Descarga

Distancia

3,04 km

Desnivel positivo

85 m

Dificultad técnica

Fácil

Desnivel negativo

85 m

Altitud máxima

210 m

Trailrank

17

Altitud mínima

138 m

Tipo de ruta

Circular
  • Foto de Itinerario ecológico interpretativo El Palancar

Coordenadas

296

Fecha de subida

25 de diciembre de 2020

Fecha de realización

diciembre 2020

Filtros Avanzados

Filtra por mes o fecha de grabación. Encuentra rutas solo de personas a las que sigues.

Pásate a Wikiloc Premium Pásate a Premium para eliminar los anuncios
Filtros Avanzados Filtros Avanzados
Sé el primero en aplaudir
Comparte
-
-
210 m
138 m
3,04 km

Vista 200 veces, descargada 2 veces

cerca de Los Barrios, Andalucía (España)



Recorrido de tres kilómetros que discurre por parte del Monte de Propios de Los Barrios y forma parte de la oferta del Parque Natural Los Alcornocales.

Recuerda que, ya está disponible en la tienda de Android, nuestra aplicación gratuita, Senda Cádiz senderismo, aplicación que puede servirte de ayuda para preparar tus salidas.

Punto de información

Itinerario ecologico interpretativo 'El Palancar'



http://movil.sendacadiz.es/administrador/audios/v183.mp3

Este itinerario, viene a sumarse a la oferta de infraestructuras de uso público en el Parque Natural Los Alcornocales, haciéndolo además como otro de los atractivos en la Ruta de Los Alcornocales, verdadero eje para el conocimiento, disfrute, ocio y turismo de nuestro privilegiado entorno.

Este itinerario, que discurre por parte del Monte de Propios de Los Barrios, El Palancar, cuenta con un recorrido de unos tres kilómetros, de los cuales los primeros quinientos metros están adaptados para discapacitados, de este modo este colectivo de personas también podrá disfrutar, como los demás, del rico patrimonio natural y etnográfico.

En el recorrido, reconoceremos diferentes ecosistemas:
alcornocal, quejigal, pinar, bujeo y herriza. Así como elementos históricos, como las tumbas antropomorfas, o etnográficos como los moriscos y las casas-cuevas.
Además tendremos una representación de los distintos aprovechamientos forestales, como la apicultura, descorche, micología, aprovechamiento de piñas y otros casi perdidos, como el carboneo.

Otros elementos de interés son la fuente ferruginosa y la Reserva de Borricos Andaluces, que el Ayuntamiento de Los Barrios mantiene desde 1992, siendo en definitiva un buen lugar para los amantes de la naturaleza, la ornitología, los paseos tranquilos y los paisajes abiertos.
Punto de información

El Quejigal



http://movil.sendacadiz.es/administrador/audios/v185.mp3

El quejigo andaluz (Quercus canariensis), pertenece a la misma familia que el alcornoque, la encina o la coscoja. Es una de las especies más típicas del Parque Natural Los Alcornocales. Crece en las barrancadas, laderas umbrosas y proximidades de cursos de agua, casi siempre por debajo de 500 metros, sobre suelos profundos y frescos, en especial en los desarrollados sobre areniscas.

Sus mejores bosques, se encuentran en las laderas frescas de la mitad meridional de la provinciade Cádiz, especialmente en el Parque Natural - Los Alcornocales.

Sus frutos son bellotas que nacen solitarias o en grupos, sobre pedúnculos muy cortos y gruesos. A veces, junto a éstas se distinguen unas bolas marrones del tamaño de una nuez, con salientes dispuestos en forma de corona y un interior acorchado y esponjoso; son típicas de robles y quejigos, se llaman agallas y se producen al defenderse el árbol ante la picadura de un insecto al hacer la puesta de sus huevos.

El quejigo no aparece dominando grandes bosques, sino intercalado con otros, como el alcornoque, o formando pequeños bósquétes en ambientes propicios.

Los quejigos, en su porte naturales, son estilizados con troncos derechos, sin embargo los ejemplares viejos que podemos observar, tienen forma de candelabro, con un tronco principal grueso y de aproximadamente 3 metros de alto, del que parten ramas desproporcionadamente delgadas en comparación con el principal, y en forma de candelabro. Esto es debido a las sucesivas podas a las que se sometía a esta especie, para la producción de carbón, vigas para las edificaciones, para los raíles del tren y otros usos, gracias a la dureza y resistencia de su madera.
Foto

Tumba y fuente



http://movil.sendacadiz.es/administrador/audios/v186.mp3

Protegida por un imponente entorno formado por bloques de roca arenisca, tapizados de helechos y enredaderas que a los antiguos pobladores de la zona debió de parecerles mágico, podemos apreciar una de las nueve tumbas antopomorfas localizadas en los alrededores.

Este tipo de tumbas excavadas en la roca, fueron posible con las herramientas de las que disponían, debido a que se trata de un tipo de roca, que una vez traspasada la primera capa, es bastante blanda.

Este tipo de enterramiento, se ha utilizado desde los primeros pobladores de esta zona, enclavada en pleno Estrecho de Gibraltar, lugar de privilegio en épocas prehistóricas. En el término municipal de Los Barrios, y el Parque Natural de los Alcornocales, podemos encontrar miles de este tipo de tumbas.

A escasos dos metros, podemos apreciar la fuente ferruginosa - "Rejumbrosa", debido a que el arroyo subterráneo pasa por vetas de hierro, lavándolos y dándoles ese color característico de herrumbre anaranjado. Esta fuente ha sido tradicionalmente considerada medicinal, sobre todo para dolencias estomacales.

Sin ir más lejos, el cercano Monasterio del Cuervo de los Carmelitas del siglo XVII, llegó a alcanzar gran fama y prestigio debido al gran número de fuentes medicinales que se encuentran en los alrededores y que son de características similares a ésta de El Palancar.
Punto de información

El Alcornocal



http://movil.sendacadiz.es/administrador/audios/v187.mp3

Si el Parque Natural Los Alcornocales se extiende por 170.000 hectareas, de las provincias de Cádiz y Málaga, la mayor parte de este espacio está ocupado por alcornocales considerados como los mejor conservados del mundo. De esta inmensa masa boscosa el término de Los Barrios aporta cerca de 25.000 hectareas, de las cuales más de 4.000 son propiedad municipal.

Es un árbol de hoja persistente y tamaño medio, no alcanza los 20 metros con tronco grueso en los viejos ejemplares y copa amplia. Se asemeja mucho a la encina, de la que sin embargo, se distingue facilmente por su corteza muy gruesa, esponjosa y ligera que recibe el nombre de corcho. Su fruto es la bellota, muy perseguidapo la fauna silvestre y animales domésticos.

Asociados al alcornocal, se desarrollan gran cantidad de especies que forman un sotobosque rico y variado, donde predominan los madroños , agracejos, labiernagos y torbiscas, que encontraremos junto a durillos, brezos y escobones, que ornamentan la vista dándole continuidad vertical a la vegetación. observamos gran cantidad de enredaderas y helechos epífetos sobre ejemplares de alcornoques, que le dan coherencia al conjunto.

Bajo este manto protector, convive una rica y variada fauna. Cérvidos, mamíferos carnivoros, aves reptiles y anfibios, comparten el espacio con animales domésticos, como la vaca retinta autoctona.

Del alcornocal, se extraen gran cantidad de recursos, unos directos como:
corcho, leña, carbón, cepas y parte aérea de brezos, bellotas y ramones,
y otros indierectos como:
apicultura, riqueza cinegética, senderismo, cicloturismo, visitas a instalaciones ganaderas y forestales, etcétera.
Una actividad muy ligada al alcornocal, es la Arriería, una sociedad formada por el hombre y el mulo, sin la cual sería impensabl el desembosque del corcho, leñas, carbón, etcétera, en un espacio donde la orografia es complicada y abrupta.

El alcornoque ha influido profundamente en las comunidades que poblaban sus sierras, dotando de un especial sello alcornocaleño al rico acervo natural, cultural y social creado alrededor de este árbol.
Punto de información

Borrico andaluz



http://movil.sendacadiz.es/administrador/audios/v188.mp3

El milenario e histórico Burro Andaluz, se enfrenta a la página más frágilde su historia. Según las últimas investigaciones, el origen del actual "borrico andaluz", se sitúa hace unos tres mil años, cuando fue introducido desde la zona del delta del Nilo en la Andalucía íbera, adaptándose sin problemas a las condiciones del sur de España. A partir de ese momento, comenzó a distribuirse rápidamente por los distintos rincones andaluces, en las que muy pronto adoptó un importantísimo papel en las labores agrícolas, y en la vida cotidiana de sus pobladores, tanto como animal de carga, tiro, e incluso, de pequeñas tareas domésticas.

Así, a lo largo de todo este tiempo de relación, este simpático animal, innegablemente inteligente, ha estado vinculado a las estructuras agrícolas, comerciales y sociales, cubriendo así las necesidades del hombre y la mujer como medio de transporte, fuerza de tracción, compaña, e incluso, alimento.

Pocos animales existen sobre la corteza terrestre tan tenaces, trabajadores, fuertes, robustos e inteligentes como el burro. La raza andaluza, que convive en el territorio con otros cruces y mezclas, no es una excepción. De conformación armónica y robusta, puede presumir de ser el más esbelto y alto de su especie. Tiene un perfil subconvexo, cuello musculoso, la cruz alta y enjuta, tronco ciíndrico y grupa redondeada. Su temperamento es tranquilo y dispone de una envidiable energía y resistencia.

El color de su capa es tordo rodado, más conocida en el sector como rucio, de ahí que se les llamen ruchos, y el pelo es corto y fino, especialmente en verano. La cabeza tiene la frente ancha, órbitas sallientes y orejas de proporciones normales. Son robustos y de gran alzada, tanto los machos como las hembras. Soportan muy bien el calor y la escasez de agua.

El Ayuntamiento de Los Barrios, posee una Reserva de Borricos Andaluces, pastantes en sus Montes de Propios, que, desde 1995 pretende ser una aportación a la conservación de una raza doméstica, que tan importante ha sido para nuestras sociedades.
Cueva

Casas cueva



http://movil.sendacadiz.es/administrador/audios/v190.mp3

La ocupación humana del Parque Natural Los Alcornocales se remonta a la prehistoria, gracias a la gran cantidad de recursos de los que disponían, encontrándose muestras de ello en distintos yacimientos en los núcleos de población. Al mismo tiempo, los refugios en rocas de arenisca con pinturas rupestres y tumbas antropomorfas, dan fé de ello.

Nuestras zonas rurales han seguido pobladas hasta nuestros días, encontrándose un tipo de vivienda tradicional denominada "Morisco", realizada con materiales que contenían el entorno. Cómo los muros fabricados de piedra, las vigas de madera de quejigo, o la techumbre de brezo y otros vegetales, que permite la salida de humo, pero impide la entrada de agua de lluvia. Este tipo de construcción, aún muy mermada en su número, sigue conservándose en los Alcornocales, incluso como reclamo turístico, como ocurre con el edificio que alberga el Punto de información del Parque Natural en Los Barrios.

En este pequeño valle escondido entre las faldas de la finca Las Llamadas, perteneciente a los Montes de Propios del Ayuntamiento de Los Barrios, encontramos una muestra más de ingenio y la adaptabilidad de los alcornocaleños , las Casas Cuevas.

Son tres refugios de arenisca, uno de los cuales tiene un tabique que cierra la cavidad, con una puerta y una pequeña ventana, convirtiéndose en una vivienda y en cuyo interior se fue escarvando la blanda roca arenisca, según la necesidad.

Hasta hace pocas décadas, estas casas cuevas estuvieron habitadas por dos o tres familias, que prácticamente vivian aisladas, salvo por las esporádicas y bienvenidas visitas del Recovera, una especie de comerciante ambulante que proporcionaba productos del pueblo y los cambiaba, mediante el trueque (telas, sal, útiles, etcétera), por chivos, leche, quesos, huevos, etcétera.
Punto de información

Herrizas



http://movil.sendacadiz.es/administrador/audios/v189.mp3

En las zonas en las que, por diversas causas ha desaparecido el arbolado, o donde los suelos pobres y las condiciones climáticas extremas impiden el desarrollo del bosque, aparece el matorral de herrizas, denominado así debido al color rojizo anaranjado del suelo en que se asienta.

En su composición florística, predominan las plantas adaptadas a la fuerte insolación, a retener la humedad mediante diversos procedimientos y a vivir en suelos con escasos ingredientes.

Son frecuentes las especies de las familias de los brezos, las jaras y jaguarzos, las leguminosas de espinas, como las aulagas, las labiadas aromáticas, entre las que destaca la ajedrea (Satureja salzmanni) y algunas bulbosas interesantes, como las romuelas y el azafrán silvestre, con una bella y explosiva floración otoñal.

Los brezales y jarales, debido a su carácter ignófilo (con mecanismos para sobrevivir a los incendios) forman comunidades casi monoespecíficas que llegan a cubrir en ocasiones grandes espacios, sobre todo en las cumbres.

Pero lo más valioso de las herrizas, es su carácter de refugio para un gran número de plantas endémicas, raras o vulnerables. Merece la pena destacar la atrapamoscas, curiosa insectívora que vive en los suelos más pobres, el garmón rosa, la barsia, la grama de herrizas o el odotites (Odontites foliosa).

También es interesante y peculiar el catálogo micológico que se desarrolla bajo el matorral (principalmente en los jarales), aún poco estudiado y con especies como la matamoscas o el lactario violeta de la jara.
Punto de información

Nuestras aves



http://movil.sendacadiz.es/administrador/audios/v184.mp3

La variedad de hábitat, y la cercanía al "embudo" de los movimientos migratorios del Estrecho de Gibraltar, son condiciones relevantes para que la zona donde te encuentras, sea de especial interés para la observación de las aves.

En determinadas épocas del año (febrero-mayo y de julio-septiembre) y en condiciones metereológicas favorables, es fácil que veas, a veces en bandos de varios cientos, los viajes de ida y vuelta de gran parte de nuestras aves veleras:
cigüeñas, milanos, culebreras, halcones abejeros, etcétera. Otras permanecen con nosotros casi todo el año y utilizan los lugares más seguros para nidificar. Sin duda de estas especies, es el Buitre Leonado o "Pajarraco", nombre que se le da a los paisanos de la zona, la rapaz más representativa.

La cercanía del embalse, da refugio y alimento, a garzas y diversas especies de patos.

Las aves pequeñas están bien representadas, especialmente abundantes son los herrerillos, carboneros, currucas, mirlos, jilgueros, y el ruidoso arrendajo.

Unos prismáticos, algo de silencio y sobre todo paciencia, son las herramientas necesarias para descubrir muchas más especies de aves de las que podrás disfrutar por todo este recorrido.
Punto de información

Pinar



http://movil.sendacadiz.es/administrador/audios/v191.mp3

Los pinos de esta finca, fueron plantados en nuestros montes en la década de los cincuenta en el caso del pino carrasco (Pínus pinaster), y en la década de los ochenta los piñoneros (Pínus pinea). El nombre deriva del celta "pen" (cabeza) y los romanos ya le llamaban "pínus".

El pino piñonero es de talla media, entre 25 y 30 metros de porte característico con copa densa, ensanchada y aplanada en forma de parasol.

Florece entre marzo y mayo, necesitando la piña tres años para madurar. Los piñones caen en otoño del tercer año o en la primavera siguiente. Las piñas son gruesas, de forma aovada y dan piñones comestibles.

El aprovechamiento más común y económicamente interesante es el fruto. La madera, no muy dura, también ha sido utilizada especialmente en la construcción.

Los pinare son bosques buenos productores de setas especialmente, cuando son maduros y está mezclado con alcornoque y quejigos. Resalta de entre ellas el níscalo y la calceta.

El pino carrasco, es más alto y alcanza fácilmente los 30 metros de talla; desgarbado, con capa clara y porte irregular. Florece a finales de marzo, principios de mayo. Maduran las piñas a finales del verano del año siguiente. La caída del piñón se da en la primavera o verano del tercer año. De los pinos peninsulares es el de crecimiento más rápido. Su aprovechamiento principal es el maderero y resinero, y como fijación de taludes.

Su fruto, una piña alargada , no es interesante económicamente ya que el piñón es de diminuto tamaño, y está provisto de un ala de gran tamaño, que le permite ser transportado por el viento a grandes distancias, facilitando la colonización de otros espacios alejados del árbol padre.

En la actualidad, estos bosques están siendo sustituidos paulatinamente por otras especies autóctonas, como el alcornoque, quejigo y otras mejor adaptadas al terreno.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta