Tiempo en movimiento  4 horas 7 minutos

Tiempo  4 horas 59 minutos

Coordenadas 3529

Fecha de subida 8 de diciembre de 2018

Fecha de realización diciembre 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
99 m
-7 m
0
5,1
10
20,36 km

Vista 785 veces, descargada 31 veces

cerca de Guardamar del Segura, Valencia (España)

Dice Pepe Marcos: aprovechando este fin de semana largo (aunque sin puente para algunos), aprovechamos para visitar y transitar una localidad y una sierra "baja" cercana: Guardamar y sus montañas anejas al Mediterráneo del Moncayo fueron sendereadas. En dos jornadas y con un total de unos treinta y tres kilómetros, recorrimos la coqueta ciudad costera asiento de la desembocadura del Segura. Castillo, ruinas fenicias y árabes, trincheras de la Guerra Civil, Vértice Geodésico fueron algunos de los puntos transitados. En buena compañia, la andarina, Paco Martinez y un servidor volvimos a "clavar bastones", esta vez, por la buena conjunción de mar y montaña. Seguimos sumando...
Aquí se calla y...
En esta ruta se pueden visitar los yacimientos arqueológicos más interesantes de Guardamar del Segura, así como conocer la variedad de recursos que nos ofrece el medio natural que compone esta localidad.
A continuación, cruzamos el casco urbano y ascendemos hacia el Castillo. Desde este emblemático lugar podemos divisar toda la Vega Baja del Segura, toda la sierra que la rodea, Tabarca e incluso algunos importantes picos del norte de Alicante. Este enclave es esencial para interpretar la evolución geográfica de un entorno tan dinámico como es la desembocadura del río Segura, que se ha configurado desde finales del Terciario a la actualidad. Esta impresionante visión del territorio que tenemos desde aquí atrajo hasta este lugar a multitud de pobladores a lo largo de la historia. Fenicios, Iberos, Romanos y musulmanes dejaron su impronta en este lugar, pero fue la villa y ciudadela construida en este lugar tras la reconquista cristiana la que más información nos ha dejado. Pero de todo esto nada queda ya, pues un terremoto en 1829 destruyó por completo cualquier vestigio de esta ciudad y su alcazaba, tan solo quedo en pie el Baluarte de la Pólvora.
Tras rodear el castillo, descendemos por la ladera opuesta a la del ascenso y nos dirigimos hacia el rio. Pronto encontramos los tres recursos patrimoniales ligados al uso histórico y social del agua, desde la fundación de la Villa de Guardamar por Alfonso X el Sabio a finales del siglo XIII hasta la actualidad. El más significativo, sin duda, es el Molino y azud de San Antonio, de los siglos XIV-XX, un complejo hidráulico formado por un molino harinero de tracción hidráulica y un azud al que se encuentra ligado histórica y estructuralmente. A continuación, cruzamos el cauce antiguo del rio mediante el Puente de Hierro, trasunto de un puente anterior de sillería del siglo XVIII, fundamental para la comunicación de la Villa con su alfoz agrícola. Esta es una obra relevante de la ingeniería industrial de principios del s. XX. Por ultimo apostados en un puente de madera vemos una construcción realizada en el propio rio, denominada: Compuertas y Canal de Riegos de Levante. Se trata de un conjunto construido en 1923 e inaugurado por Alfonso XIII en ese mismo año, para la reutilización de las aguas sobrantes del río Segura en su desembocadura. Hoy día constituye, sin duda, otra obra fundamental de la ingeniería industrial de principios del siglo XX.
De aquí pasamos a los pocos vestigios conservados del meandro tradicional de la fase final del rio Segura antes de desembocar en el mar. Así recorremos el sinuoso recorrido, que, tras cruzar otro puente de madera nos lleva a la siguiente parada.
Se asciende al yacimiento fenicio de Cabezo Pequeño del Estaño, una excepcional fortificación de casamatas, de los siglos VIII-VII a.C., que supone un hito importante en la colonización fenicia del Mediterráneo.
El siguiente tramo lo compone un agreste circuito que nos sirve para poder acceder a “La Pipa”, otra obra de ingeniería de principios del siglo XX, vinculada a las ya visitadas compuertas de riegos de levante, y que muy probablemente inaugurada también por Alfonso XIII.
Continuamos este montañoso recorrido y bordeamos el área protegida de la conocida como “Torre de los Americanos”. Construida en 1962, plena “Guerra Fría”, por la armada americana, en el marco de los acuerdos de colaboración entre España y Estados Unidos. Con sus 375 metros, es la estructura militar más alta de Europa y la construcción más alta de España.
Seguimos cresteando por este monte conocido como el Moncayo, llegamos hasta un punto donde se encuentran unas trincheras construidas para defender la Republica en el conocido como frente de Cartagena durante la Guerra Civil Española. Pese a que nunca llegaron a usarse, tenían la función de reforzar esta zona costera ante un eventual desembarco de tropas nacionales.
En el término de Guardamar, la línea de resistencia de la posición avanzada comenzaba en las propias dunas, entre Guardamar y la playa. Después una segunda línea defensiva era la compuesta por estas trincheras, las monte de las Rabosas, y las que se encuentran en Cabezo Pequeño del Estaño.
A continuación, descendemos, cruzamos la carretera Nacional 332 y nos dirigimos hacia los siguientes enclaves arqueológicos del recorrido, son yacimientos costeros relacionados con el comercio y la explotación de los recursos del mar: sal, pesca y derivados. Se trata del yacimiento del Moncayo, que engloba tres fases de ocupación de época romana, tardorromana e islámica, con una cronología que abarca desde el siglo I a.C. al siglo XI d.C.
Tras visitar este enclave histórico situado en la playa del Moncayo, accedemos de nuevo a la nacional 332 y por el carril bici anexo volvemos al pueblo. Cruzamos Guardamar por este tramo urbano y no dirigimos al Parque Alfonso XIII. Allí realizamos la primera para en el conjunto del Vivero viejo. Los elementos que conforman el Vivero Viejo Forestal son: El vivero utilizado tradicionalmente para suministrar de especies arbóreas y arbustivas a la Repoblación Forestal, la Casa Forestal, inmueble utilizado tradicionalmente como la vivienda de los guardias forestales, y un aljibe cubierto con bóveda de medio cañón que recogía el agua de lluvia para el suministro de agua potable o de riego para el vivero. También se puede contemplar otra escultura de Francisco Mira. En este caso es un busto de piedra datado en 1945.
El recorrido hasta la siguiente parada es de aproximadamente un kilómetro por el interior de este magnífico parque urbano. Durante el recorrido podrá observar la consolidación de los trabajos de la repoblación forestal sobre los médanos dunares. La vegetación arbórea utilizada en la Repoblación Forestal fue fundamentalmente pino carrasco y piñonero y en menor medida eucaliptus y palmeras.
Una vez llegamos al recinto vallados del siguiente espacio visitable, podemos entre ver dos yacimientos descubiertos bajo las arenas, la Rábita Califal, de los siglos X-XI a.C., y la ciudad fenicia de la Fonteta, de los siglos VIII-VI a.C.; situados ambos en el mismo enclave. Estos dos magníficos yacimientos arqueológicos confirman la relevancia que ha tenido Guardamar a lo largo de la historia, por su ubicación estratégica controlando el y el acceso al rio Segura, y por la variedad de los recursos medioambientales que genera este espacio.
Por ultimo volvemos al pueblo y al punto de origen.
Seguimos por una senda a lado del canal
En la ruta original del Ayuntamiento es a la derecha y entrar en una zona Militar que está cerrada y en mal estado, por la izquierda tras un trozo de carretera subimos a una finca paralela abandonada y abierta a la zona militar.
Hacia una casa abandonada
Casa abandonada y casi derruida
Al fondo
Desde el punto más alto del Moncayo nos vamos a la derecha, hacia el vértice
Horno para fabricar cal, de la caliza local, estuvo en funcionamiento hasta mediados del siglo XX
Pulingui al lado de la carretera
Atajamos por las dunas, hay sendas pisadas y no hay vallas, la ruta del ayuntamiento sigue por la acera y va por la playa de ida y vuelta hay las ruinas fenicias.
Los postes no están cerrando nada y se ven sendas pisadas en las dunas.
Salimos de la playa del Moncayo
Pone manicomio, Dolores Blunes Blasco. Una fundación creada en virtud del testamento de Dolores Viudes Blasco, una acaudalada mujer de Guardamar que falleció en 1926 sin herederos forzosos y dejó en manos de unos albaceas todos sus bienes para la asistencia de ancianos y enfermos pobres de esa villa, vendió un solar de la testadora de 46.675 metros cuadrados a una promotora por 3,6 millones de euros, la mitad del valor del suelo en ese sector, en la partida del Oliverón de Guardamar. El ex alcalde Francisco García Gómez, patrono de la fundación, había recalificado previamente los terrenos.

9 comentarios

  • coki7090 08-dic-2018

    ruta con muchas cosas para ver.

  • Foto de Miguel Angel Egea Marcos

    Miguel Angel Egea Marcos 08-dic-2018

    Entretenida salida , enhorabuena !!

  • Foto de pepemur

    pepemur 08-dic-2018

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Buena combinación de senderismo no excesivamente exigente (por mar, montaña y zona urbana) junto a visitas a vestigios del pasado "antiguo" y "reciente".

  • angelmarti 09-dic-2018

    Entretenida

  • Foto de Pepet_mtb

    Pepet_mtb 13-abr-2019

    Gracias por compartir una ruta tan enriquecida

  • elke4711 29-jun-2019

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    No comment

  • Foto de pepemur

    pepemur 08-jul-2019

    Gracias Pepet_mtb por el comentario y las estrellicas.

  • Foto de pepemur

    pepemur 08-jul-2019

    Thanks elke4711

  • Senda55 27-jul-2019

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Me gustó hacer esta ruta, es muy variado el terreno por donde se pasa -mar, monte, río,...- y con historia. Eso sí, elegir época no calurosa. Saludos.

Si quieres, puedes o esta ruta