle de Marco Polo.
Remontamos su cauce en dirección O. y llegamos a un tramo de senda en el lugar en que se une a la acequia de la Molinera, de Bovar y de Senillar por la que finalizaremos nuestro camino al regresar.
Camino del Serradal
Atravesamos la carretera CV-150 (Camino del Serradal) y allí mismo giramos a mano izquierda hasta alcanzar el camino de Bovar en el que la acequia del mismo nombre nos da la bienvenida así como una indicación de confirmación de ruta tras hacer un nuevo giro de 90 grados, esta veza a mano derecha.
La acequia es porte recio, su caudal es irregular, su anchura oscila entre los 3 y los 4 metros, se encuentra en estado precario de conservación como la atestiguan las grietas en el fondo de su cauce y a lo largo del trayecto numerosos puentes permiten el acceso a las viviendas rurales situadas que la flanquean.
En esta zona la Acequia de Bovar hace un giro a mano derecha en el sentido de nuestra marcha y se aparta durante algunos metro de nuestra compañía. Enseguida lo recuperamos
Después de 3.000 metros de paseo llegamos al Segundo Canal, rama transversal que comunica entre sí las distintas acequias de la zona, a saber, de norte a sur, la de la Obra, la del Bovar -junto a la transitamos-, la de la Molinera, la del Senillar, la del Serradal y la de la Travesera que finalmente vierte su caudal, junto al Río Seco, en al Mar Mediterráneo.
En ese emplazamiento -Segundo Canal- giraremos a mano izquierda para llegar hasta la Acequia de la Molinera y recorrer, siempre en dirección O., el tramo que en una excursión anterior no pudimos realizar debido a que la presencia de enormes perros sueltos de agresivo porte y tamaño considerable desaconsejaban la opción. La acequia se encuentra prácticamente seca durante todo el recorrido y tanto su prestancia como su factura es mucho menos imponente que la del Bovar.
Confluencia del Primer Canal con la Acequia de la Molinera
llegados a este punto la Acequia de la Molinera continúa su recorrido en dirección O. pero resulta impracticable seguir su curso. Optamos por proseguir por el primer Canal hasta la confluencia con la Acequia de Senillar
A la altura del Primer Canal -tras 4.000 metros desde el punto de partida- volvemos a ver abundante agua ya que dicho ramal -tributario de la Acequia Mayor- también provee de caudal a las acequias que mencionamos anteriormente y, entre ellas, la del Senillar que es por la que iniciamos nuestro regreso, ahora en dirección E.
La acequia de Senillar s imponente, de poderosa factura, de presencia señorial, recia y llama la atención su diseño de absoluto e impecable trayecto recto sobre el plano que parece trazado con tiralíneas. Vamos disfrutando de sus aguas abundantes, que refrescan en parte el caluroso ambiente de finales del mes de julio, durante algo más de 2.000 metros.
En este punto se separan la Acequia de Senillar y su canal auxiliar que se van alejando paulatinamente
El canal auxiliar se va alejando a mano izquierda en el sentido de la foto
En este lugar confluyen ambas acequias
Una vez llegamos a la carretera del Serradal (CV 150) realizamos el pertinente giro de 90 grados en dirección N., y nos situamos, pocos metros después. en la confluencia con el camino de Bovar que es por donde iniciamos el recorrido por la acequia de dicho nombre.
La Acequia de Bovar, seca en este tramo, se dirige a unirse con la Acequia de la Obra unos cuantos metros más al E.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta