Tiempo  8 horas 22 minutos

Coordenadas 2047

Fecha de subida 19 de octubre de 2014

Fecha de realización octubre 2014

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
2.149 m
1.256 m
0
5,9
12
23,77 km

Vista 1476 veces, descargada 22 veces

cerca de El Cardoso de la Sierra, Castilla-La Mancha (España)



Marcha realizada el sábado 18 de octubre de 2014
Hoy al atravesar el pueblo de Montejo de la Sierra lo encontramos más concurrido que de costumbre. Una larga cola esperaba, a la salida del pueblo, la posibilidad de solicitar la autorización para poder visitar el Hayedo de Montejo.

A los diez minutos pasamos por la entrada al hayedo y ya los márgenes de la carretera se encuentran totalmente ocupados por los coches de los visitantes, algo más madrugadores que los que aún esperaban en el pueblo. Menos mal, que al poco de pasar el hayedo y el puente sobre el río Jarama, límite provincial entre Madrid y Guadalajara, siempre suele haber algún hueco para los que vamos a patear la zona. Son las diez y media cuando, volviendo unos metros por la misma carretera y con rumbo norte, nos dirigimos hacia el margen derecho del río Jarama. De hecho, durante poco más de los dos primeros kilómetros iremos todo el tiempo por dicho margen derecho del río, a no más de cien metros de distancia de éste, sintiendo todo el tiempo el rumor y siempre agradable sonido de sus aguas precipitándose con rumbo sureste, camino del embalse del Vado y del Pontón de la Oliva. Al poco de pasar el arroyo del Ermito, iniciamos el ascenso por la cuerda de en medio, que en realidad coincide todo el tiempo con el GR 88 en su camino hacia Riaza, y que nosotros llevaremos hasta llegar a la cuerda del Tres Provincias y el pico del Lobo. Esta cuerda de en medio, no por ser más baja que sus dos vecinas paralelas, sin embargo merece mucho la pena. Las vistas desde aquí, en un día como el que nos hace hoy, son espectaculares. Durante el ascenso de ida, de frente la cuerda de la Pinilla, que en realidad enlaza al pico del Lobo en un extremo, con el Tres Provincias o Cebollera Vieja en el otro de los extremos; a nuestra izquierda y hacia el oeste la cuerda del cerro de la Casera y el collado del Mosquito en el primer tramo, y la cuerda del Cuchar Quemado y la Cabeza del Tempraniego algo más adelante; mientras que por nuestra derecha y al inicio de la cuerda el Santuy, y unos kilómetros más adelante un Cerrón, que a diferencia de otras ocasiones se encontraba acompañado por tan sólo un montañero, con el que por cierto nos cruzamos al llegar al collado Ortigosa. Pero antes de todo esto, comentar que el tiempo como en tantas otras ocasiones nos sorprendió, tomando un protagonismo que no era previsible y que nos supuso un esfuerzo añadido, a una marcha de por sí fuerte. Y es que, nada más llegar a la cuerda del Tres Provincias, lo que hasta el momento había sido una agradable y ligera brisa, se convirtió en un fuerte viento con velocidades sostenidas de más de sesenta kilómetros por hora y con rachas que superaban los setenta. Este compañero imprevisible, que lo fue hasta llegar a la base del Cerrón, nos retrasó un poco en nuestros planes, ya que estos tres kilómetros y medio de cuerda que hicimos nos llevó casi una hora y media. Resulta paradójico, que exactamente igual que empezó y llegó del sur pegándonos por la derecha y complicando sobremanera la progresión, así mismo terminó y se fue para ya no volver a hacer acto de presencia en el resto del día. Tuvimos que modificar nuestro plan inicial de comer en el collado de la Chana, puesto que si el viento nos volaba los bastones y hacía tambalear todo el rato, no sabemos dónde podría haber acabado nuestro tentempié. Por fin, poco antes de llegar al collado del Cerrón, pudimos recuperar fuerzas, y ya con ese fuerte viento de poco antes, convertido ahora en la suave brisa con la que empezábamos el día. Desde aquí y en kilómetro y medio conectamos con la pista de las zetas, que desde el valle del arroyo Ermito sube hasta la base del Cerrón, pero en vez de bajarla, como hemos hecho en otras ocasiones, la seguimos hasta el collado de Ortigoso o del Mastín. Continuamos unos cientos de metros más, como si fuéramos hacia el Santuy, para un poco antes del collado de la Calahorra, y justo a la altura de la pista que baja por la otra vertiente al pueblo de Bocígano, coger el camino de Ravinate, que de manera bastante pronunciada desciende por la zona de los Horcajitos hasta llegar a la misma pista del Ermito, que kilómetros antes se tomaba desde la pista de las zetas. Un cuarto de hora más y llegamos al coche, tras una buena caminata de algo más de ocho horas y veinte minutos, casi veinticuatro kilómetros (según el gps eran 24,3 km. y cerca de mil doscientos metros de desnivel acumulado) y en la que tan sólo hemos estados parados una hora y pico.
18-OCT-14 10:45:01
18-OCT-14 11:20:05
18-OCT-14 12:32:47
18-OCT-14 14:06:27
18-OCT-14 13:38:18
18-OCT-14 17:37:16
18-OCT-14 16:48:58
18-OCT-14 14:45:47
18-OCT-14 11:15:19
18-OCT-14 15:17:22
18-OCT-14 13:56:54

1 comentario

  • simaprofunda 17-jun-2015

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Impresionantes fotos y descripción. La verdad es que el sitio se lo merece.

Si quieres, puedes o esta ruta