Tiempo en movimiento  5 horas 43 minutos

Tiempo  7 horas 34 minutos

Coordenadas 4274

Fecha de subida 19 de agosto de 2019

Fecha de realización agosto 2019

-
-
1.594 m
958 m
0
6,3
13
25,07 km

Vista 114 veces, descargada 4 veces

cerca de Guadarrama, Madrid (España)

comienzo la ruta en la plaza mayor de guadarrama , me dirigo hasta el embalse de la jarosa , sigo los puntos rojos es la ruta de la línea de trincheras de la guerra civil del embalse , doy un pequeño rodeo por el embalse hasta que encuentro el sendero que lleva al alto de los leones y ver los bunker , continuo hasta al to de la sevillana llego hasta el punto geodésico por el recorrido de los bunker , vuelvo a dar un pequeño rodeo hasta llego a la estación de las matas y decido seguir por la vía pecuaria , vuelta a guadarrama término dond eempeze.
fuente

Fuente de agua

fuente de agua en la ruta lineas de las trincheras embalse de la jarosa
Información

Dirección

seguir por la izquierda
Intersección

Intersección

Girar a la izquierda
Ruinas

Línea de trincheras

Entre las rutas de senderismo en la Sierra de Madrid, la Ruta de las Trincheras destaca por su buena señalización y su combinación de cultura e Historia. Porque la Ruta de las Trincheras es un recorrido bastante sencillo, que discurre entre pinares durante la mayor parte del tiempo, y llega hasta algunas de las trincheras, búnkeres y parapetos que republicanos y nacionales levantaron en lo que, durante la Guerra Civil española, se conoció como el Frente de Guadarrama. Otra de las curiosidades de esta ruta de senderismo en Madrid la descubrirás si miras al suelo. Porque durante el recorrido de la Ruta de las Trincheras por La Jarosa es posible encontrar restos de las conducciones de cerámica que se usaron en los años 50 para canalizar el agua hasta el pueblo de Guadarrama y algunas tapas de alcantarillado que hacen referencia al Servicio Nacional de Regiones Devastadas, puesto en marcha en 1938 para la reconstrucción “en aquellas regiones donde se habían llevado a cabo enfrentamientos y batallas de singular crudeza” durante la Guerra Civil, como explica Vicente Javier Más Torrecillas en su tesis doctoral “Arquitectura social y Estado entre 1939 y 1957. La Dirección General de Regiones Devastadas” (UNED, 2008). El entorno natural que se disfruta hoy en día a lo largo de esta ruta de senderismo en Madrid poco o nada tiene que ver con el que rodeó a los soldados que pasaron varios de la Guerra Civil en este frente: la zona carecía de los pinares que hoy vemos y las temperaturas eran, por lo tanto, más extremas, tanto en invierno como en verano.
Ruinas

Trinchera

Entre las rutas de senderismo en la Sierra de Madrid, la Ruta de las Trincheras destaca por su buena señalización y su combinación de cultura e Historia. Porque la Ruta de las Trincheras es un recorrido bastante sencillo, que discurre entre pinares durante la mayor parte del tiempo, y llega hasta algunas de las trincheras, búnkeres y parapetos que republicanos y nacionales levantaron en lo que, durante la Guerra Civil española, se conoció como el Frente de Guadarrama. Otra de las curiosidades de esta ruta de senderismo en Madrid la descubrirás si miras al suelo. Porque durante el recorrido de la Ruta de las Trincheras por La Jarosa es posible encontrar restos de las conducciones de cerámica que se usaron en los años 50 para canalizar el agua hasta el pueblo de Guadarrama y algunas tapas de alcantarillado que hacen referencia al Servicio Nacional de Regiones Devastadas, puesto en marcha en 1938 para la reconstrucción “en aquellas regiones donde se habían llevado a cabo enfrentamientos y batallas de singular crudeza” durante la Guerra Civil, como explica Vicente Javier Más Torrecillas en su tesis doctoral “Arquitectura social y Estado entre 1939 y 1957. La Dirección General de Regiones Devastadas” (UNED, 2008). El entorno natural que se disfruta hoy en día a lo largo de esta ruta de senderismo en Madrid poco o nada tiene que ver con el que rodeó a los soldados que pasaron varios de la Guerra Civil en este frente: la zona carecía de los pinares que hoy vemos y las temperaturas eran, por lo tanto, más extremas, tanto en invierno como en verano.
Ruinas

Línea de trincheras

Entre las rutas de senderismo en la Sierra de Madrid, la Ruta de las Trincheras destaca por su buena señalización y su combinación de cultura e Historia. Porque la Ruta de las Trincheras es un recorrido bastante sencillo, que discurre entre pinares durante la mayor parte del tiempo, y llega hasta algunas de las trincheras, búnkeres y parapetos que republicanos y nacionales levantaron en lo que, durante la Guerra Civil española, se conoció como el Frente de Guadarrama. Otra de las curiosidades de esta ruta de senderismo en Madrid la descubrirás si miras al suelo. Porque durante el recorrido de la Ruta de las Trincheras por La Jarosa es posible encontrar restos de las conducciones de cerámica que se usaron en los años 50 para canalizar el agua hasta el pueblo de Guadarrama y algunas tapas de alcantarillado que hacen referencia al Servicio Nacional de Regiones Devastadas, puesto en marcha en 1938 para la reconstrucción “en aquellas regiones donde se habían llevado a cabo enfrentamientos y batallas de singular crudeza” durante la Guerra Civil, como explica Vicente Javier Más Torrecillas en su tesis doctoral “Arquitectura social y Estado entre 1939 y 1957. La Dirección General de Regiones Devastadas” (UNED, 2008). El entorno natural que se disfruta hoy en día a lo largo de esta ruta de senderismo en Madrid poco o nada tiene que ver con el que rodeó a los soldados que pasaron varios de la Guerra Civil en este frente: la zona carecía de los pinares que hoy vemos y las temperaturas eran, por lo tanto, más extremas, tanto en invierno como en verano.
Ruinas

Nido de trinchera

Entre las rutas de senderismo en la Sierra de Madrid, la Ruta de las Trincheras destaca por su buena señalización y su combinación de cultura e Historia. Porque la Ruta de las Trincheras es un recorrido bastante sencillo, que discurre entre pinares durante la mayor parte del tiempo, y llega hasta algunas de las trincheras, búnkeres y parapetos que republicanos y nacionales levantaron en lo que, durante la Guerra Civil española, se conoció como el Frente de Guadarrama. Otra de las curiosidades de esta ruta de senderismo en Madrid la descubrirás si miras al suelo. Porque durante el recorrido de la Ruta de las Trincheras por La Jarosa es posible encontrar restos de las conducciones de cerámica que se usaron en los años 50 para canalizar el agua hasta el pueblo de Guadarrama y algunas tapas de alcantarillado que hacen referencia al Servicio Nacional de Regiones Devastadas, puesto en marcha en 1938 para la reconstrucción “en aquellas regiones donde se habían llevado a cabo enfrentamientos y batallas de singular crudeza” durante la Guerra Civil, como explica Vicente Javier Más Torrecillas en su tesis doctoral “Arquitectura social y Estado entre 1939 y 1957. La Dirección General de Regiones Devastadas” (UNED, 2008). El entorno natural que se disfruta hoy en día a lo largo de esta ruta de senderismo en Madrid poco o nada tiene que ver con el que rodeó a los soldados que pasaron varios de la Guerra Civil en este frente: la zona carecía de los pinares que hoy vemos y las temperaturas eran, por lo tanto, más extremas, tanto en invierno como en verano.
fuente

Fuente de agua

fuente de agua cuando bajas de la linea de trincheras
Ruinas

Búnker N 1

a Posición Alto del León toma su nombre como es lógico de su ubicación extendiéndose por la ladera norte del Cerro Piñonero. En concreto estos corresponden a la parte norte de la posición que defendía la vertical y el flanco derecho o sur del puerto. Pertenecía al bando nacional durante la Guerra Civil Española. No tenía muchos elementos pero eran de gran importancia por su ubicación estratégica, constaba de un barracón con capacidad para albergara una compañía, situado en la cara de la montaña que da hacia El Espinar, muy cerca del actual restaurante ubicado en la parte alta del puerto, dos puestos blindados para artillería, situados a unos 50m al suroeste del conjunto, compuesto por dos piezas únicas y que en la actualidad se encuentran en muy mal estado de conservación. Y por ultimo destaca un pequeño complejo con los siguientes elementos, nido de ametralladora, nido de ametralladora blindado y vivienda catenaria. Este conjunto podría ser el observatorio del puesto de mando desde donde se coordinaban el uso de la los dos puestos blindados de artillería, dada su situación en una zona alta, con amplia visión y la vivienda catenaria el lugar de descanso y refugio del oficial al cargo de la posición. Su estado de conservación es bueno, aunque se aprecia restos de lo que pudo ser un impacto en la parte superior, o un pequeño derribo a causa del paso del tiempo. Recientemente se le ha instalado puertas metálicas que se mantienen cerradas con un muelle, esperemos que se respeten y puedan cumplir su función durante un largo tiempo. En esta posición, detrás del complejo antes descrito, se encuentra una cruz de hormigón que forma parte de un conjunto, que se construyo con posterioridad a la guerra, esta cruz, forma parte del Vía Crucis construido en recuerdo de los hombres que cayeron en los combates que se desarrollaron en ese sitio. Las cruces fueron levantadas en paralelo a la carretera de Peguerinos, y además servían para señalar los sitios del Vía Crucis, desde los que se puede ver el Valle de los Caídos. Aparentemente algunas de estas cruces han sido derribadas recientemente.
Ruinas

Fortin de observación

Esta zona tuvo una gran importancia durante la Guerra Civil, ya que en ella se libró la Batalla de Guadarrama, que enfrentó a tropas del bando nacional enviadas por el General Mola y a tropas del bando republicano llegadas desde Madrid, saliendo estas últimas victoriosas. Esta dura batalla ocurrió en los inicios de la guerra y aunque fue corta, desde la última semana de julio a principios de agosto, dejó plagada la zona de búnkers, trincheras y puestos de observación.
Ruinas

¿ruinas ?

A ambos lados de las carreteras hay algunas construcciones en ruinas, seguramente posteriores a la Guerra Civil y consecuencia del abandono generado por un menor tráfico por el puerto a raíz de la inauguración del primero de los túneles de Guadarrama en 1963:
Ruinas

Búnker cerro de la sevillana

La posición militar Sevillana se encuentra en el cerro de La Sevillana, próximo al Alto del León y a 1.550 metros de altitud, en el término municipal de Guadarrama, perteneciente a la provincia de Madrid. Para acceder a los restos de las fortificaciones militares hay que salir a pie desde el Alto del León y coger el camino que sale enfrente del monumento de dicho animal. Se atraviesa una cancela en la alambrada y se remonta la ladera del cerro de La Sevillana. En lo alto de dicho cerro y en sus alrededores (a menos de 300 metros del puerto) se encuentran los restos de fortines, búnkeres, trincheras y otras construcciones militares. Se recomienda utilizar cartografía y/o bibliografía adecuada para localizar estos restos.
Ruinas

Búnker 2

Esta posición se construyó entre 1936 y 1938, durante la Guerra Civil Española, y pertenece al bando sublevado. La vertiente de la sierra situada al este del Alto del León mantuvo una dura y reñida guerra de trincheras durante el conflicto. Cuando concluyeron los combates por la posesión del puerto, la lucha perdió intensidad y este frente quedó estable y olvidado durante toda la guerra. Sirvió para la formación e instrucción de combatientes de los dos bandos que pasaron después a frentes más activos en otras zonas.
Ruinas

Búnker 3

Esta posición se construyó entre 1936 y 1938, durante la Guerra Civil Española, y pertenece al bando sublevado. La vertiente de la sierra situada al este del Alto del León mantuvo una dura y reñida guerra de trincheras durante el conflicto. Cuando concluyeron los combates por la posesión del puerto, la lucha perdió intensidad y este frente quedó estable y olvidado durante toda la guerra. Sirvió para la formación e instrucción de combatientes de los dos bandos que pasaron después a frentes más activos en otras zonas.
cima

Alto de la sevillana

punto geodésico alto de la sevillana
Ruinas

Búnker 4

Esta posición se construyó entre 1936 y 1938, durante la Guerra Civil Española, y pertenece al bando sublevado. La vertiente de la sierra situada al este del Alto del León mantuvo una dura y reñida guerra de trincheras durante el conflicto. Cuando concluyeron los combates por la posesión del puerto, la lucha perdió intensidad y este frente quedó estable y olvidado durante toda la guerra. Sirvió para la formación e instrucción de combatientes de los dos bandos que pasaron después a frentes más activos en otras zonas.
Ruinas

Búnker 5

Cerro de la sevillana
Ruinas

Búnker 6

Esta posición se construyó entre 1936 y 1938, durante la Guerra Civil Española, y pertenece al bando sublevado. La vertiente de la sierra situada al este del Alto del León mantuvo una dura y reñida guerra de trincheras durante el conflicto. Cuando concluyeron los combates por la posesión del puerto, la lucha perdió intensidad y este frente quedó estable y olvidado durante toda la guerra. Sirvió para la formación e instrucción de combatientes de los dos bandos que pasaron después a frentes más activos en otras zonas.
Información

Plaza del ayuntamiento

La Plaza Mayor de Guadarrama es el centro neurálgico de la población. Se encuentra a la derecha de la travesía de la Carretera N-VI Madrid — A Coruña — El Ferrol, en su punto kilométrico 48.300. Durante la guerra civil fue destruida la casa consistorial, siendo posterior su construcción realizada por el organismo denominado Regiones Devastadas, redactándose el proyecto en 1942, y el de expropiación en 1944. Hubo un proyecto adicional en 1953, proyecto urbanístico en 1945 y una reparación en 1956. El edificio del ayuntamiento se estructura entorno a la plaza concebida como los cinco lados de un semi-octógono regular con dos torres en los extremos y soportales en la planta baja. Su construcción es de piedra y reboco, su tejado es de teja árabe y contrasta con la pizarra de las dos torres. Plaza enlosada de granito berroqueño. El conjunto se dedica casi en su totalidad a la administración local. Bajo el reloj del balcón corrido está el salón de plenos. En el medio de la plaza vemos una fuente, y cerca uno de los olmos más viejos de la Comunidad de Madrid. Asimismo, tras celebrarse el Quinto Centenario del otorgamiento del título de villa, en 2004, junto al edificio central podemos contemplar la estatua de un anciano que se apoya en un bastón, obra realizada por Roberto Reula, como homenaje a los mayores.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta