Tiempo en movimiento  2 horas 38 minutos

Tiempo  2 horas 48 minutos

Coordenadas 2158

Fecha de subida 4 de agosto de 2019

Fecha de realización agosto 2019

-
-
31 m
-15 m
0
3,1
6,1
12,28 km

Vista 4 veces, descargada 0 veces

cerca de El Grao, Valencia (España)

GRAO DE CASTELLÓN. ACEQUIAS DE LA MOTA Y DE LA PLANA (04-08-2019)


Comenzamos nuestra ruta, antes del amanecer, un poco al N. del monolito que separa Castellón de Benicasim y sucesivamente pasamos por las compuertas que sirven de desagüe a las acequias de la Obra, del Motor de Serradal y de la Travesía, cuyo recorridos realizamos en ocasiones anteriores.

En torno a 2.000 metros de nuestra punto de partida, llegamos a la desembocadura del Río Seco que vierte sus aguas en el mar Mediterráneo junto a la Acequia de la Travesía, con la que discurre en paralelo durante los últimos dos kilómetros. 
El cauce del río es muy amplio y de buena presencia, imponente, pero sus aguas no proceden de escorrentía terrestre sino que, en realidad, corresponden al propio mar que se adentro entre sus pretiles. 
Comenzamos a remontar su curso, después de cruzar la avenida de Ferrandis Salvador, dejando el cauce a mano derecha y, por lo tanto, las instalaciones del Aeródromo de Castellón quedan a nuestra izquierda.. 
El primer tramo del recorrido, hasta llegar a la carretera del Serradal, (CV 150) es de prestancia solemne, de aspecto imponente y muy rico en fauna aviar patos de diversa índole, gallinejas, etc. y en fauna piscicola, principalmente carpas y barbos, todos ellos propios de este singular ecosistema. 

Después de cruzar el puente y la vía del ferrocarril se advierte la gran cantidad de flora obstructiva que ha colonizado el lecho del cauce y que es objeto de intervenciones periódicas para liberar su presencia.

Seguimos nuestro recorrido en dirección O y poco metros después giramos a mano izquierda, abandonando el cauce del Río Seco, hasta alcanzar la Acequia de la Mota, poco antes de que ésta realice su giro para dirigirse hace la Acequia de la Fileta a la que se unirá para terminar vertiendo conjuntamente sus aguas en la Acequia de la Plana.

Por nuestra parte mantenemos el cauce de la Acequia de la Mota, siempre en dirección O., y aproximadamente a los 4.000 metros del punto de partida llegaremos a la Primera Travesía y tras algo más de 1 kilómetro alcanzaremos el Camino de la Donación.
A medida que avanzamos hacia el interior el caudal de la acequia se va haciendo más escaso hasta terminar desapareciendo por completo.
En el Camino de la Donación giramos a mano izquierda -ángulo de 90 grados y, por lo tanto, dirección S.- hasta que indefectiblemente terminamos llegando a la Acequía de la Fileta.
La zona ofrece un verdor exuberante y el entorno resulta muy agradable tanto para su visita como para residencia.

Después de un breve serpenteo, aparece a nuestra izquierda una inesperada sorpresa en forma de parque y ermita.
Se trata del Parque del Meridiano, en cuyo interior se ha erigido un monumento en homenaje al punto en que se unen el Meridiano de Greenwich y el Paralelo 40.
Y también una ermita, dedicada a la Virgen de la Asunción, a la sazón cerrada, de pequeño tamaño pero de muy bella factura en su interior según manifestación de quienes la conocen.
El día 15 de agosto tiene lugar la romería anual.

Proseguimos nuestrpo camino hasta llegar a la Acequia de la Plana, que seguiremos hasta su desembocadura siempre en dirección E.
Se encuentra en estos momentos en fase de cubrimiento de forma que la acequia propiamente dicha sólo será visible en determinados tramos.
La obras están bastante avanzadas de manera que seguramente el terreno resultará completamente irreconocible la próxima vez que pasemos por aquí.
Nos encontramos sucesivamente con la Primera y con la Segunda Travesía que conectan entre sí las acequias al sur del río Seco.

Si perder su orientación nos acercaremos paulatinamente a la línea de costa y, poco antes de alcanzarla, la acequia de la Fileta, que anteriormente había recibido las aguas de la Acequia de la Mota, se une a la de la Plana y juntas vierten sus aguas en el mar Mediterráneo, en las proximidades de las instalaciones logísticas del Aeródromo de Castellón, que ocupan la parte N. de su amplio terreno.

En la rotonda contigua existe un monumento construido en homenaje a las aguas de riego y, en la desembocadura misma, el caudal se regula mediante unas esclusas con su correspondientes turbinas.
Comenzamos nuestra ruta, antes del amanecer, un poco al N. del monolito que separa Castellón de Benicasim y sucesivamente pasamos por las compuertas que sirven de desagüe a las acequias de la Obra, del Motor de Serradal y de la Travesía, cuyo recorridos realizamos en ocasiones anteriores. En torno a 2.000 metros de nuestra punto de partida, llegamos a la desembocadura del Río Seco que vierte sus aguas en el mar Mediterráneo junto a la Acequia de la Travesía, con la que discurre en paralelo durante los últimos dos kilómetros.  El cauce del río es muy amplio y de buena presencia, imponente, pero sus aguas no proceden de escorrentía terrestre sino que, en realidad, corresponden al propio mar que se adentro entre sus pretiles.  Comenzamos a remontar su curso, después de cruzar la avenida de Ferrandis Salvador, dejando el cauce a mano derecha y, por lo tanto, las instalaciones del Aeródromo de Castellón quedan a nuestra izquierda.. 
El primer tramo del recorrido, hasta llegar a la carretera del Serradal, (CV 150) es de prestancia solemne, de aspecto imponente y muy rico en fauna aviar patos de diversa índole, gallinejas, etc. y en fauna piscicola, principalmente carpas y barbos, todos ellos propios de este singular ecosistema.  Después de cruzar el puente y la vía del ferrocarril se advierte la gran cantidad de flora obstructiva que ha colonizado el lecho del cauce y que es objeto de intervenciones periódicas para liberar su presencia. Seguimos nuestro recorrido en dirección O y poco metros después giramos a mano izquierda, abandonando el cauce del Río Seco, hasta alcanzar la Acequia de la Mota, poco antes de que ésta realice su giro para dirigirse hace la Acequia de la Fileta a la que se unirá para terminar vertiendo conjuntamente sus aguas en la Acequia de la Plana.
Giro a mano derecha de la Acequia de la Mota para unirse con la de la Fileta y, posteriormente, con la de la Plana
Por nuestra parte mantenemos el cauce de la Acequia de la Mota, siempre en dirección O., y aproximadamente a los 4.000 metros del punto de partida llegaremos a la Primera Travesía y tras algo más de 1 kilómetro alcanzaremos el Camino de la Donación. A medida que avanzamos hacia el interior el caudal de la acequia se va haciendo más escaso hasta terminar desapareciendo por completo.
El desuso y el abandono hacen que las compuertas y demás elementos que en otro tiempo era de gran utilidad vayan perdiendo su funcionalidad
Después de un breve serpenteo, aparece a nuestra izquierda una inesperada sorpresa en forma de parque y ermita. Se trata del Parque del Meridiano, en cuyo interior se ha erigido un monumento en homenaje al punto en que se unen el Meridiano de Greenwich y el Paralelo 40.
Y también una ermita, dedicada a la Virgen de la Asunción, a la sazón cerrada, de pequeño tamaño pero de muy bella factura en su interior según manifestación de quienes la conocen. El día 15 de agosto tiene lugar la romería anual.
Proseguimos nuestro camino hasta llegar a la Acequia de la Plana, que seguiremos hasta su desembocadura siempre en dirección E. Se encuentra en estos momentos en fase de cubrimiento de forma que la acequia propiamente dicha sólo será visible en determinados tramos. La obras están bastante avanzadas de manera que seguramente el terreno resultará completamente irreconocible la próxima vez que pasemos por aquí. Nos encontramos sucesivamente con la Primera y con la Segunda Travesía que conectan entre sí las acequias al sur del río Seco.
Si perder su orientación nos acercaremos paulatinamente a la línea de costa y, poco antes de alcanzarla, la acequia de la Fileta, que anteriormente había recibido las aguas de la Acequia de la Mota, se une a la de la Plana y juntas vierten sus aguas en el mar Mediterráneo, en las proximidades de las instalaciones logísticas del Aeródromo de Castellón, que ocupan la parte N. de su amplio terreno.
En la rotonda contigua existe un monumento construido en homenaje a las aguas de riego y, en la desembocadura misma, el caudal se regula mediante unas esclusas con su correspondientes turbinas.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta