Tiempo  3 horas 15 minutos

Coordenadas 1516

Fecha de subida 3 de abril de 2018

Fecha de realización marzo 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.418 m
787 m
0
1,7
3,4
6,85 km

Vista 248 veces, descargada 7 veces

cerca de Azuelo, Navarra (España)

24 de Marzo de 2018

IBP Index :
https://www.ibpindex.com/ibpindex/ibp_analisis_completo.php?REF=37316838163605&LAN=es

Quizá sea la forma más rápida y sencilla de ascenso al Ioar. Todo pintaba muy bien; después de la nevada del lunes, y la mejora a lo largo de la semana, el viernes, el monte estaba completamente limpio. Además el pronóstico para la mañana del sábado, el día elegido, no era mala,...aunque la noche del viernes se preveía revuelta.

Y se cumplieron las previsiones. A medida que nos acercábamos al Santuario de Codés, punto de inicio de nuestra ruta, veíamos la fuerte nevada que había caído esa misma noche, y que a posteriori nos iba a variar nuestros planes. Así que ahí estábamos, en esta ocasión Fran, Juan, Vito y yo,..para otra nueva mañana de senderismo...

Una vez estacionados junto al Santuario, (hay bastantes huecos), comenzamos a caminar,...y de saque hacia arriba. Sin llegar a calentar, nos introducimos en la pista que discurre entre el arbolado, mayoritariamente carrascas, que no da tregua. Este camino tiene rampas considerables, que como digo nos toca afrontar en frío. Debido a la climatología, nos encontramos estos tramos muy embarrados, cosa que nos dificulta un poco más el avance. En seguida cambia la situación, porque antes de salir de la zona de bosque, nos empezamos a encontrar las primeras zonas nevadas.

Y salimos del bosque, llegando a la zona más pedregosa, en la que a diferencia de otras veces, nos toca intuir el camino, completamente teñido de blanco. La subida sigue el GR, marcado en rojo y blanco, y es dura de verdad, no dando descanso alguno.
Cierto es que tiene la misma dosis de dureza que de espectacularidad, sobre todo a medida que nos acercamos a las verticales paredes calizas.

Poco a poco avanzamos metros, hasta llegar al collado, ese punto siempre castigado por el viento. Hoy bastante fuerte, por cierto, de tal manera que la nieve ha sido arrastrada, y sólo nos deja una capa de hielo bajo nuestras botas, lo que exige precaución.

Superado este tramo, algo delicado en ciertas condiciones, llegamos a la Plana, esa zona abierta a modo de campa, que nos deja ver en su zona NE, las crestas de La Costalera. Avanzamos hasta acercarnos a los pinares, con el fin de hacer algo más cómoda la subida, y giramos a izquierdas, para seguir junto al vallado, donde el terreno se vuelve a poner en contra nuestra.

Volvemos a coger altura paulatinamente, para acercarnos al sombrío hayedo de esta cara N. La entrada en el mismo es espectacular. Tras la nevada y el fuerte viento las hayas se encuentran cubiertas por una fina película de polvo, que dejan frente a nosotros unas instantáneas de cuento.
Fotos obligadas, y hacia arriba.

Vamos desde aquí siguiendo las huellas de algún montañero que nos lleva ventaja, cosa que se agradece, puesto que la capa de nieve en algunas zonas es más que generosa. Y por fin llegamos arriba. La cima alberga una torre de comunicaciones enorme, una cruz conmemorativa, un punto geodésico, y un buzón montañero cuya placa indica una altitud de 1,414 mts....Y como nos hemos ido metiendo progresivamente en la niebla, el resultado es el esperado : no vemos ná !!!.

Al hecho de no poder disfrutar de las espectaculares vistas que ofrece el lugar, hay que sumar el inaguantable viento que sopla, lo cual nos hace estar muy poquito rato allí arriba,...lo justo para hacer las fotos de rigor.

Buscamos protección junto a las instalaciones de la torre, unos metros más abajo, y allí si...alli si se puede parar, y reponer fuerzas en modo almuerzo.

Y tras el almuerzo la toma de decisiones... La bajada la íbamos a realizar por el valle de los Penitentes, pero tras una breve conversación con un montañero, y una dosis de lógica, las condiciones climatológicas nos obligan a desechar la idea. La ruta desde este momento deja de ser circular, como nosotros habíamos previsto, pero en este caso no nos equivocamos en la decisión, y es que no conviene asumir riesgos innecesarios,...que la montaña no se va a mover de ahí, y habrá otras ocasiones; así tenemos excusa para volver.

Comenzamos el descenso por el mismo camino que ascendimos, pero a medida que bajamos, nos vamos echando a la derecha, atajando en dirección al collado. Ganamos algunos metros y algo de tiempo, y ya desde el collado, por el mismo camino por el que ascendimos un rato antes.

La ruta, como siempre espectacular en esta montaña, corta pero intensa, y al no haberla podido hacer circular, volveremos en otra ocasión para realizarla.
Compañía de lujo, para no perder las buenas costumbres, y otra más para el recuerdo...
Un gran mañana, cuadrilla !!

2 comentarios

  • lourdes garcia roncal 04-nov-2018

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    Ruta se subida continua con tramos de pendiente potente pero no es larga y si, como a nosotros, te toca un día soleado y despejado, se compensa el esfuerzo con las vistas espectaculares. La bajada un poco puñetera porque hay mucha piedra suelta.

  • Foto de ELMUNI

    ELMUNI 04-nov-2018

    Gracias por tu valoración y tu comentario Lourdes,.. Un saludo!!

Si quieres, puedes o esta ruta