Tiempo  4 horas 49 minutos

Coordenadas 865

Fecha de subida 15 de agosto de 2019

Fecha de realización agosto 2019

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
2.399 m
1.995 m
0
2,3
4,6
9,25 km

Vista 353 veces, descargada 18 veces

cerca de Candanchú, Aragón (España)

Continua mi andada por los Pirineos en compañía de mi padre, y esta vez hemos ido hasta la estación de esquí de Astún para hacer una de las rutas más bonitas y espectaculares que hay por esta gran cordillera.

La previsión del tiempo a priori era excelente, con alguna nube de madrugada pero con más ratos de sol que otra cosa. Debí haber mirado con detalle que tipo de nubes preveían porque fue ir con el coche a Canfranc y Candanchú y ver en el horizonte la mayoría de picos cubiertos por las nubes. Me temía lo peor, que no pudiera disfrutar de ninguna vista. Pero eran las 10:00 de la mañana, tenía la esperanza de que más adelante se despejara.

Aparcamos el coche en el parking de la estación y pagamos la entrada al telesilla (11+3€ por persona, éstos últimos te los devuelven al entregar la tarjeta que te dan al inicio)

Es la primera vez que nos montamos en un telesilla, y es una sensación muy rara pero muy chula, ver como estas literalmente en el aire, subiendo altitud poco a poco, hasta llegar a la parte más elevada, situada cerca del Ibón de Truchas.

Sin necesidad de movernos un solo metro, ya pudimos disfrutar de una bonita panorámica...repleta de nubes en las cotas más altas...aún así la vista era bonita, pero tenía que ser mucho mejor.

Teníamos buena parte de la mañana y de la tarde para hacer la ruta, no había necesidad de correr y con un poco de suerte daríamos tiempo a que se despejara la zona, así que sin pausa pero sin prisa, vamos de frente y descendemos hasta el primero de los ibones del recorrido, el Ibón de Truchas.

Hacemos las fotos de rigor, disfrutamos de la compañía de varios de los muchísimos caballos que veríamos a lo largo de la ruta, y volvemos hasta el telesilla para, a continuación, ir a través de una ancha pista de piedras.

Por ahora todo sencillo, el camino es llano y cómodo.
Un poco más adelante vemos un charco grande/mini ibón con vistas a la estación de esquí y a varios picos de gran altura al fondo, con la niebla queriendo despejarse pero sin éxito.

Después, tenemos a la vista el 2° ibón, el de Escalar, en mi opinión más bonito que el primero, con vistas a la cima del monte que haría más adelante, el Pico de las Monjas o Pic des Moines.
Aquí había mucha gente, sentada, tumbada, dando la vuelta al Ibón con sus perros..., habia buen ambiente por aquí.

Continuamos, descendiendo en primer lugar, y llaneando después, por el lado derecho del ibón a través de un estrecho sendero.
Enseguida nos toca de nuevo subir, y de que manera. Es un ascenso corto pero bastante empinado, que hizo que a mi padre casi se le salieran las tripas por la boca (no está acostumbrado a patear por el monte).

A paso de tortuga, pero con la ambición de querer completar todo el recorrido como sea, llegamos los 2 hasta el llamado Col des Moines, ya en territorio francés.
Este sería un punto clave para ambos, ya que nos separaríamos para hacer un trazado distinto. Mi padre continuaría recto y descendería hasta alcanzar el 3° Ibón, el Lac de Castérau, y yo giraría a la izquierda para ascender a la cima del Pic des Moines.

Aquí tendríamos que haber visto ya el gran objetivo de ésta ruta, ver de cerca el espectacular y archiconocido Pic du Midí d'Ossau. Pero encontramos todo el valle de arriba a abajo, y de izquierda a derecha cubierto por la niebla/nubes. Fue bastante decepcionante y deprimente. Aquí me cagué en todo, y pensé en que me había equivocado al haber venido hoy, y no otro día con mejor previsión climatológica.

Ya no había vuelta atrás, así que no quedaba otra que tirar para adelante y disfrutar al máximo, en la medida de lo posible.
Así pues, giro a la izquierda y continuo en fuerte pero cómodo ascenso por un senderillo de tierra/hierba.

Pero que curiosa es la vida, que cuando no daba un duro porque se despejara la zona, tras haber hecho 1/3 del ascenso, comenzó a abrirse, y lo primero que vi fue precisamente el Midí. Se me abrieron los ojos como platos, corrí hasta el lugar con mejor panorámica y saqué fotos sin parar.

Fueron 5 min hasta que de nuevo se cubrió todo, típico aquí en Pirineos. Pero uno de mis "sueños" se había cumplido; ver de cerca el Midi d'Ossau.

Continuo adelante hasta llegar a un collado donde veo el tramo final del ascenso al Pic des Moines.
Este tramo es el punto más delicado de la ruta, ya que hay que trepar sobre roca. Aparenta ser más jodido de lo que realmente es. No hay marcas que indiquen dónde subir, pero no hacen falta, solo hay que mirar y buscar el mejor paso. Además los apoyos para pies y manos son muy buenos en todo momento.

Finalmente, consigo llegar a la cumbre del Pico de las Monjas/Pic de Moines (2349m). Sea como fuere, esto es el paraíso. Con nubes cubriéndolo casi todo o sin ellas, vais a disfrutar 100% seguro. En mi caso solo pude ver nítidamente el Midi, parte de la gigantesca pradera que hay debajo y unas pocas de las muchísimas cumbres elevadas que podría ver en la lejanía. Pero era más que suficiente. Me encontraba en una altura en el cual las nubes estaban prácticamente al mismo nivel. Algunas por debajo, otras por encima, se abrían, se cerraban, se volvían a abrir... un mar de nubes a 2300m de altura y con el Midi de fondo. IMPRESIONANTE.

Tras las más que obligadas fotos de rigor, sigo de frente, hacia la izquierda, descendiendo por la otra cara del monte. Tener cuidado y bajar muy despacio y asegurando cada paso, ya que el terreno resbala por la arenilla, además de que no hay mucho espacio para meter el pie.

Superado ese tramo, los próximos metros son más llanos y cómodos. Pero, un vez llego al llamado Col de Bielle oú de Houeytsoule (vaya nombrecito) el terreno vuelve a complicarse. La pendiente es elevada, el suelo repleto de piedras rocas y algo de arenilla, hace que de nuevo extreme las precauciones.

Después de unos minutos, consigo llegar a la parte baja de la pradera, y disfruto de una panorámica brutal, y lo que fue noticia en el día de hoy, la zona estaba completamente despejada, libre de nubes. A esto sumarle la numerosa presencia de caballos pastando sobre las verdes praderas...que escena tan bonita y que escenario tan maravilloso.

Podría haber ido en primer lugar por la izquierda y ascender un repecho para ir al enorme ibón o lac Bersau, pero tenía a mi padre esperando, y yo ya tenía suficiente con ir al Lac Castérau, así que fui hasta allí, disfruté de la preciosa vista del Ibón con el Midi d'Ossau al fondo, casi a mis pies, y después volví con mi padre para iniciar la vuelta al telesilla por la vía normal.

De nuevo, curiosidades de la vida, fue llegar hasta el Col des Moines y cubrirse absolutamente todo de nubes. Tuvimos una suerte tremenda, tremendísima, de poder ver las majestuosas vistas de la zona en el momento justo.

Con mi padre medio muerto por el cansancio (nunca antes había ascendido y descendido tanto desnivel) paramos y nos comimos unos buenos bocatas.

Finalmente, a paso de caracol, conseguimos llegar sanos y salvos al telesilla y volver a Astún para concluir esta preciosa y maravillosa ruta.


Que no os quepa duda que esta ruta es FÁCIL con todas sus letras, muy llevadera de principio a fin, con solo un par de pasos delicados pero fáciles de superar, antes y después de la cima del Pic des Moines.

Otra cosa es que este recorrido lo haga gente como mi padre que han andando muy poco por monte. Pero al ser una ruta con senderos y caminos muy cómodos de andar, y sin necesidad de hacer una circular, él podía darse la vuelta cuando quisiera, así que el aspecto físico no era un problema.

Realmente allí puede ir cualquiera, siempre y cuando sepan retirarse a tiempo y no querer terminar todo solo por orgullo, como fue el caso.
De todos modos tiempo había de sobra, y aún parando muchas veces para que descansara, sabía que tarde o temprano llegaría y terminaría con éxito la ruta.

Ruta 5 estrellas, de 10, apta para todos los públicos. Os lo recomiendo firmemente, ver el Midi de cerca en ese escenario no tiene precio. Es algo que hay que hacer al menos una vez en la vida.
Información

Telesilla

Telesilla
Lago

Ibón de Truchas

Ibón de Truchas
Lago

Mini Ibón

Mini Ibón
Lago

Ibón de Escalar

Ibón de Escalar
Collado de montaña

Col Des Moines. Izquierda

Col Des Moines. Izquierda
Collado de montaña

Col de Benau. Trepada

Col de Benau. Trepada
cima

Cima Pic des Moines/Pico de los Monjes

Cima Pic des Moines/Pico de los Monjes
Collado de montaña

Col de Bielle oú de Houeytsoule

Col de Bielle oú de Houeytsoule
Lago

Lac Castérau

Lac Castérau
Collado de montaña

Montagne de Bious

Montagne de Bious

2 comentarios

  • Foto de Oscar Upegui

    Oscar Upegui 22-ago-2019

    Sin duda esta debe de ser una experiencia única, de recorrer estas montañas en un telesillas, los paisajes son exageradamente hermosos y el llegar a lo más alto y poder esta gran cantidad de nubes por debajo, da la sensación de caminar por el cielo, felicitaciones Jon que fabuloso circuito, las fotos te quedarón bien chulas y la descripción del recorrido perfect.
    Saludos amigo.

  • Foto de Jon Otaduy

    Jon Otaduy 22-ago-2019

    Completamente de acuerdo Oscar. Tu lo has dicho, fue como caminar sobre el cielo. Tuvimos mucha potra, nos quedó un escenario inmejorable en el momento justo. De otro modo, no hubiéramos visto apenas nada y nos hubiésemos ido casi con las manos vacías. Esa es la lotería de los Pirineos, a veces toca y a veces no. Hay que jugar mucho con la previsión meteorológica, con el factor tiempo y con el factor suerte, porque allí en pocos minutos cambia el panorama radicalmente.
    Un saludo y gracias por tu comentario y valoración.

Si quieres, puedes o esta ruta