Tiempo en movimiento  3 horas 11 minutos

Tiempo  5 horas 30 minutos

Coordenadas 2138

Fecha de subida 16 de junio de 2019

Fecha de realización junio 2019

-
-
66 m
49 m
0
3,0
6,0
12,02 km

Vista 168 veces, descargada 7 veces

cerca de Pedras d'el Rei, Faro (Portugal)

--Senderismo por la Isla de Tavira. Siguiendo con nuestras excursiones de senderismo de verano el domingo, 16 de junio, volveremos a salir del territorio nacional para realizar una excursión en El Algarve portugués. Haremos una ruta de 14 kilómetros totalmente llana por la preciosa localidad de Tavira. Tavira es una de las joyas del Alagarve, es una población de pescadores con algunas de las mejores playas de Portugal enclavadas en el Parque Natural de la Ría Formosa. Destaca la Isla de Tavira, una preciosa playa entre pinares y dunas de 11 kilómetros de longitud y que recorreremos casi en su totalidad. La isla de Tavira es una de las múltiples que forman parte del parque natural de la Ría Formosa, al sur de Portugal en la región del Algarve. Para acceder a ella, podemos ir a Tavira y coger uno de los múltiples barcos que nos acercarán a ella o bien cruzar desde la localidad de Piedras del Rey (Pedras del Rei). La isla tiene una playa que, según la localización, se denomina de forma diferente: Praia da Ilha de Tavira, Praia da terra estreita, Praia do Barril y Praia do Homem Nu.
1.-Itinerario:
--Pedras do Rey: el itinerario está condicionado por la marea y el horario del ferry. La marea el domingo está en su punto más bajo a las 08.45 y en su punto más alto a las 14.45 h; por otra parte el primer ferry no sale hasta las 10.30 h, por lo que es mejor entrar andando. Teniendo en cuenta estos condicionantes, el vehículo lo vamos a dejar en Santa Luzia.
--Ponte sobre a Lagoa: seguiremos la ría hasta llegar al Ponte Sobre a Lagoa.
--Praia do Barril: nos vamos a dirigir andando a la Praia do Barril, pero lo primero que tenemos que hacer es atravesar la ría Formosa. Para ello han instalado un puente curioso sobre plataformas móviles para que puedan subir y bajar con las mareas. Una vez atravesada la ría Formosa nos encontraremos con la estación del tren. Se trata de un antiguo tren que fue construido para apoyar a la antigua industria del atún que existía en la Praia do Barril. Actualmente su uso es turístico exclusivamente. El tren nos lleva hasta la playa durante un trayecto de unos 10 minutos y algo más de 1 km de recorrido. Pero si no queremos cogerlo, podremos ir caminando por un camino paralelo. En realidad son dos trenes, dos máquinas que se cruzan en la parte media gracias a un desdoblamiento de la vía. Como no tienen sitio para dar la vuelta el regreso lo realiza marcha atrás. El ancho de vía no es convencional, sino que tiene 60 cm, sin traviesas.
Llegamos al Parque Natural de Ría Formosa y a sus paradisiacas playas que recorreremos en la siguiente etapa de nuestra excursión. Cuando llegamos a la playa, hay diversos establecimientos turísticos, bares, restaurantes, museo... Uno de los atractivos de la costa es el cementerio de anclas (Cemitério das Âncoras). No se sabe cuando se comenzaron a depositar aquí las anclas. No están aquí por casualidad sino que son los vestigios que queda de la industria atunera que tuvo Tavira hace muchos años. Impresionan. De vuelta a la playa, está muy bien acondicionada, con zona de sombrillas y tumbonas y zona libre para ponerla donde uno quiera. Tiene vigilancia en la zona de llegada del tren, que es donde se acumula la gente. Sin embargo, si nos ponemos a caminar, en este caso hacia poniente llegará un momento que no veamos a nadie, ya que el arenal es inmenso. Parece que se ve el final pero nunca se llega. La playa de Barril era una antigua comunidad de pescadores de atunes cuyas cabañas han sido convertidas en modernos cafés y restaurantes.
--Praia da Terra Estreita: la línea costera continua de la Ilha de Tavira se extiende hasta dos playas más. La primera playa, la playa Praia da Terra Estreita, está a un paseo de unos 40 minutos de la Praia de Barril. La playa de Terra Estreita está conectada con la aldea de pescadores de Santa Luzia mediante un servicio de ferry. Esta es una opción para quien quiera acortar la ruta, ya que el siguiente ferry te lleva a Quatro Aguas o a Tavira.
--Praia de Tavira: la playa de Terra Estreita es muy similar a la playa de Tavira, aunque resulta mucho más tranquila que esta última. La tercera playa es la playa de Tavira, que dispone de todos los servicios. El embarcadero está en la parte trasera, en dirección a la ría, donde se encuentran bastantes restaurantes y hasta un mini mercado.
--Ferry a Tavira (14.00 h): cuando terminemos de recorrer la playa llegaremos a la Isla de Tavira, donde la desembocadura del río Gilao. Hay un faro blanco y rojo a este lado y otro blanco y verde al otro lado, junto con el museo del atún. Nosotros cogimos un ferry que no nos llevó a Tavira, sino a Quatro Aguas, algo que os va a merecer la pena porque así podréis cruzar las salinas que separar Quatro Aguas de Tavira, con bastantes aves.
--Tavira: paseo por el centro histórico de Tavira y almuerzo en el restaurante Zeca da Bica, con comida elaborada típica. Hay muchos restaurantes, pero pocos vas a encontrar con buenos guisos y platos elaborados. La mayoría están pensados para los anglosajones.
2.- Organización: Distancia: 14 kms (ida y vuelta). Duración: 6 horas. Dificultad: moderada. Tiempo: despejado y algunas nubes altas. Temperatura: 25º/14º. La ruta está pensada para un máximo de diez personas, por riguroso orden de comunicación, toda vez que los grupos más numerosos rompen la magia de la naturaleza, son más difíciles de manejar y de ubicar en los restaurantes. Vamos al punto de encuentro con los coches y nos organizamos para el transporte. Las personas que vayan en el vehículo de otra persona contribuyen con 10€ para compensar al conductor. Además se comparten gastos de peaje y parking.
3.- Recomendaciones y seguridad: cada participante en el sendero lo hace bajo su propia responsabilidad, así que es importante contar con un seguro para deportes de aventura y garantizar en todo momento nuestra seguridad: permanecer juntos, no separarse del grupo, evitar comportamientos irresponsables. Está prohibido atravesar puentes en desuso, vadear cauces peligrosos, pasar junto a colmenas o ganado bravo suelto. Para cruzar carreteras, se establece un punto de control. Los puentes peatonales los cruzan no más de tres personas a la vez. Durante el camino, nadie sobrepasa al organizador de la ruta, que será siempre quien marque el ritmo de la marcha y el trayecto, así como las paradas para comer fruta e ir al servicio. Llevamos agua, fruta, bastones de trekking, protector solar, productos contra alergias y picaduras, calcetines de repuesto, toalla y bañador.
4.- Punto encuentro: nos vemos el domingo, 16.06.19, a las 08’00 h., en la Av. Andalucía, 2-6. Plz. Paco Toronjo s/n, Peña Flamenca de Huelva (coordenadas: 37.263030, -6.941269). Acudimos desayunados. Por favor se ruega puntualidad.
5.-Documentación:
La Ria Formosa: ubicada en Algarve, en Portugal meridional, es un sistema de islas de barrera que comunica con el mar a través de seis ensenadas. Cinco de estas ensenadas son naturales y tienen características móviles. La sexta es una ensenada artificial que fue abierta con el propósito de permitir un acceso más fácil al puerto de Faro. Actualmente la principal ensenada del sistema es el brazo de Faro-Olhão, que estaba abierto artificialmente. El proceso comenzó en 1927 pero sólo en 1952 se acabaron las obras de ingeniería y asumieron la configuración actual. Dentro del sistema de Ria Formosa se han encontrado usos diferentes y a veces antagónicos. Parte del sistema es un parque natural, pero Ria Formosa también tiene un papel importante en la economía de la región. Más allá del uso turístico el sistema también apoya otras actividades económicas como granjas de mariscos (incluyendo la cosecha de almeja fina) y el puerto de Faro. La Ria Formosa es también un parque natural de más de 170 km² y lugar de parada de cientos de especies de aves en las migracionesn de primavera y otoño. Las ciudades más importantes cerca de Ria Formosa son Tavira, Faro y Olhão. Hay también algunas ciudades en esta zona, como Fuseta (que pertenece al municipio de Olhão), Santa Luzia, Cabanas de Tavira (estas dos últimas pertenecientes a Tavira) y Cacela Velha (que pertenece a Vila Real de Santo António).
Tavira es una ciudad portuguesa del distrito de Faro, región del Algarve. El municipio tiene 607 km2 de área y 24.995 habitantes (2001). Está subdividido en nueve freguesías. Limita al noreste con el municipio de Alcoutim, al este con Castro Marim y Vila Real de Santo António, al suroeste con Olhão, al oeste con São Brás de Alportel y Loulé y al sur con el océano Atlántico. Uno de los encantos de Tavira es haber mantenido la estructura del pueblo de pescadores que dio origen a la ciudad moderna, con sus casas bajas tradicionales y sus calles empedradas, con un centro histórico muy agradable para el paseo. No es una ciudad de hoteles, ni turismo masivo. Hay apenas algún hotel grande a las afueras de la ciudad y pequeñas pensiones y alojamientos en el pueblo -además de un modernísimo albergue de juventud-. La mayor parte de los turistas de playa se concentran en el camping de la Isla de Tavira, al que tampoco se puede llegar con coche. El río Gilao es la referencia del centro de la ciudad y parte el pueblo de Tavira en dos. Hay varias posibilidades para cruzarlo, pero la más habitual es el llamado Puente Romano que no tiene aspecto de aquella época gracias a una reforma posterior, pero que es una de las referencias de la ciudad. A ambos lados del río se concentra la mayor parte de la vida de la ciudad. En el lado oeste se encuentra la Plaza de la República, con el Ayuntamiento y el reformado edificio de los muelles y la lonja de pescado. Junto a ellas, una calle ancha, paralela al río ofrece una gran variedad de restaurantes que tienen como especialidad las cataplanas de pescado o marisco, platos típicos de la región. En esta zona nos encontramos también con varios lugares de interés cultural en forma de iglesias o de los restos del antiguo castillo, convertido hoy en pequeño jardín botánico. Por su parte, en la orilla este se concentran muchos restaurantes agradables en las callejuelas que se encuentran tras la orilla del río, con terrazas que en verano ofrecen una excelente oportunidad para comer en la calle. Algunas de ellas se han vuelto excesivamente turísticas, pero si se busca un poco, siguen quedando restaurantes más tradicionales donde disfrutar de la comida local. Tavira es un bonito ejemplo de sostenibilidad dentro de una región turística y prueba de ello es que la localidad se adhirió en el año 2008 al movimiento internacional de las «slow cities«, en el que se integran aquellas localidades que muestran un especial interés por vivir de forma tranquila, preservar la tradición gastronómica regional, conversar y convivir con otras personas, apreciar la naturaleza y proteger el medio ambiente.
Santa Luzía: el pueblo de pescadores de Santa Luzía es prácticamente un barrio de Tavira, pero muy recomendable para dar un paseo y disfrutar la vida típica del Algarve. Frente al canal que separa la Ilha de Tavira de la costa continental, esta villa es famosa por su polvo (pulpo), que se puede probar en los restaurantes de la calle principal. Si nos asomamos a las cabañas de los pescadores, todavía se les ve cosiendo redes. De la orilla salen barcos que ofrecen travesías por la zona.
La Tasca de Zé: como un oasis en medio de la turística Tavira, la Tasca do Zé André es un local minúsculo pero auténtico, con un patrón muy cordial y antiguas botellas de licor tras la barra. Es estupendo para tomarse una cerveza Imperial de barril helada o un café, pero también sirve ensaladas, tostadas y buenas tapas. Para bajar la comida, desde Quatro Águas se puede tomar un barquito hasta la Ilha de Tavira y dar un paseo contemplando el ecosistema del estuario.
La Ria Formosa: ubicada en Algarve, en Portugal meridional, es un sistema de islas de barrera que comunica con el mar a través de seis ensenadas. Cinco de estas ensenadas son naturales y tienen características móviles. La sexta es una ensenada artificial que fue abierta con el propósito de permitir un acceso más fácil al puerto de Faro. Actualmente la principal ensenada del sistema es el brazo de Faro-Olhão, que estaba abierto artificialmente. El proceso comenzó en 1927 pero sólo en 1952 se acabaron las obras de ingeniería y asumieron la configuración actual. Dentro del sistema de Ria Formosa se han encontrado usos diferentes y a veces antagónicos. Parte del sistema es un parque natural, pero Ria Formosa también tiene un papel importante en la economía de la región. Más allá del uso turístico el sistema también apoya otras actividades económicas como granjas de mariscos (incluyendo la cosecha de almeja fina) y el puerto de Faro. La Ria Formosa es también un parque natural de más de 170 km² y lugar de parada de cientos de especies de aves en las migracionesn de primavera y otoño. Las ciudades más importantes cerca de Ria Formosa son Tavira, Faro y Olhão. Hay también algunas ciudades en esta zona, como Fuseta (que pertenece al municipio de Olhão), Santa Luzia, Cabanas de Tavira (estas dos últimas pertenecientes a Tavira) y Cacela Velha (que pertenece a Vila Real de Santo António). Santa Luzía: el pueblo de pescadores de Santa Luzía es prácticamente un barrio de Tavira, pero muy recomendable para dar un paseo y disfrutar la vida típica del Algarve. Frente al canal que separa la Ilha de Tavira de la costa continental, esta villa es famosa por su polvo (pulpo), que se puede probar en los restaurantes de la calle principal. Si nos asomamos a las cabañas de los pescadores, todavía se les ve cosiendo redes. De la orilla salen barcos que ofrecen travesías por la zona.
Llegamos al Parque Natural de Ría Formosa y a sus paradisiacas playas que recorreremos en la siguiente etapa de nuestra excursión. Cuando llegamos a la playa, hay diversos establecimientos turísticos, bares, restaurantes, museo... Uno de los atractivos de la costa es el cementerio de anclas (Cemitério das Âncoras). No se sabe cuando se comenzaron a depositar aquí las anclas. No están aquí por casualidad sino que son los vestigios que queda de la industria atunera que tuvo Tavira hace muchos años. Impresionan.
--Praia do Barril: nos vamos a dirigir andando a la Praia do Barril, pero lo primero que tenemos que hacer es atravesar la ría Formosa. Para ello han instalado un puente curioso sobre plataformas móviles para que puedan subir y bajar con las mareas. Una vez atravesada la ría Formosa nos encontraremos con la estación del tren. Se trata de un antiguo tren que fue construido para apoyar a la antigua industria del atún que existía en la Praia do Barril. Actualmente su uso es turístico exclusivamente. El tren nos lleva hasta la playa durante un trayecto de unos 10 minutos y algo más de 1 km de recorrido. Pero si no queremos cogerlo, podremos ir caminando por un camino paralelo. En realidad son dos trenes, dos máquinas que se cruzan en la parte media gracias a un desdoblamiento de la vía. Como no tienen sitio para dar la vuelta el regreso lo realiza marcha atrás. El ancho de vía no es convencional, sino que tiene 60 cm, sin traviesas. Llegamos al Parque Natural de Ría Formosa y a sus paradisiacas playas que recorreremos en la siguiente etapa de nuestra excursión. Cuando llegamos a la playa, hay diversos establecimientos turísticos, bares, restaurantes, museo...
--Praia da Terra Estreita: la línea costera continua de la Ilha de Tavira se extiende hasta dos playas más. La primera playa, la playa Praia da Terra Estreita, está a un paseo de unos 40 minutos de la Praia de Barril. La playa de Terra Estreita está conectada con la aldea de pescadores de Santa Luzia mediante un servicio de ferry. Esta es una opción para quien quiera acortar la ruta, ya que el siguiente ferry te lleva a Quatro Aguas o a Tavira.
--Praia de Tavira: la playa de Terra Estreita es muy similar a la playa de Tavira, aunque resulta mucho más tranquila que esta última. La tercera playa es la playa de Tavira, que dispone de todos los servicios. El embarcadero está en la parte trasera, en dirección a la ría, donde se encuentran bastantes restaurantes y hasta un mini mercado.
--Ferry a Tavira (14.00 h): cuando terminemos de recorrer la playa llegaremos a la Isla de Tavira, donde la desembocadura del río Gilao. Hay un faro blanco y rojo a este lado y otro blanco y verde al otro lado, junto con el museo del atún. Nosotros cogimos un ferry que no nos llevó a Tavira, sino a Quatro Aguas, algo que os va a merecer la pena porque así podréis cruzar las salinas que separar Quatro Aguas de Tavira, con bastantes aves.
Tavira es una ciudad portuguesa del distrito de Faro, región del Algarve. El municipio tiene 607 km2 de área y 24.995 habitantes (2001). Está subdividido en nueve freguesías. Limita al noreste con el municipio de Alcoutim, al este con Castro Marim y Vila Real de Santo António, al suroeste con Olhão, al oeste con São Brás de Alportel y Loulé y al sur con el océano Atlántico. Uno de los encantos de Tavira es haber mantenido la estructura del pueblo de pescadores que dio origen a la ciudad moderna, con sus casas bajas tradicionales y sus calles empedradas, con un centro histórico muy agradable para el paseo. No es una ciudad de hoteles, ni turismo masivo. Hay apenas algún hotel grande a las afueras de la ciudad y pequeñas pensiones y alojamientos en el pueblo -además de un modernísimo albergue de juventud-. La mayor parte de los turistas de playa se concentran en el camping de la Isla de Tavira, al que tampoco se puede llegar con coche. El río Gilao es la referencia del centro de la ciudad y parte el pueblo de Tavira en dos. Hay varias posibilidades para cruzarlo, pero la más habitual es el llamado Puente Romano que no tiene aspecto de aquella época gracias a una reforma posterior, pero que es una de las referencias de la ciudad. A ambos lados del río se concentra la mayor parte de la vida de la ciudad. En el lado oeste se encuentra la Plaza de la República, con el Ayuntamiento y el reformado edificio de los muelles y la lonja de pescado. Junto a ellas, una calle ancha, paralela al río ofrece una gran variedad de restaurantes que tienen como especialidad las cataplanas de pescado o marisco, platos típicos de la región. En esta zona nos encontramos también con varios lugares de interés cultural en forma de iglesias o de los restos del antiguo castillo, convertido hoy en pequeño jardín botánico. Por su parte, en la orilla este se concentran muchos restaurantes agradables en las callejuelas que se encuentran tras la orilla del río, con terrazas que en verano ofrecen una excelente oportunidad para comer en la calle. Algunas de ellas se han vuelto excesivamente turísticas, pero si se busca un poco, siguen quedando restaurantes más tradicionales donde disfrutar de la comida local. Tavira es un bonito ejemplo de sostenibilidad dentro de una región turística y prueba de ello es que la localidad se adhirió en el año 2008 al movimiento internacional de las «slow cities«, en el que se integran aquellas localidades que muestran un especial interés por vivir de forma tranquila, preservar la tradición gastronómica regional, conversar y convivir con otras personas, apreciar la naturaleza y proteger el medio ambiente.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta